Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Infografía “Hacerse la prueba de detección del cáncer colorrectal: la decisión correcta”

Infografía titulada Hacerse la prueba de detección del cáncer colorrectal: la decisión correcta. A continuación el texto de la infografía.

Hacerse la prueba de detección del cáncer colorrectal: la decisión correcta

De los cánceres que afectan tanto a los hombres como a las mujeres, el cáncer colorrectal (colon) es la segunda causa de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Sin embargo, esto no tiene que ser así. Las pruebas de detección pueden detectar este cáncer en su etapa inicial cuando el tratamiento es más eficaz. Veintitrés millones de estadounidenses no están al día con las pruebas de detección.

Cada año aproximadamente 51,000 personas mueren de cáncer colorrectal. ¡Las pruebas recomendadas podrían prevenir al menos el 60% de estas muertes! Las pruebas de detección pueden encontrar pólipos (crecimiento de tejido anómalo), los cuales se pueden extirpar antes de que se conviertan en cáncer. Las pruebas de detección deben comenzarse a los 50 años y continuarse hasta los 75 en la mayoría de los hombres y las mujeres.

Hay más de una prueba. ¡Usted puede elegir!

Prueba de sangre oculta en heces (PSOH) de alta sensibilidad (una vez al año)

Esta prueba se realiza en casa y se envían las muestras fecales a un consultorio médico o laboratorio.

Sigmoidoscopia flexible (cada 5 años, con PSOH cada 3 años)

El médico busca pólipos o cáncer en el recto y en el tercio inferior del colon.

Colonoscopia (cada 10 años)

El médico busca pólipos o cáncer en el recto o todo el colon.

Es posible que el cáncer de colon o los pólipos no cause síntomas, especialmente al comienzo.

¡No espere a tener síntomas para hacerse una prueba!

Hable con su médico si usted o un pariente cercano tiene:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer colorrectal o de pólipos colorrectales.
  • Síndromes de origen genético como poliposis adenomatosa familiar (FAP) o cáncer colorrectal hereditario no poliposo (síndrome de Lynch).

Si usted tiene uno de estos riesgos, probablemente necesite comenzar las pruebas de detección antes de los 50 años y hacérselas con mayor frecuencia que otras personas.

  • Esta página fue revisada el: 28 de febrero de 2014
  • Esta página fue modificada el: 21 de febrero de 2014
  • Fuente del contenido:
Arriba