Centro de Operaciones de Emergencia (COE) Transcript

Cuando ocurre una emergencia, es muy tarde para comenzar a planificar una respuesta.

¿Cómo planifica usted para lo inesperado? Las primeras 48 horas son cruciales, ya sea para detener el brote de una enfermedad o para prevenir lesiones y muerte; usted debe comenzar a planificar antes de que ocurra la emergencia, y cuando se presente, actúe rápido. La capacidad de su plan de respuesta a emergencias para ser sostenible y eficaz en cualquier emergencia, depende de la fortaleza y profundidad de sus cimientos. Una cadena de mando y estructura organizacional claramente definidas, un manejo eficaz de recursos y planificación anticipada son aspectos importantes de una respuesta a emergencias.

Un sistema de manejo de incidentes o SMI es un modelo internacionalmente reconocido basado en estos principios. El SMI proporciona la estructura básica necesaria para que su plan de respuesta a emergencias crezca y sea suficientemente fuerte para hacer frente a desastres naturales, brotes de enfermedades o cualquier peligro. Un centro de operaciones de emergencia, o COE, es el lugar desde el cual usted dirige su sistema de manejo de incidentes. El COE es donde usted recopila información, toma decisiones acerca de las prioridades, y coordina la acción y comunicación.

Los COE se pueden expandir a medida que se pone en marcha la respuesta y reducir cuando la emergencia esté bajo control. Estos centros pueden ser grandes o pequeños, complejos o sencillos, e implementarse eficazmente tanto en entornos rurales como urbanos. Los COE son necesarios y viables. En pocas palabras, un COE y cualquiera de sus funciones consisten en… personas, sistemas y cosas. Y de los tres, las personas y los sistemas son los elementos más importantes. Por ejemplo, algunas personas están a cargo del rastreo de contactos y otras del análisis de la información recopilada.

Usted tiene sistemas que detallan cómo y cuándo se realiza el rastreo de contactos y cómo se comparte la información durante las reuniones de personal. Y, usted tiene cosas como los camiones o autos que el personal de rastreo de contactos usa para desplazarse, el equipo de protección personal que debe usar al hablar con las personas dentro de una vivienda, y las impresoras usadas para transmitir datos al COE. Los sistemas de manejo de incidentes implementados como parte de un COE siguen una estructura establecida. Al seguir esta estructura, usted puede pasar rápidamente de la planificación al uso de su  centro de operaciones de emergencia, lo cual es la clave para ser eficaz en su respuesta. Hay cinco pasos básicos para ayudar al establecimiento de su COE y a que esté listo para usarlo. Con todo esto en mente, primero, asegúrese de que haya leyes y autoridades para llevar a cabo las actividades de emergencia de salud pública. Segundo, identifique al personal que representa las funciones principales en su área o en todas las áreas, especialmente a los equipos de respuesta rápida, que se pueden enviar cuando sea necesario a determinadas áreas.

Estos equipos pueden incluir epidemiólogos o especialistas en vigilancia de enfermedades, personal de laboratorio y otros, dependiendo de las necesidades y el alcance de la misión. Tercero, identifique un lugar, que puede depender de la magnitud de su respuesta o del espacio que usted tenga disponible. Y amplíe, ya sea a partir de una bodega o de algo tan simple como un gabinete de almacenamiento, toda clase de infraestructura necesaria, como redes de computadores, y asegure el equipo de comunicaciones al igual que el transporte. Cuarto, use recursos de capacitación existentes como el marco de trabajo de la Organización Mundial de la Salud para centros de operaciones de emergencia de salud pública o instructores de los CDC para crear procedimientos o sistemas operativos estándares para llevar a cabo su operación.

Después, capacite de manera regular, usando ejercicios para varios escenarios para mantener las destrezas y familiaridad con la rutina de los sistemas, de modo que al momento de activar el COE, el personal pueda actuar rápidamente aprovechando las experiencias y lecciones aprendidas para corregir y adaptar los planes y procedimientos operativos estándares, y cerrar las brechas donde sea necesario. Lo que hace un COE es garantizar que todas las diferentes actividades y partes interesadas afectadas por brotes y emergencias trabajen sincronizadas, asegurándose de que la información y los datos se compartan de manera eficaz y rápida en una forma coordinada, al comunicar la información esencial a los socios y partes interesadas. Tener una estructura de COE funcionando como parte del sistema de manejo de incidentes de un país proporciona una ventaja invaluable para hacer frente a un desastre de salud pública.

Por ejemplo, en Nigeria, el país pudo utilizar los recursos destinados a otro COE, centrado en la poliomielitis, y reunió rápidamente personal capacitado en salud pública para pasarlo a un COE dedicado al brote de la enfermedad del Ébola. Esto permitió el contacto rápido y eficaz de los equipos y las partes interesadas, evitando el aislamiento de los elementos de respuesta individual. Por ejemplo, una vez que el personal de seguimiento de contactos identifica un contacto sintomático, se comunica con el centro de operaciones de emergencia y se envía un equipo de manejo de caso, ambulancia y equipo de descontaminación, para aislar al paciente rápidamente mientras el equipo de seguimiento del contacto hace la lista de los contactos nuevos y previos de la persona afectada. Este tipo de respuesta rápida y acción coordinada fue crucial para contener la propagación de la enfermedad del Ébola, incluso en las áreas densamente pobladas de Nigeria. Los CDC están comprometidos con capacitar a aquellos que deseen establecer un COE. La inversión puede ser mínima, pero los beneficios no tienen precio.

Page last reviewed: January 9, 2018