Skip Navigation Links
Centers for Disease Control and Prevention
 CDC Home Search Health Topics A-Z

Preventing Chronic Disease: Public Health Research, Practice and Policy

View Current Issue
Issue Archive
Archivo de números en español








Emerging Infectious Diseases Journal
MMWR


 Home 

Volumen 7: Nº 4, Julio 2010

ESTUDIO DE CASO COMUNITARIO
CAN DO Houston: Un enfoque comunitario para prevenir la obesidad infantil


ÍNDICE


Translation available This article in English
Imprimir artículo Imprimir artículo
Enviar por e-mail Enviar por e-mail:



Enviar comentarios a los editores Enviar comentarios a los editores
Redistribuir este contenido Redistribuya este contenido


Navegar por este artículo
Resumen
Antecedentes
Contexto de la comunidad
Métodos
Resultados
Interpretación
Agradecimientos
Datos sobre los autores
Referencias bibliográficas
Tablas


Nancy Post Correa, MPH; Nancy G. Murray, DrPH; Christine A. Mei; William B. Baun, EPD; Beverly Jean Gor, EdD, RD, LD; Nicole B. Hare, DHSc, MS; Deborah Banerjee, PhD, MS; Toral F. Sindha, RD, LD; Lovell Allan Jones, PhD

Citación sugerida para este artículo: Correa NP, Murray NG, Mei CA, Baun WB, Gor BJ, Hare NB, et al. CAN DO Houston: un enfoque comunitario para prevenir la obesidad infantil. Prev Chronic Dis 2010;7(4):A88. http://www.cdc.gov/pcd/issues/2010/jul/09_0184_es.htm. Consulta: [fecha].

REVISADO POR EXPERTOS

Resumen

Antecedentes
Los esfuerzos integrales basados en la comunidad pueden reducir las tasas de obesidad infantil.

Contexto comunitario
Casi la mitad de los niños de Houston tienen sobrepeso o son obesos, pese a que esa ciudad dispone de muchos recursos para apoyar una buena alimentación, la actividad física y para prevenir el aumento de peso en los niños.

Métodos
Utilizamos los recursos existentes para implementar una iniciativa comunitaria de prevención de obesidad infantil en dos vecindarios de bajos ingresos en Houston. Con base en los comentarios de miembros de la comunidad, coordinamos varias actividades para promover prácticas saludables, como programas después de clases, recorridos por supermercados, seminarios sobre bienestar, clases de cocina y clubes de bienestar para el personal.

Resultados
Los hallazgos preliminares indicaron que los residentes de las comunidades están aprovechando las oportunidades adicionales de actividad física y educación en nutrición.

Interpretación
La implementación de una iniciativa eficaz para prevenir la obesidad infantil en entornos urbanos es factible con un uso mínimo de fondos si se aprovechan los recursos existentes.

Volver al comienzo

Información general

Las consecuencias negativas de la obesidad infantil han sido bien documentadas (1), pero aun así, casi un tercio de los niños estadounidenses presenta obesidad o sobrepeso (2-4), y Houston, Texas (condado de Harris ) no es la excepción a esta tendencia. En el 2007, el 27% de los niños de cuarto grado fueron clasificados como obesos al presentar un índice de masa corporal (IMC) equivalente o superior al percentil 95 y otro 19% tenía sobrepeso (IMC en percentil ≥85 a <95) (5).

Algunas iniciativas comunitarias han ayudado a que los niños bajen de peso (6) y evitado que lo vuelvan a aumentar (7), pero la mayoría no ha demostrado reducciones en las tasas de obesidad infantil amplias y duraderas en la comunidad (8,9). Los expertos en prevención de la obesidad recomiendan un enfoque integral que involucre a escuelas, departamentos de salud, programas comunitarios, familias y personal de atención médica (1,10,11). Llevamos a cabo un proyecto piloto basado en los principios de la participación comunitaria y la investigación traslacional para ayudar a organizaciones sin fines de lucro, personal médico e investigadores a coordinar esfuerzos en la aplicación de prácticas de prevención de obesidad infantil en la comunidad sustentadas en evidencia (12-14). Si bien las fuertes asociaciones comunitarias requieren que se les dedique tiempo, esto puede aumentar la confianza de la comunidad, la pertenencia y la relevancia de la intervención para garantizar que sea acorde al contexto de la colectividad (15,16).

Nuestra iniciativa CAN DO Houston (Children And Neighbors Defeat Obesity o Comunidad Ayudando a los Niños a Derrotar la Obesidad) tiene como misión prevenir y reducir las tasas de obesidad infantil en el área metropolitana de Houston a través de actividad física, alimentación y salud mental, facilitando una amplia colaboración entre individuos, instituciones, organizaciones y gobierno local. CAN DO Houston invita a las comunidades a que identifiquen y prioricen iniciativas que promuevan la actividad física, la buena alimentación y la salud mental y que apoyen las iniciativas que se ha determinado pueden ayudar a reducir las tasas de obesidad infantil. La iniciativa piloto CAN DO Houston comenzó en agosto del 2008 y se realizó en dos vecindarios de Houston.

Volver al comienzo

Contexto de la comunidad

Houston, Texas, es la cuarta ciudad más grande de los Estados Unidos (17); tiene más de 2 millones de habitantes y cubre 634 millas cuadradas (18,19). El perfil racial y étnico de Houston (49% blancos, 37% hispanos, 25% afroamericanos y 5% asiáticos) es diverso (20). En el 2007, en el condado de Harris, el 27% de los residentes de 18 años o más fueron clasificados como obesos (IMC ≥30 kg/m2), y en la zona estadística del área metropolitana de Houston (10 condados circundantes de Houston), el 9% de los habitantes reportó que había recibido un diagnóstico de diabetes (21). En el 2008, el 7% de los habitantes de 18 años o más reportó que se le había diagnosticado una enfermedad cardiovascular y el 29% que se le diagnosticó hipertensión (22).

Houston está dividida en 88 áreas geográficas designadas, conocidas como "super vecindarios", en las cuales se incentiva a los residentes a trabajar juntos para identificar, planificar y fijar prioridades que aborden las necesidades y preocupaciones de sus comunidades (18). Sunnyside y Magnolia Park son dos de los super vecindarios de Houston y los sitios donde se llevó a cabo la iniciativa piloto CAN DO Houston. Sunnyside es la comunidad afroamericana más antigua de Houston y tiene 18,629 residentes. De acuerdo con el censo del 2000, 94% de los residentes de Sunnyside son afroamericanos, 38% gana menos del nivel de pobreza y menos de la mitad tiene trabajo (23). Magnolia Park tiene 21,302 residentes, de los cuales, 96% son hispanos, 31% gana menos del nivel de pobreza y menos de la mitad tiene trabajo (24).

Después de determinar los vecindarios Sunnyside y Magnolia Park como lugares potenciales para la iniciativa piloto CAN DO Houston, las partes interesadas del proyecto identificaron más de 60 programas en Houston que abordaban la obesidad infantil. Con base en este gran número de programas, CAN DO Houston supuso que se podría apoyar la prevención de la obesidad infantil con fondos mínimos, al involucrar a las comunidades, coordinar esfuerzos con organizaciones existentes y utilizar los recursos disponibles.

Volver al comienzo

Métodos

Formación de CAN DO Houston

Después de que la revista Men’s Fitness nombrara a Houston “la ciudad más gorda de los Estados Unidos” en el 2005, la alcaldía estableció el Consejo Asesor de Bienestar del Alcalde (Mayor’s Wellness Council o MWC) para alentar y motivar a los habitantes de Houston a tomar mejores decisiones de alimentación saludable y actividad física regular por medio de la educación y la participación en actividades entretenidas (25). Para apoyar esta visión, el Consejo creó en el 2006 la Asociación para el Bienestar de Houston (Houston Wellness Association o HWA), una organización sin fines de lucro que aglutinara a las empresas y la industria del bienestar en los esfuerzos a favor de los ciudadanos de Houston (26).

En octubre del 2007, la HWA y el MWC invitaron a las partes interesadas a buscar solución al problema de la obesidad infantil en Houston. A través de las redes informales de los miembros de la HWA y el MWC, estos esfuerzos cobraron mayor impulso e interés y un gran consorcio de partes interesadas, que incluía servicios de la ciudad, expertos en disparidades de salud y obesidad infantil, pediatras, universidades y programas comunitarios, coordinó esfuerzos para crear un programa integral de prevención infantil integral basado en la comunidad. Aún más, en el 2006, los Institutos Nacionales de Salud fundaron el Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales (Center for Clinical and Translational Sciences o CCTS) en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, como parte de una de las 12 subvenciones para la ciencia clínica y traslacional, lo cual proporcionó recursos de personal para la colaboración con CAN DO Houston.

Las partes interesadas sostuvieron inicialmente reuniones mensuales y, cuando los planes se hicieron más concretos, formaron varios comités (ejecutivo, participación comunitaria, programación, evaluación, recolección de datos, comunicaciones y desarrollo). El comité ejecutivo pasó a ser una junta directiva cuando CAN DO Houston se constituyó como una organización independiente 501(c)(3) sin fines de lucro. Los comités de CAN DO Houston continuaron reuniéndose cada mes y el consorcio entero cada trimestre, y para mantener a todos los socios informados e interesados, se enviaban actualizaciones mensuales por correo electrónico. La cronología de la formación de CAN DO Houston se presenta en la Tabla 1. Dado que se trató de un proyecto de acción comunitaria, no se requirió la aprobación de un comité de revisión de ética.

Identificación de los super vecindarios

En colaboración con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de la ciudad de Houston (City of Houston Department of Health and Human Services o HDHHS), CAN DO Houston identificó los super vecindarios de Sunnyside y Magnolia Park como sedes del estudio piloto en Houston. (El HDHHS evaluó la salud y el bienestar de estos dos vecindarios en el 2007 mediante entrevistas a muestras representativas de sus residentes, utilizando un método de muestreo estratificado por conglomerados y compartió los datos recogidos para ayudar en el diseño de CAN DO Houston.) Una vez que ambos vecindarios fueron seleccionados, se determinó que la escuela primaria y el parque de cada uno serían los ejes centrales de CAN DO Houston. Los estudiantes de primaria, de 6 a 12 anos, fueron identificados como el foco principal del estudio. El foco secundario comprendió padres, familias y personal escolar, ya que sus acciones afectan indirectamente el peso de los niños. Por ejemplo, las compras que hacen los padres afectan el tipo de alimentos que reciben sus niños y el personal escolar puede influir en el tiempo que dedican los alumnos a la actividad física.

Entrevistas a informantes clave y grupos de enfoque

Para determinar las prioridades de cada comunidad, se realizaron ocho entrevistas a informantes clave con directores escolares, administradores de los parques, profesores de educación física, personal de la autoridad del transporte metropolitano del condado de Harris (METRO, por sus siglas en inglés) y oficiales de policía. Se les pidió a los entrevistados que describieran las fortalezas y obstáculos de su comunidad para realizar actividad física y tener una buena alimentación y para desarrollar mentes saludables. También se les pidió que identificaran y priorizaran las iniciativas que promueven la actividad física, la buena alimentación y la salud mental. Los participantes a entrevistar fueron identificados ya sea porque desempeñaban funciones críticas de apoyo a la misión de CAN DO Houston (directores escolares y profesores de educación física) o porque fueron recomendados por su organización (personal de METRO y oficiales de policía). Tanto el personal de METRO como los policías expresaron sus deseos de apoyar a CAN DO a través de la promoción de iniciativas y una mayor presencia policial alrededor de las escuelas y los parques. También realizamos reuniones de grupos de enfoque con padres de familia de cada vecindario. En Magnolia Park, el director nos autorizó a asistir a una reunión de padres de familia previamente convocada. En Sunnyside, incorporamos un grupo de enfoque a una de nuestras sesiones educativas para padres. CAN DO Houston también fue presentado por el Departamento de Policía en reuniones comunitarias en Sunnyside y Magnolia Park. Las entrevistas duraron aproximadamente 60 minutos y los grupos de enfoque 30.

Análisis de artículos científicos

Revisamos las publicaciones científicas para buscar aquellas que se referían a prácticas y conductas meta basadas en la evidencia, para prevenir el aumento de peso en los niños, tales como las recomendaciones de un comité experto para la prevención, evaluación y tratamiento del sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes (Expert Committee Recommendations Regarding the Prevention, Assessment, and Treatment of Child and Adolescent Overweight and Obesity) (1). Seleccionamos 5 de las conductas meta basadas en la evidencia y creamos mensajes clave que constituyeran el punto central de las iniciativas CAN DO Houston: comer 9 frutas y verduras todos los días, desayunar todos los días, no ver más de 2 horas la televisión por día, realizar actividad física de moderada a vigorosa por 60 minutos todos los días y dedicar 60 minutos ininterrumpidos a la convivencia familiar todos los días. (El quinto mensaje clave se adoptó de la conducta meta que se refiere a que las familias coman juntas y se modificó de acuerdo con el contexto de nuestras comunidades, donde muchos padres no pueden llegar a casa a la hora de las comidas.) También apoya nuestro énfasis en el fomento de la salud mental.)

Evaluación de la capacidad de los socios

Después de analizar las evaluaciones del HDHHS y de concluir con las entrevistas a los informantes clave, los grupos de enfoque y las reuniones comunitarias, y de revisar las publicaciones científicas sobre prácticas basadas en evidencia, evaluamos la capacidad de nuestros socios. Con el apoyo del CCTS, las partes interesadas de CAN DO Houston crearon una base de datos de recursos públicos con los 60 programas locales que abordan la obesidad infantil que quedó disponible en Internet (http://ccts.uth.tmc.edu/ccts-services/resource-lists). A medida que priorizábamos las iniciativas, se hacía necesario implementar aquellas que la comunidad solicitó (para sembrar confianza), basadas en la evidencia y sostenibles (para aumentar la posibilidad de éxito), y que no fueran una carga para la capacidad limitada de los socios de CAN DO Houston. (Por ejemplo, la escuela primaria de Magnolia Park solicitó un segundo profesor de educación física para aumentar más el tiempo de actividad semanal. Pese a que apoyamos la idea de que los estudiantes dedicaran más tiempo a la educación física, concluimos que financiar el sueldo de un maestro estaba por encima de nuestra capacidad).

Resultados de las entrevistas a informantes clave y grupos de enfoque

En Magnolia Park, los participantes de las entrevistas a informantes clave y los grupos de enfoque indicaron que los niños tenían un acceso adecuado a recursos para una alimentación saludable. En los supermercados locales había frutas y verduras frescas a precios razonables. La escuela tenía un jardín comunitario y los estudiantes recibieron clases de cocina y de nutrición gracias a una colaboración con la organización sin fines de lucro Receta para el Éxito (Recipe for Success). La escuela también estaba capacitada en el programa escolar de salud infantil conocido como CATCH (Coordinated Approach to Child Health), el cual está basado en evidencia (27).

Los participantes identificaron la falta de actividad física como el principal obstáculo para prevenir la obesidad infantil. Algunos padres de familia estaban renuentes a calificar a sus niños de obesos o con sobrepeso y prefirieron enfocarse en la promoción de la salud infantil en lugar del control del peso. Varias madres expresaron preocupación por la seguridad de sus niños afuera de la escuela. El director de la escuela primaria dijo que la mayoría de los niños iban a casa después de la escuela y contaban con mínimas oportunidades para realizar actividad física por falta de conocimiento sobre recursos existentes, dificultad de transporte y temor a la delincuencia. Asimismo, expresó la necesidad de contar con un segundo profesor de educación física, un programa general para después de clases, un programa de fútbol extracurricular y personal a cargo de los programas de bienestar. El profesor de educación física también indicó la necesidad de tener otro maestro y más equipo deportivo. Los padres manifestaron interés en las clases de ejercicios aeróbicos.

Los padres expresaron preocupación sobre la seguridad del parque y el gerente del parque local indicó la necesidad de proveer de transporte para que los estudiantes fueran al parque después de las clases. El parque de la ciudad estaba a 0.4 de milla de la escuela primaria y ofrecía un programa extra escolar gratuito que constituía una oportunidad para que los estudiantes realizaran actividad física supervisada y segura. Sin embargo, la mayoría de los padres no dejaban que sus niños fueran al parque a pie debido a que tenían que estaba cerca de una transitada avenida de 4 carriles y un pantano.

En el vecindario de Sunnyside, los resultados de las evaluaciones, los grupos de enfoque, las entrevistas con informantes clave y las reuniones comunitarias indicaron que los niños estaban recibiendo más de los 60 minutos de actividad física diaria recomendada de moderada a vigorosa. Los estudiantes participaban en educación física 4 veces a la semana durante la jornada escolar. Muchos de los estudiantes caminaban a la escuela y asistían a un programa después de clases a cargo del Departamento de Parques y Recreación de la ciudad de Houston, y la escuela también estaba capacitada en el programa CATCH. El parque estaba situado directamente frente a la escuela, por lo que los estudiantes lo podían visitar fácilmente después de las clases.

Los participantes de las entrevistas a informantes clave y los grupos de enfoque identificaron la educación en nutrición como la necesidad principal para prevenir la obesidad infantil en la comunidad de Sunnyside. Específicamente, el director solicitó educación para padres, recorridos por los supermercados y una huerta comunitaria; el administrador del parque pidió recursos para enseñar educación en nutrición y el profesor de educación física solicitó educación para padres y equipo para medir la estatura y peso de los estudiantes. Los padres dijeron que su mayor preocupación era la seguridad del vecindario.

Volver al comienzo

Resultados

Resultados de las entrevistas a informantes clave y grupos de enfoque

Con base en las preocupaciones expresadas por los participantes sobre el acceso al parque en el vecindario de Magnolia Park, iniciamos una colaboración con el personal del departamento de parques y recreación y coordinamos para que impartieran un programa en la escuela después de las clases dos veces a la semana de 2:45 p.m. a 5:00 p.m. El personal del parque condujo las actividades y CAN DO Houston proporcionó voluntarios que trabajaron más de 160 horas para asistir al personal del parque y supervisar a los estudiantes (Tabla 2). Más de 80 estudiantes se inscribieron al programa, lo cual demostró que el problema de transporte al parque puede ser uno de los obstáculos más importantes para que participen en un programa después de las clases en el parque. En virtud del éxito de este proyecto piloto, el distrito escolar accedió a mantener el servicio de transporte en autobús de la escuela al parque durante el año escolar 2009-2010.

Se crearon más iniciativas para Magnolia Park (Tabla 2) que fueron promovidas principalmente a través de avisos enviados por la escuela a los padres. El personal de la oficina escolar también fue informado de las actividades de CAN DO Houston para responder a las preguntas de los estudiantes y los padres. Para recibir retroalimentación de las iniciativas CAN DO Houston, los socios de CAN DO Houston se reunieron formalmente con las partes interesadas en Magnolia Park tres veces al año. Además, los socios de CAN DO Houston pasaron mucho tiempo en las comunidades y obtuvieron retroalimentación a través de conversaciones informales con padres, estudiantes y personal.

Con base en la solicitud de los participantes para proporcionar más educación en nutrición para los niños del vecindario de Sunnyside, coordinamos un seminario mensual sobre bienestar para educar a los padres sobre la buena alimentación y varios temas relacionados con el bienestar. También se ofrecieron recorridos por el supermercado para enseñar cómo comprar alimentos saludables manteniendo un presupuesto. Se celebró un carnaval de nutrición en el programa del parque después de clases para educar a los estudiantes sobre alimentación saludable y proporcionamos al parque materiales para incorporar educación en nutrición en su programa después de clases, además de otras actividades (Tabla 3).

Las iniciativas de Sunnyside se dieron a conocer a través de la correspondencia semanal del director de la escuela a los padres y los avisos a los padres de los estudiantes del programa del parque después de clases. También se recibió retroalimentación de la comunidad de Sunnyside a través de las reuniones formales dos veces al año y de conversaciones con personal, estudiantes y padres.

Los socios de CAN DO Houston en la comunidad organizaron sus propias iniciativas de bienestar durante el proyecto piloto, para las cuales CAN DO Houston ofreció apoyo. En Magnolia Park, los maestros establecieron un club para caminar y correr para estudiantes y personal y coordinaron transporte de autobús para llevar a los alumnos a una carrera conmemorativa de 1 milla en coordinación con el programa local Marathon Kids. En el vecindario de Sunnyside, los maestros pidieron a los estudiantes leer un dato nutricional diario durante los avisos matutinos. También se creó un jardín comunitario en el parque de Sunnyside.

Otros resultados y comentarios

Los resultados de las iniciativas CAN DO Houston fueron alentadores. Más de 400 estudiantes y familiares asistieron al evento “fitness explosion” (un esfuerzo para ampliar el conocimiento sobre las oportunidades para realizar actividad física), un promedio de 48 estudiantes se inscribieron en el programa después de clases, el programa de fútbol después de clases se llenó a su capacidad de 40 estudiantes y más de 120 estudiantes fueron al carnaval de nutrición. Adicionalmente, más de 100 personas se ofrecieron como voluntarias para los eventos de CAN DO Houston, aportando un total de 450 horas de voluntariado documentadas. Para obtener retroalimentación de los estudiantes que participaron en CAN DO Houston, los voluntarios hicieron preguntas a pequeños grupos de niños durante una de las últimas sesiones del programa después de clases. Los comentarios demostraron los efectos positivos del proyecto piloto en las actitudes y conductas de los estudiantes (Tabla 4).

El distrito escolar autorizó consultar las evaluaciones sobre la actividad física de los estudiantes y las medidas de sus IMC, con lo que podremos comparar los IMC de los estudiantes de las escuelas donde funcionó CAN DO Houston con los de las escuelas similares donde no operó.

La iniciativa piloto logró formar un consorcio de personas y organizaciones interesadas en buscar una solución a la obesidad en la niñez. Más de 70 organizaciones y 100 personas participaron en el desarrollo de CAN DO Houston, incluidos la alcaldía, METRO, el Departamento de Policía de Houston, instituciones académicas, bufetes jurídicos, firmas de relaciones públicas, miembros de los medios de comunicación, fundaciones, corporaciones, gobierno, servicios de la ciudad, médicos, organizaciones sin fines de lucro, el sistema escolar y el departamento de parques y recreación de la ciudad. Gracias a la realización de las reuniones trimestrales de CAN DO Houston, las reuniones mensuales de sus comités y la base de datos en Internet, las organizaciones están más conscientes de la existencia de otras entidades en la comunidad y hemos observado de manera informal que hay más colaboración conjunta entre ellas. Estas colaboraciones podrían tener un efecto sustancial en la comunidad, ya que la mayoría de nuestras organizaciones socias están realizando trabajo que no se limita a los super vecindarios de Sunnyside y Magnolia Park.

Desafíos del programa

CAN DO Houston superó varios desafíos durante su desarrollo e implementación. El obstáculo más grande fue conectar con los padres, pese a que se ofrecieron actividades que ellos mismos propusieron. Las barreras del lenguaje y los horarios de trabajo pueden haber sido un factor que impidió que los padres fueran más activos en la iniciativa. En retrospectiva, podíamos haber aumentado la participación de los padres organizando actividades a diferentes horas del día, dándoles más publicidad y ofreciendo incentivos para que vinieran.

Además, ha sido un desafío identificar las actividades que se pueden apoyar. Las solicitudes de la comunidad no siempre coinciden con las recomendaciones del comité de expertos (1). Para aumentar la probabilidad del éxito, la implementación de prácticas basadas en la evidencia debe estar equilibrada con el desarrollo de la confianza y una verdadera colaboración con la comunidad (16). Para abordar este desafío, creamos un comité directivo que estableciera los lineamientos sobre cómo priorizar las iniciativas que patrocinamos.

Finalmente, pese a que el proyecto piloto aprovechó los recursos existentes que hay para aumentar la actividad física y la educación en nutrición, la escasez de fondos limitó lo que podríamos ofrecer a las comunidades. Todo el tiempo dedicado por el personal y los materiales fueron donados en especie por nuestros socios, con la excepción de los eventos para el lanzamiento de las iniciativas y el equipo, que provinieron de una subvención al MWC por parte del Consejo Asesor del Gobernador sobre Acondicionamiento Físico. CAN DO Houston continuará apoyando a los super vecindarios y sus residentes a medida que avanzan en el control de su salud. Sin embargo, con fondos adicionales, CAN DO Houston podría ofrecer más actividades, extenderse a otros vecindarios y realizar una evaluación completa. También quisiéramos respaldar más iniciativas basadas en la tercera meta de CAN DO Houston, fomentar la salud mental, mediante las destrezas necesarias para hacer buenas decisiones y relaciones positivas en la familia y la comunidad.

Volver al comienzo

Interpretación

Para determinar la eficacia de CAN DO Houston, se necesita una evaluación integral. Sin embargo, nuestros datos preliminares indican que los niños de las dos comunidades están aprovechando las oportunidades adicionales para realizar actividad física y recibir educación en nutrición. Estos resultados parecen indicar que es posible utilizar los recursos existentes para mejorar la salud de los niños.

La iniciativa piloto demostró que al involucrar a las comunidades, colaborar con las organizaciones y utilizar los recursos existentes, es posible dotar a las comunidades de un mejor acceso a un estilo de vida saludable con fondos mínimos. Sin embargo, la capacidad de logros sin contar con fondos puede que esté sujeta a los recursos que tenga una ciudad grande, lo cual será difícil de replicar en comunidades más pequeñas. Por ejemplo, sin el apoyo sustancial del personal del CCTS y otras instituciones, como el Centro de Investigaciones sobre la Salud de las Minorías del Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas, quizá no habría sido posible coordinar las iniciativas de CAN DO Houston. Aún más, CAN DO Houston se implementó en dos vecindarios con los que había colaborado previamente el HDHHS para realizar evaluaciones de salud. En virtud de que toma tiempo entablar asociaciones y confianza en la comunidad, la colaboración previa entre los super vecindarios y el HDHHS puede haber propiciado una mayor disposición a colaborar y participar en las iniciativas de promoción de la salud (15,16).

Muchos factores contribuyeron al éxito del proyecto piloto CAN DO Houston. Algunos de los que a nuestro parecer resultaron cruciales fueron:

  • obtención del apoyo del alcalde para CAN DO Houston (lo cual sirvió para invitar a que colaboraran nuevas organizaciones);
  • identificación de una visión y objetivos comunes entre los socios;
  • formación de una infraestructura que fomentó un sentido de pertenencia en los socios;
  • comunicación regular con los socios y las comunidades, incluido pasar mucho tiempo en las comunidades;
  • asociación con funcionarios de alto nivel y personal de base de las organizaciones (lo cual nos ayudó a crear las asociaciones más fuertes);
  • actitud positiva y entusiasta al interactuar y resolver problemas con los socios, los voluntarios y las comunidades;
  • involucramiento y receptividad a lo que decían las comunidades permitiendo que ellas priorizaran sus iniciativas. (La colaboración con las comunidades permite aprovechar y fortalecer los activos y recursos de la comunidad [28].)

Creemos que la iniciativa piloto CAN DO Houston demostró avances en el mejoramiento de la salud de la comunidad al diseminar prácticas de participación comunitaria basadas en la evidencia. La junta directiva de CAN DO Houston está buscando fondos para ampliar sus actividades a otros vecindarios, intensificar su apoyo continuo a los actuales y posibilitar una evaluación más integral sobre la eficacia de nuestra iniciativa.

Volver al comienzo

Agradecimientos

Queremos agradecer al CCTS del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (num. UL1 RR024148) y al Centro de Investigaciones sobre la Salud de las Minorías del Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas, por asignar una cantidad considerable de tiempo a su personal para coordinar las iniciativas CAN DO Houston. Proporcionaron apoyo adicional los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades SIP-7 2004 (núm. U48 DP000057), el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y del Riñón de los Institutos Nacionales de Salud (núm. DK062148), Subvenciones para la colaboración en Ciencias de la Educación (núm. R25 RR 020543), el Consejo Asesor del Gobernador de Texas sobre el Acondicionamiento Físico y el Departamento de Agricultura/ Servicio de Investigación Agrícola de los EE. UU. (núm. 6250-51000-046). Otras organizaciones que realizaron significativas donaciones en especie de tiempo y recursos incluyen Baun Associates/Wellness-Without-Walls, Colegio de Medicina de Baylor, Departamento de Salud y Servicios Humanos de la ciudad de Houston, Departamento de Parques y Recreación de la ciudad de Houston, programas de Salud y Bienestar para Empleados del Centro Oncológico M. D. Anderson, Distrito Escolar Independiente de Houston, Houston Wellness Association, Looper Reed and McGraw, Consejo Asesor de Bienestar del Alcalde de Houston, Minute Maid (Coca-Cola Norteamérica) y Fundación Receta para el Éxito. Entre otros socios figuran Body of Knowledge; Museo Infantil de Houston; Centro de Recursos para la Familia ESCAPE; Servicios de Salud Pública y Ambiental del Condado de Harris; Niños saludables, Escuelas saludables; Asociación Diétetica de Houston; Departamento de Policía de Houston; Marion Montgomery, Inc; METRO; Fundación Michael y Susan Dell; Mom and Tot Fitness; Fundación Oliver; Administración y Organización de Educación Física y Atletismo, Departmento de Salud y Rendimiento Humano, Universidad de Houston; ProSalud, Inc; Pasos para un Condado de Harris-Houston más Saludable; Universidad del Sur de Texas; Grupo WellFit; Fondo para la Educación y la Investigación sobre la Salud de la Mujer; Escuela de Salud Pública de la Universidad de Texas; y Wellicity. También agradecemos a la Dra. Maureen Goode y al Dr. Larkin Strong por su apoyo editorial.

Volver al comienzo

Datos sobre los autores

Autora responsable de la correspondencia: Beverly Jean Gor, EdD, RD, LD, Postdoctoral Fellow, University of Texas M. D. Anderson Cancer Center, 1515 Holcombe, Unit 639, Houston, TX 77030. Telephone: 713-563-2750. E-mail: bjgor@mdanderson.org.

Afiliaciones de los autores: Nancy Post Correa, Nancy G. Murray, Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, Houston, Texas; Christine A. Mei, Coca-Cola América del Norte (oficina de Minute Maid), Houston, Texas; William B. Baun, Lovell Allan Jones, Centro Oncológico M. D. Anderson de la Universidad de Texas, Houston, Texas; Nicole B. Hare, City of Houston, Houston, Texas; Deborah Banerjee, Toral F. Sindha, Departamento de Salud y Servicios Humanos de Houston, Houston, Texas.

 

Volver al comienzo

Referencias bibliográficas

  1. Barlow SE. Expert committee recommendations regarding the prevention, assessment, and treatment of child and adolescent overweight and obesity: summary report. Pediatrics 2007;120(Suppl 4):S164-92.
  2. Child and Adolescent Health Measurement Initiative. 2007 National survey of children’s health. http://www.nschdata.org. Accessed July 17, 2009.
  3. Ogden CL, Carroll MD, Flegal KM. High body mass index for age among US children and adolescents, 2003-2006. JAMA 2008;299(20):2401-5.
  4. Levi J, Vinter S, Richardson L, St. Laurent R, Segaml LM. F as in fat: how obesity policies are failing in America: Trust for America’s Health. Princeton (NJ): Robert Wood Johnson Foundation; 2009.
  5. Kelder S, Hoelscher D, Cuccia M, Forys L, Springer A, Murray N, et al. Evaluation report Steps to a Healthier Houston/Harris County consortium: dissemination of CATCH in Harris County public elementary schools. Austin (TX): Michael and Susan Dell Center for the Advancement of Healthy Living, University of Texas; 2008.
  6. Economos CD, Hyatt RR, Goldberg JP, Must A, Naumova EN, Collins JJ, et al. A community intervention reduces BMI z-score in children: Shape Up Somerville first year results. Obesity (Silver Spring) 2007 May;15(5):1325-36.
  7. Sanigorski AM, Bell AC, Kremer PJ, Cuttler R, Swinburn BA. Reducing unhealthy weight gain in children through community capacity-building: results of a quasi-experimental intervention program, Be Active Eat Well. Intl J Obesity 2008;32(7):1060-7.
  8. Robinson TN. Treating pediatric obesity: generating the evidence. Arch Pediatr Adolesc Med 2008;162(12):1191-2.
  9. Demattia L, Denney SL. Childhood obesity prevention: successful community-based efforts. Ann Am Acad Pol Soc Sci 2008;615(83).
  10. Kumanyika S. Obesity, health disparities, and prevention paradigms: hard questions and hard choices. Prev Chronic Dis 2005;2(4). http://www.cdc.gov/pcd/issues/2005/oct/05_0025.htm.
  11. Morris V. Community-based programming to treat childhood obesity. Curr Diab Rep 2006;6(5):395-400.
  12. The Clinical and Translational Science Award (CTSA) Consortium’s Community Engagement Key Function Committee and the CTSA Community Engagement Workshop Planning Committee. Researchers and their communities: the challenge of meaningful community engagement. Durham (NC): Duke University; 2009.
  13. Committee on Community Engagement. Principles of community engagement. Atlanta (GA): Centers for Disease Control and Prevention/Agency for Toxic Substances and Disease Registry; 1997.
  14. Woolf SH. The meaning of translational research and why it matters. JAMA 2008;299(2):211-3.
  15. Lasker RD, Weiss ES, Miller R. Partnership synergy: a practical framework for studying and strengthening the collaborative advantage. Milbank Q 2001;79(2):179-205, III-IV.
  16. Minkler M. Community-based research partnerships: challenges and opportunities. J Urban Health 2005;82(2 Suppl 2):ii3-12.
  17. City of Houston Planning and Development Department. Houston land use and demographic profile; 2000. http://www.houstontx.gov/planning/planning_studies/ ludem/pdf/execsummary.pdf. Accessed July 23, 2009.
  18. City of Houston. Super neighborhoods; 2009. http://www.houstontx.gov/planning/suprnbhds/sn_links.htm. Accessed July 23, 2009.
  19. Greater Houston Convention and Visitors Bureau. Houston’s size; 2009. http://www.visithoustontexas.com/media/statistics/Houston_Statistics_Size. Accessed July 23, 2009.
  20. US Census Bureau. Profile of general demographic characteristics: 2000. Geographic area: Houston city, Texas. http://censtats.census.gov/data/TX/1604835000.pdf. Accessed July 23, 2009.
  21. Texas Department of State Health Services. Texas Behavioral Risk Factor Surveillance System, statewide BRFSS survey, 2007. http://www.dshs.state.tx.us/chs/brfss/. Accessed April 2, 2008.
  22. Texas Department of State Health Services. Texas Behavioral Risk Factor Surveillance System, statewide BRFSS survey, 2008. http://www.dshs.state.tx.us/chs/brfss/. Accessed December 7, 2009.
  23. City of Houston. Census 2000: demographic data by super neighborhood: Sunnyside. http://www.houstontx.gov/planning/suprnbhds/ 2001_demog/71_sunnyside.htm. Accessed July 23, 2009.
  24. City of Houston. Census 2000: demographic data by super neighborhood: Magnolia Park. http://www.houstontx.gov/planning/suprnbhds/ 2001_demog/82_magnoliapark.htm. Accessed July 23, 2009.
  25. Mayor’s Wellness Council. Get moving Houston. 2009. http://www.getmovinghouston.com. Accessed August 23, 2009.
  26. Houston Wellness Association. Houston Wellness Association: doing good by doing wellness. 2009. http://www.houstonwellness.org. Accessed August 23, 2009.
  27. Luepker RV, Perry CL, McKinlay SM, Nader PR, Parcel GS, Stone EJ, et al. Outcomes of a field trial to improve children’s dietary patterns and physical activity. The child and adolescent trial for cardiovascular health. CATCH collaborative group. JAMA 1996;275(10):768-76.
  28. Economos CD, Irish-Hauser S. Community interventions: a brief overview and their application to the obesity epidemic. J Law Med Ethics 2007;35(1):131-7.

Volver al comienzo

 



 

Tablas

Volver al textoTabla 1. Cronología del desarrollo de CAN DO Houston, Houston, Texas
Fecha Evento o actividad
Septiembre de 2007 El Comité Asesor Comunitario del CCTS designa la obesidad infantil como la principal preocupación de salud de la comunidad de Houston.
Octubre de 2007 El Comité de Bienestar Infantil y Familiar de la HWA se reúne por primera vez y decide implementar un proyecto comunitario enfocado a ayudar a prevenir la obesidad infantil.
El Grupo de Trabajo sobre la Obesidad Infantil del MWC se reúne por primera vez y anuncia que esbozará un informe sobre la obesidad infantil en Houston.
Febrero de 2008 El MWC, la HWA y el Comité Asesor Comunitario del CCTS deciden colaborar juntos para abordar la obesidad infantil en la comunidad de Houston como CAN DO Houston.
Abril de 2008 Se celebra la primera reunión CAN DO Houston con todas las partes interesadas. Se extienden invitaciones a representantes de organizaciones clave como el distrito escolar, parques y recreación, METRO, Departamento de Policía de Houston y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Houston. Se crean siete comités: ejecutivo, participación comunitaria, programación, evaluación, recolección de datos, comunicaciones y desarrollo.
Mayo de 2008 Se inician los contactos con partes interesadas clave de la comunidad, como administradores de parques, directores escolares, profesores de educación física y grupos de padres de familia para evaluar y priorizar las iniciativas para el programa piloto.
Mayo-Agosto de 2008 Las partes interesadas de CAN DO Houston se reúnen cada mes con los siete comités. Avanzan los planes para su implementación en el otoño de 2008.
Septiembre de 2008 El proyecto piloto de CAN DO Houston se implementa en 2 super vecindarios de Houston.
CAN DO Houston se constituye como una organización independiente 501(c)(3) sin fines de lucro.

Abreviaturas: CAN DO, Comunidad Ayudando a los Niños a derrotar la Obesidad; CCTS, Centro de Ciencias Clínicas y Traslacionales; HWA, Asociación para el Bienestar de Houston; MWC, Consejo Asesor de Bienestar del Alcalde; METRO, Autoridad del Transporte Metropolitano del condado de Harris.

Volver al textoTabla 2. Iniciativas de CAN DO Houston en el vecindario de Magnolia Park, Houston, Texas
Iniciativa Resultados
En asociación con Parques y Recreación de la ciudad, ofrecimos un programa después de clases en la escuela primaria Magnolia Park. Personal del parque organizó actividades como fútbol, kickball, carreras de sacos, carreras de relevos y otras que fomentaban la actividad física. El programa se ofreció dos veces a la semana durante 7 semanas para un total de 14 sesiones. La asistencia osciló entre 31 y 63 estudiantes por sesión, con un promedio de 48 estudiantes y 8 voluntarios en cada sesión. Cada sesión duró 2.25 horas.
Tras finalizar el programa piloto para después de clases, la escuela primaria y el parque continuaron colaborando juntos ofreciendo fútbol después de las clases. Durante las sesiones, los estudiantes participaron en prácticas y en un partido. Este programa se ofreció una vez a la semana durante el semestre de la primavera y su capacidad límite de 40 estudiantes se llenó. Cada sesión duró 2 horas.
En asociación con Minute Maid, proporcionamos pretzels y jugo al 100% a los estudiantes del programa de después de clases. Todos los estudiantes de ese programa recibieron pretzels y jugo al 100%. Por lo general, todos los participantes comían el tentempié.
En asociación con los Programas de Bienestar del Centro Oncológico M. D. Anderson, formamos un comité de bienestar de la escuela primaria Magnolia Park, integrado por personal escolar. El personal explicó las iniciativas de bienestar en la escuela y participó en actividades de control del estrés. Siete maestros y directivos escolares se reunían cada dos semanas. Las actividades incluyeron planificación de un día de campo en la escuela y participación en técnicas de visualización, ejercicios de yoga, ejercicios de respiración, caminatas y control del estrés.
En asociación con Receta para el Éxito, ofrecimos lecciones de cocina después del horario escolar a estudiantes y padres. Durante cada sesión, los alumnos recolectaban hierbas y vegetales frescos, como rábanos y albahaca, de la huerta escolar. Algunas de las comidas que prepararon fueron pasta de trigo casera con verduras y pesto, sándwiches de vegetales asados, tabule y pizza de trigo integral. Se realizaron 4 sesiones de 2 horas cada una. Un total de 42 estudiantes y padres asistieron a las clases de cocina después del horario escolar (un promedio de 10 personas en cada sesión).
En asociación con el MWC, dotamos a la escuela de equipo deportivo consistente en 20 balones de fútbol, porterías y aros hula-hula, con el fin de aumentar las oportunidades de realizar actividad física. El equipo para jugar al fútbol se utilizaba dos veces por semana durante el programa después de clases. El profesor de educación física indicó que este equipo también sirvió para las clases de educación física y que los estudiantes lo solicitaban para la hora del recreo.
En asociación con la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Texas, proporcionamos a los maestros folletos y capacitación sobre cómo incorporar actividad física en las aulas. La capacitación duró 30 minutos y los folletos comprendían 15 actividades que se pueden hacer en espacios limitados, como las aulas, para que los estudiantes realicen actividad física en periodos cortos (5-10 minutos). Veinte profesores asistieron a la capacitación y 35 recibieron los folletos. Los maestros indicaron que pusieron en práctica las actividades sugeridas y que los estudiantes las disfrutaron.
En asociación con el MWC, coordinamos los esfuerzos de muchas organizaciones locales sin fines de lucro para ofrecer una feria de acondicionamiento físico (“fitness explosion”), cuyo objetivo es ampliar el conocimiento de las oportunidades para realizar actividad física. Entre las organizaciones locales que asistieron al evento figuraron el cuartel local de bomberos, la biblioteca pública de Houston, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Houston y el MWC. Aproximadamente 400 estudiantes, familiares y maestros asistieron al evento de 2 horas. Los estudiantes participaron en varias estaciones de actividad física y visitaron los stands de información sobre recursos locales que fomentan una vida saludable. Para ganar un premio (una bolsa de CAN DO Houston), tenían que realizar actividades físicas en 5 estaciones, como patear para marcar goles o saltar la cuerda.
En asociación con la Universidad de Houston, los estudiantes universitarios organizaron un día de campo en la escuela para los estudiantes de primaria. Aproximadamente 175 estudiantes y miembros del personal escolar participaron en el día de campo que duró 2.5 horas. Estudiantes y personal realizaron varios juegos que requerían de actividad física, como carreras de obstáculos, tira y afloja con una cuerda, carreras de relevos y tiro libre de baloncesto.

Abreviaturas: CAN DO, Comunidad Ayudando a los Niños a derrotar la Obesidad; MWC, Consejo Asesor de Bienestar del Alcalde.

Volver al textoTabla 3. Iniciativas de CAN DO Houston en el vecindario de Sunnyside, Houston, Texas
Iniciativa Resultados
Coordinamos la presentación de ponentes para las charlas mensuales sobre bienestar “Coffee on the Run”. Los padres asistieron a las sesiones matutinas de media hora después de dejar a sus niños en la escuela. Los temas abordaron conceptos básicos de nutrición, relación entre actividad física y rendimiento escolar y técnicas de relajación. Las charlas sobre bienestar se ofrecieron mensualmente, con un promedio de 15 padres en cada sesión.
En asociación con el Colegio de Medicina de Baylor, proporcionamos una báscula y un estadiómetro para medir el peso y la estatura de todos los participantes del proyecto piloto CAN DO Houston. La escuela primaria midió el peso y la estatura de 404 alumnos, cumpliendo así un requisito estatal. La escuela también indicó que los maestros usaban las básculas para controlar su propio peso.
En asociación con la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Texas, proporcionamos a los maestros folletos sobre cómo incorporar actividad física en las aulas. La folletos comprendían 15 actividades que se pueden hacer en espacios limitados, como las aulas, para que los estudiantes realicen actividad física en periodos cortos (5-10 minutos). Treinta y cinco maestros recibieron los folletos.
En colaboración con los supermercados locales y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Houston, ofrecimos tours por tiendas de comestibles. Los nutricionistas enseñaron a los padres a comprar alimentos saludables en sus comercios locales manteniendo un presupuesto. Los participantes se llevaron frutas y verduras frescas. Las actividades se centraron en leer etiquetas nutricionales; escoger frutas y verduras congeladas, enlatadas o frescas; identificar las diferencias entre productos de marca y productos genéricos de la tienda, lácteos bajos en grasa y de grasa entera; también se habló del consumo mínimo diario de fibra alimenticia. Se ofrecieron dos recorridos a los supermercados en el vecindario de Sunnyside. Diecisiete residentes de Sunnyside asistieron al primer tour y 13 al segundo. Cada tour duró 90 minutos.
Coordinamos esfuerzos con muchas organizaciones locales sin fines de lucro para ofrecer un "carnaval de nutrición" que incluyera varias actividades interactivas para que los estudiantes aprendieran sobre alimentación saludable. Los temas incluyeron descripciones de la guía de la pirámide alimenticia, los tamaños de las porciones y el azúcar que contienen las bebidas. Entre las organizaciones participantes figuraron el departamento de Parques y Recreación de la Ciudad de Houston, la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Texas, el Museo Infantil y la Asociación Dietética de Houston. Aproximadamente 120 estudiantes concurrieron al evento de 2 horas.
En asociación con la Universidad de Houston, los estudiantes universitarios organizaron un día de campo en la escuela para los estudiantes de primaria. Aproximadamente 120 estudiantes y miembros del personal escolar participaron en el día de campo que duró 2.5 horas. Los estudiantes y el personal realizaron varios juegos que requerían de actividad física, como concurso de hula-hula, competencia de obstáculos para tiros de baloncesto y carreras de relevos.
En asociación con el Consejo Asesor de Bienestar del Alcalde, proporcionamos al parque equipo adicional, como cuerdas de saltar y conos, para apoyar las actividades físicas. La dirección de parques indicó que el equipo se utilizaba con regularidad.

Abreviaturas: CAN DO, Comunidad Ayudando a los Niños a derrotar la Obesidad.

Volver al textoTabla 4. Comentarios de los estudiantes que participaron en CAN DO Houston, Houston, Texas
Pregunta Respuesta del estudiante
¿Qué te gusta de CAN DO Houston? “Me deja ser como soy, como correr por todos lados. . . pero de todos modos hay reglas. . . puedes jugar, estar activo, en forma y feliz. . . . Usted sabe. . . estar saludable.”
“Estar activo. . . ayuda a los niños bajar de peso.”
“Ayuda a que hagas ejercicio.”
“Me ha enseñado el hábito de hacer ejercicio.”
“Me gusta todo lo que hace CAN DO.”
“Me gusta cuando tenemos actividades, como fútbol.”
¿Qué estarías haciendo si no participaras en CAN DO Houston? “Estaría aburrido y vería la televisión.”
“Ver televisión.”
¿Cómo te sientes después de haber participado en CAN DO Houston? “Contento, nunca juego tanto afuera de la casa.”

Abreviaturas: CAN DO, Comunidad Ayudando a los Niños a derrotar la Obesidad.

Volver al comienzo

 



 



Las opiniones expresadas por los autores que colaboran en esta revista no son necesariamente compartidas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, el Servicio de Salud Pública, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o las instituciones a las cuales están afiliados los autores. El uso de nombres comerciales se realiza para fines de identificación y no implica respaldo alguno por parte de ninguno de los grupos mencionados anteriormente. Los enlaces a organizaciones que no pertenecen al gobierno federal se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se responsabilizan por el contenido de esas páginas web.


 Home 

Privacy Policy | Accessibility

CDC Home | Search | Health Topics A-Z

This page last reviewed March 22, 2013

Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services – Order # 213050

Centers for Disease Control and Prevention
National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion
 HHS logoUnited States Department of
Health and Human Services