Información para profesionales de la salud y personal de laboratorio

Manejo de las infecciones por Vibrio vulnificus en heridas

Se debe considerar la posibilidad de que V. vulnificus sea una posible causa de infección de heridas que hayan estado expuestas a aguas costeras. Se debe iniciar el tratamiento rápidamente porque los antibióticos mejoran las posibilidades de sobrevivencia. Se debe tratar con mucha atención el sitio de la herida; a veces se requiere desbridamiento o amputación de la extremidad infectada.

  • Se recomienda hacer un cultivo de la herida o de las ampollas hemorrágicas, y todas las colonias aisladas de V. vulnificus deben ser enviadas a un laboratorio de salud pública.
  • Se recomienda hacer un hemocultivo si el paciente tiene fiebre, ampollas hemorrágicas o algún signo de septicemia.
  • El tejido necrótico debe desbridarse; en casos graves podría requerirse una fasciotomía o la amputación de la extremidad.
  • Tratamiento con antibióticos
    • Generalmente se recomienda doxiciclina (100 mg por vía oral o intravenosa, dos veces al día durante 7 a 14 días) y una cefalosporina de tercera generación (p. ej., 1-2 gramos de ceftazidima por vía intravenosa o intramuscular cada 8 horas).
    • Se ha reportado que un régimen de agente único con una fluoroquinolona como levofloxacina, ciprofloxacina o gatifloxacina ha sido al menos tan eficaz en un modelo animal como un régimen con doxiciclina y una cefalosporina.
    • La doxiciclina y las fluoroquinolonas a veces están contraindicadas en los niños. Los niños se deben tratar con trimetoprim con sulfametoxazol más un aminoglucósido.
Características clínicas

La vibriosis se caracteriza comúnmente por la diarrea acuosa, por lo general acompañada de cólicos abdominales, náuseas, vómitos y fiebre. Las bacterias Vibrio también pueden causar infecciones de las heridas o los tejidos blandos. En las personas con afecciones subyacentes, especialmente enfermedad hepática, las bacterias Vibrio pueden causar infecciones del torrente sanguíneo caracterizadas por fiebre, escalofríos, presión arterial peligrosamente baja, lesiones en la piel con ampollas, y a veces la muerte.

Agente etiológico

Los Vibrio son bacterias gramnegativas que proliferan en los ambientes salados, como el agua de mar. Estas bacterias se encuentran natural y comúnmente en ambientes cálidos de mar y de estuario.

Aproximadamente una docena de especies de Vibrio pueden causar enfermedad en los seres humanos. Las enfermedades causadas por las cepas O1 y O139 de Vibrio cholerae, que producen la toxina del cólera, son definidas por la Organización Mundial de la Salud como cólera; las enfermedades causadas por otras cepas de Vibrio son denominadas vibriosis.

Incidencia

Una cifra estimada de 80 000 casos de vibriosis, 500 hospitalizaciones y 100 muertes ocurren en los Estados Unidos todos los años, y la mayoría de ellos no son confirmados por cultivos.

Secuelas

La mayoría de las personas con enfermedad leve generalmente se recupera después de unos 3 días y no tiene secuelas a largo plazo. Las infecciones por V. vulnificus son mortales en aproximadamente el 20% de los casos y pueden causar infecciones del torrente sanguíneo en las personas con enfermedad hepática.

Transmisión

Las personas pueden presentar vibriosis por comer mariscos crudos o poco cocidos, particularmente ostras. Las infecciones en heridas pueden ocurrir cuando las heridas o los tejidos blandos son expuestos a agua salobre o agua salada.

Grupos en riesgo

Cualquier persona puede presentar vibriosis. Las personas con afecciones subyacentes, como alcoholismo o enfermedad hepática, tienen más riesgo de infección y complicaciones graves.

Vigilancia

La vigilancia de las infecciones comenzó en los estados de Alabama, Florida, Luisiana y Texas en el Golfo de México en 1989, y se expandió para incluir los sitios de FoodNet en 1996. En enero del 2007, las infecciones causadas por V. parahaemolyticus y otras especies de Vibrio pasaron a ser de notificación obligatoria a nivel nacional.

Tendencias

Las infecciones ocurren a lo largo del año; aproximadamente el 80 % ocurre entre mayo y octubre (en el hemisferio norte), cuando las temperaturas del agua son más cálidas. En los Estados Unidos han ocurrido grandes brotes vinculados al consumo de ostras crudas en 1997, 1998, 2006 y 2012. Los factores ambientales, como la temperatura y la salinidad, pueden influir en la proliferación de las bacterias Vibrio.

Desafíos

A muchas personas les gusta comer ostras y otros mariscos crudos. Han ocurrido grandes brotes incluso cuando la cantidad de V. parahaemolyticus en las ostras de los sitios de recolección involucrados era muy baja. Por lo tanto, monitorear y responder a cantidades elevadas de V. parahaemolyticus en las aguas de recolección y en los mariscos no protege totalmente la salud de las personas.

Oportunidades

El enfriamiento rápido de los mariscos después de su recolección, la refrigeración y el mantenimiento de la refrigeración hasta el consumo pueden ayudar a reducir la proliferación de las bacterias Vibrio. Los estándares que se aplican para cerrar y reabrir criaderos de ostras están siendo revisados para tener en cuenta los factores ambientales que influyen en el riesgo de vibriosis. La concientización se puede centrar en los riesgos asociados al consumo de mariscos crudos y poco cocidos, especialmente en los meses cálidos. Otras regiones pueden seguir el ejemplo de California y restringir la venta de ostras crudas recogidas en la costa del Golfo de México durante los siete meses más cálidos, para que solo se vendan aquellas que hayan sido tratadas después de haber sido recogidas.

DIRECTRICES PARA LABORATORIOS

El diagnóstico de infección por bacterias Vibrio se confirma al aislar la bacteria. Los CDC recomiendan el uso de medios selectivos, como el Agar TCBS (tiosulfato-citrato-bilis-sacarosa), para examinar muestras de heces.