Seguridad de vehículos

Foto de choque con camión volcado.

Los accidentes relacionados con vehículos automotores son una constante causa principal de muertes relacionadas con el trabajo en los Estados Unidos. Treinta y cinco por ciento de las muertes ocupacionales reportadas por la Oficina de Estadísticas Laborales están relacionadas con vehículos automotores. En promedio, entre el 2003 y el 2009:

  • 1308 trabajadores murieron anualmente debido a choques en las carreteras.
  • 316 trabajadores murieron anualmente en choques que ocurrieron fuera de las autopistas o en predios industriales.
  • 347 trabajadores de obras viales que laboraban a pie murieron anualmente al ser atropellados por un vehículo automotor.
    Fuente: Departamento del Trabajo de los EE. UU., Oficina de Estadísticas Laborales

Los choques de vehículos automotores conllevan costos económicos además del costo humano. Entre 1998 y el 2000, las lesiones causadas por choques automotores ocurridos dentro y fuera del trabajo tuvieron un costo estimado para los empleadores de casi $60 mil millones de dólares anuales. En promedio, una muerte ocurrida en el trabajo le cuesta a una empresa más de $500,000 dólares en costos directos y de responsabilidad, y cada lesión que no lleve a la muerte le cuesta casi $74,000.*

* Fuente: Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA) [2003]. The economic burden of traffic crashes on employers: Costs by state and industry and by alcohol and restraint use (Publicación DOT HS 809 682). Washington, DC: Administración Nacional de Seguridad Vial

El riesgo de choques de vehículos automotores se presenta en todas las industrias y ocupaciones. Los trabajadores que conducen en su trabajo deben ser conductores “profesionales” cuya labor principal sea transportar carga o pasajeros. Muchos otros trabajadores pasan parte importante de su jornada diaria laboral conduciendo un vehículo de propiedad de su empleador, arrendado por este, o que pertenece al empleado. En los Estados Unidos, las compañías y conductores que operan camiones grandes y buses deben cumplir las regulaciones integrales de seguridad. Por el contrario, no existen regulaciones federales de seguridad ocupacional que regulen a los trabajadores que utilizan vehículos de menor tamaño suministrados por el empleador o su vehículo personal.

Para todos los trabajadores que conducen en el trabajo, las políticas de seguridad del empleador son un elemento crítico para la reducción del riesgo de choques. Dichas políticas pueden limitarse a apoyar y hacer cumplir las leyes de tránsito estatales. Sin embargo, muchos empleadores optan por abordar los riesgos viales de manera más proactiva mediante programas y políticas para promover conductas de manejo seguro, garantizar que las actividades de conducción relacionadas con el trabajo se realicen bajo las mejores condiciones de seguridad posibles, y asegurar que los vehículos de los trabajadores sean seguros y se les dé mantenimiento adecuado.

Recursos y publicaciones