Las muertes relacionadas con el embarazo ocurren antes, durante y hasta un año después del parto

3 de cada 5 muertes relacionadas con el embarazo podrían prevenirse, sin importar cuándo ocurran.

Comunicado de prensa

Embargado hasta la 1:00 p. m. hora del este. 7 de mayo de 2019.
Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC
(404) 639-3286

Una doctora examinando a una paciente embarazada

Las muertes relacionadas con el embarazo pueden ocurrir hasta un año después de que una mujer dé a luz. Pero cuando sea que ocurran, la mayoría de estas muertes son prevenibles, según un nuevo informe de Signos Vitales de los CDC.

De las 700 muertes relacionadas con el embarazo que ocurren cada año en los Estados Unidos, casi el 31 por ciento se presentan durante el embarazo, el 36 por ciento durante el parto o en la semana siguiente y el 33 por ciento entre una semana a un año después del parto.

En general, las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares causaron más de 1 de cada 3 (34 por ciento) muertes relacionadas con el embarazo. Entre otras causas principales estaban las infecciones y las hemorragias intensas. Las principales causas de muerte variaron según el momento en que ocurrió la muerte relacionada con el embarazo.

Los hallazgos son el resultado de un análisis de los CDC de datos nacionales del 2011 al 2015 sobre mortalidad en el embarazo y de datos detallados del 2013 al 2017 de 13 comités estatales de revisión de la mortalidad materna. Los CDC definen la muerte relacionada con el embarazo como la muerte de una mujer durante el embarazo o dentro de un año después del final del embarazo debido a una complicación del embarazo; una cadena de eventos iniciada por el embarazo; o el empeoramiento de una afección no relacionada debida a los efectos fisiológicos del embarazo.

Los datos confirman disparidades raciales persistentes: Las mujeres de raza negra y las indoamericanas o nativas de Alaska tuvieron alrededor de tres veces más probabilidades de morir por una causa relacionada con el embarazo que las mujeres de raza blanca. Sin embargo, el nuevo análisis también encontró que la mayoría de las muertes eran prevenibles, sin importar la raza o grupo étnico.

Robert R. Redfield, M.D., director de los CDC ________________________________________________

“Garantizar atención médica de calidad para las madres durante todo el embarazo y el posparto debería estar entre las mayores prioridades de nuestra nación”, dijo el director de los CDC, Robert R. Redfield, M.D. “Aunque la mayoría de los embarazos avanzan de manera segura, exhorto a la comunidad de salud pública a aumentar la concientización con todas las nuevas mamás y las que esperan bebés acerca de los signos de complicaciones graves del embarazo y la necesidad de atención preventiva que puede y efectivamente salva vidas”, agregó. ____________________________________________________________________________________________

Cada muerte relacionada con el embarazo refleja una red de oportunidades perdidas

El informe Signos Vitales de los CDC brinda la información más actualizada disponible del Sistema de Vigilancia de la Mortalidad en el Embarazo, de los CDC. También resume posibles estrategias de prevención elaboradas por 13 comités estatales de revisión de la mortalidad materna (MMRC, por sus siglas en inglés). Los MMRC son grupos multidisciplinarios de expertos que analizan las muertes maternas a fin de entender mejor cómo prevenirlas en el futuro.

Los comités determinaron que cada muerte relacionada con el embarazo estuvo asociada con varios factores que contribuyeron, entre ellos la falta de acceso a atención médica adecuada y de alta calidad, la falta de diagnósticos o diagnósticos tardíos y la falta de conocimientos entre los pacientes y los proveedores acerca de los signos de advertencia. Los datos de los MMRC indican que la mayoría de las muertes —sin importar cuándo ocurrieron— podrían haberse prevenido al abordar estos factores en múltiples niveles.

Hallazgos clave

  • Entre el 2011 y el 2015, de las muertes relacionadas con el embarazo:
    • Casi 1/3 (31 por ciento) ocurrieron durante el embarazo.
    • Solo poco más de 1/3 (36 por ciento) ocurrieron en el parto o en la semana siguiente.
    • Exactamente 1/3 (33 por ciento) ocurrieron 1 semana a 1 año después del parto.
  • Las principales causas de muerte fueron diferentes a lo largo del embarazo y después del parto.
    • Las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares causaron más de 1 de cada 3 muertes en general.
    • Las emergencias obstétricas, como hemorragias intensas y embolias de líquido amniótico (cuando el líquido amniótico ingresa al torrente sanguíneo de la madre), causaron la mayoría de las muertes al momento del parto.
    • En la semana siguiente al parto, las causas más comunes fueron hemorragia intensa, presión arterial alta e infecciones.
    • La miocardiopatía (músculo cardiaco debilitado) causó la mayoría de las muertes 1 semana a un año después del parto.

Wanda Barfield, M.D., M.P.H., F.A.A.P., directora de la División de Salud Reproductiva, CDC ______________________________________________________________________________

“Nuestro nuevo análisis enfatiza la necesidad de acceso a servicios de calidad, de concientización sobre el riesgo y de diagnósticos tempranos, pero también destaca oportunidades para prevenir muertes relacionadas con el embarazo en el futuro”, dijo Wanda Barfield, M.D., M.P.H., F.A.A.P., directora de la División de Salud Reproductiva del Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud de los CDC. “Al identificar y responder pronto a los signos de advertencia no solo durante el embarazo, sino también hasta un año después del parto, podemos salvar vidas”, agregó. _______________________________________________________________________________

Cómo trabajar juntos para prevenir muertes maternas

Los datos de los MMRC demuestran la necesidad de abordar múltiples factores que contribuyen a prevenir muertes durante el embarazo, en el trabajo de parto y el parto, y en el periodo del posparto:

  • Los proveedores pueden ayudar a las pacientes a manejar las afecciones crónicas y a tener conversaciones continuas acerca de los signos de advertencia de complicaciones.
  • Los hospitales y los sistemas de salud pueden cumplir un importante papel de coordinación, al promover la comunicación interdisciplinaria y la colaboración entre los proveedores de atención médica. Ellos también pueden trabajar para mejorar la prestación de atención médica de calidad antes, durante y después del embarazo, y para estandarizar los enfoques para la respuesta a emergencias obstétricas.
  • Los estados y las comunidades pueden abordar los determinantes sociales de la salud, incluida la provisión de acceso a vivienda y transporte. Ellos pueden generar políticas para garantizar que las mujeres en alto riesgo sean llevadas a hospitales con proveedores y equipo de atención médica especializados: un concepto llamado “atención adecuada para el riesgo”. Y también pueden apoyar a los MMRC para analizar las causas detrás de cada muerte materna e identificar las medidas para prevenir muertes futuras.
  • Las mujeres y sus familias pueden saber y hablar acerca de los signos de advertencia de complicaciones y mencionar sus antecedentes de embarazo recientes cada vez que reciban atención médica en el año siguiente al parto.

Los CDC están priorizando la vida de las madres en los Estados Unidos a fin de prevenir las muertes relacionadas con el embarazo

Para leer el informe completo de Signos Vitales, visite: www.cdc.gov/vitalsigns/maternal-deaths. Para obtener más información sobre el trabajo de los CDC acerca de la mortalidad materna, visite: www.cdc.gov/reproductivehealth.

###

DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS DE LOS EE. UU.external icon

Los CDC trabajan a toda hora para proteger la salud y seguridad de las personas en los Estados Unidos. Ya sean enfermedades que comienzan en el país o en el extranjero, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por actividad humana o por un ataque deliberado, los CDC responden a las amenazas de salud más apremiantes en los Estados Unidos. Los CDC tienen su sede en Atlanta y cuentan con expertos en todos los Estados Unidos y el mundo.

Esta página fue revisada el: 7 de mayo de 2019