Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Hoja informativa detallada

Introducción

La enfermedad de Chagas debe su nombre al médico brasileño Carlos Chagas, quien la descubrió en 1909. Esta enfermedad la causa el parásito Trypanosoma cruzi, que es transmitido a los animales y a los seres humanos a través de insectos vectores que se encuentran solamente en las Américas (especialmente en las zonas rurales, donde la pobreza es generalizada). A la enfermedad de Chagas (infección por T. cruzi) también se le conoce como tripanosomiasis americana.

Se calcula que entre 8 y 11 millones de personas en México, Centroamérica y Suramérica tienen la enfermedad de Chagas y la mayoría de ellas no saben que están infectadas. Si no se le trata, la infección dura toda la vida y puede ser potencialmente mortal.

El impacto de esta enfermedad no se limita a las zonas rurales de Latinoamérica, donde la transmisión se da através de un vector. Las migraciones de población a gran escala de las zonas rurales a las zonas urbanas en Latinoamérica y a otras regiones del mundo han aumentado la distribución geográfica y cambiado la epidemiología de la enfermedad de Chagas. En Estados Unidos y en otras regiones donde está presente la enfermedad de Chagas, aunque no a niveles endémicos, las estrategias de control deberían concentrarse en prevenir la transmisión causada por trasfusiones de sangre, trasplantes de órganos y la transmisión de madre a bebé (congénita).

Inicio de la página

¿Cómo se contrae la enfermedad de Chagas?

La gente puede quedar infectada de varias maneras. En las zonas donde la enfermedad de Chagas es endémica, la forma principal de transmisión es a través de los vectores. A los insectos vectores se les conoce como triatominos. Estos insectos chupadores de sangre se infectan al picar a un animal infectado o a una persona infectada. Una vez infectado, el insecto expulsa los parásitos T. cruzi en las heces. Los insectos se encuentran en casas hechas de materiales como barro, adobe, paja y techo de palma. Durante el día, los insectos se ocultan en las grietas de las paredes y los techos y, durante la noche, cuando los residentes están durmiendo, salen de sus escondites. Debido a que tienden a picar la cara de las personas, a los insectos triatominos también se les conoce como "chinches besucones". Después de que pican e ingieren la sangre, defecan sobre la persona. La persona puede quedar infectada si los parásitos de T. cruzi presentes en las heces del insecto entran al cuerpo a través de las membranas mucosas o de cortadas en la piel. Sin darse cuenta, la persona dormida puede accidentalmente rascarse o restregarse las heces en la herida dejada por la picadura, en los ojos o en la boca.

La gente también se puede infectar a través de las siguientes vías:

  • el consumo de alimentos sin cocinar contaminados de heces de insectos infectados;
  • la transmisión congénita (de una mujer embarazada a su bebé);
  • la transfusión de sangre;
  • el trasplante de órganos; y
  • la exposición accidental en un laboratorio.

Generalmente se considera que amamantar no plantea ningún riesgo aun cuando la madre tenga la enfermedad de Chagas. Sin embargo, si la madre tiene los pezones agrietados o si hay sangre en la leche materna, ella debe extraerse la leche y botarla hasta que los pezones se curen y se detenga el sangrado.

La enfermedad de Chagas no se transmite de persona a persona como el resfriado o la gripe, ni se transmite a través del contacto casual.

Inicio de la página

Si yo tengo la enfermedad de Chagas, ¿los miembros de mi familia deberían hacerse los exámenes para determinar si tienen la infección?

Posiblemente. Ellos deben hacerse examinar si:

  • podrían haber quedado infectados de la misma forma como quedó infectado usted, por ejemplo, por la transmisión a través de vectores, en Latinoamérica;
  • recibieron sangre u órganos que usted les donó después de quedar infectado;
  • son hijos suyos y nacieron después de que usted quedara infectado; o si
  • hay otras razones para pensar que podrían tener la enfermedad de Chagas.

Inicio de la página

¿En qué lugares del mundo se encuentra la enfermedad de Chagas?

Se pueden encontrar a personas con la enfermedad de Chagas en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, la transmisión a través de vectores está limitada a Latinoamérica, principalmente a ciertas zonas rurales de México, Centroamérica y Suramérica. En algunas regiones de Latinoamérica, se ha logrado detener esta forma de propagación a través de programas para el control de vectores. La transmisión a través de vectores no ocurre en la zona del Caribe (por ejemplo, en Puerto Rico o en Cuba). Se han observado casos poco frecuentes de enfermedad de Chagas transmitida por vectores en el sureste de Estados Unidos.

Inicio de la página

¿Cuáles son los signos y síntomas de la enfermedad de Chagas?

Gran parte de la información clínica sobre la enfermedad de Chagas proviene de la experiencia con personas que contrajeron la infección cuando eran niños, a través de la transmisión por vectores. La gravedad y la evolución de la infección podrían ser diferentes en personas que quedaron infectadas en diferentes etapas de su vida y contrajeron la enfermedad de diferentes maneras o a través de diferentes cepas del parásito T. cruzi.

La enfermedad de Chagas tiene dos fases: la fase aguda y la fase crónica. Ambas fases pueden ser asintomáticas o ser potencialmente mortales.  

La fase aguda tiene lugar en las primeras semanas o los primeros meses de la infección. Generalmente pasa desapercibida porque no muestra síntomas o exhibe solo signos y síntomas leves que no son exclusivos de la enfermedad de Chagas. Los síntomas que nota el paciente pueden incluir fiebre, fatiga, dolor en cuerpo, dolor de cabeza, sarpullido, pérdida de apetito, diarrea y vómito. Los signos detectados en la exploración física pueden incluir agrandamiento leve del hígado o el bazo, inflamación de los ganglios e inflamación local (un chagoma), en el lugar por donde el parásito entró en el cuerpo. El marcador más reconocido de la enfermedad de Chagras en su fase aguda se conoce como signo de Romaña, el cual incluye inflamación del párpado en el lado de la cara cerca de la herida dejada por la picadura o donde fueron depositadas las heces del insecto, las cuales pueden haber entrado al ojo por accidente si el paciente se restregó la cara. Aún si los síntomas aparecen durante la fase aguda, por lo general, desaparecen por sí solos, en unas cuantas semanas o meses. A pesar de que los síntomas desaparecen, la infección persistirá si no se le trata. En muy pocas ocasiones, los niños pequeños (<5%) mueren por inflamación o infección grave del músculo cardíaco (miocarditis) o del cerebro (meningoencefalitis). La fase aguda también puede ser grave en las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Durante la fase crónica, la infección puede permanecer asintomática durante décadas o incluso de por vida. Sin embargo, algunas personas presentan:

  • complicaciones cardíacas, las cuales pueden incluir agrandamiento del corazón (miocardiopatía), insuficiencia cardíaca, alteración del ritmo o frecuencia cardíaca y paro cardíaco (muerte súbita); o
  • complicaciones intestinales, que pueden incluir un agrandamiento del esófago (megaesófago) o del colon (megacolon) y pueden causar dificultades para comer o defecar.

El riesgo promedio de presentar una o más de estas complicaciones en el transcurso de la vida es de aproximadamente 30%.

Inicio de la página

¿Qué debo hacer si creo que tengo la enfermedad de Chagas?

Usted debe hablar de estas inquietudes con su proveedor de atención médica, quien lo examinará y le hará preguntas (por ejemplo, acerca de su estado de salud y de los lugares donde ha vivido). La enfermedad de Chagas se diagnostica a través de análisis de sangre. Si se determina que usted tiene la enfermedad de Chagas, le deben hacer una prueba para medir la actividad del corazón (electrocardiograma), aunque se esté sintiendo bien. Es posible que lo remitan a un especialista para que le hagan otros exámenes y le den un tratamiento.

Inicio de la página

¿Cómo se trata la enfermedad de Chagas?

Hay dos formas de abordar el tratamiento y ambas pueden salvar la vida del paciente:

  • tratamiento antiparasitario, para matar el parásito; y
  • tratamiento sintomático, para controlar los síntomas y los signos de la infección.

El tratamiento antiparasitario es más efectivo en la fase temprana de la infección, pero no está limitado a casos en la fase aguda. En Estados Unidos, este tipo de tratamiento está disponible a través de los CDC. Su proveedor de atención médica puede consultar al personal de los CDC para determinar si se le debe someter a tratamiento y qué tipo de tratamiento es recomendable. La mayoría de la gente no necesita estar hospitalizada durante el tratamiento.

El tratamiento sintomático puede ayudar a la gente que tiene problemas cardíacos o intestinales causados por la enfermedad de Chagas. Por ejemplo, los marcapasos y los medicamentos para controlar los latidos irregulares del corazón pueden salvar la vida a algunos pacientes con enfermedad cardíaca crónica.

Inicio de la página

Tengo planeado viajar a una zona rural de Latinoamérica donde puede que exista la enfermedad de Chagas. ¿Cómo puedo prevenir la infección?

En la actualidad no hay medicamentos ni vacunas para prevenir la infección. Los viajeros que duermen en sitios cerrados en edificaciones bien construidas (por ejemplo, cuartos de hotel con aire acondicionado o mosquiteros) corren poco riesgo de exposición a los insectos triatominos infectados, pues estos infestan las viviendas de menor calidad y son más activos durante la noche. Las medidas de prevención incluyen el rociado de las viviendas infestadas con insecticidas de acción residual, el uso de mosquiteros tratados con insecticidas de acción prolongada, el uso de ropa protectora y la aplicación de repelente de insectos en las áreas expuestas de la piel. Además, los viajeros deben estar atentos a otras rutas de transmisión posibles, entre las que se incluyen la transmisión a través de la sangre y de los alimentos.

Inicio de la página

Esta hoja informativa se propone solamente suministrar información y no debe ser utilizada para el auto-diagnóstico ni en lugar de la consulta médica. Si usted tiene alguna pregunta acerca de la enfermedad descrita arriba o piensa que puede tener una infección parasitaria, consulte a un proveedor de atención médica.

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
    Nuevo horario: Lunes-viernes
    8 a.m.- 8 p.m. EST.
    No hay servicio los días festivos
  • cdcinfo@cdc.gov
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z