Aumenta el uso de los programas de servicios de jeringas, pero deben ser más accesibles para lograr mayor prevención del VIH

Signos prometedores en la prevención del VIH entre los afroamericanos y los latinos

Comunicado de prensa

Embargado hasta la 2:30 p.m. hora del este. Martes, 29 de noviembre de 2016.
Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC
(404) 639-3286

Infografía: Programas de servicios de jeringas para la prevención del VIH.

Infografía: Programas de servicios de jeringas para la prevención del VIH.

Ver infografía completa

El uso de los programas de servicios de jeringas (SSP, por sus siglas en inglés) ha aumentado significativamente durante la última década, pero la mayoría de las personas que se inyectan drogas siguen sin usar siempre agujas estériles, de acuerdo con un nuevo informe de Signos Vitales de los CDC publicado hoy. Compartir agujas y jeringas es una ruta directa de transmisión del VIH y de los virus de la hepatitis B y C.

El análisis encuentra que más de la mitad (54 %) de las personas que se inyectan drogas informaron en el 2015 que habían usado un SSP en el año anterior, en comparación con apenas alrededor de un tercio (36 %) en el 2005. El hallazgo proviene de un estudio de personas que se inyectan drogas, de 22 ciudades de los EE. UU. que tienen altas cifras de casos de infección por el VIH. Pese a que ha aumentado el uso de SSP, los hallazgos indican que muy pocas personas que se inyectan drogas usan agujas estériles solamente. Una de cada tres (33 %) reportó en el 2015 que había compartido una aguja durante el año anterior, aproximadamente el mismo porcentaje de las que reportaron que las compartían hace una década (36 % en el 2005).

“La prescripción de opioides y las epidemias de heroína están devastando familias y comunidades en toda la nación, y el potencial de nuevos brotes de infección por el VIH es motivo de creciente preocupación”, dijo el director de los CDC, Tom Frieden, M.D., M.P.H. “Nuestra meta es que las personas vivan lo suficiente para dejar el consumo de sustancias y que no contraigan el VIH ni otras infecciones graves mientras se inyectan drogas. Los SSP pueden ayudar a las personas a lograr ambas metas”, agregó.

Aproximadamente un 9 % de las infecciones por el VIH diagnosticadas en los Estados Unidos cada año son entre personas que se inyectan drogas. En los últimos años, el consumo de drogas inyectables también ha contribuido a un aumento de 150 % en el porcentaje de casos de infección aguda de hepatitis C.

Desde su punto máximo en 1993, los diagnósticos anuales de sida entre las personas que se inyectan drogas han disminuido aproximadamente 90 %. A pesar de ese descenso, este informe de Signos Vitales sugiere que persiste una necesidad insatisfecha de implementos de inyección estériles, y que muchas personas que se inyectan drogas presentan el riesgo de transmitir el VIH, la hepatitis C y otras infecciones. El riesgo podría ser todavía mayor en las áreas rurales donde el acceso a implementos de inyección estériles pueda ser más limitado, y en las áreas urbanas y suburbanas donde los SSP estén restringidos o no sean permitidos.

“Hasta ahora, la nación ha logrado un progreso significativo en la prevención del VIH entre las personas que se inyectan drogas, pero este éxito está amenazado”, dijo Jonathan Mermin, M.D., M.P.H, el director del Centro Nacional para la Prevención del VIH/SIDA, Hepatitis Virales, ETS y Tuberculosis de los CDC. “Los programas de servicios de jeringas funcionan y su expansión es crucial para el progreso en las próximas décadas”, agregó.

Las decisiones acerca de la implementación de SSP se hacen a niveles estatal y local, y el acceso a programas integrales varía en todo el país. Históricamente, los CDC han recomendado que los estados se aseguraran de que las personas que se inyectan drogas tuvieran acceso a servicios de prevención eficaces, incluso a implementos de inyección estériles, tratamiento con ayuda de medicamentos para el trastorno de consumo de sustancias, y pruebas de detección del VIH y la hepatitis. En diciembre del 2015, el Congreso les dio a los estados y a las comunidades locales la oportunidad de usar fondos federales para apoyar ciertos componentes de SSP integralespdf iconexternal icon bajo algunas circunstancias.

Los SSP integrales proporcionan agujas y jeringas estériles, y ofrecen o remiten a las personas que se inyectan drogas a servicios de prevención, atención médica y tratamiento. Esos servicios incluyen pruebas de detección del VIH y la hepatitis C y su tratamiento, así como otras opciones de prevención de la transmisión del VIH, como son el uso de los condones, las intervenciones conductuales y la profilaxis prexposición (PrEP, una píldora que se toma a diario que puede prevenir la infección por el VIH). Los SSP integrales también ofrecen o remiten a las personas a tratamiento para el trastorno de consumo de sustancias —incluido el tratamiento con ayuda de medicamentos— para ayudarlas a dejar el consumo de drogas y prevenir las infecciones por el VIH y la hepatitis. También pueden proporcionar tratamiento para las sobredosis.

El informe de hoy destaca algunos logros en la prevención del VIH entre los afroamericanos y los latinos que se inyectan drogas en 22 ciudades y a nivel nacional. Pero también presenta tendencias preocupantes en las personas de raza blanca que se inyectan drogas.

Afroamericanos que se inyectan drogas

  • El porcentaje de afroamericanos que se inyectan drogas, y que informaron que obtienen todas sus jeringas de fuentes estériles, aumentó un 48 %; el porcentaje de los que informaron que compartían jeringas disminuyó un 34 % desde el 2005 hasta el 2015 en las ciudades del estudio.
  • A nivel nacional, el número de diagnósticos de infección por el VIH entre afroamericanos que se inyectan drogas disminuyó en aproximadamente 60 % desde el 2008 hasta el 2014.

Latinos que se inyectan drogas

  • El porcentaje de latinos que se inyectan drogas y que informaron que compartían jeringas disminuyó un 12 % desde el 2005 hasta el 2015.
  • A nivel nacional, el número de diagnósticos de infección por el VIH entre latinos que se inyectan drogas disminuyó en casi 50 % desde el 2008 hasta el 2014.

Personas de raza blanca que se inyectan drogas

  • Los altos niveles de personas de raza blanca que se inyectan drogas y comparten jeringas se mantuvieron constantes, con un 45 % que informó compartir jeringas en el 2005 y un 43 % que reportó hacerlo en el 2015.
  • El porcentaje de personas blancas que se inyectan drogas que informó que recibía todas sus jeringas de fuentes estériles se mantuvo sin cambios en 22 % durante esa década en las ciudades del estudio.
  • A nivel nacional, los diagnósticos de la infección por el VIH entre las personas de raza blanca que se inyectan drogas disminuyeron en aproximadamente un 27 % desde el 2008 hasta el 2014, pero se mantuvieron estables desde el 2012 hasta el 2014.

“Es alentador ver los buenos resultados de los esfuerzos de prevención en las comunidades afroamericanas y latinas”, dijo Eugene McCray, M.D., el director de la División de Prevención del VIH/Sida de los CDC. “Ahora tenemos que tomar medidas concretas para capitalizar sobre los logros y acelerar ese progreso”, agregó. “El riesgo de infección por el VIH sigue siendo muy alto para todas las personas que se inyectan drogas”.

Acerca de este análisis de Signos Vitales

Los análisis sobre riesgos del comportamiento se basan en datos del Sistema Nacional de Vigilancia del Comportamiento Relacionado con el VIH de los CDC, el cual desde el 2005 ha estado monitoreando las conductas de riesgo de infección por el VIH entre las personas que se inyectan drogas. Aunque no sean representativos a nivel nacional, los datos se recopilan de personas que se inyectan drogas de 22 ciudades grandes donde se diagnostican aproximadamente la mitad de los casos de infección por el VIH de la nación. Los datos de diagnóstico se basan en el Sistema Nacional de Vigilancia del VIH de los CDC y son representativos a nivel nacional.

Información sobre Signos Vitales

Signos Vitales de los CDC es un informe que se publica el primer martes de cada mes como parte del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC (Morbidity and Mortality Weekly Report o MMWR). Signos Vitales tiene como fin brindar los datos y la información más actualizada sobre indicadores de salud clave, como prevención del cáncer, obesidad, consumo de tabaco y alcohol, VIH y sida, seguridad en vehículos automotores, infecciones asociadas a entornos de salud, salud cardiovascular, embarazos en la adolescencia, nutrición y actividad física, y seguridad alimentaria.

###

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.external icon

Los CDC trabajan a toda hora para proteger la salud y seguridad de las personas en los Estados Unidos. Ya sean enfermedades que comienzan en el país o en el extranjero, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por un error humano o por un ataque deliberado, los CDC tienen el compromiso de responder a los retos de salud más apremiantes en los Estados Unidos.

Esta página fue revisada el: 29 de noviembre de 2016