Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Unos 3500 bebés mueren cada año en los EE. UU. por causas asociadas al sueño

Informe de Signos Vitales señala la necesidad de que más cuidadores sigan prácticas de seguridad con respecto al sueño.

Comunicado de prensa

Embargado hasta la 1:00 p. m. hora del este. 9 de enero de 2018.
Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC
(404) 639-3286

Una madre pone a su bebé en la cuna

Hay aproximadamente 3500 muertes de bebés asociadas al sueño en los EE. UU. cada año, que incluyen el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), asfixia accidental y muertes por causas desconocidas.

En la década de los 90, hubo una gran disminución en las muertes asociadas al sueño como resultado de la campaña nacional “Dormir Boca Arriba” sobre la seguridad al dormir. Sin embargo, esta disminución no ha seguido avanzando al mismo ritmo desde fines de los años 90 y los nuevos datos de un nuevo informe de Signos Vitales de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. muestran que el riesgo para los bebés persiste.

“Lamentablemente, demasiados bebés mueren en este país por causas asociadas al sueño que podrían prevenirse”, dijo la directora de los CDC, Brenda Fitzgerald, M.D. “Debemos hacer más para garantizar que todas las familias conozcan las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP): los bebés deben dormir boca arriba, sin juguetes ni ropa blanda de cama y en su propia cuna. También se recomienda que los padres compartan la habitación con el bebé, pero no la cama. Estas estrategias ayudarán a reducir el riesgo y a proteger a los bebés de lesiones”, agregó la directora de los CDC.

Inseguro al dormir

Para elaborar el informe de Signos Vitales y describir las prácticas que se siguen con respecto a los bebés y el sueño, los CDC analizaron datos del Sistema de Monitoreo de Evaluación de Riesgos durante el Embarazo (PRAMS). El PRAMS, un sistema de vigilancia basado en los estados, ha monitoreado las conductas y experiencias autorreportadas antes, durante y después del embarazo entre las mujeres que dieron a luz a un bebé vivo desde fines de los años 80.

Los CDC analizaron datos del 2015 –reportados por madres– sobre poner a los bebés en una posición insegura para dormir, compartir la cama y usar ropa blanda de cama en los estados con datos disponibles. Poner a los bebés en una posición insegura para dormir significa ponerlos de costado o boca abajo. En la ropa blanda de cama se incluye a las almohadas, las mantas, los protectores acolchados, los juguetes de peluche y los cojines posicionadores.

En el 2015, en los estados incluidos en el estudio:

  • Cerca de 1 de cada 5 madres (21.6 por ciento) reportó que ponía a su bebé de costado o boca abajo para dormir, más de la mitad de las madres (61.4 por ciento) reportaron que compartían la cama con su bebé, y 2 de cada 5 (38.5 por ciento) reportaron que usaban ropa blanda de cama en el área donde dormía el bebé.
  • El porcentaje de madres que reportaron que ponían a su bebé de costado o boca abajo para dormir variaba de un estado a otro, en un rango que iba desde el 12.2 por ciento en Wisconsin hasta el 33.8 por ciento en Luisiana.
  • La práctica de poner a los bebés de costado o boca abajo para dormir era más común entre las madres que eran negras no hispanas, menores de 25 años de edad o que tenían 12 o menos años de estudios cursados.

Seguro al dormir

Entre las prácticas seguras con respecto al sueño que recomienda la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) están:

  • Poner al bebé boca arriba cada vez que vaya a dormir, ya sea para la siesta o para dormir durante la noche.
  • Usar una superficie firme para que duerma el bebé, como un colchón y una cuna que cuenten con aprobación de seguridad.
  • Mantener los objetos blandos y la ropa de cama suelta fuera del área donde duerme el bebé.
  • Compartir la habitación con el bebé, pero no la cama.

“Este informe muestra que tenemos que mejorar en la promoción y el cumplimiento de las recomendaciones de seguridad con respecto al sueño”, afirmó Jennifer Bombard, M.S.P.H., científica de la División de Salud Reproductiva de los CDC y autora principal del estudio. “Esto es especialmente importante para las poblaciones cuyos datos muestran que los bebés podrían tener un riesgo más alto de muertes asociadas al sueño”, añadió.

En años recientes, las agencias estatales de salud pública han trabajado con instituciones asociadas para fomentar las prácticas seguras con respecto al sueño. Estos esfuerzos incluyen campañas comunicacionales, la difusión de mensajes durante las visitas del programa WIC y programas de visitas a domicilio, políticas de seguridad con respecto al sueño e iniciativas de mejoramiento de la calidad en hospitales y guarderías.

Los proveedores de atención médica pueden aumentar las probabilidades de que los padres sigan las recomendaciones de la AAP al darles consejos precisos sobre las prácticas seguras para los bebés con respecto al sueño. Estudios anteriores muestran que solo el 55 por ciento de las madres reportan que durante el embarazo y las visitas de atención al bebé reciben consejos adecuados sobre la seguridad con respecto al sueño, mientras que el 20 por ciento afirman que no reciben ningún consejo y el 25 por ciento reportan que reciben asesoramiento incorrecto.

En los CDC tenemos varias iniciativas en marcha para abordar la seguridad al dormir. Continuaremos monitoreando, por medio del PRAMS, las prácticas con respecto al sueño de los bebés. Los CDC también apoyan el monitoreo de las muertes asociadas al sueño en 16 estados y dos jurisdicciones por medio de su Registro de Casos de Muerte Súbita e Inesperada del Lactante (MSIL), que se ha hecho con base en el trabajo del Centro Nacional para el Estudio y la Prevención de Muertes que financia la Administración de Recursos y Servicios de Salud (HRSA). Esta iniciativa de monitoreo, que capta el 30 por ciento de todos los casos de MSIL en los EE. UU., se centra en mejorar la calidad y exhaustividad de los datos de investigaciones sobre MSIL, con el fin de respaldar las estrategias diseñadas para reducir las muertes asociadas al sueño.

Para leer todo el informe de Signos Vitales, visite: www.cdc.gov/vitalsigns/safesleep

Para obtener más información sobre prácticas seguras relativas al sueño, vea la Declaración de normas de la AAP “SMSL y otras muertes de bebés asociadas al sueño: Recomendaciones actualizadas en el 2016 sobre un entorno de sueño seguro para los bebés”.

A los padres puede resultarles útil visitar el sitio web de la campaña “Seguro al Dormir”® para obtener información y materiales adicionales.

Información sobre Signos Vitales

Signos Vitales es un informe que se publica como parte del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC. Signos Vitales proporciona los datos y la información más actualizada sobre indicadores de salud clave como la prevención del cáncer, la obesidad, el consumo de tabaco, la seguridad de los pasajeros en vehículos automotores, las sobredosis por medicamentos recetados, el VIH/sida, el consumo de alcohol, las infecciones asociadas a la atención médica, la salud cardiovascular, los embarazos en la adolescencia, la seguridad de los alimentos, la hepatitis viral y otros.

###

DEPARTAMENTO DE SALUD Y SERVICIOS HUMANOS DE LOS EE. UU.

LosCDC trabajan a toda hora para proteger la salud y seguridad de las personas en los Estados Unidos. Ya sean enfermedades que comienzan en el país o en el extranjero, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por actividad humana o por un ataque deliberado, los CDC responden a las amenazas de salud más apremiantes en los Estados Unidos. Los CDC tienen su sede en Atlanta y cuentan con expertos en todos los Estados Unidos y el mundo.

TOP