Modelo de los CDC proyecta un aumento de las infecciones resistentes a los antibióticos y por C.difficile

Mejores medidas de control de infecciones y prácticas de prescripción de antibióticos podrían salvar 37 000 vidas en el transcurso de cinco años.

Comunicado de prensa

Embargado para su publicación hasta el martes, 4 de agosto de 2015

Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC

(404) 639-3286

El más reciente informe de Signos Vitales de los CDC incluye un modelo matemático que proyecta aumentos en las infecciones resistentes a los antibióticos y por Clostridium difficile (C. difficile) si no se mejoran inmediatamente las medidas de control de infecciones y la prescripción de antibióticos a nivel nacional.

La noticia prometedora es que el modelo de los CDC proyecta que un enfoque coordinado —es decir en el que los establecimientos de atención médica y los departamentos de salud en un área colaboren— podría prevenir, en un periodo de cinco años, hasta el 70 % de las infecciones por las enterobacterias resistentes a los carbapenemes o ERC, que pueden ser mortales. Cifras estimadas adicionales muestran que las actividades nacionales de control de infecciones y de programas de control de antibióticos lideradas por las agencias federales, los establecimientos de atención médica y los departamentos de salud pública podrían prevenir 619 000 infecciones resistentes a los antibióticos y por C. difficile y salvar 37 000 vidas en el transcurso de cinco años.

Las bacterias resistentes a los antibióticos —las que ya no responden a los medicamentos diseñados para matarlas— causan más de dos millones de enfermedades y por lo menos 23 000 muertes anuales en los Estados Unidos. La bacteria C. difficile causó cerca de medio millón de enfermedades en el 2011 y una cifra estimada de 15 000 muertes al año se atribuye directamente a infecciones por C. difficile.

El informe recomienda que se siga el siguiente enfoque coordinado de dos partes para convertir estos datos en medidas que prevengan enfermedades y salven vidas:

  1. Los departamentos de salud pública hacen seguimiento a los brotes de bacterias resistentes a los antibióticos en su área y a las amenazas de bacterias provenientes de otros centros y alertan a los establecimientos médicos, y
  2. los establecimientos de atención médica colaboran entre ellos y con las autoridades de salud pública para implementar medidas de control de infecciones compartidas con el fin de detener la propagación de las bacterias resistentes a los antibióticos y C. difficile entre los establecimientos.

“Las infecciones resistentes a los antibióticos en entornos de atención médica son una amenaza creciente en los Estados Unidos, y matan miles y miles de personas cada año”, dijo el director de los CDC, Tom Frieden, M.D., M.P.H. “Podemos reducir en forma significativa estas infecciones si los establecimientos de atención médica, los asilos de ancianos y los departamentos de salud pública colaboran para mejorar el uso de antibióticos y las medidas de control de infecciones para que los pacientes estén protegidos”, añadió.

El informe Signos Vitales muestra que las bacterias C. difficile y las resistentes a los antibióticos —como ERC, SARM, (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina o MRSA, por sus siglas en inglés) y Pseudomonas aeruginosa resistentes— se propagan adentro de los establecimientos de atención médica y entre ellos si no se establecen las medidas de control de infecciones apropiadas y se trasladan pacientes entre los centros médicos para recibir tratamiento. Estas infecciones pueden causar graves complicaciones de salud, incluso septicemia o muerte. Hasta los establecimientos que siguen las medidas de control de infecciones y las prácticas de uso de antibióticos recomendadas están en riesgo si reciben pacientes con estas bacterias provenientes de otros centros médicos.

El modelo muestra cómo la coordinación podría reducir las ERC en el trascurso de cinco años después de que ingresen bacterias resistentes a los antibióticos a 10 establecimientos que comparten pacientes en un área. Por ejemplo:

  • El enfoque común (o statu quo) da como resultado que 2000 pacientes adquieran ERC, con lo que se afecta el 12 % de los pacientes en el área, lo cual no es suficiente para proteger a los pacientes.
  • Si el establecimiento toma medidas individuales para mejorar las prácticas de control de infecciones, la situación mejora. Estos esfuerzos independientes dan como resultado que 1500 pacientes adquieran ERC, con lo que se afecta el 8 % de los pacientes, lo cual todavía no es suficiente para proteger a los pacientes.
  • Con el enfoque coordinado en el cual los establecimientos colaboren para prevenir las infecciones y se notifiquen entre ellos los casos de ERC antes de trasladar a los pacientes, el modelo muestra que muchos menos pacientes están en riesgo. Se pronostica que 400 pacientes adquirirán ERC, con lo que se afectará solo el 2 % de los pacientes, el cual es el enfoque necesario para proteger a los pacientes.

El informe también describe la importancia de que los departamentos de salud pública tomen el liderazgo para realizar lo siguiente:

  • Identificar los centros de atención médica en el área y saber la forma en que están vinculados.
  • Destinar personal para mejorar los vínculos y la coordinación con centros de atención médica en el área.
  • Trabajar con los CDC para usar datos para tomar medidas con el fin de prevenir las infecciones y mejorar el uso de antibióticos en entornos de atención médica.
  • Conocer las amenazas de resistencia a los antibióticos en su área y estado.

“Debemos transformar nuestra respuesta de salud pública para cambiar el curso. La respuesta coordinada que describe este informe de Signos Vitales es un enfoque que mira hacia adelante”, dijo Beth Bell, MD, MPH, directora del Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas de los CDC. “El presupuesto del presidente para el año fiscal del 2016 aceleraría los esfuerzos para fortalecer nuestra respuesta y mejorar los programas de control de antibióticos en los establecimientos de atención médica”.

Como complemento a la coordinación de salud pública, el informe recomienda que los directivos de los hospitales y los administradores de los establecimientos de atención médica consideren las siguientes medidas:

  • Implementar sistemas para alertar a los centros que reciben pacientes sobre los que serán trasladados con bacterias resistentes a los antibióticos.
  • Revisar y mejorar las medidas de control de infecciones en su establecimiento.
  • Obtener el compromiso de los líderes para unirse a actividades de prevención de la resistencia a los antibióticos y de infecciones asociadas a la atención médica (HAI, por sus siglas en inglés) en el área.
  • Establecer vínculos con los departamentos de salud pública para compartir datos sobre la resistencia a los antibióticos y otras HAI.
  • Dar al personal médico acceso oportuno a pruebas de laboratorio precisas para detectar las bacterias resistentes a los antibióticos.

“Los pacientes y sus familias se podrían preguntar cómo pueden ayudar a detener la propagación de las infecciones”, dijo Michael Bell, M.D., subdirector de la División de Promoción de la Calidad de la Atención Médica de los CDC. “Cuando reciban cuidados médicos, díganle a su doctor si han estado hospitalizados en otro centro médico o país, lávense las manos a menudo y siempre insistan en que todas las personas que los vayan a tocar tengan las manos limpias. Pregunten a los proveedores de atención médica qué hacen ellos y los establecimientos en su área para coordinar la protección de los pacientes y sus familiares de las infecciones resistentes a los antibióticos y por C. difficile”, agregó.

Los datos del informe Signos Vitales se tomaron de modelos matemáticos y análisis de cifras estimadas. Los CDC usaron dos modelos de simulación matemáticos para estimar el efecto del enfoque coordinado en la prevención de la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos en un grupo de establecimientos de atención médica en un área. Los datos de la Red Nacional de Seguridad en la Atención Médica y del Programa de Infecciones Emergentes de los CDC dieron información para las proyecciones de la cantidad de infecciones y muertes en los Estados Unidos.

Durante los próximos cinco años —si se hacen inversiones— los esfuerzos de los CDC para combatir las infecciones por C. difficile y la resistencia a los antibióticos dentro de la Estrategia Nacional para Combatir las Bacterias Resistentes a los Antibióticos, en colaboración con otras agencias federales socias, mejorarán la capacidad nacional de los programas de control de antibióticos, la vigilancia de los brotes y la prevención de la resistencia a los antibióticos. Estos esfuerzos tienen la posibilidad de reducir al menos en la mitad la incidencia de infecciones por C. difficile, ERC en entornos médicos y SARM en el torrente sanguíneo.

Los Programas Estatales de Prevención de la Resistencia a los Antibióticospdf icon (Programas de Protección) propuestos implementarían este enfoque coordinado. Estos Programas de Protección se harían realidad con los fondos en el presupuesto propuesto por el presidente para el año fiscal del 2016, y apoyarían el trabajo con establecimientos de atención médica en todos los 50 estados para detectar y prevenir las bacterias resistentes a los antibióticos y las infecciones por C. difficile. El presupuesto del año fiscal del 2016 también aceleraría los esfuerzos para mejorar los programas de control de antibióticospdf icon en los centros de atención médica.

Signos Vitales es un informe de los CDC que se publica el primer martes de cada mes como parte del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad de los CDC (Morbidity and Mortality Weekly Report o MMWR). Esta publicación ofrece los datos y la información más recientes sobre indicadores de salud clave. Entre estos se encuentran la prevención del cáncer, la obesidad, el consumo de tabaco, la seguridad de los pasajeros en vehículos automotores, las sobredosis por medicamentos recetados, el VIH/sida, el consumo de alcohol, las infecciones asociadas a la atención médica, la salud cardiovascular, los embarazos en la adolescencia y la seguridad de los alimentos.

###

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.external icon

Los CDC trabajan de día y de noche para proteger la salud y seguridad de las personas en los Estados Unidos. Ya sean enfermedades nacionales o globales, curables o prevenibles, crónicas o agudas, causadas por un error humano o por un ataque deliberado, los CDC tienen el compromiso de responder a los retos de salud más apremiantes en los Estados Unidos.

Para cancelar su suscripción a esta lista de distribución de información de los CDC para los medios, por favor envíe un mensaje a media@cdc.gov indicando el correo electrónico que desea sacar de la lista.

Esta página fue revisada el: 4 de agosto de 2015