Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Definición de caso de SFC

Información general

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es un trastorno debilitante y complejo que se caracteriza por un cansancio intenso que no mejora con el descanso en la cama y que puede empeorar con el esfuerzo físico o mental. Las personas con SFC a menudo realizan actividades a un nivel sustancialmente menor de lo que eran capaces antes de la aparición de la enfermedad. La causa o causas del SFC no se han identificado y no se dispone de pruebas de diagnóstico específicas. Por lo tanto, el diagnóstico del SFC requiere cumplir con tres criterios:

  1. Que la persona haya tenido fatiga crónica intensa durante 6 meses consecutivos o más que no se deba a un esfuerzo actual u otras afecciones asociadas a la fatiga (estas otras afecciones tienen que ser descartadas por un médico luego de hacer las pruebas de diagnóstico).
  2. Que la fatiga interfiera de manera significativa con las actividades diarias y el trabajo.
  3. Que la persona tenga simultáneamente 4 o más de los 8 síntomas siguientes:
    • Malestar durante más de 24 horas después de un esfuerzo físico.
    • Sueño no reparador.
    • Deterioro significativo de la memoria a corto plazo o la concentración.
    • Dolor muscular.
    • Dolor en las articulaciones sin hinchazón ni enrojecimiento.
    • Dolores de cabeza de un tipo, patrón o intensidad no sufrido anteriormente.
    • Sensibilidad en los ganglios linfáticos del cuello o de las axilas.
    • Dolor de garganta frecuente o recurrente.

Estos síntomas deben haber persistido o reaparecido durante 6 meses consecutivos o más desde el inicio del trastorno y no deben haber precedido a la fatiga.

Otros síntomas que acompañan al SFC

Aunque los siguientes síntomas no son parte de la definición de caso de SFC y no contribuyen al diagnóstico de este trastorno, es posible que algunos pacientes también tengan estos síntomas adicionales:

  • Dolor abdominal
  • Intolerancia al alcohol
  • Distensión abdominal
  • Dolor de pecho
  • Tos crónica
  • Diarrea
  • Mareos
  • Sequedad en la boca o los ojos
  • Dolor de oídos
  • Latidos irregulares
  • Dolor en la mandíbula
  • Rigidez por las mañanas
  • Náuseas
  • Sudores nocturnos
  • Problemas sicológicos (depresión, irritabilidad, ansiedad, ataques de pánico)
  • Dificultad para respirar
  • Sensaciones en la piel como hormigueo
  • Pérdida de peso.
Ir Arriba