Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

¿Qué es el cáncer de piel?

Una ilustración de la piel

El carcinoma de células basales comienza en la capa de las células basales de la piel. El carcinoma de células escamosas comienza en la capa de las células escamosas de la piel. El melanoma comienza en los melanocitos, los cuales son las células que producen melanina, el pigmento que le da color a la piel. Haga clic para ver el diagrama más grande.

El cáncer de piel es el tipo de cáncer más común en los Estados Unidos. Los dos tipos de cáncer de piel más comunes, el carcinoma basocelular y el carcinoma espinocelular, tienen altas probabilidades de curación, pero pueden causar desfiguración y ser costosos. El melanoma, el tercer tipo de cáncer de piel más común, es más peligroso y causa la mayor cantidad de las muertes. La mayoría de estos tres tipos de cáncer de piel son provocados por la exposición a la luz ultravioleta (UV).

Luz ultravioleta (UV)

Los rayos ultravioleta (UV) son un tipo de radiación invisible que proviene del sol, las camas solares y las lámparas solares. Los rayos ultravioletas pueden penetrar y cambiar las células de la piel.

Existen tres tipos de rayos UV: ultravioleta A (UVA), ultravioleta B (UVB) y ultravioleta C (UVC).

  • Los rayos UVA constituyen la fuente más común de radiación solar presente en la superficie terrestre y penetran más allá de la capa externa de la piel humana. Los científicos consideran que los rayos UVA pueden causar daños al tejido conectivo y aumentar el riesgo de contraer cáncer de piel.
  • En comparación con los rayos UVA, la mayoría de los rayos UVB son absorbidos por la capa de ozono, por lo que son menos comunes en la superficie terrestre. Los rayos UVB, que ayudan a producir la vitamina D en la piel, no penetran demasiado en la piel como los rayos UVA, aunque igual pueden causar daños.
  • Los rayos UVC son muy peligrosos, pero son absorbidos por la capa de ozono y no llegan a la superficie terrestre.

Además de producir quemaduras solares, demasiada exposición a los rayos UV puede cambiar la textura de la piel y hacer que la piel envejezca de manera prematura y cause cáncer de piel. Los rayos UV también se han asociado a afecciones oculares como cataratas.

El Servicio Meteorológico Nacional y la Agencia de Protección Ambiental han creado el índice UV para pronosticar el riesgo de sobreexposición a los rayos UV. Este servicio le indica el nivel de precaución que debe tener al trabajar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.

El índice UV predice los niveles de exposición en una escala del 1 al 15; los niveles más altos indican un mayor riesgo de sobreexposición. El índice UV se calcula para el día siguiente en muchas ciudades de los EE. UU. y toma en cuenta la presencia de nubes y otras condiciones locales que inciden en la cantidad de rayos UV que llegan a la superficie.

Más información

Arriba