Childhood Immunization Drop-in Article in Spanish for General Public

>>Return to Drop-In Articles and Web Features

This prewritten article is ready for adaptation and use by partner organizations, bloggers, media outlets, health departments, and others.

Word Count: 852

Cinco razones importantes para vacunar a su hijo

Usted quiere hacer lo mejor para sus hijos. Sabe la importancia de los asientos de seguridad para el automóvil, las barreras de seguridad en la casa y de otras formas de cuidar la seguridad de sus hijos. Pero, ¿sabía que una de las mejores formas de proteger a sus hijos es asegurarse de que tengan todas las vacunas?

Las vacunas pueden salvarle la vida a su hijo. Gracias a los avances en la ciencia médica, su hijo puede estar protegido contra más enfermedades que nunca. Algunas enfermedades que antes lesionaban o mataban a miles de niños ya no son comunes en los Estados Unidos, principalmente debido a vacunas seguras y eficaces. El ejemplo de la poliomielitis muestra el gran impacto que han tenido las vacunas en los Estados Unidos. La poliomielitis fue una vez la enfermedad más temida en los Estados Unidos, ya que causaba parálisis y muerte en todas partes del país, pero gracias a la vacuna no han habido casos de poliomielitis en el país desde 1979. Debido a los esfuerzos continuos de vacunación en el mundo, en Afganistán y Pakistán, que son los únicos dos países en el mundo donde nunca se ha interrumpido la propagación del virus natural de la poliomielitis, solo quedan pequeñas áreas donde todavía existe la enfermedad.

La vacunación es muy segura y eficaz. Las vacunas solo se dan a los niños luego del cuidadoso análisis por parte de científicos, médicos y profesionales de atención médica. Los efectos secundarios de las vacunas son casi siempre leves, como enrojecimiento o inflamación en el lugar de la inyección, pero esto es mínimo comparado con el dolor, el malestar y el riesgo de lesiones y muerte que causan las enfermedades que estas vacunas previenen. Los efectos secundarios graves después de la vacunación, como las reacciones alérgicas graves, son muy infrecuentes. Los beneficios de vacunarse para prevenir enfermedades son mucho mayores que los posibles efectos secundarios en casi todos los niños.

La vacunación protege a sus seres queridos. Los niños en los EE UU todavía se contagian de enfermedades que se pueden prevenir con vacunas. De hecho, hemos visto resurgimientos de sarampión y tosferina (pertussis o whooping cough, en inglés ) en los últimos años. Por ejemplo, en el 2014 hubo 667 casos de sarampión en 27 estados, lo cual representa la mayor cantidad de casos desde su eliminación en el 2000. En el año siguiente también hubo casos de sarampión. En el 2015, 147 personas fueron parte de un brote de sarampión que abarcó varios estados y fue asociado a un parque de diversiones en California. Casi uno de cada 10 personas que se enfermaron con sarampión en ese brote fueron bebés que eran demasiado pequeños para estar vacunados. Algunos bebés son demasiado pequeños para estar protegidos por la vacuna, mientras que otros no pueden recibir determinadas vacunas porque tienen alergias graves, tienen el sistema inmunitario debilitado por alguna enfermedad como la leucemia, o por otros motivos. Para ayudar a mantenerlos seguros, es importante que usted y sus hijos, que pueden vacunarse, reciban todas las vacunas. De este modo, no solo protegerá a su familia, sino que ayudará a prevenir el contagio de estas enfermedades a sus amigos y seres queridos.

Las vacunas pueden ahorrarle tiempo y dinero a su familia. A los niños enfermos con una enfermedad que se puede prevenir con las vacunas se les puede negar la asistencia a la escuela o a la guardería. Algunas de estas enfermedades pueden producir discapacidad prolongada y tener un alto costo económico por el tiempo de trabajo perdido, las facturas médicas o la atención médica de la discapacidad a largo plazo. En contraposición, vacunarse contra estas enfermedades es una buena inversión y, por lo general, está cubierto por el seguro. El Programa de Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) es un programa con fondos federales que provee vacunas sin costo a los niños de familias de bajos ingresos. Para saber más sobre el programa VFC, visite www.cdc.gov/espanol/vacunas/ o pregunte al profesional de atención médica de su hijo.

La vacunación protege a las futuras generaciones. Las vacunas han reducido y, en algunos casos, eliminado muchas enfermedades que mataban o incapacitaban gravemente a las personas hace apenas unas generaciones. Por ejemplo, la vacuna contra la viruela erradicó esta enfermedad del mundo. Sus hijos ya no necesitan vacunarse contra la viruela porque la enfermedad ya no existe en ningún lugar del mundo. Al vacunar a los niños contra la rubéola hemos reducido drásticamente el riesgo de que las mujeres embarazadas pasen el virus al feto o al recién nacido, y los defectos congénitos asociados con ese virus solo se ven en casos infrecuentes en los Estados Unidos cuando una mujer embarazada que nunca recibió la vacuna contra esta enfermedad se expone a alguien que contrajo la rubéola en otro país. Si seguimos con la vacunación ahora y vacunamos en forma completa, los padres del futuro podrán confiar en que algunas enfermedades de hoy ya no existirán en el futuro para causarles daño a sus hijos.

Para obtener más información sobre la importancia de la vacunación infantil, visite www.cdc.gov/espanol/vacunas/.

 Top of Page

Esta página fue revisada el: 6 de enero de 2017