Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación alte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Los adultos con discapacidades

La actividad física es para todos

Mayo 2014

 Signos Vitales de los CDC 

Icono de una persona con discapacidad visual, con un perro de servicio.3 veces

Los adultos con discapacidades tienen 3 veces más probabilidades de tener enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes o cáncer que los adultos sin discapacidades.

Icono de un hombre y una mujer1 de cada 2

Casi la mitad de todos los adultos con discapacidades no hace actividad física aeróbica, un importante hábito de salud que ayuda a evitar esas enfermedades crónicas.

Icono de un médico y una persona en silla de ruedas82 %

Los adultos con discapacidades tienen un 82 % más de probabilidades de ser físicamente activos si su médico se los recomienda.

Más de 21 millones de adultos en los EE. UU. de 18 a 64 años tienen una discapacidad. Estos son adultos que tienen serias dificultades para caminar o subir escaleras, para oír, ver o concentrarse, recordar o tomar decisiones. La mayoría de los adultos con discapacidades puede participar en algún tipo de actividad física; sin embargo, casi la mitad de ellos no hace ninguna actividad física aeróbica. La actividad física beneficia a todos los adultos, con o sin discapacidades, al reducir el riesgo de que presenten enfermedades crónicas graves como enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes y algunos cánceres. A solo el 44 % de los adultos con discapacidades que visitaron a un médico en el último año le dijeron que hiciera ejercicio. Sin embargo, los adultos con discapacidades tienen un 82 % más de probabilidades de ser físicamente activos si su médico se los recomienda.

Los médicos y otros profesionales de la salud pueden:

  • Preguntarles a los adultos con discapacidades cuánta actividad física hacen a la semana.
  • Recordarles a los adultos con discapacidades que hagan actividad física en forma regular y de acuerdo con sus capacidades. Ellos deberían tratar de hacer al menos 2 horas y media de actividad física moderada a la semana. Si esto no es posible, hacer algo de actividad es mejor que nada.
  • Recomendar opciones de actividad física que concuerden con las capacidades específicas de cada persona y poner a los pacientes en contacto con los recursos que puedan ayudarlos a ser físicamente activos.

Detalles del problema

Problema

Más adultos con discapacidades necesitan hacer actividad física.

Los adultos con discapacidades que no hacen actividad física tienen un 50 % más de probabilidades de presentar ciertas enfermedades crónicas que aquellos que hacen la cantidad recomendada de ejercicio.

  • La actividad física aeróbica puede ayudar a todos los adultos a evitar costosas y mortales enfermedades crónicas como las enfermedades cardiacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y algunos cánceres.
  • 1 de cada 2 adultos con discapacidades no hace actividad física aeróbica en comparación con 1 de cada 4 adultos sin discapacidades.
  • Los adultos con limitaciones motoras (seria dificultad para caminar o subir escaleras) son los que tienen menos probabilidades de hacer alguna actividad física aeróbica. Casi 6 de cada 10 de ellos no hacen ninguna actividad física aeróbica.
  • Los adultos con discapacidades enfrentan obstáculos físicos y emocionales que les impiden hacer actividad física aeróbica. Entre estos obstáculos se encuentran problemas relacionados con:
    • Conocer sobre la existencia de programas, lugares y espacios donde puedan ser físicamente activos, y tener acceso a ellos.
    • Contar con el apoyo social para hacer actividad física.
    • Encontrar entrenadores y profesionales de la salud que puedan proveer opciones de actividad física que concuerden con sus capacidades específicas.

Los adultos con discapacidades tienen más probabilidades de hacer actividad física si el médico se los recomienda.

  • A solo el 44 % de los adultos con discapacidades que visitaron a un médico en el último año se le recomendó hacer actividad física.
  • Los adultos con discapacidades que recibieron la recomendación de hacer ejercicio de parte de su médico tienen un 82 % más de probabilidades de ser físicamente activos que aquellos que no recibieron esa recomendación.
  • Es fundamental que los médicos conozcan las directrices de actividad física y que ayuden a sus pacientes con discapacidades a superar los obstáculos para que estos logren sus metas relacionadas con el ejercicio.

 Infografía: En general, el 27 % de las adolescentes de 15 a 17 años reporta haber tenido una relación sexual

Ver gráfica ampliada

Infografía: Citas de salud reproductiva adaptadas para los adolescentes

Ver gráfica ampliada

 

Infografía

Lo que se puede hacer

El gobierno federal hace lo siguiente:

  • Provee fondos a programas estatales y nacionales para que creen programas de actividad física dirigidos a adultos con discapacidades.
  • Mide el progreso a nivel estatal y nacional en lograr que todos los adultos en los EE. UU. sean físicamente activos, a través del Sistema de Datos sobre Discapacidades y Salud (DHDS) y otros sistemas.
  • Provee atención médica accesible y de alta calidad a los adultos con discapacidades al mejorar la capacitación de los médicos y otros profesionales de la salud, y qué tan preparados están para atender a personas de diversas culturas.

Los médicos y otros profesionales de la salud pueden:

  • Preguntarles a los adultos con discapacidades cuánta actividad física hacen a la semana.
  • Recordarles a los adultos con discapacidades que hagan actividad física en forma regular. Ellos deberían tratar de hacer al menos 2 horas y media de actividad física moderada a la semana. Si esto no es posible, los pacientes con discapacidades deben evitar la inactividad (sedentarismo); hacer algo de actividad es mejor que nada.
  • Recomendar opciones de actividad física que concuerden con las capacidades específicas de cada persona y poner a los pacientes en contacto con los recursos que puedan ayudarlos a ser físicamente activos.
  • Usar el sitio web de los CDC para encontrar recursos que puedan ayudarlos a hablar con los pacientes con discapacidades acerca de la actividad física.

Los estados y las comunidades pueden:

  • Reunir a los adultos con discapacidades, profesionales de la salud y líderes comunitarios para abordar la necesidad de recursos a fin de aumentar la actividad física.
  • Asegurarse de que los programas de actividad física, recreativos y deportivos sean accesibles para los adultos con discapacidades.
  • Incorporar estructuras adecuadas en las comunidades —tales como rampas en las aceras, rampas para el acceso de sillas de ruedas y caminos bien mantenidos— para mejorar el acceso seguro a los lugares públicos donde se pueda hacer actividad física.
  • Instar a los gimnasios y centros de recreación a que cuenten con escritorios de recepción bajos para los usuarios de sillas de ruedas, áreas para que las familias se puedan cambiar de ropa en los vestuarios, puertas que se abran y cierren presionando un botón y ascensores.

Los adultos con discapacidades pueden:

  • Hablar con su médico acerca de cuánta y qué actividad física es adecuada para ellos.
  • Encontrar oportunidades para aumentar la actividad física regularmente de manera que satisfaga sus necesidades y sea adecuada a sus capacidades.
  • La actividad física aeróbica regular mejora el funcionamiento del corazón y los pulmones, mejora la realización de las actividades cotidianas y aumenta la independencia, disminuye las probabilidades de tener enfermedades crónicas y mejora la salud mental.
  • Comenzar lentamente según sus capacidades y estado físico (p. ej., hacer ejercicio en sesiones de al menos 10 minutos a la vez e ir aumentando poco a poco en el transcurso de varias semanas, si fuera necesario).

La ciencia detrás del problema

Páginas relacionadas (en inglés y en español)

 
Infórmese acerca del mercado de seguros médicos y sus nuevas opciones de cobertura.
Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Comuníquese con CDC-INFO
  • Última actualización de la página: 06 de mayo de 2014
  • Última modificación de la página: 06 de mayo de 2014
  • Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services - Orden #247840
  • Centro a cargo del mantenimiento de esta página: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, División de Noticias y Medios Digitales de Comunicación (DNEM)
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO