¿Qué es la muerte fetal?

La pérdida de un bebé debido a que nació sin vida (muerte fetal) continúa siendo una triste realidad para muchas familias y afecta seriamente su salud y bienestar. A continuación, obtenga más información sobre la muerte fetal.

Family grieving the loss of a baby due to stillbirth

El nacimiento sin vida (muerte fetal) es la muerte o pérdida de un bebé antes o durante el parto. Tanto el aborto espontáneo como la muerte fetal describen la pérdida de un embarazo, pero difieren en función de cuándo sucede esta pérdida. En los Estados Unidos, el aborto espontáneo generalmente se define como la pérdida de un bebé antes de la 20.a semana de embarazo, y la muerte fetal es la pérdida de un bebé después de 20 semanas de embarazo.

La muerte fetal, a su vez, se clasifica como temprana, tardía o a término.

  • La muerte fetal temprana ocurre entre las 20 y 27 semanas completas de embarazo.
  • La muerte fetal tardía ocurre entre las 28 y 36 semanas completas de embarazo.
  • La muerte fetal a término ocurre a partir de las 37 semanas completas de embarazo.

¿Cuántos bebés nacen sin vida?

La muerte fetal afecta aproximadamente al 1 % de todos los embarazos, y cada año alrededor de 24 000 bebés nacen sin vida en los Estados Unidos. Esta cantidad es más o menos la misma que la de los bebés que mueren durante el primer año de vida, y es más de 10 veces mayor que la cantidad de muertes ocurridas por el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés).

Gracias a los avances en la tecnología médica durante los últimos 30 años, el cuidado prenatal (la atención médica durante el embarazo) ha mejorado, lo cual ha reducido notablemente la cantidad de casos de muerte fetal tardía y a término. Sin embargo, la tasa de mortalidad fetal temprana se ha mantenido prácticamente igual a lo largo del tiempo.

A somber couple holding one another

¿Qué aumenta el riesgo de muerte fetal?

A la muerte fetal sin una razón conocida se la llama “muerte fetal sin causa aparente”. La muerte fetal sin causa aparente tiene más probabilidad de ocurrir cuanto más avanzado esté el embarazo. Para tratar de comprender por qué el bebé murió antes de nacer, es importante que se le realice una autopsia y otras pruebas de laboratorio. Su proveedor de atención médica puede darle más información sobre este tema.

Los casos de muerte fetal ocurren en familias de todas las razas, grupos étnicos y niveles de ingreso, y en mujeres de todas las edades. Sin embargo, ocurren con mayor frecuencia entre ciertos grupos de personas, que incluyen a mujeres que:

  • son de raza negra
  • tienen 35 años de edad o más
  • tienen un bajo nivel socioeconómico
  • fuman cigarrillos durante el embarazo
  • tienen ciertas afecciones, como presión arterial alta, diabetes y obesidad
  • tienen embarazos múltiples, como trillizos o cuatrillizos
  • han perdido un embarazo anteriormente

Esto no significa que cada persona de raza negra o de mayor edad tenga un mayor riesgo de sufrir la pérdida de un bebé por muerte fetal. Significa simplemente que, como grupo en general y en comparación, entre todas las madres de raza negra o de mayor edad ocurren más casos de muerte fetal que entre las madres blancas y las madres menores de 35 años. Las diferencias en los factores como salud materna, ingresos, acceso a atención médica de calidad, estrés, recursos de apoyo social y emocional, y aspectos culturales podrían explicar cómo estos factores se relacionan con la pérdida de un bebé por muerte fetal. Se necesita investigar más para determinar la causa subyacente de las muertes fetales en estas poblaciones.

Estos factores también están asociados a otros desenlaces adversos del embarazo, como el nacimiento premature.

Las leyes estatales requieren la notificación de los casos de muerte fetal y la ley federal apoya la recolección y publicación nacional de los datos correspondientes a estas muertes. En el 2016, el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales (NVSS, por sus siglas en inglés) difundió el primer informe sobre causas de muerte fetal que utilizó datos nacionales.

¿Qué se puede hacer?

Los CDC trabajan para aprender más sobre quiénes podrían sufrir la pérdida de un bebé por muerte fetal y por qué. El modo en que lo hacen es a través del seguimiento de la frecuencia en que estos casos ocurren, e investigando qué los causan y cómo prevenirlos. Los conocimientos sobre las causas potenciales de la muerte fetal se pueden usar para elaborar recomendaciones, políticas y servicios para ayudar a prevenirlas. Si bien seguimos aprendiendo más sobre la muerte fetal, queda mucho trabajo por hacer. Visite la página de actividades de los CDC relativas a la muerte fetal para obtener más información sobre lo que se está haciendo.