Preguntas frecuentes sobre las pruebas de detección del herpes genital

El herpes genital es una infección de transmisión sexual (ITS) común. El virus del herpes simple de tipo 1 (VHS-1) o el virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2) son los virus que causan el herpes genital. La mayoría de las personas que tienen VHS-1 o VHS-2 no tienen síntomas.

Las personas con síntomas podrían tener una o más ampollas en los genitales, el recto o la boca o alrededor de ellos. A esto se le conoce como tener un “brote”. Las ampollas se rompen y dejan unas llagas dolorosas que pueden tardar una semana o más en sanar.

Hay muchas preguntas sobre las pruebas de detección del herpes. Esta página lo ayudará a entender las recomendaciones de los CDC sobre las pruebas de detección del herpes.

¿Es cierto que el herpes genital es difícil de diagnosticar?

El diagnóstico del herpes genital puede ser un desafío. Esto se debe a dos razones principales:

  1. Muchas personas con herpes no tienen síntomas.

El proveedor de atención médica puede diagnosticar el herpes al observar las ampollas o llagas. También puede tomar una muestra con un bastoncito de algodón, o hacer un hisopado, de una ampolla o llaga que aún no tenga costra o esté cicatrizando. De hecho, las pruebas que usan estas muestras son las que funcionan mejor. Sin embargo, la mayoría de las personas con herpes genital no tienen síntomas o pueden confundirlos con los de otras afecciones de la piel, como granitos o vellos encarnados.

  1. Las pruebas actuales tienen límites.

Si un paciente no tiene ni ampollas ni llagas, el proveedor podría hacerle un análisis de sangre para determinar si tiene herpes. Estas pruebas tienen límites. Por ejemplo, si el análisis de sangre se hace demasiado pronto después de que la persona se haya infectado, podría dar un resultado incorrecto. También podría dar un resultado incorrecto si la persona tiene bajo riesgo de infección.

Si usted es sexualmente activo, hable franca y abiertamente con su proveedor sobre las pruebas de detección del herpes o de otras ITS. Él o ella puede ayudarlo a decidir qué es lo mejor para usted con base en sus antecedentes médicos y sexuales. Estos consejos pueden ayudar.

Me enteré de que mi pareja tiene herpes. ¿Cuándo debo hacerme una prueba?

Hable con su proveedor de atención médica. Además de hacerle recomendaciones sobre pruebas específicas, también le puede dar orientación sobre cuándo hacérsela. Cuando una persona contrae herpes genital, las pruebas actuales podrían no detectarlo hasta 16 semanas o más después de su exposición.

El herpes genital es común. ¿No deberían los CDC recomendar que todos se hagan una prueba?

Los CDC recomiendan las pruebas de detección del herpes para las personas que tienen síntomas genitales, a fin de confirmar si lo tienen. Hacer estas pruebas permite a los proveedores de atención médica hablar con sus pacientes sobre qué esperar en el futuro. Esto incluye hablar con ellos sobre los medicamentos que ayudan con los síntomas. También incluye decirles cómo reducir el riesgo de transmitir el herpes a sus parejas sexuales.

En la mayoría de las situaciones, los CDC no recomiendan las pruebas de detección del herpes para las personas que no tengan síntomas. Esto se debe a los límites de los análisis de sangre para la detección del herpes y la posibilidad de que den un resultado incorrecto. Las probabilidades de obtener un resultado incorrecto son más altas para las personas que están en bajo riesgo de infección.

Los análisis de sangre podrían servir si:

  • usted tiene síntomas genitales que podrían estar relacionados con el herpes, o
  • usted tiene (o tuvo) una pareja sexual con herpes genital, o
  • su proveedor encontró signos de herpes, pero aún necesita una prueba para confirmarlo.

Si usted es sexualmente activo, hable franca y abiertamente con su proveedor de atención médica sobre qué pruebas son adecuadas para usted. Estos consejos pueden ayudar.

Cuando mi proveedor de atención médica me hace un análisis de sangre para revisar “todo” (todas las ITS), ¿esto incluye el herpes genital?

Las pruebas que le haga su proveedor de atención médica podrían incluir o no un análisis de sangre para la detección del herpes. Su proveedor podría decidir qué pruebas hacer con base en varios factores (p. ej., cantidad de parejas sexuales, haber tenido antes una ITS, etc.).

También examinará si usted tiene signos o síntomas de herpes para decidir qué pruebas usar. Por eso es importante hablar franca y abiertamente con su proveedor durante su consulta. Pregúntele para qué infecciones le está haciendo pruebas y para cuáles no, y por qué.

Recursos adicionales

¿Pueden la detección y el tratamiento del herpes genital reducir el riesgo de infección por el VIH?

No. Los estudios demuestran que el riesgo de contraer el VIH no se reduce con la detección y el tratamiento del herpes genital. Obtenga más información sobre la relación entre el herpes genital y el VIH en esta hoja informativa.

¿Por qué es la probabilidad de que los resultados sean falsos positivos un argumento en contra de las pruebas de rutina para el herpes genital, pero no para otras ITS, que también pueden dar falsos positivos?

Cuando una prueba da un resultado falso positivo indica que la persona tiene una infección o enfermedad, cuando no la tiene. Esto puede suceder con muchos tipos de pruebas de diagnóstico. Sin embargo, las probabilidades de que una prueba dé un resultado falso positivo son mucho mayores con el herpes que con otras ITS, como las de la infección por clamidia o la gonorrea. Esto se debe a que las actuales pruebas de herpes no son tan exactas como las de clamidia y gonorrea.

Tengo herpes genital. ¿Dónde puedo encontrar la información más reciente acerca de las investigaciones sobre el herpes genital que hay en curso, incluidos los estudios clínicos?

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los EE. UU. y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) apoyan las investigaciones para desarrollar métodos de prevención y tratamientos del herpes genital. Los detalles sobre los esfuerzos de investigación actuales se pueden encontrar en el sitio web del NIAID. Los NIH también mantienen una base de datos con información sobre los estudios clínicos en todo el mundo. Esta base de datos incluye información sobre todos los estudios de herpes genital que están reclutando voluntarios.