La prescripción de opioides sigue siendo alta y varía ampliamente en todos los Estados Unidos

En la mitad de los condados de los EE. UU. se están viendo menos prescripciones de opioides.

Comunicado de prensa

Embargado hasta la 1:00 p.m. hora del este. Jueves, 6 de julio, 2017.
Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC
(404) 639-3286

Infografía: Pese a recientes disminuciones, la prescripción de opioides sigue siendo alta y es desigual en todos los EE. UU.

Pese a recientes disminuciones, la prescripción de opioides sigue siendo alta y es desigual en todos los EE. UU.

Ver infografía completa

La cantidad de opioides recetados en los Estados Unidos llegó a un punto máximo en el 2010 y luego disminuyó cada año hasta el 2015, pero se mantiene en niveles altos y varía de condado a condado en los EE. UU., según el último informe de Signos Vitales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

En el 2015 se surtieron seis veces más opioides por residente en los condados con la prescripción más alta que en aquellos con la prescripción más baja. Esta amplia variación sugiere incoherencias en las prácticas de prescripción entre los proveedores de atención médica y que los pacientes reciben atención diferente dependiendo de donde viven.

“La cantidad de opioides recetados en los Estados Unidos sigue siendo muy alta, con demasiadas recetas de opioides para demasiados días a dosis muy altas”, dijo Anne Schuchat, M.D., directora interina de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. “Los proveedores de atención médica tienen un importante rol al ofrecer un manejo del dolor más seguro y eficaz al tiempo que reducen los riesgos de la adicción a los opioides y las sobredosis”, agregó.

Investigadores de los CDC analizaron cambios en mediciones de prescripciones anuales desde el 2006 hasta el 2015 y encontraron que, aunque ha habido disminuciones en la cantidad de opioides recetados, se puede hacer más para mejorar las prácticas de prescripción. Por ejemplo, entre el 2006 y el 2015, la cantidad de opioides recetados llegó a un punto máximo en el 2010 de 782 miligramos equivalentes de morfina (MME, por sus siglas en inglés) por persona y disminuyó a 640 MME en el 2015. (MME es la cantidad de opioides en miligramos, teniendo en cuenta las diferencias en el tipo de medicamento opioide y su concentración).

Los MME diarios por prescripción se mantuvieron estables desde el 2006 hasta el 2010 y luego disminuyeron un 17 por ciento desde el 2010 hasta el 2015 (de 58 MME a 48). Sin embargo, el promedio de días de suministro por prescripción aumentó un 33 por ciento de 13 días en el 2006 hasta casi 18 días en el 2015. La cantidad de opioides recetados per cápita en el 2015 fue todavía aproximadamente 3 veces mayor que en 1999.

Los patrones de prescripción de opioides varían a nivel de condados

Para este informe de Signos Vitales, los CDC analizaron datos de la empresa QuintilesIMS sobre la prescripción de surtido al por menor para evaluar la prescripción de opioides en los Estados Unidos desde el 2006 hasta el 2015, incluidas las tasas, las cantidades, las dosis y la duración recetada. Los CDC analizaron los patrones de prescripción a nivel de condados para los años 2010 y 2015.

Los factores a nivel de condados asociados a cantidades más altas de opioides recetadas incluyen:

  • Un mayor porcentaje de residentes blancos no hispanos.
  • Una mayor prevalencia de diabetes y artritis.
  • Áreas micropolitanas (ciudades pequeñas y localidades grandes que no son metropolitanas).
  • Desempleo más alto.

“Aunque alguna variación en la prescripción de opioides está prevista y vinculada a factores como la prevalencia de afecciones dolorosas, las diferencias en estas características solo explican una fracción de la amplia variación en la prescripción de opioides en todos los Estados Unidos”, dijo Deborah Dowell, M.D., M.P.H., funcionaria médica principal de la División de Prevención de Lesiones Involuntarias del Centro Nacional para la Prevención y el Control de Lesiones de los CDC. “Esta variación destaca la necesidad de que los proveedores de atención médica consideren guías basadas en la evidencia al recetar opioides”, agregó.

Cómo garantizar el acceso a un tratamiento para el dolor más seguro y eficaz

En el 2016, los CDC publicaron las Directrices de los CDC para la prescripción de opioides para el dolor crónico con el fin de proporcionar recomendaciones para la prescripción de medicamentos opioides para el dolor para los pacientes de 18 años y más en los entornos de atención médica primaria. Estas recomendaciones se concentran en el uso de opioides en el tratamiento del dolor crónico (el dolor que se prolonga por más de tres meses o más allá del tiempo normal de restablecimiento del tejido) cuando no se trata del tratamiento activo contra el cáncer, los cuidados paliativos ni los cuidados terminales. Las directrices incluyen recomendaciones como las siguientes:

  • Usar opioides solo cuando los beneficios probablemente superen los riesgos.
  • Comenzar con la dosis eficaz más baja de opioides de liberación inmediata.
  • Revaluar los beneficios y riesgos si se consideran aumentos de dosis.

Los proveedores de atención médica también deberían usar programas de vigilancia de medicamentos recetados (PDMP, por sus siglas en inglés) estatales, los cuales ayudan a identificar a pacientes en riesgo de adicción o sobredosis.

Los sistemas de salud, los estados y las aseguradoras también pueden usar las directrices para ayudar a garantizar la prescripción adecuada y mejorar la atención para todas las personas. Hay herramientas y recursos disponibles para ayudar a los proveedores y pacientes a hablar sobre los riesgos y beneficios del tratamiento con opioides para el dolor crónico con el fin de mejorar la seguridad y eficacia del tratamiento para el dolor, así como para reducir los riesgos asociados al tratamiento con opioides a largo plazo, incluido el trastorno de consumo de opioides, las sobredosis y la muerte. Para obtener más información sobre la prevención de las sobredosis de opioides, consulte: www.cdc.gov/drugoverdose.

Signos Vitales es un informe que típicamente se difunde el primer martes de cada mes como parte del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC. Esta publicación ofrece los datos y la información más recientes sobre indicadores de salud clave. Entre estos se encuentran la prevención del cáncer, la obesidad, el uso de tabaco, la prevención de lesiones automovilísticas, las sobredosis por medicamentos recetados, el VIH/sida, el consumo de alcohol, las infecciones asociadas a la atención médica, la salud cardiovascular, los embarazos en la adolescencia y la seguridad de los alimentos.

###

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.external icon

Los CDC trabajan de día y de noche para proteger la salud y seguridad de los Estados Unidos. Ya sean enfermedades que comienzan en el país o en el extranjero, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por un error humano o por un ataque deliberado, los CDC tienen el compromiso de responder a los retos de salud más apremiantes en los Estados Unidos.

Esta página fue revisada el: 6 de julio de 2017