Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Prevención

Foto de una madre y sus dos hijas.Actualmente se dispone de una vacuna que protege contra los tipos del virus del papiloma humano (VPH) que con más frecuencia causan precánceres y cánceres de cuello uterino, vagina, vulva y ano así como los tipos de VPH causantes de la mayoría de las verrugas genitales. Hasta el momento, no está comprobado que la vacuna contra el VPH prevenga precánceres o cánceres en otras áreas del cuerpo, como el pene o la orofaringe, aunque sí protege contra los tipos del VPH que con más frecuencia se encuentran en esos tipos de cánceres.

El cáncer de cuello uterino también se puede prevenir si se detecta en sus fases iniciales a través de las pruebas de detección periódicas y se le hace tratamiento.

  • La prueba de Papanicoláu (o citología vaginal) identifica los precánceres (cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer si no se tratan en forma adecuada). Las mujeres de 21 a 65 años de edad deben hacerse la prueba de Papanicoláu cada tres años.
  • La prueba del VPH identifica el virus capaz de causar estos cambios celulares. La prueba del VPH debe hacerse junto con la de Papanicoláu, si los resultados de esta última no son claros. Las mujeres entre los 30 y 65 años de edad que quieran esperar 5 años antes de volver a hacerse las pruebas de detección, deben hacerse tanto la prueba del VPH como la de Papanicoláu.

Si el médico encuentra algún resultado anormal en una prueba de detección de cáncer de cuello uterino, asegúrese de hacerle seguimiento en caso de que necesite tratamiento o pruebas adicionales.

Actualmente no se recomiendan las pruebas de detección de otros tipos de cánceres asociados al VPH.

  • Esta página fue revisada el: 13 de agosto de 2012
  • Esta página fue modificada el: 26 de febrero de 2013
  • Fuente del contenido:
Arriba