Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Conductores de mayor edad en el lugar de trabajo: Cómo los empleadores y los trabajadores pueden prevenir los accidentes vehiculares

En el trabajo, los conductores de mayor edad aportan los vastos conocimientos, las habilidades y la experiencia que han adquirido en el transcurso de la vida. Las investigaciones muestran que los conductores de mayor edad tienen más probabilidades que sus colegas más jóvenes de adoptar conductas seguras, como usar el cinturón de seguridad y obedecer los límites de velocidad. Sin embargo, aquellos de 55 años o más tienen el doble de riesgo de morir en un accidente vehicular relacionado con el trabajo, en comparación con los trabajadores más jóvenes.* Una posible razón es que las personas mayores tienen más probabilidades de resultar lesionadas si tienen un accidente vehicular, y tienen más probabilidades de morir si sufren lesiones.

Este documento les proporciona información a los empleadores y trabajadores acerca de los cambios físicos y mentales, relacionados con la edad, que podrían afectar la conducción de los trabajadores mayores. Es importante tener en cuenta estos cambios para que los trabajadores de mayor edad puedan seguir aportando su experiencia en el lugar de empleo, bajo las condiciones más seguras posibles.

¿Cómo el envejecimiento afecta las habilidades para conducir?

Aunque los conductores de mayor edad tienen más probabilidades de tener conductas seguras para manejar, tanto los empleadores como los trabajadores deben tener en cuenta que es normal que las habilidades físicas y mentales vayan deteriorándose gradualmente con la edad. Esto pone a esos conductores en mayor riesgo de morir si tienen un accidente vehicular.
La vista a menudo se deteriora con la edad. Los ojos de las personas mayores necesitan más luz y más tiempo para ajustarse a los cambios de luz, por lo que puede que les sea difícil ver claramente, en especial durante el amanecer, el atardecer y la noche. Los conductores de mayor edad pueden volverse más sensibles al resplandor de los faros de los vehículos, las luces de la calle y el sol.
La visión periférica —la habilidad de ver lo que está a los lados, arriba o abajo mientras se mira hacia el frente— a menudo se deteriora a medida que las personas envejecen, lo que aumenta el riesgo de que tengan accidentes vehiculares.
Las enfermedades de los ojos —como las cataratas, el glaucoma y la degeneración macular— se vuelven más comunes con la edad, lo cual hace que sea más difícil para los conductores de mayor edad leer las señales y distinguir los colores.
La pérdida auditiva relacionada con la edad hace más difícil oír las bocinas, las sirenas y los ruidos de los automóviles, que advierten de posibles peligros.
Varias enfermedades y afecciones pueden afectar la habilidad para conducir.

La diabetes puede hacer que los niveles de azúcar en la sangre estén muy altos o muy bajos, lo cual puede causar somnolencia, mareos, confusión, pérdida de la conciencia o convulsiones.
La artritis puede hacer que las articulaciones se inflamen y se vuelvan rígidas, lo que limita el movimiento de los hombros, las manos, la cabeza y el cuello. Esto puede hacer que sea difícil sujetar o girar el volante, accionar los pedales del freno y el acelerador, ponerse el cinturón de seguridad o detectar peligros.
La apnea del sueño, un trastorno en el cual la respiración se interrumpe breve y reiteradamente durante el sueño, puede aumentar el riego de manejar soñoliento.
La enfermedad de Parkinson puede hacer que los brazos, las manos y las piernas de las personas tiemblen. Esto puede afectar su equilibrio y movimiento, y disminuir la capacidad de manejar los controles de un vehículo de manera segura.
Puede que otras enfermedades crónicas y el uso de medicamentos recetados o de venta libre y el uso de varios medicamentos a la vez interfieran con la calidad del sueño, lo cual aumenta el riesgo de manejar soñoliento. Other chronic diseases…
Las destrezas motoras, esenciales para manejar de manera segura, pueden deteriorarse con la edad.

La fuerza es vital para muchas de las cosas que se hacen al conducir, como presionar el pedal del freno.
El rango de movimiento es importante para ponerse el cinturón de seguridad o para voltearse a ver otros vehículos y objetos.
La flexibilidad permite que el cuerpo y las articulaciones se muevan con mayor libertad, lo cual hace que sea más fácil observar el camino desde todos los ángulos. Esto puede ayudar con muchas de las cosas que se hacen al manejar, como mirar hacia los costados y hacia atrás, hacer girar el volante y estacionarse.
La coordinación ayuda a que la parte superior del cuerpo trabaje conjuntamente con la parte inferior, como cuando se frena y dobla al mismo tiempo.
Las habilidades mentales — como la memoria, la capacidad de concentración, el juicio y la capacidad de tomar decisiones y reaccionar rápidamente— son necesarias para conducir. Pero estas habilidades pueden deteriorarse gradualmente con la edad, lo cual hace que los conductores de mayor edad se sientan agobiados por las señales, las señas, los peatones y los vehículos a su alrededor.

¿Qué pueden hacer los empleadores para prevenir los accidentes vehiculares relacionados con el trabajo?

Empleadores: Establezcan y hagan cumplir normas integrales relacionadas con la seguridad de los conductores de vehículos automotores.

Exijan el uso del cinturón de seguridad todo el tiempo y por parte de todos los ocupantes del vehículo.
Planifiquen y coordinen los viajes.Consideren si el trabajo se puede hacer sin manejar. Disminuir la cantidad de manejo que hacen los trabajadores es la manera más eficaz de prevenir los accidentes vehiculares.
Establezcan horarios de trabajo que les permitan a los empleados obedecer los límites de velocidad y seguir las normas correspondientes como las relacionadas con las horas de servicio.
Alienten a los supervisores y a los conductores a que tomen decisiones con anticipación en cuanto a la ruta, el destino y el horario del viaje.
Establezcan políticas que permitan que los conductores consulten a sus supervisores la posibilidad de ajustar las horas de manejo si tienen problemas para ver de noche, y de dejar de manejar si están demasiado cansados o hay mal tiempo.
Eviten que los conductores manejen distraídos.Prohíban el envío de mensajes de texto y el uso del teléfono con la mano mientras se conduzca.
Consideren prohibir el uso de los teléfonos de manos libres.
Exijan que los trabajadores se detengan en un lugar seguro si tienen que enviar un mensaje de texto, hacer una llamada o usar su dispositivo manual con otros fines (como buscar el camino para llegar a un lugar).
Eviten que los conductores manejen soñolientos.Hagan horarios de trabajo que permitan que los trabajadores tengan suficiente tiempo libre para que puedan dormir la cantidad adecuada de horas.
Permitan que los trabajadores tomen descansos durante su turno.
Permitan que los trabajadores duerman una siesta de menos de 30 minutos o que se detengan en un lugar seguro si están demasiado cansados.
Fomenten un ambiente de trabajo positivo para reducir el estrés laboral, lo cual puede afectar la calidad del sueño.
Fomenten la concientización sobre los trastornos del sueño y otras enfermedades que pueden aumentar la somnolencia.
Eviten que los conductores manejen bajo los efectos de sustancias.Establezcan normas que prohíban operar un vehículo bajo la influencia del alcohol, drogas ilegales o medicamentos que se vendan con o sin receta y que podrían afectar la capacidad de conducir de manera segura.
Denles a los trabajadores información general acerca de los posibles efectos de los medicamentos que se venden con o sin receta en su capacidad para conducir.
Fomenten la seguridad, la salud y el bienestar de los trabajadores a través de normas, programas y actividades en el lugar de trabajo.Incluyan temas como el ejercicio, la alimentación saludable y los buenos hábitos relacionados con el sueño.
Evalúen la capacidad para conducir.Restrinjan la conducción de vehículos con base en una evaluación de la capacidad real para conducir y no según el estado de salud general o un límite de edad arbitrario.
Hagan todo lo posible para asignar otras funciones laborales que no requieran conducir si la capacidad de un trabajador para manejar es afectada temporal o permanentemente.
Fomenten la conducción segura.Informen a los conductores acerca de las funciones avanzadas de seguridad que tienen sus vehículos y su uso adecuado.
Ofrezcan cursos de manejo “de actualización” que incluyan temas como estrategias para conducir de manera segura, cambios en las reglas viales, regulaciones acerca de la conducción distraída y nuevas funciones de seguridad en los vehículos.
Háganles las siguientes recomendaciones a los trabajadores para garantizar que los dispositivos del vehículo estén adecuadamente ajustados al conductor.Mantengan sin obstrucciones el campo visual sobre el volante.
Asegúrense de que haya al menos 10 pulgadas entre su pecho y el volante.
Ajusten el asiento, el cinturón de seguridad y el reposacabezas para que queden seguros y cómodos.
Asegúrense de poder acceder fácilmente a los pedales del freno y del acelerador.

  • Esta página fue revisada el: 22 de septiembre de 2017
  • Esta página fue modificada el: 22 de septiembre de 2017
  • Fuente del contenido:
TOP