Skip Navigation Links
Centers for Disease Control and Prevention
 CDC Home Search Health Topics A-Z

Preventing Chronic Disease: Public Health Research, Practice and Policy

View Current Issue
Issue Archive
Archivo de números en español








Emerging Infectious Diseases Journal
MMWR


 Home 

Volumen 8: n.o 2, marzo de 2011

INVESTIGACIÓN ORIGINAL
Obstáculos para la detección del cáncer colorrectal: Perspectivas de médicos y de la población general, Nuevo México, 2006


ÍNDICE


Translation available This article in English
Imprimir artículo Imprimir artículo
Enviar por e-mail Enviar por e-mail:



Enviar comentarios a los editores Enviar comentarios a los editores
Redistribuir este contenido Redistribuya este contenido


Navegar por este artículo
Resumen
Introducción
Métodos
Resultados
Discusión
Agradecimientos
Datos sobre los autores
Referencias bibliográficas
Tablas


Richard M. Hoffman, MD, MPH; Robert L. Rhyne, MD, MPH; Deborah L. Helitzer, ScD; S. Noell Stone, MPH; Andrew L. Sussman, PhD, MCRP; Elizabeth E. Bruggeman, PhD, MA; Robyn Viera; Teddy D. Warner, PhD

Citación sugerida para este artículo: Hoffman RM, Rhyne RL, Helitzer DL, Stone SN, Sussman AL, Bruggeman EE, et al. Obstáculos para la detección del cáncer colorrectal: perspectivas de médicos y de la población general, Nuevo México, 2006. Prev Chronic Dis 2011;8(2):A35. http://www.cdc.gov/pcd/issues/2011/mar/10_0081_es.htm. Consulta: [fecha].

REVISADO POR EXPERTOS

Resumen

Introducción
Las tasas de pruebas de detección de cáncer colorrectal (CCR) son bajas en Nuevo México. Utilizamos encuestas estatales a médicos de atención primaria y a la población general para caracterizar sus prácticas en la realización de pruebas de detección de CCR y comparar sus percepciones acerca de los obstáculos para la detección.

Métodos
En el 2006, realizamos una encuesta a 714 médicos de atención primaria en Nuevo México sobre sus prácticas para la detección de CCR, creencias y percepciones de los pacientes, prestadores de servicios médicos y obstáculos del sistema. En el 2004, la encuesta del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS) incluyó un módulo estatal específico que preguntó a 3,355 participantes de 50 años de edad o más por qué no se habían hecho nunca o recientemente una prueba de sangre oculta en heces (FOBT) o una endoscopia baja.

Resultados
Los 216 médicos (tasa de respuesta del 30%) reportaron que ofrecieron pruebas de detección a un promedio del 80% de sus pacientes de riesgo normal y calcularon que, en promedio, el 50% estaba al día con sus pruebas de detección. Los encuestados atribuyeron la baja proporción en la realización de estas pruebas principalmente a factores asociados a los pacientes (vergüenza, miedo al dolor, carencia de seguro médico). Sin embargo, solo el 51% de los médicos que respondió utilizaba registros de control médico y solo el 13% usaba expedientes médicos electrónicos para identificar a los pacientes con fechas pendientes para realización de pruebas de detección de CCR. La razón más frecuente que dieron los encuestados de la BRFSS de no estar al día con sus pruebas de detección fue que sus médicos no se las habían mencionado (45% de FOBT, 34% de endoscopias); otro factor que atribuyeron para no hacerse las pruebas fue que eran asintomáticos (22% de FOBT, 36% de endoscopias).

Conclusión
Los médicos y los adultos de la población general tienen perspectivas marcadamente distintas sobre los obstáculos que hay para la detección de CCR. Para aumentar la realización de pruebas de detección puede ser necesario implementar sistemas de apoyo que ayuden a los médicos a identificar a los pacientes con fecha pendiente para la realización de sus pruebas de detección de CCR e intervenciones para educar a los pacientes sobre la justificación de estas pruebas.

Volver al comienzo

Introducción

El cáncer colorrectal (CCR) es el cuarto cáncer que se diagnostica con más frecuencia en Nuevo México y la segunda causa de muerte por cáncer (1). En el 2009, se estima que 800 nuevos casos de CCR se diagnosticaron en Nuevo México y alrededor de 300 personas murieron por la enfermedad. Si bien la detección de CCR reduce la incidencia y la mortalidad de la enfermedad (2-4), se considera que solo poco más de la mitad de los adultos de Nuevo México de 50 años o más están al día con sus pruebas de detección (5). En consecuencia, menos de la mitad de los cánceres en Nuevo México se diagnostican en un estadio precoz, cuando su tratamiento es más eficaz (6).

La Iniciativa de Prevención Clínica de Nuevo México, una colaboración estatal entre empresas prestadoras de servicios médicos apoyada por el Departamento de Salud del estado y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (7), realiza actividades para mejorar la administración de servicios preventivos de importante repercusión (8) al dirigir sus esfuerzos a proveedores de atención médica primaria. Para orientar las intervenciones, el grupo de trabajo del CCR de la Iniciativa de Prevención Clínica decidió realizar una encuesta entre los médicos de atención primaria con el fin de identificar los obstáculos que perciben para la realización de pruebas de detección de CCR. El Departamento de Salud también había recogido recientemente información de la población sobre su percepción de los obstáculos para la detección a través de la encuesta del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS).

A pesar de que en las publicaciones científicas (9-14) se han identificado muchos obstáculos y factores que facilitan la detección de CCR, como los que se relacionan con los pacientes, los proveedores de atención médica, el sistema de salud y las políticas, pocas encuestas han podido comparar las respuestas contemporáneas de médicos y población general (15). Además, muchos estudios fueron realizados antes de que Medicare comenzara a reembolsar los gastos en colonoscopias exploratorias en el 2001 y de que el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos (USPSTF) publicara en el 2002 directrices que recomiendan con mucho énfasis las pruebas de detección de CCR (16), las cuales afectaron considerablemente las prácticas en la realización de estas pruebas (5,17). Los resultados obtenidos en estados o regiones distintas no necesariamente se pueden aplicar a Nuevo México; la población neomexicana se hace pruebas de detección de CCR en menor proporción que el promedio nacional (54.8% frente a 57.3%) (5). Por otra parte, los datos nacionales muestran una disminución en la incidencia de CCR de 1997 al 2006 para ambos sexos y todos los grupos raciales o étnicos principales (18); no obstante, la incidencia en Nuevo México se ha mantenido invariable o ha aumentado en los hispanos y los indoamericanos (6). Nuevo México es el quinto estado más grande del país, pero ocupa el lugar 36 por cantidad de habitantes y, en comparación con la población nacional, tiene porcentajes significativamente mayores de hispanos (45 frente a 15%) e indoamericanos (10 frente a 1%) (19). Dadas las tendencias anómalas de Nuevo México en la incidencia de CCR y la diversidad de sus poblaciones minoritarias, el objetivo principal de nuestro estudio fue caracterizar de manera completa las prácticas reportadas por los proveedores de atención médica y los obstáculos a la realización de pruebas de detección de CCR. El segundo objetivo fue comparar las percepciones de los proveedores de atención médica con las de la población general.

Volver al comienzo

Métodos

Encuesta a médicos

Un equipo de expertos en contenido y metodología del Centro Oncológico de la Universidad de Nuevo México elaboró en el 2005 una encuesta para médicos de atención primaria. Algunos elementos fueron adaptados de la encuesta sobre los obstáculos a la detección de CCR diseñada por el Instituto Nacional del Cáncer (15). Examinamos la encuesta después de realizar una prueba piloto con una muestra de 5 médicos de atención primaria que evaluaron el contenido y la validez nominal. La versión final de la encuesta de 34 preguntas se dividió en 6 secciones que abordaban estrategias de los consultorios médicos y sistema de apoyo para llevar a cabo la detección (educación del paciente, recordatorios, seguimiento), justificación para recomendar la realización de pruebas (factores influenciables), creencias sobre las pruebas y prácticas para la detección del cáncer (percepción de la eficacia, recomendaciones de pruebas y cumplimiento de los pacientes), obstáculos a la detección (paciente, proveedor de atención médica, sistema), características de los consultorios médicos (tipo, localización, tamaño) y características de los médicos (datos demográficos y especialidad). (El lector puede solicitar una copia de la encuesta al autor correspondiente.) Los elementos sobre las prácticas en la detección se basaron en las recomendaciones del USPSTF (16) para pacientes de riesgo normal de 50 años de edad o más e incluyeron las opciones de colonoscopia, sigmoidoscopia flexible, enema de bario y prueba de sangre oculta en heces (FOBT). Utilizamos escalas de graduación 6 puntos desde “nunca”/“no” = 1 a “más”/“mucho” = 6 para medir las preguntas que evaluaban creencias, prácticas y obstáculos. La comisión de ética para experimentos con seres humanos de la Universidad de Nuevo México aprobó la encuesta para los médicos.

Identificamos a los posibles encuestados a partir del directorio de proveedores del 2006 de la Comisión de Examinadores Médicos de Nuevo México, el cual contiene especialidades autoidentificadas y domicilios de los médicos con licencia para ejercer en Nuevo México. El criterio de selección fue que se tratara de médicos de atención primaria especializados en servicios de medicina interna, medicina familiar, medicina general o geriatría. Excluimos a los médicos con especialidades secundarias que no dispensaban atención médica primaria, como aquellos que ofrecían subespecialidades, atención urgente o administración.

Enviamos por correo 964 encuestas en junio del 2006, adjuntando una carta de presentación firmada por directivos de organizaciones profesionales de médicos de atención primaria y del Departamento de Salud de Nuevo México. A los que no respondieron, les volvimos a enviar la encuesta entre 3 y 5 meses después. No ofrecimos compensación alguna por participar en la encuesta. Sobre la base de las encuestas devueltas por el correo, la actualización de los directorios de los Médicos Examinadores y las respuestas a la encuesta, excluimos de nuestro denominador a 123 médicos porque no los pudimos localizar y a otros 127 que ya no poseían licencia en Nuevo México (jubilados o que se han mudado) o que no dispensaban atención primaria. Mantuvimos un denominador de 714 encuestados y 216 completaron las encuestas, representando una tasa de respuesta del 30%.

Encuesta en la población

Los participantes del estudio constituían una muestra de la población que respondió a la encuesta BRFSS de Nuevo México en el 2004, una encuesta anual financiada por el gobierno federal que se administra con la colaboración de los departamentos de salud estatales. Se utilizaron métodos de discado telefónico aleatorio para obtener una muestra probabilística de hogares con teléfonos de los que se pudiera recopilar información sobre conductas relacionadas con la salud y factores de riesgo para encuestados de 18 años o más. En el 2004, el Departamento de Salud de Nuevo México diseñó un módulo que se administró a 6,390 adultos de 50 años o más en el que se les preguntaba sobre la realización de pruebas de detección de CCR con kit para FOBT casera y endoscopias bajas. A los 3,355 participantes que reportaron no estar al día con sus exámenes o que nunca se habían hecho una FOBT o una endoscopia baja, se les pidió que indicaran el motivo principal de ello. Entre estos participantes había 1,695 que nunca se habían hecho una FOBT casera y 798 que no se habían examinado el pasado año, así como 1,504 que nunca se habían hecho una sigmoidoscopia o una colonoscopia y 297 que no se habían examinado en los últimos 5 años.

Análisis estadísticos

Para la encuesta a médicos, utilizamos estadísticas descriptivas para caracterizar a los proveedores de atención médica, sus consultorios, sus prácticas de detección y para calificar los obstáculos a la detección. Realizamos una serie de análisis de factores exploratorios en el paciente, el médico y los obstáculos del sistema evaluados por la encuesta para confirmar que los elementos de la misma encajaran en estos 3 grupos distintos de obstáculos. Utilizamos análisis multivariados de varianza factorial para comparar directamente los niveles de calificación de los médicos con cada conjunto de obstáculos para la detección de CCR (20).

Para contabilizar el diseño complejo de la encuesta BRFSS, utilizamos el programa Stata 9.0 (StataCorp LP, College Station, Texas) para calcular los porcentajes y sus intervalos de confianza (IC) del 95% por características demográficas. Todas las estimaciones representan estimaciones de la población ponderada para residentes de 50 años o más que respondieron a la encuesta BRFSS de Nuevo México del 2004.

Volver al comienzo

Resultados

Encuesta a médicos

La mayor parte de los médicos encuestados que completaron las encuestas eran hombres blancos de mediana edad con práctica en áreas urbanas (Tabla 1). Casi la mitad poseía una práctica propia de una sola especialidad y en su mayoría trabajaban con grupos pequeños.

Pocos consultorios utilizaban expedientes médicos electrónicos para identificar a pacientes con fecha pendiente de pruebas de detección de CCR y casi ninguno contaba con un mecanismo para verificar que los pacientes completaran sus FOBT (Tabla 2). Sin embargo, pocos encuestados consideraron difícil hacer los arreglos para realizar pruebas de detección de CCR.

Los factores que más influyen en la realización de pruebas de detección, de una escala de 6 puntos donde 1 es "no influye para nada" y 6 "influye mucho", fueron las evidencias de las publicaciones científicas y las directrices profesionales. Los encuestados consideraron que la colonoscopia es la estrategia de detección más eficaz para reducir la mortalidad por CCR. Se mostraron menos entusiastas acerca de la FOBT, la sigmoidoscopia flexible y el enema de bario.

El 94% de los encuestados recomendó la colonoscopia por lo menos en alguna ocasión para realizar pruebas de detección en pacientes normales, frente al 86% que recomendó la FOBT. En general, el 74% de los encuestados nunca había recomendado la sigmoidoscopia flexible y el 74% el enema de bario. Casi todos los encuestados indicaron que comenzaron a realizar pruebas de detección en los pacientes de riesgo normal que cumplían 50 años de edad utilizando cualquiera de los procedimientos excepto la FOBT, para la cual el 23% reportó que la comenzó a utilizar en pacientes de 40 años. La mediana (desviación estándar) del intervalo de detección en años fue 1.4 (1.6) para la FOBT, 8.2 (2.6) para la colonoscopia, 6.3 (2.4) para el enema de bario y 4.5 (1.3) para la sigmoidoscopia flexible. Casi todos los encuestados indicaron que tenían un límite de edad para realizar pruebas de detección por colonoscopia, enema de bario y sigmoidoscopia flexible; cerca de la mitad indicó que no examinaba a las personas mayores de 80 años. Sin embargo, el 63% dijo que no tenía un límite de edad para la FOBT con fines de detección.

El pasado año, los encuestados calcularon que ofrecieron pruebas de detección de CCR a una mediana (intervalo intercuartil) del 80% (70-95%) de sus pacientes de 50 años o más. En general, estimaron que el 50% (40-70%) de los pacientes que reunían los requisitos estaban al día con las recomendaciones de detección de CCR.

Solo 3 obstáculos relacionados con los pacientes obtuvieron 4 puntos o más en la escala de 6 puntos: vergüenza/angustia, miedo al dolor o cobertura de seguro médico insuficiente (Tabla 3). Los obstáculos relacionados con los médicos se ubicaron en el punto medio de 3.5 de la escala de 6 puntos, lo cual indica que los médicos no consideran que son ellos un obstáculo frecuente para la detección. De manera similar, por lo general no percibieron que los factores del sistema, categorizados como implementar detección y autorización para endoscopia baja, crearan obstáculos.

Encuesta en la población

De los 3,355 respondedores del módulo de preguntas de la encuesta BRFSS sobre la falta de pruebas de detección, 58% tenía entre 50 y 64 años de edad, 47% eran hombres, 67% eran personas de raza blanca no hispanos y 26% eran hispanos. La respuesta más frecuente, por mucho, sobre por qué no se habían hecho pruebas de detección de CCR o por qué no estaban al día con la FOBT o la endoscopia baja fue que el médico nunca les sugirió examinarse (Tabla 4). Una gran proporción de participantes indicó que no se hizo pruebas de detección porque no presentaba síntomas. Pocos encuestados citaron como obstáculos que las pruebas fueran desagradables o vergonzosas, miedo a tener cáncer o al dolor al ser examinados. Además, los problemas de acceso y el costo no figuraron con frecuencia como obstáculos para la FOBT, aunque fueron ligeramente más frecuentes con respecto a los procedimientos endoscópicos.

Volver al comienzo

Discusión

Observamos que los médicos y los pacientes tienen perspectivas marcadamente diferentes sobre los obstáculos que hay para las pruebas de detección de CCR. Si bien los médicos reportaron que habían ofrecido pruebas de detección a la mayoría de sus pacientes con riesgo normal, reconocieron que había un cumplimiento limitado. Los médicos citaron con más frecuencia factores relacionados con los pacientes como el obstáculo más frecuente, ya sea miedo al dolor, vergüenza o angustia para examinarse, falta de seguro médico o falta de conocimiento sobre el cáncer y las pruebas de detección. Mientras tanto, los respondedores de la encuesta en la población de adultos de 50 años o más rara vez consideraron las molestias o la vergüenza como un obstáculo principal. Los encuestados tenían más probabilidad de decir que no se hicieron las pruebas de detección por la falta de recomendación del médico o porque no tenían síntomas.

Otros investigadores han observado también una discrepancia en las perspectivas de médicos y pacientes acerca de los obstáculos, pero esto no había sido reportado a nivel estatal. Klabunde y sus colegas compararon los resultados de encuestas nacionales casi simultáneas a proveedores de atención médica (Encuesta sobre Prácticas de Detección de Cáncer Colorrectal 1999-2000) y a adultos de la población general (Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud 2000 [NHIS]) (15). Los investigadores le pidieron a una muestra representativa nacional de proveedores de atención médica primaria que listaran por orden importancia los obstáculos de los pacientes y el sistema de salud que se interponen a las pruebas de detección por FOBT o endoscopia baja. Más del 90% de los médicos encuestados identificaron al menos un obstáculo principal y lo asociaron con más frecuencia a los pacientes (80%) que al sistema (68%). El obstáculo que con más frecuencia se mencionó en relación con los pacientes fue vergüenza/angustia por la prueba (56%), falta de concientización sobre las pruebas de detección o falta de percepción de la seriedad del CCR (48%) y temor a que se les descubra cáncer (28%). El obstáculo del sistema más frecuente era el financiero (46%). En cambio, solo el 1% de los encuestados por la NHIS reportó preocupación por el dolor o vergüenza como factores principales para no hacerse una endoscopia baja. Los obstáculos más frecuentes mencionados por los pacientes eran no considerar necesario hacerse pruebas o la falta de concientización (51%), lo cual coincidió con las respuestas de los médicos; sin embargo, el 21% también reportó que su médico no les prescribió ni les recomendó una prueba.

Los pacientes suelen coincidir en las encuestas en que el médico no aborda el tema de la detección. Si bien nuestros encuestados no consideraron que la falta de tiempo para hablar de la detección fuera un obstáculo importante, las publicaciones científicas así lo señalan. Yarnall y sus colegas calcularon que a un consultorio de atención médica primaria para adultos le tomaría 7.4 horas diarias abordar servicios preventivos eficaces según el criterio del USPSTF (21). La competencia en las demandas de atención médica puede dificultar hablar del tema de la detección en las consultas de rutina y en un meta análisis se encontró que la realización de consultas de prevención estaba asociada significativamente a una mayor capacidad para realizar detección (22).

Adicionalmente, solo una tercera parte de nuestros encuestados indicó que su consultorio contaba con directrices escritas sobre la detección, y había una limitada disponibilidad de sistemas de seguimiento y de expedientes médicos electrónicos. Este puede ser un obstáculo no reconocido por los proveedores de atención médica para abordar el tema de la detección. El uso inadecuado del trabajo de oficina ha sido identificado como un obstáculo principal para realizar pruebas de detección (23,24). Se considera necesario diseñar políticas de manejo administrativo en los consultorios como primer paso para asegurar cambios en el sistema (25) y emplear un sistema de seguimiento que facilite la detección eficaz al identificar a los pacientes con fecha pendiente de exploración (o de vigilancia) y asegurar que se documenten los resultados de las pruebas de detección o diagnósticas (24).

Aparentemente, la comunicación entre médicos y pacientes sobre la detección de CCR es menor que la idónea. Nuestros resultados indican que los médicos parecen no estar completamente conscientes de las actitudes y valores de los pacientes en torno a la detección. Ling y sus colegas estudiaron las actitudes hacia la detección del CCR en médicos y pacientes en una sola práctica académica (26). Los médicos sobreestimaron con más frecuencia que los pacientes las molestias de la prueba como un obstáculo y subestimaron la importancia de la precisión de la prueba para los pacientes. Los médicos puede que tampoco reconozcan la importancia de ayudar a los pacientes a que estén mejor informados para decidir sobre sus pruebas de detección. La detección de CCR es un problema complejo porque existen muchas opciones de pruebas así como variados criterios para determinar los riesgos (27,28). Estos conceptos pueden resultar difíciles de explicar y las publicaciones científicas indican que a menudo no se mencionan en las consultas (29) o se abordan en forma insuficiente (30,31). Un estudio analizó grabaciones de consultas médicas y encontró que si bien en el 40% de los casos se ofrecía información general al paciente sobre la detección, la mayoría de las veces no explicaban las alternativas (74%), las ventajas o las desventajas (83%) ni eran receptivas a las preferencias del paciente (83%). En contraposición, proporcionar orientación a los pacientes sobre detección de CCR para que tomaran decisiones sustentadas sobre los riesgos de cáncer y las pruebas disponibles eficaces se asoció a un aumento significativo en la realización de estos exámenes (32).

Las respuestas de la encuesta a médicos también revelaron algunos obstáculos implícitos a la detección eficaz. Los médicos consideraron más efectiva la colonoscopia que la FOBT y la sigmoidoscopia flexible. Este hallazgo es similar a los resultados de una encuesta nacional (33) y puede ser atribuido a las directrices que califican a la colonoscopia como la prueba idónea (34). Sin embargo, las evidencias objetivas sobre la eficacia de la FOBT se basan en estudios clínicos controlados aleatorizados (2), mientras que la eficacia de la colonoscopia se sustenta solo en información de estudios de caso-control y de observación (35-37). En consecuencia, el USPSTF le otorga a la detección de CCR una calificación general de “A”, sin recomendar pruebas específicas (27). Nuevo México posee una limitada capacidad para realizar colonoscopias (38), lo que sugiere que las pruebas alternativas pueden ser necesarias para aumentar la tasa de realización de pruebas de detección.

Otro problema fue la probabilidad de realizar más pruebas de las necesarias a los pacientes ancianos. A las preguntas sobre cuándo dejar de hacer pruebas de detección, el 63% de los encuestados no indicó ninguna edad límite para suspender la FOBT, mientras que el 55% de los que establecieron una edad límite para la colonoscopia continuaron recomendando las pruebas de detección más allá de los 80 años de edad. El USPSTF no recomienda pruebas de detección a los pacientes de 85 años o más y sugiere que solo se ofrezcan después de una breve mención de los riesgos y beneficios a aquellos entre 76 y 84 años de edad porque los pacientes con esperanza de vida limitada se beneficiarían mínimamente de la detección (27). Otras encuestas con médicos también han indicado una escasa consideración a la edad de los pacientes cuando se hacen recomendaciones de detección (39,40). Si bien la FOBT es económica y segura, con frecuencia arroja resultados falsos-positivos, lo que implica la necesidad de realizar colonoscopias diagnósticas. Realizar pruebas de detección en pacientes que probablemente no se beneficien representa un gasto ineficiente de recursos.

Limitaciones

Nuestro estudio tuvo algunas limitaciones potenciales. La tasa general de respuesta a la encuesta de médicos fue baja, lo que pudo crear un posible sesgo de selección si los respondedores no eran una muestra representativa de la población de médicos de atención primaria de Nuevo México. Sin embargo, un informe reciente de la Comisión de Políticas Sanitarias de Nuevo México (NMHPC) parece indicar que el perfil demográfico de nuestra muestra fue congruente con los datos estatales de los médicos de atención primaria (41). En el 2008, la NMHPC reportó que 43% de los médicos de atención primaria tenían 55 años o más (frente al 39% de nuestra muestra), 56.9% eran hombres (frente al 68%) y 48% se situaban en condados de Albuquerque (frente al 47%). También sabemos que no tuvimos un denominador exacto de los médicos que potencialmente reunían los requisitos y que probablemente subestimamos nuestra tasa de respuesta. Nos basamos en los directorios de la Comisión de Examinadores Médicos, los cuales no describen uniformemente la especialidad o el nivel de capacitación, por lo que es posible que hayamos clasificado erróneamente a especialistas y médicos en formación como médicos de atención primaria. La información de contacto se actualiza solo cada 3 años, por lo que no tuvimos la certeza de que los domicilios eran correctos. Sin embargo, nuestros resultados, en términos de patrones en las prácticas, apoyos del sistema y obstáculos coinciden con los de otras encuestas que reportan tasas más altas de respuesta (15,33). Tampoco pudimos verificar las respuestas de los proveedores de atención médica acerca de las prácticas de detección y adherencia.

La información de la encuesta BRFSS está sujeta a sesgos de selección y de recordación, aunque las versiones sobre la falta de recomendación de pruebas de detección por parte de los médicos se sustentan en encuestas nacionales (15) y en la observación directa de consultas con pacientes (31). El sesgo de deseabilidad social puede haber hecho que los encuestados minimizaran los obstáculos del temor y la vergüenza para examinarse. Finalmente, nuestros datos son ecológicos; los médicos encuestados y los adultos que respondieron a la BRFSS no están vinculados directamente, lo cual puede resultar en una percepción distinta de los obstáculos, en particular los que se relacionan con el acceso.

Conclusión

Nuestros resultados parecen indicar que la detección de CCR en Nuevo México podría ser facilitada por sistemas de información que identifiquen rápidamente a los pacientes que tienen fecha pendiente de examinarse y que rastreen los resultados de las pruebas. Los médicos también pueden aumentar la realización de pruebas de detección educando a los pacientes sobre el cáncer y la justificación y opciones de la detección. En un estado con recursos limitados para la detección del cáncer, los médicos también deben evitar estrategias potencialmente ineficaces (como no tener una edad límite para realizar FOBT con fines de detección) e imprácticas (poner énfasis en la colonoscopia).

Volver al comienzo

Agradecimientos

Este trabajo fue patrocinado por el Departamento de Salud Pública de Nuevo México, a través de la subvención del Programa Integral contra el Cáncer núm. 05/665.0100.0179. Contó con el apoyo del sistema de atención médica de los veteranos del ejército de Nuevo México, en Albuquerque, Nuevo México, y la Iniciativa de Prevención clínica de Nuevo México.

Volver al comienzo

Datos sobre los autores

Autor responsable de la correspondencia: Richard M. Hoffman, MD, MPH, New Mexico VA Health Care System, 1501 San Pedro Dr SE, Mailstop 111, Albuquerque, NM 87108. Teléfono: 505-265-1711, ext 5318. Correo electrónico: rhoffman@unm.edu. El Dr. Hoffman también está afiliado al Departamento de Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México en Albuquerque, Nuevo México.

Afiliaciones de los autores: Robert L. Rhyne, Deborah L. Helitzer, S. Noell Stone, Andrew L. Sussman, Robyn Viera, Teddy D. Warner, Facultad de Medicina de la Universidad de Nuevo México Albuquerque, Nuevo México; Elizabeth E. Bruggeman, Departamento de Salud de Nuevo México, sección de Control y Prevención del Cáncer, Oficina de Prevención y Control de Enfermedades Crónicas, Albuquerque, Nuevo México.

Volver al comienzo

Referencias bibliográficas

  1. Jemal A, Siegel R, Ward E, Hao Y, Xu J, Thun MJ. Cancer statistics, 2009. CA Cancer J Clin 2009;59(4):225-49.
  2. Hewitson P, Glasziou P, Watson E, Towler B, Irwig L. Cochrane systematic review of colorectal cancer screening using the fecal occult blood test (hemoccult): an update. Am J Gastroenterol 2008;103(6):1541-9.
  3. Mandel JS, Church TR, Bond JH, Ederer F, Geisser MS, Mongin SJ, et al. The effect of fecal occult-blood screening on the incidence of colorectal cancer. N Engl J Med 2000;343(22):1603-7.
  4. Atkin WS, Edwards R, Kralj-Hans I, Wooldrage K, Hart AR, Northover JM, et al. Once-only flexible sigmoidoscopy screening in prevention of colorectal cancer: a multicentre randomised controlled trial. Lancet 2010;375(9726):1624-33.
  5. Use of colorectal cancer tests — United States, 2002, 2004, and 2006. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2008;57(10):253-8.
  6. Hoffman RM, Stone SN, Viera RL. Colorectal cancer in New Mexico. A handbook for health care professionals. New Mexico Department of Health; 2008. http://www.health.state.nm.us/ERD/HealthData/Cancer/FINAL_cpi-04handbook_colorectal.pdf. Accessed June 1, 2010.
  7. Espey DK, Baum SL, Jung AM, Kozoll RL. The New Mexico Clinical Prevention Initiative: a statewide prevention partnership. Public Health Rep 2007;122(3):292-301.
  8. Coffield AB, Maciosek MV, McGinnis JM, Harris JR, Caldwell MB, Teutsch SM, et al. Priorities among recommended clinical preventive services. Am J Prev Med 2001;21(1):1-9.
  9. Provenzale D, Gray RN. Colorectal cancer screening and treatment: review of outcomes research. J Natl Cancer Inst Monogr 2004;(33):45-55.
  10. Vernon SW. Participation in colorectal cancer screening: a review. J Natl Cancer Inst 1997;89(19):1406-22.
  11. Subramanian S, Klosterman M, Amonkar MM, Hunt TL. Adherence with colorectal cancer screening guidelines: a review. Prev Med 2004;38(5):536-50.
  12. Sabatino SA, Habarta N, Baron RC, Coates RJ, Rimer BK, Kerner J, et al. Interventions to increase recommendation and delivery of screening for breast, cervical, and colorectal cancers by healthcare providers: systematic reviews of provider assessment and feedback and provider incentives. Am J Prev Med 2008;35(1 Suppl):S67-74.
  13. Baron RC, Rimer BK, Breslow RA, Coates RJ, Kerner J, Melillo S, et al. Client-directed interventions to increase community demand for breast, cervical, and colorectal cancer screening: a systematic review. Am J Prev Med 2008;35(1 Suppl):S34-55.
  14. Baron RC, Rimer BK, Coates RJ, Kerner J, Kalra GP, Melillo S, et al. Client-directed interventions to increase community access to breast, cervical, and colorectal cancer screening: a systematic review. Am J Prev Med 2008;35(1 Suppl):S56-66.
  15. Klabunde CN, Vernon SW, Nadel MR, Breen N, Seeff LC, Brown ML. Barriers to colorectal cancer screening: a comparison of reports from primary care physicians and average-risk adults. Med Care 2005;43(9):939-44.
  16. US Preventive Services Task Force. Screening for colorectal cancer: recommendation and rationale. Ann Intern Med 2002;137(2):129-31.
  17. Schenck AP, Peacock SC, Klabunde CN, Lapin P, Coan JF, Brown ML. Trends in colorectal cancer test use in the Medicare population, 1998-2005. Am J Prev Med 2009;37(1):1-7.
  18. Edwards BK, Ward E, Kohler BA, Eheman C, Zauber AG, Anderson RN, et al. Annual report to the nation on the status of cancer, 1975-2006, featuring colorectal cancer trends and impact of interventions (risk factors, screening, and treatment) to reduce future rates. Cancer 2010;116(3):544-73.
  19. US Census Bureau. State and county QuickFacts. http://quickfacts.census.gov/qfd/index.html. Accessed June 1, 2010.
  20. Tabachnik B, Fidell L. Using multivariate statistics. 5th edition. Upper Saddle River (NJ): Allyn and Bacon; 2007.
  21. Yarnall KS, Pollak KI, Ostbye T, Krause KM, Michener JL. Primary care: is there enough time for prevention? Am J Public Health 2003;93(4):635-41.
  22. Stone EG, Morton SC, Hulscher ME, Maglione MA, Roth EA, Grimshaw JM, et al. Interventions that increase use of adult immunization and cancer screening services: a meta-analysis. Ann Intern Med 2002;136(9):641-51.
  23. Zapka JG, Puleo E, Vickers-Lahti M, Luckmann R. Healthcare system factors and colorectal cancer screening. Am J Prev Med 2002;23(1):28-35.
  24. Sarfaty M, Wender R. How to increase colorectal cancer screening rates in practice. CA Cancer J Clin 2007;57(6):354-66.
  25. Wei EK, Ryan CT, Dietrich AJ, Colditz GA. Improving colorectal cancer screening by targeting office systems in primary care practices: disseminating research results into clinical practice. Arch Intern Med 2005;165(6):661-6.
  26. Ling BS, Moskowitz MA, Wachs D, Pearson B, Schroy PC. Attitudes toward colorectal cancer screening tests. J Gen Intern Med 2001;16(12):822-30.
  27. Screening for colorectal cancer: US Preventive Services Task Force recommendation statement. Ann Intern Med 2008;149(9):627-37.
  28. Levin B, Lieberman DA, McFarland B, Andrews KS, Brooks D, Bond J, et al. Screening and surveillance for the early detection of colorectal cancer and adenomatous polyps, 2008: a joint guideline from the American Cancer Society, the US Multi-Society Task Force on Colorectal Cancer, and the American College of Radiology. Gastroenterology 2008;134(5):1570-95.
  29. Dunn AS, Shridharani KV, Lou W, Bernstein J, Horowitz CR. Physician-patient discussions of controversial cancer screening tests. Am J Prev Med 2001;20(2):130-4.
  30. Lafata JE, Divine G, Moon C, Williams LK. Patient-physician colorectal cancer screening discussions and screening use. Am J Prev Med 2006;31(3):202-9.
  31. Ling BS, Trauth JM, Fine MJ, Mor MK, Resnick A, Braddock CH, et al. Informed decision-making and colorectal cancer screening: is it occurring in primary care? Med Care 2008;46(9 Suppl 1):S23-9.
  32. Pignone M, Harris R, Kinsinger L. Videotape-based decision aid for colon cancer screening. A randomized, controlled trial. Ann Intern Med 2000;133(10):761-9.
  33. Klabunde CN, Lanier D, Nadel MR, McLeod C, Yuan G, Vernon SW. Colorectal cancer screening by primary care physicians: recommendations and practices, 2006-2007. Am J Prev Med 2009;37(1):8-16.
  34. Rex DK, Johnson DA, Anderson JC, Schoenfeld PS, Burke CA, Inadomi JM. American College of Gastroenterology guidelines for colorectal cancer screening 2009 [corrected]. [published correction appears in Am J Gastroenterol 2009;104(6):1613]. Am J Gastroenterol 2009;104(3):739-50.
  35. Baxter NN, Goldwasser MA, Paszat LF, Saskin R, Urbach DR, Rabeneck L. Association of colonoscopy and death from colorectal cancer. Ann Intern Med 2009;150(1):1-8.
  36. Muller AD, Sonnenberg A. Protection by endoscopy against death from colorectal cancer. A case-control study among veterans. Arch Intern Med 1995;155(16):1741-8.
  37. Winawer SJ, Zauber AG, Ho MN, O’Brien MJ, Gottlieb LS, Sternberg SS, et al. Prevention of colorectal cancer by colonoscopic polypectomy. The National Polyp Study Workgroup. N Engl J Med 1993;329(27):1977-81.
  38. Hoffman RM, Stone SN, Herman C, Jung AM, Cotner J, Espey D, et al. New Mexico’s capacity for increasing the prevalence of colorectal cancer screening with screening colonoscopies. Prev Chronic Dis 2005;2(1). http://www.cdc.gov/pcd/issues/2005/jan/04_0073.htm. Accessed October 15, 2010.
  39. Kahi CJ, van Ryn M, Juliar B, Stuart JS, Imperiale TF. Provider recommendations for colorectal cancer screening in elderly veterans. J Gen Intern Med 2009;24(12):1263-8.
  40. Walter LC, Lindquist K, Nugent S, Schult T, Lee SJ, Casadei MA, et al. Impact of age and comorbidity on colorectal cancer screening among older veterans. Ann Intern Med 2009;150(7):465-73.
  41. 2008 Geographic Access Data System. Selected healthcare professionals in New Mexico. New Mexico Health Policy Commission; 2009. http://www.hpc.state.nm.us/documents/GADS_2008.pdf. Accessed June 1, 2010.

Volver al comienzo

 



 

Tablas

Volver al textoTabla 1. Características demográficas de médicos y de consultorios, Encuesta a médicos de atención primaria de Nuevo México sobre obstáculos a la detección del cáncer colorrectal (N = 216), 2006
Características Media (SD) o %
Edad, años (n = 153) 50.6 (9.9)
Sexo masculino (n = 152) 68%
Raza (n = 121)
Blanca 95%
Otra 4%
Etnicidad hispana o latina (n = 149) 9%
Años de graduado de la facultad de medicina (n = 153) 23 (10.4)
Especialidad (n = 205)
Medicina interna 46%
Medicina familiar 46%
Medicina general 3%
Faltante 5%
Con subespecialidad (n = 216) 11%
Con título de docente en facultad de medicina (n = 155) 50%
Realiza él mismo sigmoidoscopias flexibles (n = 202) 19%
Proporción de pacientes ambulatorios ≥50 años de edad (n = 189) 71 (53.9)
Lugar del consultorio (n = 172)
Albuquerque (población metropolitana >800,000) 47%
Otras zonas urbanas aparte de Albuquerque (población metropolitana >60,000) 15%
Población pequeña o rural 38%
Lugar del consultorio (n = 170)
Consultorio propio 43%
Grupo o modelo de organización de atención médica administrada 13%
Centro comunitario de salud 13%
Universidad 12%
Centro de salud pública/centro de salud para poblaciones indígenas 8%
Clínica u hospital privado 6%
Consultorio para veteranos y miembros del ejército 4%
N.o de médicos en consultorio (n = 172)
1 16%
2-5 47%
6-10 21%
=11 15%
Trabaja en consultorio multidisciplinario (n = 175) 45%
N.o de pacientes atendidos semanalmente (n = 175) 73 (53.4)

Abreviaturas: SD, desviación estándar.

Volver al textoTabla 2. Estrategias del consultorio y apoyo al sistema para realizar pruebas de detección de cáncer colorrectal, Encuesta a médicos de atención primaria de Nuevo México sobre obstáculos a la detección del cáncer colorrectal (N = 216), 2006
Estrategia/apoyo %
Cómo se educa sobre detección de CCR (n = 216a)
Médicos que abordan la detección 94
Personal del consultorio que aborda la detección 21
Pósters/folletos en sala de espera 19
Folletos distribuidos a los pacientes 12
Cartas a pacientes 6
Medios de comunicación electrónicos 2
Otras 1
Ninguna 1
Consultorio tiene expedientes médicos electrónicos (n = 216) 44
Formas en que el médico identifica a pacientes que requieren detección de CCR (n = 216a)
Pregunta al paciente durante la consulta 66
Hoja con calendario de mantenimiento de saludb 51
Notas sobre evoluciónc 45
Expediente médico electrónico 13
No son identificados 5
Tabla de recordatorio 3
Otras 3
Cuenta con método para rastrear que los pacientes se hagan FOBT y las devuelvan (n = 208)
18
No 74
No prescribe FOBT 8
Cuenta con mecanismo para asegurar que los resultados de FOBT se incorporan a expediente médico (n = 193) 80
Tiene directrices o protocolos por escrito para la detección de CCR (n = 205) 33
Notifica a los pacientes sobre los resultados de las pruebas de detección o diagnósticas (n = 203) 86
Forma en que los médicos se informan los resultados de endoscopias colorrectales (n = 215a)
Correo 74
Revisión de expedientes médicos 39
Correo electrónico 16
Otras 9
Formas en que los médicos se informan de los resultados de procedimientos radiológicos (n = 207a)
Correo 76
Revisión de expedientes médicos 38
Correo electrónico 21
Teléfono 6
Otras 8
Médico notifica a pacientes sobre resultados de prueba de detección o diagnóstica (n = 203) 86
Formas en que el médico notifica a los pacientes sobre resultados de las pruebas (n = 174a)
En persona 63
Correo 50
Teléfono 47
Correo electrónico 5
Percepción de la dificultad para programar examen de detección de CCR (n = 202)
No es difícil o poca dificultad 60
Dificultad moderada 23
Muy difícil 17

Abreviaturas: CCR, cáncer colorrectal; FOBT, prueba de sangre oculta en heces.
a Los porcentajes no dan un total de 100 porque los médicos podían seleccionar más de una respuesta.
b Definido como sistema de rastreo para recordar a los médicos las fechas en que deben proporcionar varios servicios preventivos a sus pacientes.
c Definido como la documentación en el expediente médico de los temas abordados en la consulta médica.

Volver al textoTabla 3. Calificación de los médicos sobre los obstáculos para la detección del cáncer colorrectal relacionados con los pacientes, los proveedores de atención médica y el sistema, Encuesta a médicos de atención primaria de Nuevo México sobre obstáculos a la detección del cáncer colorrectal (N = 216), 2006a
Obstáculo percibido Media (SD)b
Paciente
Vergüenza o angustia 4.7 (1.0)
Miedo o dolor 4.5 (1.1)
Seguro médico insuficiente 4.0 (1.6)
Conocimiento insuficiente sobre pruebas de detección 3.8 (1.2)
Conocimiento insuficiente sobre riesgos de CCR 3.8 (1.2)
Falta de percepción de susceptibilidad a CCR 3.8 (1.2)
Falta de beneficios para la detección de CCR 3.7 (1.2)
Obstáculos logísticos 3.7 (1.2)
Poca utilización de controles médicos anuales 3.7 (1.2)
Temor a descubrir cáncer 3.6 (1.2)
Otras necesidades que demandan atención 3.6 (1.2)
Falta de beneficios por el tratamiento del CCR 3.4 (1.3)
Bajo nivel educativo 3.2 (1.3)
Fatalismo 3.2 (1.2)
Poco cumplimiento del paciente 3.2 (1.3)
Factores culturales 3.2 (1.2)
Incapacidad para realizar procedimientos de preparación 3.1 (1.1)
Familiares o amigos tuvieron experiencias negativas con CCR 2.9 (1.1)
Idioma (poco dominio o desconocimiento del inglés) 2.7 (1.2)
No ser ciudadano estadounidense 2.5 (1.7)
Complicaciones por colonoscopia 2.3 (1.1)
Complicaciones por enema de bario 1.7 (1.1)
Complicaciones por sigmoidoscopia flexible 1.6 (1.0)
Proveedor de atención médica:
Limitación en la precisión de FOBT 3.1 (1.4)
Falta de tiempo para hablar de detección 2.5 (1.1)
Falta de destrezas para realizar sigmoidoscopia 2.1 (1.8)
Falta de tiempo para programar exámenes de detección 2.0 (1.1)
Dificultad para asesorar sobre detección 1.8 (1.0)
Complejidad de las opciones de detección 1.7 (1.0)
Cuestionamientos sobre la eficacia de la detección 1.7 (1.0)
Obstáculos del sistema: implementación de las pruebas de detección
Carencia de un sistema de recordatorios para la detección 2.8 (1.4)
Falta de personal de apoyo para dar seguimiento 2.6 (1.5)
Carencia de sistema para rastrear resultados de FOBT 2.4 (1.3)
Falta de materiales educativos para los pacientes 2.3 (1.3)
Reembolso insuficiente para las pruebas de detección 2.0 (1.4)
Obstáculos del sistema: conseguir autorización para endoscopia baja
Larga lista de espera para conseguir una endoscopia baja 3.0 (1.5)
Falta de recursos para procedimientos de detección 2.6 (1.7)
Dificultad para programar endoscopias bajas 2.6 (1.4)
Falta de recursos para procedimientos diagnósticos 2.3 (1.5)
Poca retroalimentación sobre resultados de los procedimientos 2.2 (1.2)

Abreviaturas: SD, desviación estándar; CCR, cáncer colorrectal; FOBT, prueba de sangre oculta en heces.
a Los proveedores de atención médica calificaron los obstáculos por frecuencia percibida utilizando una escala de 6 puntos donde 1 = “nunca”/“no” y 6 = “más”/“mucho” .
b Un análisis de varianza multivariado mostró que las medias con una diferencia de =0.2 eran significativamente distintas a P < .05 por el método de Fisher de diferencias menos significativas para todos los obstáculos excepto los obstáculos del sistema, lo que significa que las diferencias en =0.3 eran significativas.

Volver al textoTabla 4. Motivos para no hacerse pruebas de detección de cáncer colorrectal reportados por adultos de 50 años o más (N = 3,355) en Nuevo México, Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento(BRFSS), 2004a
Motivo Nunca se ha hecho una
FOBT casera, % (IC del 95%), n = 1,695
No se ha hecho una
FOBT casera en el año anterior, % (IC del 95%), n = 798
Nunca se ha hecho una
endoscopia baja, % (IC del 95%), n = 1,504
No se ha hecho una
endoscopia baja en los últimos 5 años, % (IC del 95%), n = 297
El médico nunca lo sugirió 36.6 (33.9-39.4) 45.3 (41.2-49.4) 35.8 (32.9-38.7) 33.9 (27.5-40.8)
El médico dijo que no era necesario 4.4 (3.3-5.7) 9.0 (6.8-11.9) 3.0 (2.1-4.3) 5.8 (3.4-9.6)
Se hizo la prueba en el consultorio 13.0 (11.3-15.0) 5.4 (3.9-7.6) NA NA
No tiene síntomas 30.7 (28.2-33.4) 21.9 (18.8-25.2) 33.5 (30.7-36.4) 36.3 (30.1-43.0)
No tiene antecedentes familiares 2.6 (1.8-3.9) 1.1 (0.5-2.5) 4.6 (3.5-6.0) 3.9 (1.7-9.0)
Cuesta mucho o no la cubre el seguro 0.9 (0.5-1.4) 1.0 (0.5-2.0) 4.5 (3.4-6.0) 4.8 (2.9-8.0)
Muy joven 0.7 (0.3-1.7) 0 0.9 (0.5-1.7) 0
Muy viejo 0.2 (0.1-0.7) 1 (0.4-3.7) 0.6 (0.2-1.6) 0
No tiene tiempo 1.6 (0.9-2.9) 2.7 (1.6-4.6) 2.6 (1.6-4.1) 1.3 (0.6-2.9)
Desagradable 2.2 (1.5-3.3) 1.4 (0.7-2.6) 4.0 (3.0-5.2) 4.0 (2.2-7.4)
Vergonzosa 0.5 (0.3-0.9) 0.6 (0.1-2.3) 1.4 (0.7-2.6) 0.2 (0.0-1.5)
Miedo a tener cáncer 0.3 (0.1-0.9) 0 0.8 (0.4-1.5) 0
Prueba dolorosa NA NA 2.3 (1.6-3.4) 4.0 (2.2-7.1)
No sabe adónde ir a hacerse la prueba 0.3 (0.1-0.6) 0.1 (0.0-1.0) 0.1 (0.0-0.9) 0.4 (0.1-2.6)
No sabe cómo conseguir la prueba 0.8 (0.4-1.6) 0.1 (0.0-0.5) 0.1 (0.0-0.4) 0
Nunca se hace chequeos rutinarios 2.3 (1.6-3.4) 5.6 (4.0-7.9) 2.3 (1.6-3.3) 1.1 (0.3-4.0)
Alguna otra razón 2.8 (2.0-3.9) 4.7 (3.2-6.8) 3.5 (2.5-4.8) 4.4 (2.2-8.6)

Abreviaturas: FOBT, prueba de sangre oculta en heces; CI, intervalo de confianza; NA, no aplicable.
a Los valores representan estimaciones de la población ponderada para los respondedores de 50 años o más de la encuesta BRFSS de Nuevo México del 2004.

Volver al comienzo

 



 



Las opiniones expresadas por los autores que colaboran en esta revista no son necesariamente compartidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, el Servicio de Salud Pública, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o las instituciones a las cuales están afiliados los autores. El uso de nombres comerciales se realiza para fines de identificación y no implica respaldo alguno por parte de ninguno de los grupos mencionados anteriormente. Los enlaces a organizaciones que no pertenecen al gobierno federal se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se responsabilizan por el contenido de esas páginas web.


 Home 

Privacy Policy | Accessibility

CDC Home | Search | Health Topics A-Z

This page last reviewed March 22, 2013

Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services – Order # 220044-A

Centers for Disease Control and Prevention
National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion
 HHS logoUnited States Department of
Health and Human Services