Childhood Immunization Drop-in Article in Spanish for General Public

>>Return to Drop-In Articles and Web Features

This prewritten article is ready for adaptation and use by partner organizations, bloggers, media outlets, health departments, and others.

Word count: 620

Vacune los niños a tiempo para protegerlos contra enfermedades

Los padres están de acuerdo en que es importante tener horarios para comer y dormir para ayudar a mantener sanos a los hijos. Lo mismo es cierto para las vacunas infantiles. Vacunar a los niños a tiempo es la mejor manera de protegerlos contra 14 enfermedades graves y potencialmente mortales antes de su segundo cumpleaños.

“El calendario de vacunación recomendado está diseñado para proteger a los bebés en la etapa temprana de la vida cuando son vulnerables y cuando es más probable que estén expuestos a enfermedades”, dijo la Dra. Nancy Messonnier, directora del Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD, por sus siglas en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Los expertos médicos y de salud pública basan sus recomendaciones con respecto a las vacunas en muchos factores. Estudian de manera muy cuidadosa la información sobre las enfermedades y las vacunas para decidir qué vacunas se les debe poner a los niños y cuándo se las deben poner para ofrecerles la mejor protección posible.

Aunque la cantidad de vacunas que necesita un niño durante sus primeros años de vida podría parecer mucha, los médicos tienen amplios conocimientos sobre el sistema inmunitario humano y saben que el sistema inmunitario de los bebés sanos puede recibir todas las vacunas que se recomiendan. La Dra. Messonnier advierte a los padres que eviten dilatar vacunar a sus hijos: “No existe ningún beneficio conocido de dilatar la vacunación. De hecho, hacerlo pone a los bebés en riesgo de contraer enfermedades porque los deja vulnerables a contraer enfermedades graves durante el tiempo que no estén protegidos por las vacunas”.

Cuando los padres eligen no vacunar a sus hijos o seguir un calendario de vacunación retrasado, dejan a sus hijos sin protección contra enfermedades que todavía circulan en este país, tales como el sarampión y la tosferina (pertussis o whooping cough, en inglés). Por ejemplo, desde el 2010, hemos visto entre 10 000 y 50 000 casos de tosferina cada año en los Estados Unidos. Y hasta 20 bebés mueren a causa de la tosferina cada año en este país. La mayoría de las muertes por tosferina son en bebés que son demasiado pequeños para estar protegidos por su propia vacuna.

En los Estados Unidos se produjo una cantidad récord de casos de sarampión en el 2014, con 667 casos en 27 estados reportados al Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias de los CDC. Esta cifra representa la mayor cantidad de casos en los Estados Unidos desde que se eliminó el sarampión en el 2000. Mantenerse al día con el calendario de vacunación asegura que para cuando los niños cumplan 2 años, tendrán la mejor protección contra enfermedades graves.

Los padres que estén preocupados por la cantidad de inyecciones que se dan de una vez, pueden reducir esta cantidad al tener en cuenta la flexibilidad del calendario de vacunación. Por ejemplo, la tercera dosis de la vacuna contra la hepatitis B se puede dar entre los 6 y los 18 meses de edad. Los padres pueden trabajar con el profesional de atención médica de su hijo para que el niño reciba la dosis en cualquier momento durante ese tiempo.

“Me aseguro de que mis hijos reciban sus vacunas a tiempo”, dijo Andrew Kroger, funcionario médico de NCIRD y padre de dos. “Ponerles a los niños todas las vacunas que necesitan antes de los dos años es una de las mejores cosas que los padres pueden hacer para ayudar a mantener a sus hijos sanos y seguros”.

Si tiene preguntas sobre el calendario de vacunación infantil, hable con el médico o enfermero de su hijo. Para más información sobre las vacunas visitewww.cdc.gov/espanol/vacunas/

Esta página fue revisada el: 6 de enero de 2017