Nuevas investigaciones revelan las tendencias y factores de riesgo de la creciente epidemia de heroína en los Estados Unidos

Se observa aumento del consumo de heroína en la mayoría de los grupos demográficos

Comunicado de prensa

Embargado para su publicación hasta el martes, 7 de julio de 2015

Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC

(404) 639-3286

Infografía: El consumo de heroína ha aumentado en la mayoría de los grupos demográficos.

Ver infografia completa

El consumo de heroína ha aumentado en los EE. UU. entre hombres y mujeres, en la mayoría de los grupos de edad y en todos los niveles de ingresos. Los mayores aumentos han ocurrido en grupos con tasas históricamente bajas de consumo de heroína, que incluyen a las mujeres y las personas con seguro médico privado y con altos ingresos. Además, casi todas las personas que consumen heroína también consumen otras sustancias, según el último informe de Signos Vitales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). El informe también encuentra que el factor de riesgo principal de un trastorno de consumo de heroína es un trastorno de consumo de opioides recetados.

Al aumentar el consumo de heroína, más personas están muriendo por sobredosis de heroína. Las muertes por sobredosis relacionadas con la heroína aumentaron casi el doble entre el 2011 y el 2013, y más de 8200 personas murieron tan solo en el 2013.

“El consumo de heroína está aumentando a una tasa alarmante en muchos sectores de la sociedad, y ha sido impulsado por la epidemia de opioides recetados y por la mayor disponibilidad de heroína más barata”, dijo el director de los CDC, Tom Frieden, M.D., M.P.H.  “Para revertir esta tendencia necesitamos responder a todos los niveles de la sociedad, para mejorar las prácticas de receta de opioides con el fin de prevenir la adicción, aumentar el acceso a tratamientos eficaces para las personas adictas, aumentar el uso de la naloxona para revertir los efectos de las sobredosis y trabajar con agencias colaboradoras para el cumplimiento de las leyes, como la Administración para el Control de Drogas para reducir el suministro de heroína”.

En este informe de Signos Vitales, la FDA y los CDC analizaron datos de la Encuesta Nacional sobre el Abuso de Drogas y la Salud (NSDUH) del 2002 al 2013, patrocinada por la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias y el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales. Las tendencias del consumo de heroína entre los grupos demográficos y los que consumen sustancias se compararon para los años 2002-2004, 2005-2007, 2008-2010 y 2011-2013. Las características asociadas a trastornos de consumo de heroína fueron identificadas a través de análisis de regresión logística multivariada.

Los hallazgos principales incluyen los siguientes: 

  • Casi todas las personas (96 %) que reportaron consumo de heroína también reportaron haber consumido al menos otra droga en el año anterior, y más de la mitad (61 %) consumió al menos otras tres drogas.
  • Las personas con mayor riesgo de abuso de heroína o de dependencia a esta droga incluyen blancos no hispanos, hombres, personas de 18 a 25 años, personas con ingresos del hogar anuales de menos de $20 000 dólares, personas con Medicaid y personas sin seguro.
  • Se encontraron aumentos significativos en el consumo de heroína en grupos con tasas históricamente bajas de consumo de esta droga, como las mujeres y las personas con seguro médico privado y con ingresos altos. Las brechas entre los hombres y las mujeres, las personas con ingresos bajos y altos, y las personas con Medicaid y seguro privado se han estrechado en la última década.
  • Las personas que abusan o tienen dependencia a:
    • analgésicos opioides tienen 40 veces más probabilidad de tener adicción o dependencia a la heroína;
    • cocaína tienen 15 veces más probabilidad de tener adicción o dependencia a la heroína;
    • marihuana tienen 3 veces más probabilidad de tener adicción o dependencia a la heroína;
    • alcohol tienen 2 veces más probabilidad de tener adicción o dependencia a la heroína.
  • Al aumentar el abuso o la dependencia a la heroína, también han aumentado las muertes por sobredosis relacionadas con esta droga. Del 2002 al 2013, la tasa de muertes por sobredosis relacionadas con la heroína casi se cuadruplicó.

"Aproximadamente 120 personas mueren al día en los Estados Unidos por una sobredosis de drogas", dijo el administrador interino de la DEA, Chuck Rosenberg.  "El informe Signos Vitales de los CDC ilustra dos factores significativos que avivan parcialmente esta cifra alarmante: el uso inapropiado de los medicamentos recetados y un aumento relacionado del consumo de heroína.  Continuaremos persiguiendo a las pandillas de delincuentes que suministran la heroína y trabajaremos para educar a las personas sobre los peligros y para reducir la demanda.  De esta manera, esperamos complementar los esfuerzos vitales de los CDC y las agencias de salud pública de la nación", agregó.

Estos hallazgos principales resaltan la necesidad de una respuesta integral para abordar la cifra creciente de grupos demográficos que consumen heroína junto con muchas otras drogas y deben considerarse en el desarrollo e implementación de las políticas de prevención. 

"Estamos trabajando con socios federales, estatales y locales para aumentar el acceso a tratamiento eficaz, al mismo tiempo que se reducen las sobredosis y otras consecuencias de la epidemia de opioides, incluso de la propagación de la hepatitis C y del VIH", dijo Michael Botticelli, director de la Oficina de Políticas Nacionales de Control de Drogas.   "No es suficiente con simplemente revertir las sobredosis. También debemos vincular a las víctimas de sobredosis y a las que están batallando con trastornos de consumo de medicamentos recetados y de heroína a establecimientos de tratamiento y médicos que ofrezcan tratamientos con ayuda de medicamentos", agregó.

Los estados juegan un papel central en abordar y ayudar a revertir la epidemia de heroína; los estados pueden hacer lo siguiente:

  • Abordar el factor de riesgo principal de abuso o dependencia a la heroína: el abuso o la dependencia a los analgésicos opioides recetados.
  • Crear programas de vigilancia de la prescripción de medicamentos (bases de datos
    electrónicas que hagan seguimiento al surtido de ciertos medicamentos) que sean oportunos y fáciles de usar. Los proveedores pueden analizar los antecedentes de prescripción de medicamentos del paciente y tomar decisiones informadas antes de recetar analgésicos opioides.
  • Analizar los datos y las prácticas de Medicaid y los programas de compensación a trabajadores de los estados para identificar y reducir la prescripción de medicamentos inadecuada.
  • Aumentar el acceso a los servicios de tratamiento para el abuso de sustancias, incluido el tratamiento con ayuda de medicamentos (MAT, por sus siglas en inglés) para el abuso o dependencia a los opioides.
    • Trabajar con Medicaid y otras compañías de seguro para ofrecer cobertura para el MAT.
    • Apoyar la adopción del MAT en entornos comunitarios.
  • Ampliar el acceso y la capacitación para la administración de naloxona con el fin de reducir las muertes por sobredosis de opioides.
  • Garantizar el acceso de las personas a servicios de prevención integrados, incluido el acceso a equipos de inyección estériles provenientes de una fuente confiable, según lo permitan las leyes locales.
  • Ayudar a las jurisdicciones locales a poner en práctica estas medidas eficaces en comunidades donde el abuso o la dependencia a las drogas sea común.

La secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos, Sylvia M. Burwell, ha hecho prioritario abordar el abuso, la dependencia y las sobredosis de opioides y se está trabajando dentro del HHS con respecto a este tema importante. La iniciativa basada en evidenciaexternal icon se concentra en tres áreas prometedoras: proporcionar datos que informen las prácticas de prescripción de opioides, aumentar el uso de la naloxona, un medicamento que revierte los síntomas de una sobredosis de drogas, y usar tratamiento con ayuda de medicamentos para sacar poco a poco a las personas de la adicción a los opioides.  La administración del presidente Obama también se ha comprometido a luchar contra la epidemia de heroína y de medicamentos recetados, y está proponiendo inversiones significativasexternal icon con el fin de intensificar los esfuerzos para reducir su abuso y uso inapropiado.

Para obtener más información acerca de la sobredosis de medicamentos recetados visite www.cdc.gov/homeandrecreationalsafety/overdose.

Signos Vitales es un informe que se difunde el primer martes de cada mes como parte del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC. Esta publicación ofrece los datos y la información más recientes sobre indicadores de salud clave. Entre estos se encuentran la prevención del cáncer, la obesidad, el consumo de tabaco, la seguridad de los pasajeros en vehículos automotores, las sobredosis por medicamentos recetados, el VIH/sida, el consumo de alcohol, las infecciones asociadas a la atención médica, la salud cardiovascular, los embarazos en la adolescencia, la seguridad de los alimentos y la hepatitis viral.

###

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.external icon

Los CDC trabajan de día y de noche para salvar vidas y proteger al público contra amenazas a la salud con el fin de mejorar la seguridad de la nación.  Ya sean amenazas crónicas o agudas, causadas por el hombre o resultado de un desastre natural, un error humano o un ataque deliberado, globales o nacionales, los CDC son la agencia nacional de protección de la salud en los EE. UU. 

Esta página fue revisada el: 7 de julio de 2015