Viajeros internacionales

Cómo prevenir la exposición a la enfermedad de tuberculosis durante los viajes al extranjero

En muchos países, la tuberculosis es mucho más común que en los Estados Unidos. Los viajeros deben evitar el contacto cercano o prolongado con personas que se sabe que tienen tuberculosis en espacios cerrados con una gran cantidad de gente (por ejemplo, centros médicos, hospitales, prisiones o albergues para desamparados).

Aunque en todo el mundo hay casos de tuberculosis multirresistente o MDR, por sus siglas en inglés, y de tuberculosis extremadamente resistente o XDR, por sus siglas en inglés, estos son aún muy poco frecuentes. Los viajeros que tienen el VIH son los que tienen el mayor riesgo si entran en contacto con una persona con tuberculosis MDR o XDR.

Los viajes aéreos por sí solos representan un riesgo relativamente bajo de infección con cualquier tipo de tuberculosis. Los viajeros que vayan a trabajar en centros médicos, hospitales y otros entornos médicos donde haya probabilidad de encontrar pacientes con tuberculosis deben consultar a expertos en el control de infecciones o de salud ocupacional. Estos viajeros deben preguntar sobre los procedimientos administrativos y ambientales existentes para prevenir la exposición a la tuberculosis. Una vez que se hayan implementado esos procedimientos, se pueden tomar otras medidas como el uso de equipos individuales de protección respiratoria.

Los viajeros que anticipen tener una posible exposición prolongada a personas con tuberculosis (por ejemplo, aquellos que saben que van a estar en contacto rutinario con personas en centros médicos, hospitales, prisiones o albergues para desamparados) deben hacerse una prueba cutánea de la tuberculina o un examen de sangre para detectar la tuberculosis antes de salir de los Estados Unidos. Si la reacción a la prueba es negativa, deben repetirse la prueba entre 8 a 10 semanas después de regresar a los Estados Unidos. Además, sería recomendable que las personas que anticipan una exposición prolongada o repetida, o que vayan a permanecer largo tiempo en otros lugares a lo largo de varios años, se realicen la prueba de forma anual. Debido a que las personas con infección por el VIH tienen más probabilidades de tener una respuesta deficiente en las pruebas para detectar la tuberculosis, los viajeros que sean VIH positivos deben decirle al médico que tienen ese virus.

Esta página fue revisada el: 16 de junio de 2016