Skip Navigation Links
Centers for Disease Control and Prevention
 CDC Home Search Health Topics A-Z

Preventing Chronic Disease: Public Health Research, Practice and Policy

View Current Issue
Issue Archive
Archivo de números en español








Emerging Infectious Diseases Journal
MMWR


 Home 

Volumen 8: Nº 4, Julio de 2011

ENSAYO
A tomar en serio la prevención de las enfermedades crónicas


ÍNDICE


Translation available This article in English
Imprimir artículo Imprimir artículo
Enviar por e-mail Enviar por e-mail:



Enviar comentarios a los editores Enviar comentarios a los editores
Redistribuir este contenido Redistribuya este contenido


Navegar por este artículo
Agradecimientos
Datos sobre los autores
Referencias bibliográficas
Tabla


Nicholas Freudenberg, DrPH; Kenneth Olden, PhD

Citación sugerida para este artículo: Freudenberg N, Olden K. A tomar en serio la prevención de las enfermedades crónicas. Prev Chronic Dis 2011;8(4):A90. http://www.cdc.gov/pcd/issues/2011/jul/10_0243_es.htm. Consulta: [fecha].

La promulgación de la Ley de protección al paciente y atención médica asequible (Patient Protection and Affordable Care Act of 2010) marca un paso importante hacia la ampliación de la cobertura de atención médica a todos los estadounidenses. Sin embargo, la implementación de la legislación en la próxima década enfrenta desafíos organizacionales, políticos y económicos (1). Una de las maneras más seguras de maximizar la probabilidad de que la reforma al sistema de salud alcance sus objetivos es reduciendo la carga de las enfermedades crónicas en el sistema nacional de salud.

Las enfermedades crónicas como cardiopatías, cáncer, hipertensión arterial, accidentes cerebrovasculares y diabetes representan el 80% de las muertes en los Estados Unidos y el 75% de los costos médicos. En el 2005, el 44% de los estadounidenses presentaba al menos una afección crónica y el 13% tenía tres o más. Hacia el 2020, se calcula que 157 millones de habitantes de los Estados Unidos tendrán una o más afecciones crónicas (2). Pese a que el envejecimiento de la población ha contribuido al aumento de las enfermedades crónicas, los niños y los adultos jóvenes presentan una creciente prevalencia de obesidad, diabetes y asma. El número de personas entre 25 y 44 años de edad con más de una enfermedad crónica se duplicó entre 1996 y el 2005 (2).

La ley de reforma al sistema de salud promete un mejor acceso a pruebas de detección e intervenciones oportunas para las afecciones crónicas en poblaciones vulnerables. De manera análoga, los avances en la comprensión del papel del genoma humano en la expresión de afecciones crónicas traen esperanzas de nuevos tratamientos (3). Lamentablemente, las evidencias parecen indicar que es poco probable que las innovaciones en medicina genómica reduzcan la prevalencia o los costos de las afecciones crónicas en la década venidera (4).

Para reducir la incidencia de las enfermedades crónicas y, por ende, los costos que imponen en nuestra sociedad y en el sistema de salud, será necesario abordar las causas profundas de este aumento registrado en las décadas recientes. Muchas evidencias parecen indicar que hay acciones concretas que pueden ayudar a prevenir un mayor incremento en la prevalencia de enfermedades crónicas. Proponemos cuatro estrategias amplias.

Primero, los Estados Unidos necesitan adaptar sus regulaciones de protección ambiental y del consumidor al siglo 21. La contaminación atmosférica, especialmente en zonas urbanas y de bajos ingresos, contribuye a enfermedades y muertes por cáncer y a enfermedades cardiacas y respiratorias. En el 2002, al menos 146 millones de personas en los Estados Unidos vivían en áreas que no cumplían con por lo menos una de las normas de aire limpio de la Agencia de Protección Ambiental (5). El consumo de tabaco y alcohol así como de alimentos con alto contenido de grasas, azúcares, sal y calorías, contribuye a una proporción grande de muertes por enfermedades crónicas y, sin embargo, las regulaciones nacionales con respecto a estos productos datan de la primera mitad del siglo 20. Las nuevas tendencias en mercadotecnia, diseño de productos y distribución al por menor han dejado obsoletos los enfoques de antaño para proteger a la población de la promoción agresiva de productos perjudiciales para la salud. En las últimas tres décadas, las industrias tabacalera, alimentaria y de bebidas alcohólicas han intensificado sus esfuerzos para persuadir a los consumidores a adquirir sus productos y oponerse a las medidas de salud pública que los protegen contra esos productos (6). El desarrollo de medidas de protección más fuertes a nivel nacional, estatal y local y la identificación de maneras novedosas para evitar que estas industrias trasladen sus costos al público, podrán contribuir a reducir las conductas que conllevan un riesgo de contraer enfermedades crónicas (7).

En segundo lugar, el país necesita mantener y fortalecer la infraestructura de salud pública federal, estatal y local. En el 2004, Frieden acusó a las autoridades de salud pública de los Estados Unidos de estar “dormidas al volante” en sus actividades de respuesta para las crecientes amenazas de enfermedades crónicas (8). A su vez, urgió a la elaboración de programas de vigilancia más fuertes, intervenciones ambientales, nuevas regulaciones y más financiamiento. No obstante, en los últimos dos años, como resultado de la crisis económica, muchos departamentos de salud estatales y locales han recortado fondos para servicios, incluidos los de control de enfermedades crónicas (9). Estas acciones ponen en peligro la prevención de las enfermedades crónicas al aumentar el flujo de personas al sistema de salud, dificultando todavía más la consecución de los objetivos de la reforma al sistema de salud.

En tercer lugar, el país necesita ofrecer nuevos incentivos para la construcción de ambientes que fomenten la salud. El aumento de la actividad física protege contra varias enfermedades crónicas, pero aun así, los ambientes urbanos y suburbanos a menudo dificultan el caminar, andar en bicicleta o utilizar otras formas de transporte activo. El gobierno puede hacer de las decisiones saludables la decisión habitual de la gente a través de reformas en ordenanzas para el uso de zonas; desarrollo de sistemas de transporte que fomenten el transporte activo; y diseño de escuelas, sitios de trabajo y comunidades que fomenten la actividad física y desalienten la vida sedentaria.

Finalmente, el sistema de salud del país necesita modificar sus prácticas para hacer de la prevención de enfermedades crónicas una prioridad. Estas reformas podrían alcanzarse mediante la ampliación del alcance de los programas de intervenciones basadas en la evidencia; el fortalecimiento de centros de salud comunitaria; el incremento de reembolsos por servicios tales como asesoría para la cesación del tabaco, buena nutrición y para tratar problemas de alcoholismo; y el adiestramiento de los profesionales de la salud en técnicas de prevención (10-12).

Estas cuatro estrategias ofrecen varias ventajas. Se basan en conocimientos científicos comprobados, reduciendo la necesidad de invertir más años en estudios antes de implementarse. Cada contribuye a mejorar la prevalencia de varias afecciones crónicas. Las medidas propuestas pueden ayudar a la reducción de la prevalencia de cáncer, diabetes, hipertensión arterial y cardiopatías (Tabla), cada una de las cuales tiene una prevalencia proyectada de más del 40% en las próximas dos décadas (10). Además, estas estrategias reducen la incidencia de afecciones crónicas y ayudan a reducir las desigualdades por ser afecciones que afectan en su mayoría a poblaciones de bajos ingresos, negras o latinas.

La modernización de las normas de protección ambiental y del consumidor, el fortalecimiento de la infraestructura de salud pública, el mejoramiento de los ambientes construidos y la priorización de la prevención en nuestro sistema de salud pueden granjearse más votos y apoyo de los legisladores. Si bien cualquier reforma que amenace el statu quo enfrentará la oposición de intereses especiales, estas recomendaciones beneficiarán a la mayoría de la gente en los Estados Unidos, ahorrarán dinero del fisco y permitirán al país alcanzar sus metas de salud. La implementación simultánea de las cuatro estrategias contribuirá a mejorar las sinergias que pueden acelerar y magnificar su impacto. Al proporcionar el liderazgo necesario para realizar estos cambios, los profesionales de la salud pueden aumentar la probabilidad del éxito de la reforma al sistema de salud y el mejoramiento de la salud de la nación.

Volver al comienzo

Agradecimientos

No hay conflictos de interés que reportar.

Volver al comienzo

Datos sobre los autores

Autor responsable de la correspondencia: Nicholas Freudenberg, DrPH, City University of New York School of Public Health at Hunter College, Box 609, 425 E 25th St, New York, NY 10010. Telephone: 212-481-4363. E-mail: nfreuden@hunter.cuny.edu.

Afiliaciones de los autores: Kenneth Olden, City University of New York School of Public Health at Hunter College, New York, New York.

Back to top

Referencias bibliográficas

  1. Skocpol T. The political challenges that may undermine health reform. Health Aff (Millwood) 2010;29(7):1288-92.
  2. Tackling the burden of chronic diseases in the USA. Lancet 2009;373(9659):185.
  3. Scheuner MT, Sieverding P, Shekelle PG. Delivery of genomic medicine for common chronic adult diseases: a systematic review. JAMA 2008;299(11):1320-34.
  4. Russell LB. Preventing chronic disease: an important investment, but don’t count on cost savings. Health Aff (Millwood) 2009;28(1):42-5.
  5. Kim JJ, American Academy of Pediatrics Committee on Environmental Health. Ambient air pollution: health hazards to children. Pediatrics 2004;114(6):1699-707.
  6. Vladeck D, Weber G. Commercial speech and the public’s health: regulating advertisements of tobacco, alcohol, high fat foods and other potentially hazardous products. J Law Med Ethics 2004;32(4 Suppl):32-4.
  7. Olden K, Ramos RM, Freudenberg N. To reduce urban disparities in health, strengthen and enforce equitably environmental and consumer laws. J Urban Health 2009;86(6):819-24.
  8. Frieden TR. Asleep at the switch: local public health and chronic disease. Am J Public Health 2004;94(12):2059-61.
  9. Levi J, St Laurent R, Segal LM, Vinter S. Shortchanging America’s health: a state-by-state look at how public health dollars are spent and key state health facts. Washington (DC): Trust for America’s Health, 2010. http://healthyamericans.org/report/74/federal-spending-2010.htm. Accessed March 10, 2011.
  10. Bodenheimer T, Chen E, Bennett HD. Confronting the growing burden of chronic disease: can the U.S. health care workforce do the job? Health Aff (Millwood) 2009;28(1):64-74.
  11. EPC Team, Whitlock EP, O’Conner EA, Williams SB, Beil TL, Lutz KW. Effectiveness of primary care interventions for weight management in children and adolescents: an updated, targeted systematic review for the USPSTF. Bethesda (MD): National Library of Medicine, National Center for Biotechnology Information; 2010. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/bookshelf/br.fcgi?book=es76. Accessed March 10, 2011.
  12. Bertakis KD, Azari R. Determinants of physician discussion regarding tobacco and alcohol abuse. J Health Commun 2007;12(6):513-25.

Volver al comienzo

 



 

Tabla

Volver al textoTabla. Estrategias de salud pública para prevenir enfermedades cardiovasculares y respiratorias, algunos tipos de cáncer, diabetes y otras enfermedades crónicas
Estrategia Objetivos específicos
Fortalecer y modernizar las normas de protección ambiental y al consumidor Reducir el contenido de grasas, azúcares y sal en los alimentos; reducir la promoción de alimentos poco saludables; reducir la contaminación atmosférica; reducir el consumo del tabaco; restringir la creciente promoción del tabaco y el alcohol en los jóvenes.
Apoyar la infraestructura de salud pública Fortalecer los sistemas de detección de afecciones de riesgo; financiar a los departamentos de salud locales y estatales para realizar campañas sostenibles de prevención de enfermedades crónicas basadas en la comunidad; establecer y fortalecer programas de vigilancia de enfermedades crónicas para guiar las actividades de prevención; evitar recortes presupuestarios adversos para la infraestructura.
Mejorar los ambientes construidos Incentivar actividades como caminar, andar en bicicleta y otras formas de transporte activo; crear directrices para el diseño de escuelas, comunidades y sitios de trabajo que fomenten la vida activa; utilizar las normas de uso de zonas para mejorar los ambientes para las actividades físicas o alimentarias; alentar al uso de transporte público.
Hacer de la prevención una prioridad en la atención médica Proporcionar incentivos financieros y organizacionales para la prevención primaria mediante el uso de intervenciones basadas en la evidencia; mejorar la capacitación de los proveedores de atención médica primaria; desarrollar vínculos más fuertes entre los sistemas de salud pública y de atención médica; fortalecer los centros de salud comunitaria.

Volver al comienzoo

 



 



Las opiniones expresadas por los autores que colaboran en esta revista no son necesariamente compartidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, el Servicio de Salud Pública, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o las instituciones a las cuales están afiliados los autores. El uso de nombres comerciales se realiza para fines de identificación y no implica respaldo alguno por parte de ninguno de los grupos mencionados anteriormente. Los enlaces a organizaciones que no pertenecen al gobierno federal se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se responsabilizan por el contenido de esas páginas web.


 Home 

Privacy Policy | Accessibility

CDC Home | Search | Health Topics A-Z

This page last reviewed March 22, 2013

Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services – Order # 223537

Centers for Disease Control and Prevention
National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion
 HHS logoUnited States Department of
Health and Human Services