Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Terapia cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual es un tipo de terapia individualizada, estructurada y orientada a la consecución de metas cuyo objetivo es modificar las conductas de modo que ayuden a enfrentar los síntomas y la enfermedad.

  • La terapia cognitivo-conductual se utiliza para tratar afecciones médicas y psicológicas. También se ha utilizado para ayudar a las personas a recuperarse de una enfermedad cardiaca, trastornos del sueño, diabetes, cáncer y lesiones ortopédicas.
  • La terapia cognitivo-conductual ha demostrado ser eficaz para algunos pacientes con SFC.
  • Hace que los pacientes tengan en cuenta los factores de estrés que empeoran los síntomas.
  • La terapia cognitivo-conductual a menudo se combina con un aumento en la actividad física o una terapia de ejercicio gradual.
  • Los profesionales de atención médica capacitados, como psicólogos, enfermeras y especialistas en terapia física y ocupacional pueden guiar al paciente con esta terapia.
  • La terapia cognitivo-conductual debe ser gradual, personalizada y acorde al nivel de actividad del paciente.
  • Para que dé resultados, los pacientes que reciben terapia cognitivo-conductual deben asumir una responsabilidad personal para el cambio.
  • Si esta terapia no la cubre el seguro médico, las personas con SFC pueden consultar a un profesional médico que se especialice en esta enfermedad. Este profesional médico puede guiar a los pacientes con SFC para que comprendan la manera en que su comportamiento afecta su enfermedad y establecerles programas de ejercicios y actividades útiles.

Se puede contactar a grupos locales de profesionales de salud mental, terapeutas físicos y ocupacionales u organizaciones de atención médica para que le ayuden a encontrar a un terapeuta cognitivo certificado.

Ir Arriba