Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Coágulos sanguíneos y viajes: lo que debe saber

Avión despegandoCada año, más de 300 millones de personas hacen viajes aéreos de larga distancia (generalmente más de cuatro horas).1 Un grave riesgo para estos viajeros es la formación de coágulos sanguíneos. Esta afección también recibe el nombre de trombosis venosa profunda (TVP). La mayor parte de la información sobre los coágulos sanguíneos y los viajes largos que se ha recolectado proviene de la información recogida sobre los viajes en avión.  Sin embrago, todas las personas que viajan por más de cuatro horas, ya sea por vía aérea, automóvil, bus o tren, pueden estar en riesgo de que se formen coágulos sanguíneos. 

Los coágulos sanguíneos se pueden formar durante un viaje, en las venas profundas de las piernas (las que están debajo de la superficie y no se pueden ver a través de la piel) debido a estar sentado sin moverse en un espacio reducido durante periodos prolongados. Mientras más tiempo esté sin moverse, mayor es el riesgo de que se produzca un coágulo sanguíneo.   En muchos casos, los coágulos sanguíneos se disuelven solos.  Sin embargo, cuando se desprende una parte del coágulo sanguíneo y se desplaza a los pulmones, puede ocasionar un grave problema de salud.  Esto se llama embolia pulmonar y puede ser mortal.  Lo positivo es que hay muchas medidas que puede tomar para proteger su salud y reducir el riesgo de coágulos sanguíneos durante un viaje largo.

Sepa qué puede aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos

Comentario de un experto de los CDC

Coágulos sanguíneos y viajes largos: qué aconsejar a los pacientes

Captura de pantalla del video de Medscape sobre TVP

Vea este video (en inglés) para obtener más información sobre qué recomendaciones pueden dar los proveedores de atención médica a sus pacientes acerca de los viajes de larga distancia y los coágulos de sangre.

Aun si hace un viaje largo, el riesgo de que se forme un coágulo sanguíneo es, por lo general, muy reducido.   El nivel de riesgo suyo depende de la duración del viaje y de si tiene otros riesgos de coágulos de sangre.  La mayoría de las personas que presentan coágulos de sangre relacionados con los viajes tienen al menos otro riesgo de coágulos sanguíneos, como por ejemplo:

  • Mayor edad (el riesgo aumenta después de los 40 años)
  • Obesidad (índice de masa corporal [IMC] mayor a 30kg/m 2) (en inglés)
  • Una operación o lesión reciente (dentro de los 3 meses)
  • Uso de anticonceptivos con estrógeno (por ejemplo, píldoras, anillos o parches anticonceptivos)
  • Terapia de remplazo hormonal (tratamiento médico con hormonas para reducir los efectos de la menopausia)
  • Embarazo y el periodo posparto (hasta 6 semanas después del parto)
  • Haber tenido anteriormente un coágulo sanguíneo o tener antecedentes familiares de coágulos de sangre
  • Cáncer activo o tratamiento reciente contra el cáncer
  • Movilidad limitada (por ejemplo, tener una pierna enyesada)
  • Catéter en una vena grande
  • Várices

La combinación de un viaje largo con uno o más de estos riesgos podría aumentar las probabilidades de que se produzca un coágulo sanguíneo.  Mientras más riesgos tenga, mayores son sus probabilidades de tener un coágulo sanguíneo.   Si tiene planes para hacer un viaje próximamente, hable con su médico sobre las medidas que puede tomar para proteger su salud.  Lo más importante que puede hacer es aprender acerca de los síntomas de coágulos sanguíneos y reconocerlos.

Reconozca los síntomas

Trombosis venosa profunda (TVP)

Aproximadamente la mitad de las personas con trombosis venosa profunda no tiene ningún síntoma. Los siguientes son los síntomas más comunes que se presentan en la parte del cuerpo afectada por un coágulo de sangre (generalmente la pierna o el brazo):

  1. Hinchazón de la pierna o el brazo
  2. Dolor o sensibilidad no justificada
  3. Sentir la piel caliente al tacto
  4. Enrojecimiento de la piel

Si usted tiene alguno de estos síntomas, comuníquese con su médico lo antes posible.

 

Embolia pulmonar (EP)

Una persona puede tener una embolia pulmonar sin ningún síntoma de trombosis de vena profunda.  Los síntomas de embolia pulmonar incluyen los siguientes:

  1. Dificultad para respirar
  2. Latidos del corazón más rápidos de lo normal o irregulares
  3. Dolor o molestias en el pecho que generalmente empeoran al respirar profundo o toser
  4. Ansiedad
  5. Tos con sangre
  6. Aturdimiento o desmayo

Si usted tiene cualquiera de estos síntomas, busque atención médica de inmediato.

Más información sobre los coágulos de sangre

Protéjase y reduzca el riesgo de coágulos sanguíneos al viajar

  • Sepa cuáles son las señales.  Esté atento a los signos y síntomas de coágulos sanguíneos.
  • Hable con su médico si cree que podría estar en riesgo de tener coágulos de sangre.  Si previamente tuvo un coágulo sanguíneo o un familiar tiene antecedentes de coágulos sanguíneos o un trastorno de la sangre hereditario, hable con su médico para aprender más sobre sus riesgos en particular. 
  • Mueva las piernas con frecuencia cuando haga viajes largos y haga ejercicios para las pantorrillas para mejorar el flujo de sangre.  Si permanece sentado por un tiempo largo, tómese un momento para estirar las piernas. Estírelas delante de usted y flexione los tobillos (mueva las puntas de los pies hacia su cuerpo). Algunas aerolíneas sugieren flexionar las rodillas hacia el pecho y sostenerlas con las manos sobre las pantorrillas por 15 segundos, y repetir este ejercicio hasta 10 veces.  Este tipo de actividad ayuda a mejorar el flujo de sangre hacia las piernas.
  • Si usted está en riesgo, hable con su médico para aprender cómo prevenir coágulos de sangre. Por ejemplo, algunas personas podrían beneficiarse de usar medias de compresión graduadas.       
  • Si usted está tomando anticoagulantes, asegúrese de seguir las recomendaciones de su médico sobre los medicamentos.

Referencias

1Gavish I, Brenner B.  Air travel and the risk of thromboembolism.  Intern Emerg Med 2011 Apr;6(2):113-6.

Ir Arriba