Pruebas de detección y diagnóstico para pérdida auditiva en los niños

Prueba de la audición en un bebé

Diagnosticar la pérdida auditiva requiere dos pasos:

  • Prueba de la audición
  • Evaluación completa de la audición

Prueba de la audición

La prueba de la audición es un examen para establecer si la persona presenta pérdida auditiva. Es fácil y no duele. De hecho, los bebés suelen estar dormidos cuando se les hacen las pruebas. Toman poco tiempo, por lo general solo unos minutos.

Bebés
  • A todos los bebés se les debe hacer la prueba de la audición a más tardar cuando cumplan 1 mes de edad. Es mejor que se les haga la prueba antes de ser dados de alta del hospital después del nacimiento.
  • Si un bebé no pasa una prueba de la audición, es muy importante que se le haga una evaluación completa de la audición, pero a más tardar a los 3 meses de edad.
Bebés mayores y niños
  • Si usted cree que un niño puede tener pérdida auditiva, pídale al médico que le haga una prueba de la audición lo antes posible.
  • A los bebés que están en riesgo de tener pérdida auditiva adquirida, progresiva o de aparición tardía, se les debería hacer por lo menos una prueba de la audición entre los 2 y los 2 años y medio de edad. La pérdida auditiva que empeora con el tiempo se conoce como pérdida auditiva adquirida o progresiva. La pérdida auditiva que se presenta después de que el bebé nazca, se llama pérdida auditiva de aparición tardía.
  • Si un niño no pasa una prueba de la audición, es muy importante que le hagan una evaluación completa de la audición lo antes posible.

Evaluación completa de la audición

Todos los niños que no pasan una prueba de la audición deben recibir una evaluación completa de la audición. Esta prueba también se conoce como evaluación audiológica. Un audiólogo, un especialista capacitado para examiner la audición, realizará la evaluación completa. Además, también hará preguntas sobre antecedentes de nacimiento, infecciones del oído y pérdida auditiva en la familia.

Hay muchos tipos de pruebas que un audiólogo puede hacer para detectar si una persona tiene pérdida de la audición, en qué grado esta se ha producido y de qué tipo es. Las pruebas de la audición son fáciles y no duelen.

Algunas de las pruebas que el audiólogo podría hacer son:

La prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico o prueba de respuesta auditiva evocada del tronco encefálico

La prueba de respuesta auditiva del tronco encefálico (RATE) o prueba de respuesta auditiva provocada del tronco encefálico (RAETE)  evalúa la respuesta del cerebro al sonido. Como no se basa en el comportamiento de respuesta de una persona, esta puede estar profundamente dormida durante el procedimiento.

Emisiones otoacústicas

La prueba de emisiones otoacústicas (EOA) evalúa la respuesta del oído interno al sonido. Como esta prueba no se basa en el comportamiento de respuesta de una persona, esta puede estar profundamente dormida durante el procedimiento.

Evaluación de audiometría conductual

La prueba de evaluación de audiometría conductual analiza cómo una persona responde al sonido en general. Estas pruebas evalúan el funcionamiento de todas las partes del oído. La persona que se hace la prueba debe estar despierta y responder de manera activa a los sonidos que oye durante el procedimiento.

Con el permiso de los padres, el audiólogo enviará los resultados al médico de atención primaria del niño y a otros especialistas, como los siguientes:

  • Un médico de oídos, nariz y garganta, también conocido como otorrinolaringólogo.
  • Un médico de los ojos, también conocido como oftalmólogo.
  • Un profesional capacitado en genética, también conocido como genetista o un asesor de genética.

¡Busque ayuda!

  • Si un padre o cualquier persona que conozca bien a un niño piensa que este podría tener una pérdida auditiva, pídale al médico que le haga una prueba de la audición lo antes posible. ¡No espere!
  • Si el niño no pasa la prueba de la audición, pídale al médico una evaluación completa de la audición.
  • Si al niño le diagnostican una pérdida auditiva, hable con el médico o audiólogo acerca de tratamientos y servicios de intervención.

La pérdida auditiva puede afectar la capacidad de un niño para desarrollar su comunicación, lenguaje y destrezas sociales. Cuanto más rápido reciban ayuda los niños con pérdida auditiva, más probable es que logren todo su potencial. Si usted es padre y sospecha que su hijo tiene pérdida auditiva, confíe en sus instintos y hable con su médico.