Violencia juvenil: Factores de riesgo y de protección

Factores de riesgo para la perpetración de violencia juvenil

La investigación de la violencia juvenil ha aumentado nuestra comprensión de los factores que hacen que algunas poblaciones sean más vulnerables a la victimización y la perpetración. Los factores de riesgo aumentan la probabilidad de que una persona joven se vuelva violenta. Sin embargo, los factores de riesgo no son causas directas de la violencia juvenil; en cambio, estos factores contribuyen a la probabilidad de que se produzca la violencia juvenil.1,2

La investigación asocia los siguientes factores de riesgo con la perpetración de la violencia juvenil:2-5

Factores de riesgo individuales:
  • Antecedentes de victimización violenta.
  • Déficit de atención, hiperactividad o trastornos del aprendizaje.
  • Antecedentes de conducta agresiva temprana.
  • Involucramiento con drogas, alcohol o tabaco.
  • Bajo coeficiente intelectual.
  • Poco control de la conducta.
  • Déficits en destrezas cognitivas sociales o de procesamiento de la información.
  • Altos niveles de sufrimiento emocional.
  • Antecedentes de tratamiento por problemas emocionales.
  • Creencias y actitudes antisociales.
  • Exposición a la violencia y al conflicto en la familia.
Factores de riesgo familiares:
  • Actitudes autoritarias en la crianza de los hijos.
  • Prácticas disciplinarias severas, poco estrictas o incoherentes.
  • Baja participación de los padres.
  • Débiles lazos afectivos con los padres o los cuidadores.
  • Bajo nivel de estudios y bajos ingresos de los padres.
  • Abuso de sustancias o delincuencia de los padres.
  • Mal funcionamiento familiar.
  • Escaso control o supervisión de los niños.
Factores de riesgo sociales y de pares:
  • Asociación con jóvenes que también son delincuentes.
  • Involucramiento en pandillas.
  • Rechazo social por parte de otros jóvenes.
  • Falta de participación en actividades tradicionales.
  • Mal rendimiento académico.
  • Poco compromiso hacia la escuela y fracaso escolar.
Factores de riesgo de la comunidad:
  • Menos oportunidades económicas.
  • Altas concentraciones de residentes pobres.
  • Altos niveles de transitoriedad.
  • Altos niveles de alteración familiar.
  • Bajos niveles de participación de la comunidad.
  • Vecindarios socialmente desorganizados.

 Inicio de la página

Factores de protección contra la perpetración de violencia juvenil

Los factores de protección pueden proteger a los jóvenes de los riesgos de volverse violentos. Estos factores existen a varios niveles. Hasta ahora, los factores de protección no se han estudiado tan ampliamente o con el mismo rigor que los factores de riesgo. Sin embargo, la identificación y la comprensión de los factores de protección son tan importantes como la investigación de los factores de riesgo. Los estudios sugieren los siguientes factores de protección: 2, 4-6

Factores de protección individual:
  • Actitud intolerante hacia comportamientos inaceptables.
  • Alto coeficiente intelectual.
  • Alto promedio de calificaciones (como indicador de alto rendimiento académico).
  • Altas aspiraciones educativas.
  • Orientación social positiva.
  • Popularidad reconocida por otros jóvenes.
  • Destrezas o competencias sociales altamente desarrolladas.
  • Destrezas altamente desarrolladas para planificar de manera realista.
  • Religiosidad.
Factores de protección familiares:
  • Conexión con la familia o adultos fuera de la familia.
  • Capacidad de hablar sobre problemas con los padres.
  • Las expectativas de los padres que se perciben sobre el rendimiento escolar son altas.
  • Actividades compartidas frecuentes con los padres.
  • Presencia constante de uno de los padres durante por lo menos uno de los siguientes eventos: al despertar, al llegar de la escuela, a la hora de la cena o de acostarse.
  • Participación en actividades sociales.
  • Uso por parte de los padres o la familia de estrategias constructivas para lidiar con problemas (disposición de modelos para lidiar con los problemas de forma constructiva).
Factores de protección sociales y de pares:
  • Posesión de relaciones afectivas con los que están en la escuela que son fuertes, cercanas y con orientación prosocial.
  • Compromiso hacia la escuela (inversión y buen desempeño en la escuela).
  • Relaciones cercanas con otros jóvenes que tengan conductas aceptables.
  • Ser parte de grupos de jóvenes que no toleran conductas antisociales.
  • Participación en actividades prosociales.
  • Exposición a entornos escolares caracterizados por lo siguiente:
    • Supervisión intensa
    • Reglas de conducta claras
    • Refuerzo negativo coherente contra la agresión
    • Participación de padres y profesores

 Inicio de la página

Recursos (en inglés)

Referencias

  1. Mercy J, Butchart A, Farrington D, Cerdá M. Youth violence. In: Krug E, Dahlberg LL, Mercy JA, Zwi AB, Lozano R, editors. World report on violence and health. Geneva (Switzerland): World Health Organization; 2002. p. 25−56. Cdc-pdf[278KB,34Pages, Print Only]External
  2. Department of Health and Human Services (DHHS). Youth violence: a report of the Surgeon General [online]; 2001.
  3. Lipsey MW, Derzon JH. Predictors of violent and serious delinquency in adolescence and early adulthood: a synthesis of longitudinal research. In: Loeber R, Farrington DP, editors. Serious and violent juvenile offenders: risk factors and successful interventions. Thousand Oaks (CA): Sage Publications; 1998. p. 86−105.
  4. Resnick MD, Ireland M, Borowsky I. Youth violence perpetration: what protects? What predicts? Findings from the National Longitudinal Study of Adolescent Health. Journal of Adolescent Health 2004;35:424.e1−e10.
  5. Dubow, EF, Huesmann, LR, Boxer, P, Smith, C. Childhood and adolescent risk and protective factors for violence in adulthood. Journal of Criminal Justice 2016; 45, 26-31.
  6. Lösel, F, & Farrington, D P. Direct protective and buffering protective factors in the development of youth violence. American Journal of Preventive Medicine 2012; 43(2), S8-S23.

 Inicio de la página

Esta página fue revisada el: 16 de marzo de 2018