Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

noviembre de 2012

DHHS (NIOSH) publicación N.º 2013-102

Prevención de enfermedades respiratorias ocupacionales por exposición causadas por la humedad en edificios de oficinas, escuelas y otros edificios no industriales

Información general


Contenido

¡ADVERTENCIA!

Los ocupantes de edificios de oficinas, escuelas y otros edificios no industriales que tengan humedad pueden desarrollar síntomas y enfermedades respiratorios.


En los últimos años, hubo un gran interés público relacionado con los efectos de vivir, ir a la escuela o trabajar en edificios con humedad. Los ocupantes de edificios de oficinas, escuelas y otros edificios no industriales informan una gran variedad de síntomas y enfermedades relacionados con los edificios que incluyen dolores de cabeza, fatiga, irritación de los ojos, nariz y garganta, falta de concentración, rinitis y sinusitis (o rinosinusitis), síntomas respiratorios disminuidos, exacerbación o comienzo de asma, neumonitis por hipersensibilidad, infecciones respiratorias, bronquitis, eccemas y efectos neurológicos. Un examen reciente sobre las causas ocupacionales de la sarcoidosis (una enfermedad granulomatosa de los órganos) indica que existe más evidencia de que esta condición tiene diferentes causas, que incluyen la exposición al moho, en especial en presencia de desencadenantes de inflamación [Newman et al. 2012]. No todos los tipos de síntomas relacionados con los edificios que se informaron se han investigado a fondo. Los resultados respiratorios han sido los más estudiados y revisados en profundidad, mientras que existe poca evidencia sobre los posibles efectos para la salud de las micotoxinas en ambientes interiores, incluidos los resultados neurológicos [IOM 2004, OMS 2009, Mendell 2011]. Esta alerta se enfoca en las enfermedades respiratorias.

Los estudios de investigación han demostrado una relación constante entre la presencia de humedad y moho en los edificios y los síntomas respiratorios en los ocupantes de dichos edificios. La exposición a edificios con humedad es compleja y varía según los edificios y según los distintos lugares de un mismo edificio. La humedad permite un mayor crecimiento microbiano interior en los materiales de los edificios y en otras superficies. Los ocupantes de los edificios pueden estar expuestos a componentes estructurales de microbios (como esporas y fragmentos micóticos) y a sustancias específicas que los microorganismos puedan producir; los posibles contaminantes tendrán una variación de acuerdo con las especies presentes y las condiciones ambientales. La humedad también brinda un entorno favorable para las cucarachas, roedores y ácaros del polvo. También puede ocurrir la exposición a componentes químicos tales como los compuestos orgánicos volátiles liberados por los materiales de los edificios con humedad. Todavía no se han establecido los niveles a los cuales se pueden producir riesgos para la salud en los ocupantes de edificios debido a los diferentes tipos de exposición a la humedad.

Muchos estudios de investigación han intentado identificar las exposiciones específicas en los edificios con humedad que puedan causar efectos para la salud de sus ocupantes. Ya que el crecimiento de moho es una característica común de los edificios con humedad, se han realizado varias investigaciones enfocadas en la exposición al moho. Algunas personas pueden desarrollar enfermedades tales como el asma y la rinosinusitis (inflamación nasal) debido a la exposición al moho en el ambiente. En ciertas condiciones ambientales, el moho puede producir sustancias (micotoxinas) que son dañinas para las personas si son inhaladas o ingeridas. En la actualidad, se están llevando a cabo investigaciones con respecto a la probabilidad de que la exposición a la inhalación de micotoxinas a los niveles que pueden ocurrir en los edificios con humedad sea un peligro para la salud de los ocupantes de los edificios.

Los edificios de oficinas, escuelas y otros edificios no industriales pueden desarrollar humedad persistente mediante una variedad de mecanismos. En general, estos mecanismos incluyen techos y ventanas no sellados, inundaciones, condensación, fugas en las tuberías y humedad interior alta. Los cimientos húmedos también pueden causar humedad persistente. Con frecuencia, los cimientos se pueden humedecer debido a que las corrientes de agua en el suelo circundante van en dirección al edificio, debido a un sistema inapropiado de canalones que no aleja el agua del edificio o debido a un sitio con un nivel freático elevado. Los problemas de humedad en los edificios pueden comenzar a causa del diseño inadecuado de los componentes del edificio y la construcción deficiente o el almacenamiento inapropiado de los materiales. Estas y otras causas se pueden prevenir mediante una atención cuidadosa al diseño, la construcción, la puesta en marcha, el funcionamiento y el mantenimiento de los edificios. La prevención y el control de la humedad de los edificios reducirán al mínimo la probabilidad de que los ocupantes desarrollen síntomas y enfermedades respiratorios debido a la exposición a la humedad. Además, la prevención puede ayudar a evitar la eliminación posiblemente costosa del daño por humedad en los edificios.

 

 

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30333, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z