Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

noviembre de 2012

DHHS (NIOSH) publicación N.º 2013-102

Prevención de enfermedades respiratorias ocupacionales por exposición causadas por la humedad en edificios de oficinas, escuelas y otros edificios no industriales

Síntomas y enfermedades respiratorios en ocupantes de edificios con humedad


Contenido


En Instituto de Medicina (Institute of Medicine, IOM) concluyó que hay una relación entre la exposición a la humedad en espacios interiores y la tos, silbidos al respirar, síntomas del tracto respiratorio superior (nariz y garganta) y exacerbación del asma. Además, el IOM concluyó que existe una relación entre la presencia de moho y bacterias en espacios interiores húmedos y la neumonitis por hipersensibilidad [IOM 2004]. Un análisis estadístico de estudios de investigación publicados correctamente diseñados calculó el aumento en el porcentaje de los efectos en la salud de las personas que viven en casas con humedad y moho en comparación con las que viven en casas sin estas condiciones. Los aumentos en el porcentaje fueron de: 50% para asma existente, 33% para asma ya diagnosticada, 30% para el desarrollo de asma, 50% para la tos, 44% para los silbidos al respirar, y 52% para los síntomas del tracto respiratorio superior [Fisk et al. 2007].

En el 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó la Guía sobre calidad de aire interior: humedad y moho [OMS 2009]. Sobre la base de su revisión de la literatura científica hasta julio de 2007, la OMS estableció que hay evidencia epidemiológica suficiente para concluir que los ocupantes de edificios con humedad están en riesgo de desarrollar síntomas del tracto respiratorio superior e inferior (incluidos la tos y el silbido al respirar), infecciones respiratorias, asma y exacerbación del asma. Por otra parte, el informe de la OMS determinó que hay evidencia limitada que sugiere una relación entre los edificios con humedad y la bronquitis y la rinitis alérgica, y que hay evidencia clínica que sugiere que la exposición al moho y otros agentes microbianos en los edificios con humedad puede aumentar el riesgo de desarrollar neumonitis por hipersensibilidad, rinosinusitis crónica y sinusitis micótica alérgica. En el 2011, la revisión de la OMS se extendió para poder incluir las publicaciones de la literatura científica hasta noviembre del 2009. La evidencia adicional llevó a la conclusión de que la falta de aire (disnea), la bronquitis y la rinitis alérgica se deben añadir a la lista de efectos en la salud para los cuales hay suficiente evidencia para establecer su relación con la humedad y los agentes relacionados con la humedad [Mendell et al. 2011].


Rinitis y sinusitis

La rinitis se caracteriza por la congestión nasal, el estornudo y la presencia de goteo o picazón de la nariz. Los ocupantes de edificios con humedad que experimentan estos síntomas mientras se encuentran en el lugar y que perciben una mejoría o desaparición de los síntomas al estar alejados de dicho edificio pueden tener rinitis debido a la exposición en el edificio.

La sinusitis (inflamación de los senos paranasales) puede causar síntomas similares a los de la rinitis o a los de un resfriado. A menudo, la sinusitis es causada por virus o bacterias y, en menor medida, por hongos. La inhalación de sustancias irritantes también puede ser una causa.


Asma

El asma es una enfermedad crónica de las vías respiratorias que se caracteriza por la inflamación y episodios de obstrucción de las vías respiratorias. El asma es una enfermedad bastante común. La presencia de asma en adultos actualmente activa en los Estados Unidos fue de alrededor del 7% en 2008; la prevalencia a lo largo de la vida adulta (el asma en cualquier momento de la vida de una persona) fue de alrededor del 13% [NHIS 2008].

Algunas personas tienen asma alérgica y otras tienen asma no alérgica. Los síntomas relacionados con la obstrucción de las vías respiratorias incluyen el silbido al respirar, congestión del pecho, falta de aire y tos. La obstrucción de las vías respiratorias se puede revertir con medicamentos (como broncodilatadores y corticosteroides inhalados) o puede desaparecer espontáneamente con el tiempo. El examen de la función pulmonar con la espirometría (una prueba del flujo y volumen de aire exhalado) puede revelar una obstrucción en las vías respiratorias. La prueba de provocación de metacolina para las vías respiratorias incluye la inhalación de concentraciones de metacolina cada vez mayores antes de realizar la espirometría para medir la sensibilidad de las vías respiratorias. Esta prueba puede ser útil para establecer un diagnóstico de asma en las personas que tienen síntomas pero cuya prueba de espirometría es normal.

NIOSH ha estimado que entre un 29% y un 33% de los casos de comienzo de asma en adultos se puede atribuir a las exposiciones relacionadas con el trabajo, y que un 23% de los casos de asma ya existentes en adultos se exacerban por el trabajo [Vollmer et al. 2005, Henneberger et al. 2006, Sama et al. 2006]. Si los ocupantes desarrollan asma o exacerbación del asma mientras trabajan en edificios con humedad, el tratamiento médico puede no ser efectivo si continúan estando expuestos. Un ocupante de un edificio con humedad que tiene asma alérgica puede tener síntomas luego de la exposición a niveles muy bajos de un agente que cause el asma (sensibilizante) y que aún pueda estar presente luego de haber sido eliminado; dicho ocupante puede necesitar ser trasladado a otra área.


Neumonitis por hipersensibilidad

La neumonitis por hipersensibilidad o HP, por sus siglas en inglés, es una enfermedad pulmonar grave inducida por la respuesta del sistema inmunitario a la inhalación repetida de materia orgánica (material que organismos vivos tal como plantas, animales, bacterias u hongos) u otros agentes sensibilizantes. Existen docenas de diferentes hongos, bacterias, proteínas de animales, plantas y químicos que son causantes de la HP [Patel et al. 2001]. Algunos ejemplos de trabajos en los que se conocen casos de HP incluyen los agricultores expuestos al polvo del heno con moho y los maquinistas expuestos al vapor de los fluidos de la fabricación de metales. También han habido informes en la literatura científica sobre personas que han desarrollado HP mientras trabajaban en edificios de oficinas y escuelas con humedad o mientras vivían en casas con evidencia de daño por humedad y moho [Hoffman et al. 1993, Weltermann et al. 1998, Thorn et al. 1996, Apostolakos et al. 2001].

Existen dos patrones de síntomas con la HP. Algunas personas experimentan falta de aire episódica y síntomas similares a los de un resfriado, tales como la tos, dolores musculares, escalofríos, fiebre, sudoración y fatiga (enfermedad aguda). Estos síntomas comienzan luego de algunas horas de exposición y duran de uno a tres días si no hay más exposición. Otras personas desarrollan falta de aire y tos graduales y progresivas, que a menudo son acompañadas por pérdida de peso. La HP se puede parecer a una infección respiratoria. Los primeros signos de que la enfermedad es causada por la exposición en un edificio pueden ser la mejoría de los síntomas y las pruebas médicas durante un período de tiempo en que la persona está alejada del edificio, y el agravamiento de los síntomas al regresar al lugar.

El tratamiento principal para la HP es la eliminación de la exposición al agente o al entrono causante. Esto se puede realizar mediante el traslado. La enfermedad aguda puede desaparecer en su totalidad con la eliminación a la exposición; los corticosteroides (un tipo de esteroides) pueden acortar la duración de la enfermedad. Si se produce una exposición prolongada, la enfermedad puede no mejorar o puede empeorar y causar fibrosis pulmonar incluso luego de terminada la exposición.

 

 

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z