Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Niños pequeños (2 a 3 años)

3 años de edad chica

Indicadores del desarrollo

Las habilidades como saber esperar su turno, jugar a actividades de fantasía y patear una pelota se denominan indicadores del desarrollo. Los indicadores del desarrollo son las acciones que la mayoría de los niños pueden hacer a una edad determinada. Los niños alcanzan estos indicadores en la forma de jugar, aprender, hablar, comportarse y moverse (como saltar, correr o mantener el equilibrio).

Debido al deseo creciente de su hijo de ser independiente, a esta etapa se la conoce como la etapa de “los terribles dos años”. Sin embargo, puede ser un periodo emocionante para padres e hijos. Los niños pequeños experimentarán grandes cambios intelectuales, sociales, emocionales y de aprendizaje que los ayudarán a explorar y a entender su nuevo mundo. En esta etapa, los niños deben ser capaces de seguir instrucciones de dos o tres pasos, ordenar objetos por su forma o color, imitar las acciones de los adultos y compañeros de juego, y expresar una amplia variedad de emociones.

Consejos de crianza positiva de los hijos

Estas son algunas cosas que usted, como padre, puede hacer para ayudar a su hijo pequeño en esta etapa:
  • Reserve una hora especial para leer libros con su hijo.
  • Anímelo a participar en juegos de simulación.
  • Jueguen a seguir al líder.
  • Llévelo a pasear, ya sea caminando o jalándolo en un vagoncito, para que explore el ambiente que lo rodea.
  • Aliéntelo a que diga su nombre y su edad.
  • Enséñele canciones sencillas como “La araña pequeñita” u otras canciones tradicionales para niños.
  • Préstele atención a su hijo y festéjelo cuando siga instrucciones y tenga un comportamiento positivo, pero limite su atención cuando se ponga desafiante o haga rabietas. Enséñele formas aceptables de manifestar su enojo.

La seguridad de los hijos es lo primero

Dado que su hijo se va a mover más por todas partes, también se enfrentará a más peligros. Las situaciones peligrosas se pueden dar rápidamente, así que vigile a su hijo constantemente. Estos son algunos consejos para la seguridad de su hijo en crecimiento:

  • NUNCA deje a un niño pequeño solo cerca del agua (por ejemplo, la bañera, piscina, estanque, lago, bañera de hidromasaje o el mar) sin supervisión. Coloque cercas alrededor de la piscina. El ahogamiento es la principal causa de muerte o de lesiones en este grupo de edad.
  • Enséñele a su hijo a sentarse a la mesa para comer y a que mastique bien los alimentos para que no se ahoge.
  • Revise constantemente sus juguetes para asegurarse de que no tengan partes flojas ni rotas.
  • Enséñele que no debe llevarse los lápices o crayones a la boca cuando esté dibujando o coloreando.
  • Nunca sostenga bebidas calientes mientras su hijo esté sentado en su regazo. Los movimientos repentinos pueden causar un derrame y ocasionarle quemaduras.
  • Asegúrese de que su hijo viaje en el asiento trasero del automóvil y que esté sujeto correctamente a la sillita de seguridad con un arnés.

Cuerpos saludables

  • Hable con el personal del proveedor de cuidados infantiles de su hijo para saber si le ofrecen alimentos y bebidas saludables, y si se limita el tiempo que el niño pasa frente a la televisión y otra clase de pantallas electrónicas.
  • Su hijo puede cambiar de parecer a diario respecto de los alimentos que le gustan. Es un comportamiento normal y es mejor si no se le da mucha importancia. Aliéntelo a que pruebe nuevos alimentos, ofrézcale bocados pequeños para que deguste.
  • No coloque televisores en la habitación de su hijo. Limite el tiempo que su hijo pasa frente a la pantalla, como cuando juega videojuegos y electrónicos, a no más de 1 o 2 horas al día.
  • Promueva los juegos libres tanto como sea posible. Esto ayudará a que el niño se mantenga activo y fuerte, y a que desarrolle sus habilidades motoras.
  • Asegúrese que su hijo duerma la cantidad recomendada cada noche. Niños de 1 a 2 años: de 11 a 14 horas cada 24 horas, incluyendo siestas.
TOP