Skip Navigation Links
Centers for Disease Control and Prevention
 CDC Home Search Health Topics A-Z

Preventing Chronic Disease: Public Health Research, Practice and Policy

View Current Issue
Issue Archive
Archivo de números en español








Emerging Infectious Diseases Journal
MMWR


 Home 

Volumen 8: Nº 3, mayo de 2011

INVESTIGACIÓN ORIGINAL
Asociación entre obesidad grave y depresión: Resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2005-2006


ÍNDICE


Translation available This article in English
Imprimir artículo Imprimir artículo
Enviar por e-mail Enviar por e-mail:



Enviar comentarios a los editores Enviar comentarios a los editores
Redistribuir este contenido Redistribuya este contenido


Navegar por este artículo
Resumen
Introducción
Métodos
Resultados
Discusión
Agradecimientos
Datos sobre los autores
Referencias bibliográficas
Tablas


Arlene M. Keddie, PhD, MSPH

Citación sugerida para este artículo: Keddie AM. Asociación entre obesidad grave y depresión: resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2005-2006. Prev Chronic Dis 2011;8(3):A57. http://www.cdc.gov/pcd/issues/2011/may/10_0151_es.htm. Consulta: [fecha].

REVISADO POR EXPERTOS

Resumen

Introducción
Mis objetivos eran investigar la asociación entre obesidad y depresión en una muestra representativa de adultos estadounidenses; investigar el efecto de modificación del sexo y la gravedad de la obesidad sobre la asociación entre depresión e índice de masa corporal; determinar si la circunferencia grande de la cintura está asociada a la depresión y explorar la posibilidad de que determinadas conductas relacionadas con la salud y un mal estado de salud física, si están presentes, tengan un efecto de mediación sobre la asociación entre obesidad y depresión.

Métodos
La muestra consistió en 3,599 personas adultas no embarazadas de 20 años de edad o mayores que participaron en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2005-2006. Establecí la presencia de obesidad mediante el índice de masa corporal (IMC) y la circunferencia de cintura a partir de las medidas antropométricas de los participantes, y la depresión actual según el puntaje del Cuestionario sobre la Salud del Paciente (PHQ-9, por sus siglas en inglés). Apliqué modelos de regresión logística con la depresión como variable dependiente.

Resultados
Según análisis no ajustados, una mayor circunferencia de cintura (≥88 cm en mujeres y ≥102 cm en hombres) y la obesidad clase III (IMC ≥40 kg/m2) estaba asociada a una prevalencia más alta de depresión solo en mujeres. Todas estas asociaciones se debilitaron drásticamente luego de realizar ajustes según factores demográficos, autoevaluación del estado de salud y cantidad de afecciones crónicas.

Conclusión
Estos hallazgos respaldan la asociación entre depresión y obesidad en mujeres gravemente obesas. Los estudios futuros deberían investigar la posibilidad de que el mal estado de salud física tenga un efecto de mediación sobre la asociación entre obesidad y depresión en esta población de mujeres.

Volver al comienzo

Introducción

Si bien los efectos de la obesidad en la salud física han sido ampliamente documentados (1), las consecuencias para la salud mental son más imprecisas. Si la obesidad y la depresión tienen una relación de causalidad, puede ser que una perpetúe a la otra, aumentando el riesgo de resultados negativos en la salud más allá de los que presentarían cada una de estas afecciones por separado (2). Los estudios de investigación anteriores respecto a la asociación entre depresión y obesidad han arrojado resultados contradictorios. En distintos estudios se ha reportado ausencia de una asociación (3), asociaciones positivas (4-6) y asociaciones negativas (7,8). Los revisores han especulado que estos resultados contradictorios son posibles indicadores de asociaciones entre subgrupos específicos de personas obesas (9).

Es posible que el sexo tenga un efecto de modificación. En los estudios que hallaron variaciones según el sexo, algunos encontraron una asociación positiva entre la depresión y la obesidad en mujeres pero no encontraron esta asociación en hombres (4,5,10), otros encontraron una asociación positiva en mujeres y una asociación negativa en hombres (11) e incluso otros estudios no encontraron ninguna asociación en mujeres y hallaron una asociación negativa en hombres (12). La gravedad y el tipo de obesidad son otros factores que pueden modificar esta asociación. Solo unos pocos estudios basados en la población han investigado la posible relación entre obesidad y depresión (5,13), y muchos investigadores han usado exclusivamente el índice de masa corporal (IMC), en lugar de la grasa abdominal, como medio para determinar la obesidad (4,5,7,10-15).

Los investigadores no han analizado de manera adecuada las variables que pueden tener un efecto de mediación sobre esta asociación (16). Entre las posibles terceras variables se cuentan un estado de salud física precario, que se sabe es una consecuencia a largo plazo de la obesidad (1) y está asociado a la depresión (16), y la actividad física, que es un elemento protector contra la obesidad y la depresión (17,18). Este estudio analiza el posible efecto de modificación que el sexo y la gravedad de la obesidad pueden tener sobre la asociación entre depresión y obesidad; analiza la asociación por tipo de obesidad (general en comparación con abdominal); e identifica factores demográficos, comportamentales y de salud que pueden generar un efecto de confusión o de mediación entre estas asociaciones.

Volver al comienzo

Métodos

Población del estudio

Realicé los análisis para este estudio transversal con la información de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2005-2006 (NHANES, por sus siglas en inglés), una muestra probabilística estratificada y multietápica de la población civil estadounidense no institucionalizada y que el Centro Nacional de Estadísticas de Salud lleva a cabo de manera continua. El marco muestral consistió en la totalidad de los condados estadounidenses, según el censo de EE. UU. del 2000 y estimaciones y proyecciones relacionadas. La NHANES 2005-2006 tuvo una mayor representación muestral de afroamericanos, mexicoamericanos, adolescentes y personas de bajos ingresos de 60 años de edad y mayores. Los detalles del procedimiento de muestreo multietápico de la NHANES están disponibles en otras fuentes (19).

Este estudio se concentró exclusivamente en adultos de 20 años de edad y mayores, de los cuales 4,979 habían sido entrevistados durante este periodo de 2 años. Debido a que el embarazo puede influir sobre los indicadores de obesidad y depresión, excluí a un grupo de 440 mujeres que estaban embarazadas o que no se sabía si lo estaban, lo cual dejó a 4,539 personas adultas no embarazadas mayores de 20 años. De este último grupo, se excluyeron 940 debido a la falta de información sobre variables (IMC, circunferencia de cintura, puntaje de evaluación de depresión o alguna de las covariables). Se mantuvo una muestra final de 3,599 (79% de quienes cumplían los criterios de inclusión).

El 21% de los participantes elegibles que fueron excluidos tenía una mayor probabilidad de contar con un nivel educativo inferior, pertenecer a minorías raciales o étnicas, no estar casados, ser de edad avanzada, sedentarios, tener menores ingresos y reportar un estado de salud malo o regular en comparación con las personas incluidas en el estudio. Sin embargo, no se hallaron diferencias significativas entre los 2 grupos por sexo, tabaquismo, consumo de alcohol o cantidad de afecciones crónicas; en el grupo formado por quienes tenían datos disponibles, tampoco presentaron diferencias significativas por depresión, IMC o circunferencia de cintura.

Mediciones

El Cuestionario sobre la Salud del Paciente (PHQ-9) contiene 9 preguntas que se usaron como detector de depresión en la NHANES 2005-2006. Estas se basan en los 9 signos y síntomas de depresión enumerados en la 4.a edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV). Las respuestas a estas 9 preguntas se hacían conforme a 4 clasificaciones de la escala de Likert que osciló del 0 al 3, la cual indicaba si el participante tenía los síntomas "nunca", "varios días", "más de la mitad de los días" o "casi todos los días" durante las 2 semanas anteriores. Una décima pregunta evaluó el grado en que estos síntomas dificultaban la vida cotidiana del participante, también mediante una escala de 4 puntos, que oscilaba desde "ninguna dificultad" hasta "dificultad extrema" (20).

En estos análisis incluí solo a los participantes que habían respondido por completo el PHQ-9, debido a que era imposible determinar el puntaje preciso del PHQ-9 de quienes no lo habían terminado. Establecí a la depresión como una variable dependiente dicotómica. Para considerar a un participante como "deprimido", este debía obtener un puntaje de 10 o mayor, lo cual indica un nivel moderado a grave de síntomas de depresión. En comparación con una entrevista psicológica estructurada con un profesional, un puntaje del PHQ-9 de al menos 10 presentó una sensibilidad y especificidad de 88% para el diagnóstico clínico de depresión grave (21). Este grupo incluyó a los participantes con trastornos depresivos graves (TDG). Para considerar que un participante tenía un trastorno depresivo grave, este debía indicar haber presentado al menos 5 de los 9 síntomas "más de la mitad de los días" durante las 2 semanas anteriores. Uno de los 5 síntomas debía ser "poco interés en hacer cosas" o "sentirse decaído, deprimido o desesperanzado". Se incluyó la consideración del suicidio ante cualquier mención de la misma (20). Debido a que el trastorno depresivo grave fue raro (prevalencia ponderada de 2.2%), para maximizar el poder estadístico, se utilizó en estos análisis un puntaje del PHQ-9 de 10 o más (prevalencia ponderada de 5.1%). Los mismos análisis se repitieron con el trastorno depresivo grave y los resultados fueron similares (no se muestran los análisis).

En este estudio usé 2 indicadores de obesidad. El primero fue el IMC, que consistió en el peso medido en kilogramos dividido por la estatura medida en metros cuadrados. También se usó la circunferencia de cintura como un indicador de grasa intraabdominal. En la NHANES, los entrevistadores capacitados midieron el peso en libras y, por medio de un sistema automático, convirtieron la medida aproximándola al 0.1 kg próximo. Midieron la estatura de todos los participantes que podían estar de pie sin ayuda con una aproximación al 0.1 cm más cercano y tomaron la medida de circunferencia de cintura al final de una expiración normal, a nivel de la cresta ilíaca, aproximándola también al 0.1 cm más cercano (22).

Dividí el IMC según las 6 categorías recomendadas por el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre: bajo peso (<18.5 kg/m2), peso normal (18.5-24.9 kg/m2), sobrepeso (25.0-29.9 kg/m2), obesidad clase I (30.0-34.9 kg/m2), obesidad clase II (35.0-39.9 kg/m2) y obesidad clase III (≥40.0 kg/m2) (23). Para todas las comparaciones de IMC, se usó como referencia al grupo de peso normal. Dicotomicé la medida de circunferencia de cintura en grupos de riesgo elevado y riesgo bajo, con base en los puntos de corte específicos por sexo de 88 cm o más para mujeres y 102 cm o más para hombres, recomendados por los Institutos Nacionales de Salud (23). Se usó como referencia a las mujeres con una circunferencia de cintura de menos de 88 cm y los hombres con una circunferencia de cintura de menos de 102 cm.

Seleccioné covariables a priori con base en un análisis de los estudios publicados (9). Incluí los siguientes factores demográficos con posibles efectos de confusión: edad, sexo, raza o grupo étnico, nivel de estudios, ingreso anual familiar y estado civil. Agrupé la edad en categorías de 20 a 39 años, 40 a 59 años y 60 años o más (grupo de referencia). Los blancos no hispanos fueron el grupo de referencia con el que se comparó a los negros no hispanos, los hispanos y otros grupos. Dicotomicé el nivel educativo en el grupo de referencia de participantes con estudios universitarios y aquellos con un título de menos de 4 años de universidad. La NHANES recopiló datos del ingreso anual familiar de forma categórica. Agrupé estos datos en 4 categorías: $55,000 o más (grupo de referencia), $35,000 a $54,999, $20,000 a $34,999 y menos de $20,000. Mantuve los datos del estado civil según las 6 categorías que originalmente se usaron para recopilar la información: casados (grupo de referencia), viudos, divorciados, separados, nunca casados y en concubinato.

Incluí 3 conductas relacionadas con la salud (tabaquismo, consumo de alcohol y actividad física) y dos indicadores de salud (estado de salud autoevaluado y cantidad de afecciones crónicas) en modelos separados con posibles efectos de mediación. Dicotomicé el factor tabaquismo en fumadores actuales y no fumadores (grupo de referencia); categoricé el consumo de alcohol en abstemios o personas que beben muy poco, bebedores moderados (grupo de referencia) y bebedores compulsivos; y dividí el factor actividad física en participantes que reportaron al menos 10 minutos de actividad aeróbica recreativa vigorosa o moderada durante los 30 días pasados (grupo de referencia) y aquellos que no la reportaron. Comparé las calificaciones del estado de salud autorreportado "excelente, muy bueno o bueno" (grupo de referencia) con "regular o malo". Creé una variable ordinal con 4 categorías con base en la cantidad de afecciones crónicas reportadas por una persona y comparé por separado a los participantes con 1, 2, 3 o más de estas afecciones con aquellos que no habían reportado ninguna. Estas afecciones crónicas incluían artritis, enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, bronquitis crónica, afecciones hepáticas, problemas tiroideos y cáncer.

Análisis estadístico

Ponderé todos los análisis con las funciones para encuestas del programa STATA 10 (StataCorp LP, College Station, Texas) para dar cuenta de la mayor representación de personas de 60 años de edad y mayores, afroamericanos y mexicoamericanos; la ausencia de respuesta y el diseño muestral (agrupación y estratificación). Calculé la prevalencia de la depresión según las categorías de sexo e IMC o circunferencia de cintura, y apliqué modelos de regresión logística con depresión como la variable dependiente y obesidad como variable independiente. Debido a la elevada correlación entre IMC y circunferencia de cintura (coeficiente de correlación de Pearson = 0.88), no los incluí en el mismo modelo. Apliqué 7 modelos, cada uno con el IMC o la circunferencia de cintura como la principal variable independiente de interés: un modelo no ajustado; y modelos con control de las covariables demográficas; covariables demográficas y comportamentales; covariables demográficas y de salud; solo covariables de salud; y, para distinguir entre los efectos de la cantidad de afecciones crónicas y el estado de salud autoevaluado, 2 modelos más en los que realicé el control de cada una de estas por separado. Los análisis del grupo de hombres los llevé a cabo por separado de los del grupo de mujeres. Dada la prevalencia de depresión y obesidad en los grupos de cada uno de los sexos y al tamaño de la muestra elegible, los cálculos del poder estadístico indicaron que se podía detectar una razón de probabilidad significativa (OR) de 1.84 en hombres y 1.75 en mujeres con el nivel de error tipo I programado a P = .05 y el error tipo II a P = .20.

Volver al comienzo

Resultados

La proporción de mujeres en la muestra que tenían más edad, ingresos inferiores, sufrían más afecciones crónicas, tenían bajo peso o eran obesas, presentaban una circunferencia de cintura superior a la óptima y sufrían depresión, era mayor que la de los hombres (Tabla 1). Los años de estudios, la actividad aeróbica recreativa y el estado de salud autoevaluado fueron similares en ambos sexos. Un total de 212 participantes obtuvo un puntaje de al menos 10 en el PHQ-9: 90 hombres y 122 mujeres, que representaron el 4% de los hombres y el 6% de las mujeres. Estas estimaciones se encuentran dentro del rango hallado en los estudios publicados sobre depresión actual (24) y siguen el patrón de los estudios de depresión por sexo en los países desarrollados (25).

Las mujeres con una circunferencia de cintura grande tenían casi el doble de prevalencia de depresión en comparación con aquellas que tenían una circunferencia de cintura pequeña (Tabla 2). La prevalencia de la depresión fluctuó pero fue similar en mujeres con peso normal, mujeres con sobrepeso y mujeres con obesidad clase I. La prevalencia de la depresión comenzó a aumentar en las mujeres con obesidad clase II y tuvo un marcado incremento en las mujeres con obesidad clase III. En los hombres, no se hallaron diferencias significativas en las clasificaciones del IMC. Solo 64 personas de la muestra tenían bajo peso, 25 hombres y 39 mujeres. Debido a que solo 1 mujer de bajo peso y 1 hombre de bajo peso sufrían depresión, se eliminó esta categoría de IMC de los análisis multivariados presentados en la Tabla 3.

Las mujeres con un IMC de 40 kg/m2 o más tenían una probabilidad 4 veces mayor de sufrir depresión que las mujeres con un IMC entre 18.5 kg/m2 y 24.9 kg/m2 (Tabla 3). Esta asociación se redujo pero se mantuvo significativa (OR = 3.05) después de realizar el control de las variables demográficas, aumentó levemente (OR = 3.24) cuando se incluyó las variables comportamentales y perdió significación, bajando hasta quedar levemente por encima de 2 cuando el modelo fue ajustado según factores demográficos y salud. Las mujeres con circunferencia de cintura grande tuvieron una probabilidad 1.8 veces mayor de sufrir depresión que las mujeres con una medida pequeña de circunferencia de cintura. Esta asociación perdió significación luego de ajustar según las variables demográficas y todos los demás modelos.

Para determinar cuál de las 2 variables de salud explicaba mejor la asociación entre depresión y obesidad en mujeres, las analicé por separado. Si bien ninguna era suficiente para dar cuenta por completo de la asociación en mujeres con obesidad clase III, agrupadas reducían la razón de probabilidad de manera sustancial, aun cuando se dejaron los factores demográficos por fuera del modelo. La salud autoevaluada dio cuenta de una mayor asociación que la cantidad de afecciones crónicas. No se hallaron diferencias significativas para la prevalencia de la depresión por el IMC o la circunferencia de cintura en hombres.

Volver al comienzo

Discusión

Este estudio tiene varios puntos fuertes que no fueron hallados en estudios transversales previos de depresión y obesidad: los síntomas depresivos fueron medidos con un instrumento clínicamente válido basado en los criterios del DSM-IV; las medidas antropométricas se usaron para estimar el IMC y la circunferencia de cintura; se usó una muestra representativa grande y reciente con un amplio rango de edades y elevada tasa de respuesta; se ajustó según un rango de covariables; la obesidad fue establecida para más de 1 forma y se analizaron los posibles efectos de mediación de los comportamientos relacionados con la salud y la salud física.

A su vez, este estudio tiene varias limitaciones. Una de ellas es el bajo poder estadístico. Si bien el total del tamaño muestral era grande, la depresión actual, para la cual el PHQ-9 es un instrumento de detección, es inusual, en particular en los hombres, lo cual limitó mi capacidad de hallar asociaciones significativas para OR bajos. Como la prevalencia de la depresión fue inferior en los hombres en general, esto podría haber dado cuenta, al menos de manera parcial, de la falta de significación en los modelos de circunferencia de cintura, para los que los valores estimados fueron similares en hombres y mujeres; sin embargo, ninguna de estas estimaciones para las asociaciones en hombres gravemente obesos estuvieron cercanas a las observadas en mujeres con obesidad clase III.

Una segunda limitación es el diseño transversal del estudio, que no me permitió determinar si la depresión precedió a la obesidad o viceversa, un criterio necesario para determinar la relación de causalidad. Finalmente, otra limitación es la posibilidad de sesgo de selección debido a la exclusión de los participantes con datos faltantes. De todas maneras, este estudio coincide con otros que hallaron asociaciones solo en mujeres (4,5,10). Estos resultados coinciden con análisis previos de las NHANES III, NHANES 2005-2006 y muestras clínicas de adultos obesos, en el hallazgo de que adultos con obesidad clase III tienen una prevalencia mayor de depresión que los adultos en otras categorías de IMC (5,13,26).

Al ajustar por factores demográficos, se redujo la probabilidad de depresión en mujeres con obesidad clase III en comparación con el grupo de mujeres de peso normal. Los bajos ingresos y los niveles de estudios inferiores dieron cuenta de la mayor parte de esta reducción en los valores estimados. Otros estudios de investigación deberían centrarse en estos grupos vulnerables.

El ajuste según 3 conductas relacionadas con la salud no modificó sustancialmente las razones de probabilidad, pero el ajuste según la cantidad de afecciones crónicas y el estado de salud autoevaluado redujo en un 50% la solidez de la asociación en mujeres con obesidad clase III y dio como resultado una pérdida de significación estadística. El efecto de la salud física también se notó al eliminar del modelo los factores demográficos, lo cual produjo una razón de probabilidad que no era muy diferente de la del modelo completo con factores demográficos y de salud. El efecto combinado del estado de salud autoevaluado y la cantidad de afecciones crónicas contribuyó a la reducción sustancial de esta asociación, si bien el estado de salud autoevaluado tuvo un efecto más fuerte.

Debido a que es probable que el estado de salud autoevaluado esté influenciado por el estado mental del participante del estudio, son posibles al menos 2 explicaciones para estos resultados: el mal estado de salud tiene un efecto de mediación real entre obesidad y depresión, o el mal estado de salud autoevaluado es al menos una consecuencia parcial del estado depresivo y una consecuencia independiente de la obesidad. Si la mala salud tiene un efecto de mediación real, una posibilidad es que la obesidad inicial tuvo como consecuencia un mal estado de salud física, lo cual aumentó la probabilidad de depresión. Si bien una depresión previa puede afectar negativamente la salud, es más probable que la obesidad fuera la causa de la mala salud física, y no viceversa. El orden de los acontecimientos no se puede determinar con un estudio transversal, pero la depresión, la obesidad grave y la mala salud parecen estar fuertemente interconectadas en las mujeres.

El uso de estos 2 indicadores de salud tiene sus puntos fuertes y débiles. El estado de salud autoevaluado, si bien es subjetivo, está fuertemente asociado a la mortalidad futura (27). La cantidad de afecciones crónicas, que parece ser un resultado objetivo menos influenciado por las percepciones del participante, es aún solo una aproximación al estado de salud, porque las afecciones aquí incluidas oscilaron en gravedad, desde accidentes cerebrovasculares a problemas tiroideos que podrían estar controladas en distinto grado.

Los resultados del ajuste según salud física han diferido en otros estudios. En un estudio transversal de Jorm et al., se encontró una asociación entre obesidad y depresión en mujeres (4), que parecía estar completamente bajo el efecto de mediación del estado de salud física autoevaluado. Sin embargo, en la NHANES III, después de realizar el control según la calificación de salud de los médicos, la asociación entre obesidad clase III y depresión se mantuvo fuerte y significativa (5). En su estudio prospectivo de una población estadounidense de mayor edad, después de realizar el ajuste según la presencia de 2 o más afecciones crónicas y limitaciones de actividades cotidianas, Roberts et al. hallaron que la asociación entre obesidad anterior y depresión posterior se debilitó de una razón de probabilidad de 2.06 a 1.79 (6). Vogelzangs et al confirmaron estos hallazgos solo en los hombres de su cohorte de personas mayores, luego de realizar los controles según la cantidad de afecciones crónicas, enfermedades cardiovasculares y diabetes (28). En este estudio, la probabilidad de depresión en mujeres con obesidad clase III se redujo de 4.29 a 2.13 después de controlar según estado de salud autoevaluado y cantidad de afecciones crónicas.

Los futuros estudios prospectivos deberían investigar si el mal estado de salud tiene un efecto de mediación sobre la asociación entre obesidad y depresión, y en qué grado, en particular en las personas mayores y de mediana edad, y si estas asociaciones ocurren solo en mujeres gravemente obesas. Si se confirma con otros estudios, los médicos deberían considerar la alta probabilidad de depresión en mujeres gravemente obesas, realizar pruebas de detección y modificar sus planes de tratamiento según corresponda.

Volver al comienzo

Datos sobre los autores

Arlene M. Keddie, PhD, MSPH, Public Health and Health Education Programs, School of Nursing and Health Studies, Northern Illinois University, 1425 West Lincoln Hwy, DeKalb, IL 60115-2828. Teléfono: 815-753-8293. Correo electrónico: akeddie@niu.edu.

Volver al comienzo

Referencias bibliográficas

  1. Hu FB. Obesity epidemiology: New York (NY): Oxford University Press, Inc; 2008.
  2. Markowitz S, Friedman MA, Arent SM. Understanding the relation between obesity and depression: causal mechanisms and implications for treatment. Clin Psychol Sci Pract 2008;15:1-20.
  3. Hach I, Ruhl UE, Klotsche J, Klose M, Jacobi F. Associations between waist circumference and depressive disorders. J Affect Disord 2006;92(2-3):305-8.
  4. Jorm AF, Korten AE, Christensen H, Jacomb PA, Rodgers B, Parslow RA. Association of obesity with anxiety, depression and emotional well-being: a community survey. Aust N Z J Public Health 2003;27(4):434-40.
  5. Onyike CU, Crum RM, Lee HB, Lyketsos CG, Eaton WW. Is obesity associated with major depression? Results from the Third National Health and Nutrition Examination Survey. Am J Epidemiol 2003;158(12):1139-47.
  6. Roberts RE, Deleger S, Strawbridge WJ, Kaplan GA. Prospective association between obesity and depression: evidence from the Alameda County Study. Int J Obes Relat Metab Disord 2003;27(4):514-21.
  7. Li ZB, Ho SY, Chan WM, Ho KS, Li MP, Leung GM, et al. Obesity and depressive symptoms in Chinese elderly. Int J Geriatric Psychiatry 2004;19(1):68-74.
  8. Ho RC, Niti M, Kua EH, Ng TP. Body mass index, waist circumference, waist-hip ratio and depressive symptoms in Chinese elderly: a population-based study. Int J Geriatr Psychiatry 2008;23(4):401-8.
  9. Atlantis E, Baker M. Obesity effects on depression: systematic review of epidemiological studies. Int J Obes  (Lond) 2008;32(6):881-91.
  10. Heo M, Pietrobelli A, Fontaine KR, Sirey JA, Faith MS. Depressive mood and obesity in US adults: comparison and moderation by sex, age, and race. Int J Obes (Lond) 2006;30(3):513-9.
  11. Carpenter KM, Hasin DS, Allison DB, Faith MS. Relationships between obesity and DSM-IV major depressive disorder, suicide ideation, and suicide attempts: results from a general population study. Am J Public Health 2000;90(2):251-7.
  12. Gariepy G, Wang J, Lesage AD, Schmitz N. The longitundinal association from obesity to depression: results from the 12-year National Population Health Survey. Obesity (Silver Spring) 2010;18(5):1033-8.
  13. Ma J, Xiao L. Obesity and depression in US women: results from the 2005-2006 National Health and Nutrition Examination Survey. Obesity (Silver Spring) 2010;18(2):347-53.
  14. Hasler G, Pine DS, Gamma A, Milos G, Ajdacic V, Eich D, et al. The associations between psychopathology and being overweight: a 20-year prospective study. Psychol Med 2004;34(6):1047-57.
  15. Dong C, Sanchez LE, Price RA. Relationship of obesity to depression: a family-based study. Int J Obes Relat Metab Disord 2004;28(6):790-5.
  16. Cooke L, Wardle J. Depression and obesity. In: Steptoe A, editor. Depression and physical illness. Cambridge (UK): Cambridge University Press; 2006. p. 238-61.
  17. Hu F. Physical activity, sedentary behaviors, and obesity. In: Hu F, editor. Obesity epidemiology. New York (NY): Oxford University Press, Inc; 2008. p. 301-19.
  18. Teychenne M, Ball K, Salmon J. Physical activity and likelihood of depression in adults: a review. Prev Med 2008;46(5):397-411.
  19. Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Health Statistics. About the National Health and Nutrition Examination Survey; 2009. http://www.cdc.gov/nchs/nhanes/about_nhanes.htm. Accessed June 1, 2010.
  20. The MacArthur Initiative on Depression and Primary Care. Resources for Clinicians/Patient Health Questionnaire; 2009. http://www.depression-primarycare.org/clinicians/toolkits/materials/forms/phq9/. Accessed October 13, 2008.
  21. Kroenke K, Spitzer RL, Williams JB. The PHQ-9: validity of a brief depression severity measure. J Gen Intern Med 2001;16(9):606-13.
  22. Anthropometry and physical activity monitor procedures manual. Atlanta (GA): US Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Health Statistics; 2005.
  23. The practical guide: identification, evaluation and treatment of overweight and obesity in adults. Washington (DC): US Department of Health and Human Services, National Institutes of Health, National Heart, Lung, and Blood Institute, North American Association for the Study of Obesity; 2000.
  24. Eaton WW, Martins SS, Nestadt G, Bienvenu OJ, Clarke D, Alexandre P. The burden of mental disorders. Epidemiol Rev 2008;30:1-14.
  25. Piccinelli M, Wilkinson G. Gender differences in depression. Critical review. Br J Psychiatry 2000;177:486-92.
  26. Black DW, Goldstein RB, Mason EE. Prevalence of mental disorder in 88 morbidly obese bariatric clinic patients. Am J Psychiatry 1992;149(2):227-34.
  27. DeSalvo KB, Bloser N, Reynolds K, He J, Muntner P. Mortality prediction with a single general self-rated health question: a meta-analysis. J Gen Intern Med 2006;21(3):267-75.
  28. Vogelzangs N, Kritchevsky SB, Beekman AT, Brenes GA, Newman AB, Satterfield S, et al. Obesity and onset of significant depressive symptoms: results from a prospective community-based cohort study of older men and women. J Clin Psychiatry 2010;71(4):391-9.

Volver al comienzo

 



 

Tablas 

Volver al textoTabla 1. Características de la muestra, estratificada por sexo, Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2005-2006 (N = 3,599)
Características Hombres (N = 1,871) Mujeres (N = 1,728) Valor P a
N.o (% ponderado) N.o (% ponderado)
Edad, años
20-39 682 (40.2) 559 (33.7) .002
40-59 604 (39.9) 613 (42.0)
≥60 585 (19.9) 556 (24.3)
Raza o grupo étnico
Blancos no hispanos 983 (74.2) 888 (73.8) .08
Negros no-hispanos 412 (10.1) 399 (11.2)
Hispanos 421 (11.4) 368 (9.8)
Otros 55 (4.3) 73 (5.3)
Estudios
Estudios universitarios 385 (26.5) 371 (27.4) .56
Menos de un título universitario 1,486 (73.5) 1,357 (72.6)
Ingreso anual familiar, $
<20,000 417 (14.6) 420 (18.0) .05
20,000-34,999 421 (18.7) 373 (18.3)
35,000-54,999 386 (21.3) 350 (20.2)
≥55,000 647 (45.4) 585 (43.4)
Estado civil
Casados 1,128 (61.7) 856 (55.5) <.001
Viudos 76 (2.1) 221 (9.1)
Divorciados 163 (8.7) 216 (12.6)
Separados 47 (2.3) 63 (2.5)
Nunca casados 293 (15.9) 259 (13.6)
En concubinato 164 (9.3) 113 (6.8)
Condición de fumador
Fumadores actuales 496 (27.6) 324 (20.8) <.001
No fumadores 1,375 (72.4) 1,404 (79.2)
Consumo de alcohol
Abstemios o beben muy pocob 300 (14.0) 704 (33.6) <.001
Bebedores moderadosc 1,165 (64.2) 934 (60.5)
Bebedores compulsivos (binge drinker)d 406 (21.8) 90 (5.9)
Actividad aeróbica recreativa
Algoe 1,192 (69.3) 1,089 (68.4) .60
Nadaf 679 (30.7) 639 (31.6)
Cantidad de afecciones crónicasg
0 1,232 (69.0) 958 (55.7) <.001
1 415 (22.6) 458 (27.4)
2 151 (5.7) 209 (11.6)
≥3 73 (2.8) 103 (5.4)
Estado de salud autoevaluado
Excelente, muy bueno o bueno 1,501 (85.3) 1,353 (84.0) .35
Regular o malo 370 (14.7) 375 (16.0)
Índice de masa corporal, kg/m2
<18.5 (bajo peso) 25 (1.2) 39 (2.5) <.001
18.5-24.9 (peso normal) 478 (25.5) 545 (35.9)
25.0-29.9 (sobrepeso) 773 (39.9) 473 (25.9)
30.0-34.9 (obesidad clase I) 387 (21.5) 338 (17.6)
35.0-39.9 (obesidad clase II) 132 (7.7) 197 (10.7)
≥40.0 (obesidad clase III) 76 (4.2) 136 (7.4)
Circunferencia de cintura, cm
<88 en mujeres o <102 en hombres 1,062 (55.8) 630 (40.9) <.001
≥88 en mujeres o =102 en hombres 809 (44.2) 1,098 (59.1)
Estado depresivo
Deprimidos 90 (4.2) 122 (6.0) .02
No deprimidos 1,781 (95.8) 1,606 (94.0)

a Comparación de χ2 de Pearson entre hombres y mujeres.
b Consumieron menos de 12 tragos de alcohol en el año anterior y nunca consumieron 5 o más tragos en una misma ocasión.
c Consumieron al menos 12 tragos de alcohol en el año anterior pero nunca consumieron 5 o más tragos en una misma ocasión.
d Consumieron 5 o más tragos en una misma ocasión.
e Al menos 10 minutos de actividad aeróbica recreativa vigorosa o moderada en el mes pasado.
f Nada de actividad aeróbica recreativa en el mes pasado.
g La suma de la cantidad de las siguientes afecciones crónicas: artritis, enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, enfisema, bronquitis crónica, una afección hepática, un problema tiroideo y cáncer.

Volver al textoTabla 2. Porcentaje de personas deprimidas, por índice de masa corporal, circunferencia de cintura y sexo, Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2005-2006.
Características Cantidad de deprimidos/total % ponderado Valor P a
Hombres (n = 1,871)
Índice de masa corporal, kg/m2
<18.5 (bajo peso) 1/25 1.0 .24
18.5-24.9 (peso normal)b 23/478 4.2
25.0-29.9 (sobrepeso) 26/773 2.8
30.0-34.9 (obesidad clase I) 28/387 6.1
35.0-39.9 (obesidad clase II) 8/132 6.4
≥40.0 (obesidad clase III) 4/76 5.5
Total   90/1,817 4.2
Circunferencia de cintura
Pequeñac (<102 cm) 43/1,062 3.5 .29
Grande (≥102 cm) 47/809 5.2
Mujeres (n = 1,728)
Índice de masa corporal, kg/m2
<18.5 (bajo peso) 1/39 1.3 <.001
18.5-24.9 (peso normal)b 33/545 4.9
25.0-29.9 (sobrepeso) 29/473 5.2
30.0-34.9 (obesidad clase I) 22/338 4.8
35.0-39.9 (obesidad clase II) 11/197 6.4
≥40.0 (obesidad clase III) 26/136 18.2
Total   122/1,728 6.0
Circunferencia de cintura
Pequeñac (<88 cm) 30/630 4.0 .01
Grande (≥88 cm) 92/1,098 7.4

a Valores P calculados mediante la prueba de la x2 de Pearson.
b Grupo de referencia para la comparación de la prevalencia de depresión según la categoría de índice de masa corporal.
c Grupo de referencia para la comparación de la prevalencia de depresión según la categoría de circunferencia de cintura.

Volver al textoTabla 3. Asociación entre obesidad y depresión en mujeres y hombres, Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, 2005-2006
Variables No ajustadas Modelo demográficoa Modelo demográfico y comportamentalb Modelo demográfico y de saludc Modelo de saludd Por N.o de afecciones crónicas Por estado de salud autoevaluado
OR (IC 95%) OR (IC 95%) OR (IC 95%) OR (IC 95%) OR (IC 95%) OR (IC 95%) OR (IC 95%)
Mujeres
Circunferencia de cintura,e cm
<88 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref]
≥88 1.82 (1.10-3.01) 1.57 (0.92-2.69) 1.53 (0.90-2.58) 1.01 (0.59-1.71) 1.00 (0.66-1.54) 1.34 (0.79-2.30) 1.21 (0.78-1.87)
Índice de masa corporal,f kg/m2
18.5-24.9 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref]
25.0-29.9 1.06 (0.63-1.81) 0.97 (0.52-1.62) 1.04 (0.53-2.04) 0.82 (0.39-1.73) 0.81 (0.45-1.45) 0.86 (0.47-1.57) 0.93 (0.56-1.54)
30.0-34.9 0.98 (0.48-1.99) 0.79 (0.39-1.59) 0.83 (0.42-1.66) 0.53 (0.27-1.04) 0.58 (0.31-1.08) 0.80 (0.39-1.62) 0.65 (0.34-1.25)
35.0-39.9 1.32 (0.51-3.45) 0.98 (0.35-2.75) 1.03 (0.37-2.87) 0.54 (0.21-1.44) 0.71 (0.29-1.73) 1.00 (0.43-2.31) 0.81 (0.30-2.19)
≥40.0 4.29 (1.86-9.90) 3.05 (1.12-8.35) 3.24 (1.16-9.07) 2.02 (0.86-4.76) 2.13 (1.09-4.17) 3.43 (1.44-8.17) 2.35 (1.20-4.62)
Hombres
Circunferencia de cintura,e cm
<102 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref]
≥102 1.50 (0.66-3.42) 1.63 (0.75-3.56) 1.63 (0.75-3.55) 1.17 (0.53-2.60) 0.98 (0.41-2.33) 1.21 (0.50-2.92) 1.09 (0.46-2.57)
Índice de masa corporal,f kg/m2
18.5-24.9 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref] 1 [Ref]
25.0-29.9 0.64 (0.25-1.69) 0.80 (0.33-1.91) 0.85 (0.36-1.99) 0.61 (0.24-1.54) 0.56 (0.21-1.50) 0.58 (0.22-1.55) 0.61 (0.23-1.59)
30.0-34.9 1.48 (0.47-4.67) 1.79 (0.59-5.43) 1.91 (0.59-6.16) 1.31 (0.41-4.20) 1.10 (0.34-3.57) 1.26 (0.40-3.98) 1.22 (0.38-3.90)
35.0-39.9 1.56 (0.44-5.57) 1.69 (0.52-5.46) 1.85 (0.56-6.05) 1.02 (0.29-3.62) 0.89 (0.22-3.64) 1.24 (0.34-4.56) 0.93 (0.23-3.83)
≥40.0 1.31 (0.27-6.40) 1.50 (0.35-6.49) 1.64 (0.41-6.48) 0.61 (0.14-2.74) 0.61 (0.13-2.84) 1.17 (0.21-6.56) 0.60 (0.14-2.57)

Abreviaturas: OR, razón de probabilidad; IC, intervalo de confianza; ref, referencia.
a Ajustado según raza o grupo étnico, estudios, ingresos, estado civil y edad.
b Ajustado según las mismas variables del modelo demográfico más tabaquismo, consumo de alcohol y actividad física recreativa.
c Ajustado según las mismas variables del modelo demográfico más estado de salud autoevaluado y cantidad de afecciones crónicas.
d Ajustado solo según estado de salud autoevaluado y cantidad de afecciones crónicas.
e Circunferencia de cintura pequeña en mujeres, <88 cm; circunferencia de cintura pequeña en hombres, <102 cm. Circunferencia de cintura grande en mujeres, ≥88 cm; circunferencia de cintura grande en hombres, ≥102 cm.
f Descripciones de la categoría de índice de masa corporal: menos de 18.5 kg/m2, bajo peso; 18.5 a 24.9 kg/m2, peso normal; 25.0 a 29.9 kg/m2, sobrepeso; 30.0 a 34.9 kg/m2, obesidad clase I; 35.0 a 39.9 kg/m2, obesidad clase II; 40 kg/m2 o más, obesidad clase III.

Volver al comienzo

 



 



Las opiniones expresadas por los autores que colaboran en esta revista no son necesariamente compartidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, el Servicio de Salud Pública, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o las instituciones a las cuales están afiliados los autores. El uso de nombres comerciales se realiza para fines de identificación y no implica respaldo alguno por parte de ninguno de los grupos mencionados anteriormente. Los enlaces a organizaciones que no pertenecen al gobierno federal se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se responsabilizan por el contenido de esas páginas web.


 Home 

Privacy Policy | Accessibility

CDC Home | Search | Health Topics A-Z

This page last reviewed March 22, 2013

Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services – Order # 221616-A

Centers for Disease Control and Prevention
National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion
 HHS logoUnited States Department of
Health and Human Services