Historias personales sobre la tuberculosis

Volver al menú principal

La historia de Khayr

KAHYR

A Khayr le hicieron la prueba de detección de tuberculosis (TB) como parte del proceso de postulación a la universidad. Su médico le dijo que tenía infección de tuberculosis latente.  La infección de tuberculosis latente es una afección en la que una persona está infectada por las bacterias de la TB, pero en ese momento no tiene enfermedad de TB activa. Las personas con infección de TB latente no presentan signos ni síntomas de la enfermedad, ni pueden transmitir las bacterias de la tuberculosis a otras personas. Sin embargo, si estas bacterias se activan y multiplican, la infección de TB latente puede convertirse en enfermedad de tuberculosis. A Khayr le recetaron medicamentos para la infección de TB latente para prevenir la enfermedad de TB, pero él no completó todo el tratamiento. Unos pocos años más tarde, empezó a tener síntomas de la enfermedad de TB.

“Cuando iba a la universidad, noté que estaba bajando mucho de peso, y luego empecé a tener sudores nocturnos. Al principio no eran malos, pero fueron empeorando cada vez más. Me despertaba completamente empapado”, recuerda.

Los síntomas de Khayr siguieron empeorando. Finalmente le diagnosticaron enfermedad de TB y empezó el tratamiento.

“Creo que la mayor idea equivocada que tuve acerca de la TB, cuando me la diagnosticaron, cuando tuve la infección latente e incluso cuando me diagnosticaron por segunda vez con TB activa, fue que no era una enfermedad grave. Me pareció que la TB había sido curada o que, si quizás no se había curado, sabía que si tomabas medicamentos desaparecería. No me di cuenta de la gravedad de la TB ni tampoco que había diferentes tipos de TB”, agrega Khayr.

Pero incluso después de empezar el tratamiento para la enfermedad de TB, no se sintió mejor. Sabía que algo no andaba bien. Después de algunas pruebas adicionales y otra radiografía del tórax, su médico le dio noticias desalentadoras.

“Dijo: ‘Mira, tienes algo llamado TB resistente a los medicamentos. Es cuando los medicamentos de primera línea que todos toman no son suficientes para curar la enfermedad. De modo que vamos a agregar algunos medicamentos de segunda línea’, y explicó un poco qué eran, algunos de los efectos secundarios que podrían tener”, dice Khayr.

Las personas con enfermedad de tuberculosis multirresistente deben recibir tratamiento con medicamentos especiales. Estos medicamentos no son tan buenos como los medicamentos habituales para la TB, y el tratamiento es mucho más largo. En lugar del tratamiento que toma de 6 a 9 meses para la TB sensible a los medicamentos, el de Khayr tomaría de 18 a 24 meses.  Khayr también debía aislarse nuevamente hasta que ya no fuera infeccioso.

“Diría que la parte más difícil del tratamiento es el aislamiento, no poder pasar por la experiencia de estar enfermo al tiempo que estás con tus amigos, con tu familia, y simplemente estar en la sociedad en general”, explica.

Al reflexionar sobre las dificultades de tanto tiempo en tratamiento y en aislamiento, Khayr espera que su historia puede animar a las personas con infección de TB latente a que completen el tratamiento para prevenir que se convierta en enfermedad de tuberculosis.

“Si hay una cosa que pudiera cambiar acerca de mi tratamiento, sería volver hacia atrás, cuando tenía 19 años y me diagnosticaron con TB latente: me habría ahorrado tanta aflicción en el futuro. Me habría salvado de 7 meses de aislamiento. Así que pienso que detener la TB en su primera etapa, cuando es latente y tú no eres infeccioso, creo que es algo sobre lo que tenemos que educar a más personas”, agrega Khayr.

Page last reviewed: February 26, 2021