Nuevos informes sobre el trastorno del espectro autista (TEA) muestran una mayor prevalencia a los 8 años, y más niños identificados a los 4 años que los informes anteriores

1 in 44 graphic

El trastorno del espectro autista (TEA) continúa afectando a muchos niños y familias. Los servicios y el apoyo para estos niños son críticos en la primera infancia y durante su crecimiento hasta la adolescencia y la edad adulta. Se necesita hacer más para garantizar que todos los niños sean evaluados lo antes posible después de que se identifiquen preocupaciones sobre su desarrollo.

Desde el 2000, los hallazgos de la Red de Vigilancia del Autismo y las Discapacidades del Desarrollo (ADDM, por sus siglas en inglés) de los CDC han ayudado a saber más acerca de la cantidad y las características de los niños con un TEA, así como la edad que tenían estos niños cuando se les hizo la primera evaluación y recibieron el diagnóstico.

Hallazgos recientes de la Red de ADDM estiman que se identificó el TEA en 1 de cada 44 niños de 8 años en el 2018, con base en el seguimiento de 11 comunidades de todos los Estados Unidos.* Este número es mayor que los estimados de nuestro último informe, en el que se encontró que se identificó el TEA en 1 de cada 54 niños de 8 años, con base en los datos de 2016. **

Para aprender más sobre estos hallazgos, lea el Informe comunitario del 2021 sobre el autismo o los informes científicos.

Saber cuántos niños tienen un TEA es solamente parte del panorama general.

La Red de ADDM también nos ayuda a entender más sobre las características de los niños con un TEA, como la edad a la que recibieron el diagnóstico, su capacidad intelectual y las disparidades en la identificación. Estos hallazgos nos ayudan a identificar áreas en las que se ha avanzado y áreas en las que aún hay oportunidades para mejorar.

Se ha logrado un avance considerable a lo largo de los años para cerrar las brechas raciales y étnicas en la identificación de niños de 8 años con un TEA.

En el 2018, la Red de ADDM no encontró una diferencia general en el porcentaje de niños negros, blancos, hispanos y asiáticos o nativos de las islas del Pacífico de 8 años con un TEA. Sin embargo, en varios sitios el porcentaje de niños hispanos identificados con TEA fue menor comparado con el de los niños negros o blancos.

Estas diferencias significan que ciertos grupos de niños podrían no estar recibiendo los servicios que necesitan para alcanzar todo su potencial. Se necesita más trabajo para mejorar la identificación de niños con un TEA.

Siguen existiendo diferencias en la identificación del TEA entre los niños negros con discapacidad intelectual concurrente.

Aunque se han hecho avances en la identificación equitativa del TEA, sigue habiendo preocupaciones sobre el porcentaje de niños negros (49.8 %) identificados con un TEA y discapacidad intelectual (DI), que es más alto comparado con el de los niños blancos o hispanos. La DI con frecuencia se observa en los niños con un TEA y puede indicar una discapacidad considerable. Se necesita más investigación para entender por qué sigue existiendo esta discapacidad. Un alto porcentaje de los niños identificados con un TEA y DI podría sugerir una necesidad de mejorar la evaluación y la identificación temprana de preocupaciones del desarrollo de los niños sin DI.

Las comunidades están mejorando la detección de niños con TEA a edades más tempranas.

En el 2010, los CDC comenzaron a monitorear el TEA entre niños de 4 años que viven en un subconjunto de sitios que participan en la Red de ADDM más amplia. Por primera vez en el 2018, la vigilancia de los niños de 4 años se extendió a los 11 sitios.

En el 2018, los niños nacidos en el 2014 (de 4 años) tuvieron una probabilidad un 50 % mayor de recibir un diagnóstico de TEA, o una clasificación de educación especial de TEA a los 48 meses de edad comparados con los niños nacidos en el 2010 (de 8 años). Esto es importante porque cuanto más pronto se identifique a un niño con autismo, más pronto podrá acceder a servicios y apoyo.

Entre los niños de 4 años, encontramos patrones nuevos en la identificación de TEA por raza y por la mediana de los ingresos del hogar en comparación con datos previos de la Red de ADDM.

  • Se identificaron más niños negros, hispanos y asiáticos o nativos de las islas del Pacífico con TEA, en comparación con niños blancos; y
  • Más niños que viven en vecindarios de ingresos más bajos se identificaron con un TEA en comparación con los niños que viven en vecindarios con ingresos más altos.

Estos hallazgos podrían indicar mejoras en la concientización de los TEA, su identificación y el acceso a los servicios en las comunidades que atienden a niños negros, hispanos asiáticos o y nativos de las islas del Pacífico, y a niños que viven en vecindarios de ingresos más bajos. Se necesitan esfuerzos continuos para garantizar que todos los niños con TEA sean identificados temprano y que reciban la atención y los servicios que necesiten lo antes posible.

Los proveedores de servicios, como las organizaciones de atención médica y los sistemas escolares, los investigadores y los encargados de elaborar políticas, pueden usar los hallazgos de la Red de ADDM para lo siguiente:

  • Apoyar la planificación de servicios.
  • Fundamentar políticas que promuevan mejores resultados en la atención médica y la educación.
  • Guiar la investigación sobre los factores de riesgo y de protección de los TEA.
  • Promover intervenciones que puedan ayudar a que los niños tengan éxito.

Juntos, aquellos que trabajan con niños o abogan por ellos, desde los proveedores de atención médica, los educadores y los defensores de la comunidad, pueden garantizar que todos los niños con TEA sean identificados y relacionados con los servicios que necesitan lo más pronto posible.

Los padres deben tomar dos medidas importantes si sospechan que su hijo podría tener un TEA:

  1. Hablar con el proveedor de atención médica de su hijo acerca de lo que les preocupa.
  2. Llamar al programa de intervención temprana o al sistema escolar de su localidad para que hagan una evaluación gratis a su hijo.
Download CDC’s free Milestone Tracker App

La aplicación Sigamos el Desarrollo  gratuita de los CDC facilita que los padres sigan, apoyen y hablen sobre el desarrollo de su hijo con el proveedor de atención médica del niño y con otros proveedores de atención y educación. Muchos niños con una discapacidad del desarrollo no son identificados sino hasta después de que empiezan la escuela. La intervención temprana (antes de la edad escolar) no solo puede tener un efecto considerable en la capacidad de un niño para aprender nuevas destrezas, sino también podría reducir la necesidad de intervenciones costosas a lo largo del tiempo.

La aplicación está disponible en inglés y en español. Descárguela gratuitamente en App Storeexternal icon y en Google Playexternal icon.

Los padres deben recordar que nunca es demasiado tarde para conseguirle ayuda a su hijo. No es necesario un diagnóstico de TEA de un médico para que un niño comience a recibir algunos tipos de servicios. Para ver más consejos sobre lo que los padres y otras personas pueden hacer cuando exista una preocupación, visite en el sitio web de los CDC la página Si hay algo que le preocupa.

Más información

Lea el informe científico completo:

*El estimado de la prevalencia del TEA entre los niños de 8 años representa un solo momento en el tiempo (el 2018) y es un estimado combinado de 11 comunidades en los Estados Unidos. ADDM no es una muestra representativa en los Estados Unidos, sino un análisis profundo de las 11 comunidades de la Red de ADDM. Estos hallazgos no se pueden usar para generalizar la prevalencia del TEA en todos los Estados Unidos.

** El estimado del 2018 abarca 9 de los 11 sitios incluidos en el estimado del 2016; los límites del área de seguimiento cambiaron en algunos sitios.