Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué es la artritis?

La palabra artritis significa inflamación de las articulaciones, y así es como la utilizan los médicos y los investigadores biomédicos. Sin embargo, en el ámbito de la salud pública la palabra artritis se usa no sólo para referirse a la artritis propiamente dicha sino también a otras enfermedades reumáticas, una “etiqueta” más amplia para englobar a más de 100 enfermedades reumáticas y otros problemas que afectan las articulaciones, las membranas que rodean las articulaciones y otros tejidos conectivos. Los síntomas, su gravedad y ubicación varían según el tipo específico de enfermedad. En general, las enfermedades reumáticas se caracterizan por dolor y rigidez en y alrededor de una o más articulaciones. Los síntomas pueden desarrollarse en forma gradual o aparecer de pronto. Ciertas enfermedades reumáticas también afectan el sistema inmunológico y diversos órganos del cuerpo.

En la sección tipos podrá encontrar un panorama general de los tipos de artritis más comunes. Si desea información más detallada sobre cada una de estas enfermedades utilice los enlaces que le brindamos a continuación. La sección Recursos y Enlaces de nuestro sitio Web puede servirle de guía para obtener más información sobre diversos temas vinculados a las enfermedades reumáticas.

Inicio de la página

2. ¿Quién tiene riesgo de padecer artritis?

Ciertos factores están asociados a un mayor riesgo de sufrir artritis. Algunos de estos factores de riesgo se pueden modificar, pero otros no.

Factores de riesgo no modificables

    • Edad: El riesgo de desarrollar la mayoría de los tipos de artritis aumenta con la edad.
    • Sexo: La mayoría de los tipos de artritis son más comunes entre las mujeres; el 60% de las personas con artritis son mujeres. La gota es más común entre los hombres.
    • Factores genéticos: Ciertos genes específicos se asocian a un mayor riesgo de tener ciertos tipos de artritis, como la artritis reumatoide (AR) y el lupus eritematoso sistémico (LES).

Factores de riesgo modificables

    • Sobrepeso y obesidad: El exceso de peso puede contribuir tanto a la aparición como al avance de la osteoartritis de rodilla.
    • Lesiones en las articulaciones: El daño a una articulación puede contribuir al desarrollo de osteoartritis en esa articulación.
    • Infección: Diversos agentes microbianos pueden provocar una infección en las articulaciones y el posible desarrollo de diversos tipos de artritis.
    • Ocupación: Ciertas ocupaciones que requieren doblar las rodillas de forma repetitiva se asocian a la osteoartritis de rodilla.

Inicio de la página

3. ¿Qué causa la artritis?

Se sabe que la gota se origina por un exceso de ácido úrico, y que otros tipos de artritis son causados por ciertas infecciones específicas. Sin embargo, aún se desconocen las causas de los demás tipos de artritis. Los científicos están estudiando el papel de los factores genéticos, el estilo de vida y el medioambiente en los diversos tipos de artritis.

Inicio de la página

4. ¿Cuáles son los tipos de artritis más comunes?

En los Estados Unidos el tipo de artritis más común es la osteoaratritis, seguida por la gota, la fibromialgia y la artritis reumatoide.

Inicio de la página

5. ¿Cuáles son los síntomas de la artritis?

Los síntomas y la ubicación de los mismos pueden variar dependiendo del tipo de artritis de que se trate. Las personas con artritis suelen sentir dolor y rigidez en una o más articulaciones y alrededor de ellas. Los síntomas de la artritis pueden desarrollarse en forma gradual o aparecer de pronto. La artritis suele ser una enfermedad crónica, por lo que los síntomas pueden aparecer y desaparecer, o manifestarse de forma constante.

Inicio de la página

Imagen de un signo de interrogación en el teclado.6. ¿Qué debo hacer si creo que tengo artritis?

Consulte a su médico si siente dolor, rigidez o nota cierta hinchazón en una o más de sus articulaciones o alrededor de ellas. Recuerde que existen varios tipos de artritis, por lo que es importante contar con un diagnóstico preciso antes de comenzar cualquier tratamiento. Si bien no se conoce la cura para la mayoría de los tipos de artritis, un diagnóstico precoz y un tratamiento apropiado le serán de gran ayuda, especialmente si sufre de artritis inflamatoria. Por ejemplo, el uso temprano de medicamentos modificadores de la enfermedad puede afectar el desarrollo de la artritis reumatoide. El diagnóstico precoz y el tratamiento apropiado pueden influir en la intensidad del dolor y el daño en la articulación. Cuanto antes conozca su artritis, antes podrá empezar a controlar la enfermedad y a introducir cambios en el estilo de vida que le ayuden a sobrellevar la enfermedad.

Inicio de la página

7. La artritis, ¿puede prevenirse?

Ciertas medidas pueden ayudar a reducir el riesgo de aparición de algunos tipos de artritis. Se ha demostrado que mantener un peso saludable disminuye el riesgo de desarrollar osteoartritis y gota. Proteger las articulaciones para que no sufran lesiones, y no utilizarlas en exceso puede reducir el riesgo de padecer osteoartritis.

Inicio de la página

8. ¿Cómo se diagnostica la artritis?

Para diagnosticar la artritis suele ser necesario contar con una historia médica detallada sobre síntomas pasados y presentes, un examen físico, radiografías y análisis de sangre. Es posible tener más de un tipo de artritis al mismo tiempo.

Inicio de la página

9. ¿Qué tratamientos existen para la artritis?

El tratamiento de la artritis se centra en controlar el dolor, minimizar el daño en las articulaciones y mejorar o mantener el funcionamiento y la calidad de vida del paciente Según el Colegio Estadounidense de Reumatología, el tratamiento de la artritis puede incluir lo siguiente:
 

    • Medicamentos
    • Terapias no farmacológicas
      • Terapia física y ocupacional
      • Tablillas y otros elementos para proteger las articulaciones
      • Educación y apoyo al pacient
      • Adelgazar
    • Cirugía

Es muy importante que, además del tratamiento médico, el paciente tome medidas para controlar él mismo los síntomas de la artritis. El Programa de Autoayuda de la Arthritis Foundation, desarrollado por la Dra. Kate Lorig, de la Universidad de Stanford, es un programa educativo eficaz para el autocontrol de la artritis. El programa ayuda a las personas a desarrollar las habilidades necesarias para controlar la artritis a diario, así como la confianza necesaria para mantener los esfuerzos y no sentirse desalentadas.

Por información sobre cómo controlar los diferentes tipos de artritis, diríjase a la sección tipos.

Inicio de la página

10. ¿Cómo puedo manejar el dolor de la artritis?

Aprenda técnicas para controlar la artritis. Lea acerca de las intervenciones recomendadas en español. Lea más información sobre el ejercicio y la artritis.

Inicio de la página

11. ¿Qué recomiendan los CDC para las personas con artritis?

Los CDC recomiendan lo siguiente:

El diagnóstico precoz y el control adecuado de la artritis, incluyendo las actividades de autocontrol, pueden ayudar a las personas con artritis a aliviar el dolor, mejorar su funcionamiento físico, mantenerse productivas y bajar los costos de la atención médica. Algunos de los puntos a tener en cuenta sobre las actividades de autocontrol:

Desarrolle habilidades—Aprenda sobre el autocontrol de la artritis, participando en programas como el Programa de Autoayuda de la Fundación para la Artritis (AFSHP) o el Programa de Autocontrol de las Enfermedades Crónicas (CDSMP). Esto lo ayudará a desarrollar las habilidades y la confianza necesarias para controlar la enfermedad día a día. Por ejemplo, se ha demostrado que el AFSHP ayuda a reducir el dolor incluso 4 años después de haber participado en el programa.

Manténgase activo–Los estudios han demostrado que la ejerico disminuye el dolor, mejora el funcionamiento y retrasa la aparición de discapacidades propias de la enfermedad. Asegúrese de hacer ejerico moderada durante al menos 30 minutos por lo menos 5 veces a la semana. Puede hacer actividad en sesiones de 10 minutos cada una. Leer más detalles sobre la artritis y el ejercicio.

Contrólese el peso–La prevalencia de la artritis aumenta con el peso. Las investigaciones realizadas sugieren que mantener un peso saludable reduce el riesgo de esarrollar artritis, y puede retardar el avance de la enfermedad. Adelgazar apenas 11 libras puede disminuir la ocurrencia (incidencia) de la osteoartritis de rodilla.

Consulte a su médico—Si bien no hay cura para la mayoría de los tipos de artritis, un diagnóstico precoz y un tratamiento apropiado son importantes especialmente en los casos de artritis inflamatoria. Por ejemplo, el uso temprano de medicamentos modificadores de la enfermedad puede afectar el desarrollo de la artritis reumatoide. Si tiene síntomas de artritis, consulte a su médico e inicie el tratamiento apropiado para controlar la enfermedad lo antes posible.

Proteja sus articulaciones—Las lesiones en las articulaciones pueden provocar osteoartritis. Las personas que sufren lesiones debido a la práctica de algún deporte o a que hacen movimientos repetitivos en su trabajo, como doblar repetidamente la rodilla, tienen más probabilidad de desarrollar osteoartritis. Evite las lesiones en las articulaciones para reducir el riesgo de desarrollar osteoartritis.

Inicio de la página

12. ¿Cuántas personas con artritis hay en los Estados Unidos?

En el 2009 aproximadamente 50 millones de estadounidenses informaron que su médico les había diagnosticado artritis. Se espera que la prevalencia aumente a medida que envejece la población de la nación.

Inicio de la página

13. ¿Cuántos niños tienen artritis?

Actualmente no podemos responder a esta pregunta con mucha seguridad. Las estimaciones varían entre 80.000 y 285.000, dependiendo de cómo se defina la artritis infantil, el rango de edad de los niños y los diferentes métodos utilizados para determinar los casos. Por otra parte, otros factores, como el tamaño reducido de la mayoría de los estudios realizados en ésta área, podrían provocar variaciones en las estimaciones. Los CDC están trabajando para poder estimar mejor la prevalencia de la artritis entre los niños. Lea más acerca de la artritis pediátrica.

Inicio de la página

14. ¿Cómo puedo saber más acerca de los Programas de Artritis de los CDC?

Lea acerca del programa en la sección Acerca de nosotros.

Inicio de la página

15. ¿Hay algún programa de artritis en mi estado?

Hay 12 estados que tienen programas de artritis financiado por el CDC. Nueve estados han recibido fondos para ayudar a hacer las intervenciones apropiadas disponibles artritis.

Inicio de la página

16. ¿Las personas con artritis tienen recomendado hacer ejercicio?

Estudios recientes han demostrado que el ejercicio moderado cinco días o más a la semana puede ayudar a aliviar el dolor de la artritis y la rigidez y le dará más energía. El ejercicio regular también puede levantar el ánimo y te hacen sentir más positivo.

Un ejercicio que produce un ligero aumento en la frecuencia cardíaca o respiratoria se considera un ejercicio moderado. Actividades de bajo impacto a cabo en un ritmo de trabajo moderada en el mejor de las personas con artritis. Estos incluyen caminar, nadar y montar en bicicleta. Actividades cotidianas, tales como el baile, la jardinería y lavar el coche puede ser bueno si se hace a un ritmo moderado, que produce la respiración leve y cambios de ritmo cardíaco. Información detallada acerca de ejercicios para personas con artritis y programas recomendados disponibles.

Si usted está teniendo un brote agudo de la artritis inflamatoria, que puede ser mejor para restringir su ejercicio a la gama simple de movimiento (con cuidado al mover la articulación por lo que puede pasar) durante el ataque.

Inicio de la página

17. ¿Qué debo hacer si siento dolor cuando hago ejercicio?

Es normal que las personas con artritis sientan algo de dolor o molestias en las articulaciones o los músculos que las rodean durante el ejercicio o después de él. Esto ocurre especialmente en las primeras 4 a 6 semanas de haber comenzado un programa de ejercicios. Sin embargo, la mayoría de las personas con artritis que siguen haciendo ejercicio a la larga han experimentado un alivio significativo. Los siguientes consejos pueden ayudarle a controlar el dolor durante y después del ejercicio:

    • Modificar el programa de ejercicio reduciendo su frecuencia (días por semana) o duración (cantidad de tiempo en cada sesión) hasta que el dolor disminuya.
    • Cambiar el tipo de ejercicio para reducir el impacto en las articulaciones, por ejemplo, en lugar de caminar, hacer aeróbicos acuáticos.
    • Hacer los ejercicios adecuados de calentamiento y enfriamiento antes y después del ejercicio.
    • Realizar ejercicio a un ritmo cómodo: debe poder mantener una conversación mientras lo está realizando.
    • Utilizar calzado cómodo y que le quede bien.

Signos y síntomas que ameritan consultar al médico:

    • Dolor agudo,  punzante y constante.
    • Dolor que obliga a cojear.
    • Dolor que dura más de 2 horas después del ejercicio o que empeora por la noche.
    • Dolor que no se alivia con descanso, medicamentos ni compresas frías o calientes.
    • Mayor inflamación en las articulaciones o enrojecimiento y sensación de que están calientes.

Inicio de la página

18. ¿Cómo afecta a la artritis el peso corporal?

El control del peso es fundamental: las investigaciones muestran que un peso saludable disminuye el riesgo de artrosis y puede detener la evolución de la enfermedad. Con tan solo perder 11 libras se puede disminuir la ocurrencia (incidencia) de nuevas manifestaciones de artrosis de rodilla.

Inicio de la página

19. ¿Las personas con artritis son más propensas a las complicaciones por la influenza?

Las personas con ciertas formas de artritis (p. ej., artritis reumatoide y lupus) pueden tener el sistema inmunitario debilitado, ya sea por la enfermedad o por los medicamentos que toman para tratarla (como prednisona). Esto las hace más propensas a sufrir complicaciones por la influenza una vez que contraen la infección. Puede encontrar más información detallada y directrices sobre la influenza estacional y la influenza H1N1.

Inicio de la página

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

El moverse ayuda a combatir la artritis. Aprenda mas.
Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
    24 Horas/Todos los días
  • cdcinfo@cdc.gov
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z