Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Mama y de Cuello Uterino

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) brindan, a través del Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Mama y de Cuello Uterino, servicios oportunos de diagnóstico y pruebas de detección del cáncer de cuello uterino y de mama a las mujeres subatendidas, con bajos ingresos y sin seguro médico.

Para mejorar el acceso a las pruebas de detección, el Congreso aprobó la Ley de Prevención de la Mortalidad por Cánceres de Mama y Cuello Uterino de 1990, la cual dirigió a los CDC a la creación del programa. En la actualidad, el programa otorga fondos a todos los 50 estados, el Distrito de Columbia, cinco territorios de los EE. UU. y 11 tribus u organizaciones tribales indoamericanas/nativas de Alaska para brindar servicios de detección del cáncer de mama y cuello uterino. El programa ayuda a que las mujeres de bajos ingresos, sin seguro médico o con seguro médico limitado obtengan un mayor acceso a las pruebas de detección y a los servicios de diagnóstico del cáncer de mama y cuello uterino. Estos servicios son:

  • Exámenes clínicos de los senos.
  • Mamografías.
  • Pruebas de Papanicoláu.
  • Exploración ginecológica.
  • Pruebas diagnósticas si los resultados son anómalos.
  • Remisiones a tratamientos.

En el 2000, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley sobre la prevención y tratamiento del cáncer de mama y de cuello uterino, mediante la cual los estados tienen la opción de ofrecer tratamiento a través de Medicaid a las mujeres que están diagnosticadas con cáncer con acceso al programa. Hasta la fecha, todos los 50 estados y el Distrito de Columbia han aprobado esta opción de Medicaid. En el 2001, con la aprobación de la Ley de Enmienda Técnica sobre el Tratamiento del Cáncer de mama y Cuello Uterino, el Congreso explicó que esta opción también abarca a las indoamericanas/nativas de Alaska que cumplen con los requisitos para beneficiarse de los servicios de salud proporcionados por el Indian Health Service (servicio de salud a las poblaciones indígenas) o por una organización tribal.

Requisitos para calificar en los programas

Las directrices federales establecen una referencia para calificar de 250% o por debajo del nivel de pobreza federal como requisito para que las mujeres sin seguro o con seguro limitado reciban servicios; para las pruebas de detección de cáncer de cuello uterino las mujeres deben tener entre 21 y 64 años y para las de cáncer de mama deben tener entre 40 y 64 años de edad. Aproximadamente el 11.1% de todas las mujeres en los Estados Unidos llenan los requisitos para hacerse las prueba de detección del cáncer de cuello uterino del programa y aproximadamente el 9.8% llenan los requisitos para hacerse las pruebas de detección de cáncer de mama. El programa presta servicios al 6.5% de las mujeres que llenan los requisitos para hacerse las pruebas del cáncer de cuello uterino y el 10.6% de las que llenan los requisitos para la prueba de cáncer de mama.

Logros

Los programas subvencionados por el programa han ayudado desde 1991 a más de 4.7 millones de mujeres, también han proporcionado 11.8 millones de exámenes de detección y han diagnosticado 66,198 casos de cáncer de mama, 3,625 de cáncer de cuello uterino invasivo y 169,598 lesiones precancerosas del cuello uterino de las cuales el 40% eran de alto grado.

En el año 2013, el programa:

  • Realizó pruebas de detección del cáncer de mama, mediante mamografías, a 331,313 mujeres y detectó 5,977 cánceres de mama.
  • Realizó pruebas de detección del cáncer de cuello uterino, prueba de Papanicoláu, a 208,682 mujeres y detectó 252 cánceres de cuello uterino y 9,505 lesiones precancerosas de cuello uterino, los cuales el 36% eran de alto grado.

Para poder llegar a las mujeres subatendidas, el marco conceptual del programa apoya a una serie de estrategias, como la gestión de programas, servicios de diagnóstico y detección, gestión de datos, garantía de calidad y procesos de mejoramiento, evaluación, asociaciones, capacitación profesional y reclutamiento. Los proveedores del programa trabajan en colaboración para brindar pruebas de detección, evaluación diagnóstica y derivaciones a tratamientos del cáncer de cuello uterino y de mama (cuando es apropiado). El continuo éxito del programa depende en gran parte de los esfuerzos complementarios de una variedad de organizaciones socias nacionales como también de socios estatales y comunitarios.

Pruebas de detección

Muchas muertes por cáncer de mama y cuello uterino podrían evitarse si se aumentaran las tasas de las pruebas de detección del cáncer en las mujeres de las poblaciones vulnerables. El número de muertes provocadas por estas enfermedades no es proporcional entre las mujeres que no tienen seguro médico o el seguro es limitado. La mamografía y la prueba de Papanicoláu no están generalizadas entre las mujeres que no tienen una fuente de cuidado médico o una fuente habitual de cuidado médico, las que no tienen seguro médico y las mujeres que emigraron a los Estados Unidos en los últimos 10 años.

Mujeres que se realizaron las pruebas de detección mediante el Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Mama y de Cuello Uterino, por año
Enero del 2009 a diciembre del 2013
Total nacional
Color Descripción
Amarillo Mujeres que se realizaron pruebas de detección (pruebas de Papanicoláu, mamografías o exploración física de las mamas subvencionadas por el programa)
Azul Mujeres que recibieron pruebas de Papanicoláu subvencionadas por el programa
Azúl cielo Mujeres que recibieron mamografías subvencionadas por el programa

Descripción de la gráfica

Mujeres que se realizaron las pruebas de detección mediante el programa por año. 2009: 572,109 mujeres se realizaron pruebas de detección, 335,038 se hicieron mamografías y 318,074 se realizaron pruebas de Papanicoláu. 2010: 549,548 mujeres se realizaron pruebas de detección, 330,167 se hicieron mamografías y 286,465 se realizaron pruebas de Papanicoláu. 2011: 548,933 mujeres se realizaron pruebas de detección, 337,575 se hicieron mamografías y 280,440 se realizaron pruebas de Papanicoláu. 2012: 539,668 mujeres se realizaron pruebas de detección, 344,059 se hicieron mamografías y 252,923 se realizaron pruebas de Papanicoláu. 2013: 505,041 mujeres se realizaron pruebas de detección, 331,313 se hicieron mamografías y 208,682 se realizaron pruebas de Papanicoláu.

Enfoque expandido

Mediante la Ley de Atención Médica Asequible, la implementación de la reforma en el sistema de salud aumentará el acceso de muchas mujeres subatendidas y de bajos ingresos a las pruebas de detección de los cánceres de cuello uterino y de mama a través de una mayor cobertura de seguro de salud y la eliminación de costos compartidos. Pero aun cuando tengan seguro de salud adecuado, muchas mujeres enfrentarán barreras significativas para hacerse las pruebas de detección del cáncer de cuello uterino y de cáncer de mama. Esto se debe a que estas mujeres están aisladas geográficamente, a su poca capacidad para entender la información de salud, a la percepción de que no tienen control sobre su salud, a la falta de recomendaciones por parte de los proveedores de atención médica, los horarios poco convenientes para acceder a los servicios y las barreras lingüísticas.

Los CDC y otras agencias de salud pública tienen en la actualidad una oportunidad sin precedentes de desempeñar funciones nuevas que se sumarán a la capacidad existente y a la extensa red clínica del programa enfocándose en estrategias centradas en la población cuyo fin sea asegurar que las mujeres superen las barreras que les impiden hacerse las pruebas de detección de los cánceres de cuello uterino y de mama.

Además de financiar la provisión de pruebas de detección —al llegar y servir a las mujeres que cumplen con los requisitos del Programa Nacional de Detección Temprana del Cáncer de Mama y de Cuello Uterino— el programa apoya las actividades de planificación e implementación para aumentar las tasas de realización de pruebas de detección de esos cánceres, entre todas las mujeres que tengan la edad recomendada. Esto incluye a las mujeres que tengan:

  • Seguro médico, en particular las que recién lo adquirieron.
  • Seguro financiado públicamente, es decir Medicare o Medicaid.
  • Acceso al Servicio de Salud de Poblaciones Indígenas o los consultorios de salud tribales.
  • Cobertura a través de otros programas o servicios.

Los programas financiados por el programa usan enfoques basados en la población para mejorar los sistemas que aumentan las pruebas de detección de alta calidad del cáncer de mama y de cuello uterino. Las investigaciones indican que los entornos sociales, organizacionales y políticos afectan la capacidad o la probabilidad de que las personas tengan conductas saludables, tales como hacerse las pruebas de detección de cáncer de mama y de cuello uterino. Es difícil cambiar las conductas, especialmente en un ambiente que no está dispuesto a apoyar el cambio. Por lo tanto, el programa ha adoptado el modelo socioecológico, que no solo se centra en las decisiones conductuales de las personas, sino también en los factores a nivel organizacional, comunitario y político que influyen en esas decisiones.

Arriba