Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Prevención de cánceres asociados al VPH

La vacuna contra el VPH puede prevenir una cifra estimada de 28 500 nuevos cánceres por año. Eso es más que el promedio de personas que asistieron a una de las giras de conciertos de música pop más grandes del año pasado.

La vacuna contra el VPH puede prevenir una cifra estimada de 28 500 nuevos cánceres por año. Eso es más que el promedio de personas que asistieron a una de las giras de conciertos de música pop más grandes del año pasado. Vea una versión más grande de esta imagen en una ventana nueva.

El cáncer de cuello uterino también se puede prevenir si se detecta en sus fases iniciales a través de las pruebas de detección periódicas y se le hace tratamiento.

  • La prueba de Papanicoláu (o citología vaginal) identifica los precánceres (cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer si no se tratan en forma adecuada). Las mujeres de 21 a 65 años de edad deben hacerse la prueba de Papanicoláu cada tres años.
  • La prueba del VPH identifica el virus capaz de causar estos cambios celulares. La prueba del VPH debe hacerse junto con la de Papanicoláu, si los resultados de esta última no son claros. Las mujeres entre los 30 y 65 años de edad que quieran esperar 5 años antes de volver a hacerse las pruebas de detección, deben hacerse tanto la prueba del VPH como la de Papanicoláu.

Si el médico encuentra algún resultado anormal en una prueba de detección de cáncer de cuello uterino, asegúrese de hacerle seguimiento en caso de que necesite tratamiento o pruebas adicionales.

Actualmente no se recomiendan las pruebas de detección de otros tipos de cánceres asociados al VPH.


  • Esta página fue revisada el: 23 de agosto de 2016
  • Esta página fue modificada el: 23 de agosto de 2016
  • Fuente del contenido:
Arriba