Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Tratamiento

Le diagnosticaron TDAH a mi hijo. ¿Y ahora qué?

Cuando se le diagnostica TDAH a un niño, a menudo a los padres les resulta difícil decidir la mejor manera de ayudar a su hijo. Es importante que los padres recuerden que el TDAH se puede manejar de forma satisfactoria. Hay muchas opciones de tratamiento, por lo que los padres deben trabajar de cerca con todas las personas involucradas en la vida del niño (proveedores de atención médica, terapeutas, maestros, entrenadores y otros miembros de la familia). Aprovechar todos los recursos disponibles ayudará a los padres a guiar a sus hijos hacia el éxito.

Esta página proporciona información sobre las opciones de tratamiento para el TDAH:

  • Terapia conductual, incluida la capacitación de los padres.
  • Medicamentos.
  • Adaptaciones e intervenciones en la escuela.

Para los niños de 6 años de edad o más, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda la terapia conductual y el uso de medicamentos como buenas opciones, preferentemente juntas. Para los niños de edad prescolar (4-5 años de edad) con TDAH, se recomienda la terapia conductual como la primera línea de tratamiento, antes de probar el uso de medicamentos. Los buenos planes de tratamiento incluirán un monitoreo estricto para ver si el tratamiento mejora la conducta del niño y en qué medida, y realizar cambios según sea necesario a medida que se avanza.

¿Lo sabía?

La capacitación para padres relativa al manejo de la conducta también se conoce como terapia conductual para padres, capacitación conductual para padres o simplemente capacitación para padres.

Terapia conductual, incluida la capacitación de los padres

¿Qué es la terapia conductual?

Las investigaciones muestran que la terapia conductual es una parte importante del tratamiento para niños con TDAH. El TDAH afecta no solo la capacidad del niño para prestar atención o permanecer sentado en la escuela, sino que también afecta las relaciones con la familia y con otros niños. Los niños con TDAH a menudo muestran conductas que pueden ser muy perjudiciales para otros. La terapia conductual es una opción de tratamiento que puede ayudar a reducir estas conductas. Generalmente es útil comenzar la terapia conductual tan pronto como se realice el diagnóstico.

Los objetivos de la terapia conductual son aprender o fortalecer las conductas positivas y eliminar las conductas no deseadas o problemáticas. La terapia conductual puede incluir terapia conductual con los padres, con los niños o una combinación de ambas. Los maestros también pueden utilizar terapia conductual para ayudar a reducir las conductas problemáticas en el aula.

  • En la terapia conductual con los padres, los padres aprenden nuevas habilidades o fortalecen sus habilidades previas para enseñarles a sus hijos y guiarlos, y para manejar su conducta. Se demostró que la capacitación para padres relativa al manejo de la conducta refuerza la relación entre padres e hijos, y disminuye las conductas negativas o problemáticas de los niños. La capacitación para padres relativa al manejo de la conducta también se conoce como terapia conductual para padres, capacitación conductual para padres o simplemente capacitación para padres.
  • En la terapia conductual con los niños, el terapeuta trabaja con los niños para que aprendan nuevas conductas que reemplacen las que no funcionan o las que causan problemas. El terapeuta también puede ayudar a los niños a aprender a expresar sus sentimientos de maneras que no generen problemas para ellos ni para otras personas.
Terapia conductual para niños pequeños: Capacitación para padres relativa al manejo de la conducta

La AAP recomienda que los médicos indiquen terapia conductual como la primera línea de tratamiento para los niños en edad prescolar (4-5 años de edad) con TDAH. La efectividad de este tipo de capacitación está bien fundamentada, pero los maestros y los cuidadores de niños pequeños también pueden utilizar la terapia conductual en el aula.

La Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica (Agency for Health Care Research and Quality, AHRQ) llevó a cabo una revisión en el año 2010 de todos los estudios existentes sobre las opciones de tratamiento para niños de menos de 6 años de edad. En la revisión se encontraron datos suficientes para recomendar la capacitación para padres relativa al manejo de la conducta como una buena opción de tratamiento para los niños de menos de 6 años con síntomas de TDAH y para las conductas perjudiciales en general.

En la revisión también se identificaron cuatro programas para padres de niños pequeños con TDAH que redujeron los síntomas y las conductas problemáticas relacionadas con el TDAH:

  • Triple P (Programa de Crianza Positiva).
  • Programa para padres Los Años Increíbles.
  • Terapia de interacción padres-hijos.
  • Programa New Forest para padres, desarrollado específicamente para padres de niños con TDAH.

Más recientemente se demostró que otra intervención, Ayudar al Niño Desobediente (Helping the Non-Compliant Child), es eficaz para niños pequeños con TDAH1. Hay otros programas que ayudan a los padres a fortalecer la relación padre-hijo y a manejar la conducta negativa con disciplina positiva, y que pueden ser eficaces.

Terapia conductual para niños en edad escolar y adolescentes

Para los niños de más de 6 años de edad, la terapia conductual es una parte importante del tratamiento. La AAP recomienda terapia conductual junto con el uso de medicamentos.

Los resultados de investigaciones señalan la eficacia de varios tipos de terapias conductuales para niños más grandes:

  • Capacitación para padres relativa al manejo de la conducta.
  • Manejo de la conducta en el aula.
  • Intervenciones con pares centradas en la conducta.
  • Capacitación en las habilidades organizativas.
  • Combinación de tratamientos conductuales.

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a los niños con TDAH en su vida diaria y el tratamiento farmacológico puede ser una manera eficaz de manejar los síntomas de TDAH. Los medicamentos son una opción que puede ayudar a controlar algunos problemas de conducta que hayan generado problemas en el pasado con la familia, los amigos y en la escuela.

Hay varios tipos diferentes de medicamentos aprobados por la FDA para tratar el TDAH en niños:

  • Los fármacos estimulantes son los medicamentos más conocidos y más ampliamente utilizados para tratar el TDAH. Muchos niños con TDAH tienen menos síntomas de TDAH cuando toman estos medicamentos de acción rápida.
  • Los fármacos no estimulantes se aprobaron para el tratamiento del TDAH en el 2003. Los fármacos no estimulantes no funcionan tan rápidamente como los estimulantes, pero pueden durar hasta 24 horas.

Los medicamentos pueden afectar a los niños de maneras diferentes. Un niño puede responder bien a un medicamento, pero no a otro. Quizás sea necesario que el médico pruebe diferentes medicamentos y dosis, por lo que es importante que los padres trabajen en conjunto con el médico de su hijo para encontrar el medicamento que mejor funcione para el niño.

Padres emocionados con las calificaciones de su niña

Instrucción y apoyo para los padres

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) financian el Centro Nacional de Recursos (National Resource Center, NRC) para el TDAH, un programa de Niños y Adultos con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (Children and Adults with Attention Deficit/Hyperactivity Disorder, CHADD). El NRC proporciona recursos, información y asesoramiento para los padres sobre cómo ayudar a sus hijos. CHADD ofrece programas educativos para ayudar a los padres y a personas con TDAH a enfrentar los desafíos del TDAH a lo largo de la vida. Obtenga más información sobre el programa “Padre a padre” (Parent to Parent) de CHADD visitando el sitio web de CHADD.

El TDAH y el aula

Los síntomas del TDAH, incapacidad para prestar atención, dificultad para quedarse sentado, dificultad para controlar los impulsos, pueden dificultar mucho el buen desempeño de los niños con TDAH en la escuela. Es importante para los maestros tener las habilidades necesarias para ayudar a los niños a manejar el TDAH. Sin embargo, dado que la mayoría de los niños con TDAH no están inscritos en clases de educación especial, es muy probable que sus maestros sean docentes de educación regular, que quizás sepan muy poco sobre el TDAH, y podrían beneficiarse de recibir ayuda y orientación. El Centro Nacional de Recursos para el TDAH proporciona información para los maestros sobre cómo ayudar a los alumnos con TDAH.

Aquí se presentan algunos consejos para compartir con los maestros a fin de alcanzar el éxito en el aula:

  • Dejar bien en claro las tareas: verificar con los alumnos para ver si entendieron lo que tienen que hacer.
  • Brindar apoyo positivo y destacar las conductas positivas.
  • Asegurarse de que las tareas no sean demasiado largas y repetitivas. Las tareas más cortas que proporcionan un pequeño desafío sin ser demasiado complejas son mejores.
  • Asignar tiempo para moverse y hacer ejercicio.
  • Comunicarse con los padres regularmente.
  • Utilizar un cuaderno de tareas para el hogar para limitar la cantidad de cosas que el niño tenga que seguir.
  • Ser sensible con respecto a las cuestiones de autoestima.
  • Minimizar las distracciones en el aula.
  • Incluir al consejero o sicólogo escolar.
Lo que todo padre debería saber...

Los niños con TDAH pueden cumplir con los requisitos para recibir servicios especiales o adaptaciones en la escuela de acuerdo con la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (Individuals with Disabilities in Education Act, IDEA) y una ley antidiscriminación conocida como Sección 504.

Los proveedores de atención médica pueden tener un rol importante al colaborar con las escuelas para ayudar a los niños a obtener los servicios especiales que necesiten.

Consejos para los padres

A continuación se incluyen ejemplos que pueden ayudar con la conducta de su hijo:

  • Cree una rutina. Trate de seguir el mismo horario de actividades todos los días, desde el momento en que se despierta hasta el momento de irse a dormir.
  • Organícese. Anime a su hijo a colocar la mochila de la escuela, la ropa y los juguetes en el mismo lugar todos los días; de este modo, será menos probable que el niño los pierda.
  • Maneje las distracciones. Apague la televisión, limite el ruido y proporcione un espacio de trabajo limpio cuando su hijo esté haciendo la tarea escolar. Algunos niños con TDAH aprenden bien si están en movimiento o escuchando música de fondo. Observe a su hijo y vea qué funciona.
  • Limite las opciones. Ofrezca pocas opciones para elegir de modo que su hijo no se sienta abrumado ni sobrestimulado. Por ejemplo, ofrézcale elegir entre este conjunto de ropa o el otro, esta comida o la otra, o este juguete o el otro.
  • Sea claro y específico cuando hable con su hijo. Hágale saber que lo está escuchando mediante una descripción de lo que su hijo dijo. Utilice indicaciones claras y breves cuando el niño tenga que hacer algo. 
  • Ayude a su hijo a planificar. Divida las tareas complicadas en pasos más simples y cortos. Para las tareas largas, comenzar con tiempo y hacer pausas puede ayudar a limitar el estrés.
  • Utilice metas y reconocimiento u otra recompensa. Utilice una tabla para enumerar las metas y registrar las conductas positivas, luego hágale saber a su hijo que lo hizo bien diciéndoselo o recompensándolo de otra manera. Asegúrese de que las metas sean realistas. ¡Ir de a poco es importante!
  • Imponga disciplina de forma efectiva. En lugar de alzar la voz o pegarle a su hijo, use penitencias o quítele privilegios como consecuencia de comportamientos inapropiados.
  • Cree oportunidades positivas. Hay ciertas situaciones que a los niños con TDAH les pueden resultar estresantes. Descubrir qué es lo que su hijo hace bien y animarlo a hacerlo (ya sea en la escuela, deportes, arte, música o juegos) puede ayudar a crear experiencias positivas.
  • Proporcione un estilo de vida saludable. Es importante ofrecer comida nutritiva, asegurarse de que el niño haga mucha actividad física y de que duerma lo suficiente; estas cosas pueden ayudar a evitar que los síntomas de TDAH empeoren.

El TDAH en adultos

El TDAH dura hasta la adultez en al menos un tercio de los niños con TDAH2. Para obtener más información sobre el diagnóstico y tratamiento a lo largo de la vida, visite los sitios web del Centro Nacional de Recursos para el TDAH y del Instituto Nacional de Salud Mental.

Recursos

Para obtener más información sobre los tratamientos, haga clic en uno de los siguientes enlaces:

Centro Nacional de Recursos para el TDAH (National Resource Center on ADHD)

Instituto Nacional de Salud Mental (National Institute of Mental Health)

Más información sobre cómo ayudar a un niño con problemas de atención y de aprendizaje

Referencias

  1. Abikoff, H.B., Thompson, M., Laver-Bradbury, C., Long, N., Forehand, R. L., Miller Brotman, L., et al. (2015). Parent training for preschool ADHD: a randomized controlled trial of specialized and generic programs. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 56, 618-31.
  2. Barbaresi, W. J., Colligan, R. C., Weaver, A. L., Voigt, R. G., Killian, J. M., & Katusic, S. K. (2013). Mortality, ADHD, and psychosocial adversity in adults with childhood ADHD: a prospective study. Pediatrics, 131(4), 637-644.
Arriba