Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

¿Qué son las pruebas de detección del cáncer de mama?

Foto de una profesional de salud técnica preparando a una paciente para una mamografíaLas pruebas de detección del cáncer de mama consisten en revisar las mamas de la mujer para detectar el cáncer antes de que aparezcan signos o síntomas de la enfermedad. Todas las mujeres deben recibir información por parte de su proveedor de atención médica acerca de las mejores opciones de pruebas de detección para ellas. Se llama tomar decisiones informadas y compartidas cuando le comunican los beneficios y riesgos, y usted decide con su proveedor de atención médica cuál es la prueba de detección adecuada en su caso (si es que debe hacerse alguna).

Aunque las pruebas de detección del cáncer de mama no pueden prevenir esta enfermedad, ellas pueden ayudar a encontrar el cáncer en sus etapas iniciales, cuando es más fácil de tratar. Hable con su médico sobre cuáles son las pruebas de detección del cáncer de mama adecuadas para usted y cuándo debería hacérselas.

Recomendaciones sobre las pruebas de detección del cáncer de mama

El Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos es una organización formada por médicos y expertos en enfermedades que estudian las investigaciones acerca de la mejor manera de prevenir enfermedades y recomiendan formas para que los médicos puedan ayudar a sus pacientes a evitar enfermedades o a detectarlas en sus inicios.

El Grupo de Trabajo recomienda que las mujeres entre 50 y 74 años de edad, que tengan un riesgo promedio de cáncer de mama, se hagan una mamografía cada dos años. Las mujeres entre 40 y 49 años de edad deben hablar con su médico u otro profesional de la salud sobre cuándo deberían comenzar a hacerse mamografías y con qué frecuencia. Las mujeres deberían sopesar los riesgos y beneficios de las pruebas de detección para decidir si deben empezar a hacerse mamografías a los 40 años de edad.

Pruebas de detección del cáncer de mama

Mamografía

Las mamografías son radiografías de las mamas. Las mamografías son el mejor método para detectar el cáncer de mama en sus etapas iniciales, cuando es más fácil de tratar y antes de que sea lo suficientemente grande para que se sienta al palpar o cause síntomas. Hacerse mamografías con regularidad puede reducir el riesgo de morir por cáncer de mama.

Imagen por resonancia magnética de las mamas

En la resonancia magnética de las mamas se utilizan imanes y ondas de radio para tomar fotografías de las mamas. La resonancia magnética se utiliza junto con las mamografías para examinar a las mujeres que tienen un riesgo alto de presentar cáncer de mama. No se usa en las mujeres que tienen un riesgo promedio porque la resonancia magnética de las mamas puede tener un resultado anormal aun cuando no haya cáncer.

¿A dónde puedo ir para hacerme una prueba de detección?

Puede hacerse la prueba de detección del cáncer de mama en un centro médico, un hospital o en un consultorio. Si desea hacerse una prueba de detección del cáncer de mama, llame al consultorio de su médico. Ahí la pueden ayudar a programar una cita.

La mayoría de los planes de seguro médico están obligados a cubrir los costos de la mamografía, cada uno a dos años, para las mujeres a partir de los 40 años de edad, sin que ellas tengan que pagar dinero de su bolsillo (como un copago, deducible o coseguro).

¿Le preocupa el costo? Los CDC ofrece mamografías gratuitas o a muy bajo costo. Averigüe si usted reúne los requisitos.

Otras pruebas

En este momento, la mejor manera de detectar el cáncer de mama es con una mamografía.

Examen clínico de las mamas

Un examen clínico de las mamas es un examen hecho por un médico o una enfermera que usa sus manos para detectar bultos u otros cambios.

Conozca sus mamas

Estar familiarizada con cómo se ven sus mamas y cómo se sienten al tacto puede ayudarla a notar síntomas como bultos, dolores o cambios en el tamaño que puedan causar preocupación. Esto puede incluir cambios detectados durante un autoexamen de las mamas. Le debe informar todos los cambios que note a su médico o proveedor de atención médica.

No se ha encontrado que los exámenes clínicos de las mamas ni los autoexámenes disminuyan el riesgo de morir por cáncer de mama.

Arriba