Skip Navigation Links
Centers for Disease Control and Prevention
 CDC Home Search Health Topics A-Z

Preventing Chronic Disease: Public Health Research, Practice and Policy

View Current Issue
Issue Archive
Archivo de números en español








Emerging Infectious Diseases Journal
MMWR


 Home 

Volumen 2: Nº 3, julio 2005

INVESTIGACIÓN ORIGINAL
Diferencias en la recuperación de un accidente cerebrovascular según el sexo


INDICE DE CONTENIDOS


Translation available Este elemento en inglés
Print this article Imprima este elemento
E-mail this article Enviar por e-mail:



Send feedback to editors Envíe sus comentarios a los editores

Sue-Min Lai, PhD, MS, MBA, Pamela W. Duncan, PhD, Paul Dew, MD, MPH, John Keighley, MS

Citas sugeridas para este artículo: Lai S-M, Duncan PW, Dew P, Keighley J. Diferencias en la recuperación de un accidente cerebrovascular según el sexo. Prev Chronic Dis [serie publicada on-line] julio 2005 [fecha de la cita]. Disponible en: URL: http://www.cdc.gov/pcd/issues/2005/
jul/04_0137_es.htm
.

REVISIÓN PARITARIA

Resumen

Introducción
Este estudio examinó las diferentes capacidades de hombres y mujeres para llevar a cabo actividades básicas de la vida diaria, actividades instrumentales de la vida diaria y actividades que requieran un desempeño físico más alto, después de un accidente cerebrovascular. El objetivo del estudio era determinar si las diferencias observadas en los pacientes de distintos sexos en lo que refiere a la recuperación de un accidente cerebrovascular, podían estar, de hecho, relacionadas con un estado depresivo al llegar a la tercera edad, con la gravedad del accidente cerebrovascular, el estado físico antes del mismo y con otras comorbilidades médicas.

Métodos
Se reclutó a un total de 459 pacientes que habían sido internados en hospitales o clínicas de una comunidad urbana del “Midwest” estadounidense (Midwest estadounidense = una región que comprende los Estados de Ohio, Indiana, Illinois, Michigan, Wisconsin, Minnesota, Iowa, Misuri, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Nebraska, y Kansas) debido a un accidente cerebrovascular de gravedad alta o media. Se realizó un seguimiento de estos pacientes desde la aparición de los síntomas del accidente cerebrovascular hasta 6 meses después de ocurrido el mismo. La recuperación de todos los participantes del estudio se evaluó utilizando medidas estandarizadas, entre ellas la Escala de Accidente Cerebrovascular de los Institutos Nacionales de Salud (NIHSS, por sus siglas en inglés), el Índice de Barthel para las Actividades de la Vida Diaria, la Escala de Lowton para las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria, y la escala de funcionamiento físico de la Encuesta del Estado de Salud SF-36. Para evaluar el estado depresivo se utilizó la Escala de Depresión Geriátrica. Se midió cada resultado al inicio (dentro de las 2 semanas de ocurrido el accidente cerebrovascular), medida que se tomó como valor inicial, y luego pasados 1, 3 y 6 meses a partir del mismo. También se evaluaron al inicio el funcionamiento físico antes del accidente cerebrovascular, las características del accidente y las comorbilidades.

Resultados
Las pacientes que participaron en el estudio eran mayores que los pacientes masculinos, con una edad promedio de 71 años para las mujeres contra 69 años para los hombres. El funcionamiento físico de las mujeres antes del accidente cerebrovascular era peor que el de sus contrapartes masculinas. Pasados seis meses desde el accidente cerebrovascular, las mujeres del estudio tenían menos probabilidades que los hombres de lograr un puntaje ≥95 en el Índice de Barthel para las Actividades de la Vida Diaria (razón de riesgos [RR] = 0,68, 95% intervalo de confianza [IC] 0,52–0,90), de realizar ocho de nueve actividades instrumentales de la vida diaria sin ayuda (RR = 0,46; 95% IC, 0,30–0,68), y de lograr un puntaje ≥90 en la escala de funcionamiento físico de la Encuesta del Estado de Salud SF-36 (RR = 0,54; 95% IC, 0,28–1.01). Cuando en el análisis se controló el valor inicial de la edad, el funcionamiento físico anterior al accidente cerebrovascular, la gravedad del mismo y el estado de depresión al comienzo de los síntomas, las mujeres del estudio continuaron siendo menos propensas que los hombres (RR = 0,51; 95% IC, 0,32–0,79) a poder realizar ocho de las nueve actividades instrumentales de la vida diaria sin ningún tipo de ayuda, pero no se observaron diferencias vinculadas al sexo en lo que respecta a realizar actividades básicas de la vida diaria o actividades físicas más exigentes de forma independiente.

Conclusión
El estado físico y los síntomas de depresión anteriores al accidente cerebrovascular son factores importantes en lo que respecta a la investigación sobre las diferentes capacidades de las personas de ambos sexos de recuperarse tras un accidente cerebrovascular. La menor recuperación de las actividades de la vida diaria y del funcionamiento físico en las mujeres luego de un accidente cerebrovascular podría estar vinculada a múltiples factores, como mayor edad, peor estado físico antes del accidente y una mayor tendencia a experimentar un estado depresivo después del mismo.

 



 



The opinions expressed by authors contributing to this journal do not necessarily reflect the opinions of the U.S. Department of Health and Human Services, the Public Health Service, the Centers for Disease Control and Prevention, or the authors’ affiliated institutions. Use of trade names is for identification only and does not imply endorsement by any of the groups named above.


 Home 

Privacy Policy | Accessibility

CDC Home | Search | Health Topics A-Z

This page last reviewed March 22, 2013

Centers for Disease Control and Prevention
National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion
 HHS logoUnited States Department of
Health and Human Services