Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Datos

Datos

La pérdida de la audición puede ocurrir cuando alguna parte del oído no funciona normalmente. Esto puede ser en el oído externo, el oído medio, el oído interno, el nervio auditivo (acústico) y el sistema auditivo. La pérdida auditiva no es igual en todas las personas y puede deberse a varias causas.

Más información sobre audición, partes del oído y tipos de pérdida auditiva »

Signos y síntomas

Hoja informativa sobre la pérdida auditiva (en inglés y español)

Hoja informativa sobre la pérdida auditiva

Descargar e imprimir esta hoja informativa

Solicitar materiales gratuitos

Los signos y síntomas de la pérdida auditiva son diferentes en cada niño. Si usted cree que un niño tiene pérdida auditiva o está sordo, pídale a su pediatra que le hagan una prueba de la audición lo antes posible. ¡No espere!

Aun cuando el niño haya pasado una prueba inicial de la audición, es importante estar pendiente de los signos siguientes.

Signos en los bebés
  • No se sobresalta con los ruidos fuertes.
  • A los 3 o 4 meses de edad no se voltea para buscar la fuente del sonido.
  • Al año de edad no dice palabras sencillas como “mamá” o “papá”.
  • Voltea la cabeza cuando lo ve a usted pero no lo hace si solo lo llama por su nombre. Esto a veces se interpreta erróneamente como falta de atención o como si el niño lo estuviera ignorando, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o completa.
  • Parece escuchar algunos sonidos pero no otros.
Signos en los niños
  • Tarda en aprender a hablar.
  • No habla en forma clara.
  • No hace lo que se le indica. A veces esto se interpreta erróneamente como una falta de atención o simplemente que el niño ignora a quien lo está llamando, pero puede ser el resultado de una pérdida auditiva parcial o total.
  • A menudo dice “¿qué?”
  • Escucha la televisión a un volumen muy alto.

Los bebés y los niños deben alcanzar ciertos indicadores del desarrollo en la forma en que juegan, aprenden, se comunican y actúan. Un retraso en cualquiera de estos indicadores podría ser señal de sordera o de otra discapacidad del desarrollo. Para más información, visite la página de Internet indicadores del desarrollo que deben alcanzar los niños entre los 3 meses y los 5 años de edad.

Detección y diagnóstico

La prueba inicial de la audición sirve para determinar la posibilidad de que un niño pueda tener pérdida auditiva. Es fácil de administrar y no duele. De hecho, muchas veces los bebés duermen mientras se les hace la prueba. La prueba es muy breve, solo toma unos cuantos minutos.

Bebés

A todos los bebés se les debe hacer la prueba de la audición antes de que cumplan el primer mes. En la mayoría de los casos, los hospitales administran esta prueba a los bebés recién nacidos. Si un bebé no pasa la prueba de la audición, es muy importante que se le haga una evaluación completa de la audición lo antes posible, a más tardar a los 3 meses de edad.

Niños

A todos los niños se les debe examinar la audición antes de que entren a la escuela o siempre que se sospeche de algún problema en la audición. A los niños que no pasen la prueba de la audición se les deben hacer una evaluacion más completa lo antes posible.

Más información sobre pruebas de detección y diagnóstico »

Tratamiento y servicios de intervención

Niña diciéndole a una señora la palabra mamá en lenguaje de señas No hay un tratamiento o intervención únicos que sean la respuesta ideal para todas las personas o familias. Los planes de tratamiento adecuados incluirán observación, seguimiento cercano y cambios necesarios a medida que se estén poniendo en marcha. Existen muchas opciones de comunicación para las personas con pérdida auditiva y sus familias. Entre estas opciones se incluyen:

  • Aprender otras formas de comunicarse, como el lenguaje de señas
  • Tecnología para ayudar con la comunicación, como audífonos e implantes cocleares
  • Medicamentos y cirugía para corregir algunos tipos de pérdida auditiva
  • Servicios de apoyo familiar

Más información sobre tratamientos y servicios de intervención »

¿Está en "riesgo" su niño de perder la audición?

Afiche de Justo a tiempo (en inglés)

Descargar e imprimir esta hoja informativa

Solicitar materiales gratuitos

Causas y factores de riesgo

La pérdida de la audición puede ocurrir en cualquier momento de la vida, desde antes del nacimiento hasta la edad adulta.  

A continuación hay algunas situaciones o cosas que pueden aumentar la probabilidad de perder la audición:

  • Antecedentes familiares de pérdida auditiva. Entre el 50 al 60% de los casos de pérdida auditiva en bebés tiene origen genético. De modo que algunos niños con pérdida auditiva puede que tengan familiares con la misma afección. Alrededor del 30% de los bebés con pérdida auditiva genética tienen un “síndrome”. Esto quiere decir que tienen otras afecciones además de la pérdida auditiva, como síndrome de Down o síndrome de Usher. Más información sobre las causas genéticas de la pérdida auditiva »
  • El 25% o más de los casos de pérdida auditiva en bebés se debe a infecciones maternas durante el embarazo, complicaciones después del nacimiento o traumatismo en la cabeza. Por ejemplo, el niño:
    • Estuvo expuesto a una infección, como infección por citomegalovirus (CMV), antes del nacimiento 
    • Pasó 5 días o más en una unidad de cuidados intensivos neonatales de un hospital o tuvo complicaciones mientras estaba en dicha unidad
    • Necesitó una intervención especial como una transfusión de sangre para tratar un caso grave de ictericia
    • La cabeza, la cara o las orejas tienen una forma diferente a lo normal
    • Tiene una afección o un trastorno neurológico que puede estar asociado a la pérdida auditiva
    • Tuvo una infección llamada meningitis que afecta las capas que cubren el cerebro y columna vertebral
    • Tuvo un golpe tan fuerte en la cabeza que necesitó ser internado en un hospital
  • En alrededor del 25% de los bebés con pérdida auditiva, la causa es desconocida.

Prevención

Los siguientes consejos pueden ayudar a los padres a prevenir pérdida de la audición en sus niños:

¡Pida ayuda!

  • Si cree que su hijo puede tener pérdida auditiva, pídale a su pediatra que le hagan una prueba de de la audición lo antes posible. ¡No espere!
  • Si su niño no pasa esta prueba inicial de la audición, pídale a su pediatra que le hagan una evaluación completa de la audición lo antes posible.
  • Si su hijo tiene pérdida auditiva, pregúntele a su médico sobre los tratamientos y servicios de intervención.

La pérdida auditiva puede afectar la capacidad del niño para desarrollar sus destrezas para comunicarse, hablar y socializar. Cuanto antes se administren servicios de intervención temprana en un niño con pérdida auditiva, mayor será la probabilidad de que alcance todo su potencial. Si usted es padre de familia y cree que su hijo tiene pérdida auditiva, siga sus instintos y hable con el pediatra del niño.

Los niños con pérdida auditiva pueden recibir servicios de intervención temprana a través de una organización local o de la escuela pública. Para saber adónde comunicarse en su estado, llame al Centro Nacional de Diseminación de Información para Niños con Discapacidades (NICHCY) al 1-800-695-0285, o visite su sitio web:

Bebés de 0 a 3 años de edad

Niños y jóvenes 3 a 21 años de edad

Arriba