Tratamiento mundial contra la hipertensión arterial salvará millones de vidas

Se necesitan enfoques estandarizados para ampliar el acceso a los tratamientos en todo el mundo

Comunicado de Prensa

Jueves, 26 de febrero de 2015

Contacto: Departamento de Relaciones con los Medios de Comunicación de los CDC

(404) 639-3286

En tan solo 10 años, se podrían evitar 10 millones de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares en el mundo entero al tratar a la mitad de las personas que no tienen la hipertensión controlada, conocida comúnmente como presión arterial alta, sugiere el director de los CDC, Tom Frieden, M.D., M.P.H. y sus colegas en un comentarioexternal icon publicado hoy en la revista Lancet.

La mayoría de las personas con hipertensión no controlada viven en países de ingresos bajos o medianos y tienen acceso limitado a servicios de diagnóstico, atención y tratamiento. Pero darles tratamiento y salvar millones de vidas no es un sueño. El Proyecto Mundial de Tratamiento Estandarizado de la Hipertensión (GSHT), puesto en marcha por los CDC en colaboración con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), ofrece un enfoque prometedor para países de todos los niveles de ingresos.

"Las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares son asesinos silenciosos a gran escala. Las enfermedades cardiovasculares matan a más personas en el mundo que todas las enfermedades infecciosas combinadas", dijo el director de los CDC, Tom Frieden, M.D., M.P.H. "La hipertensión es uno de los principales factores contribuyentes de las enfermedades cardiovasculares, y la pregunta no es si el tratamiento de la hipertensión se debe realizar a una escala mundial, sino qué tan rápido se pueden establecer programas eficaces", agregó.

"La hipertensión afecta unos 250 millones de personas en el continente americano y en la mayoría de los países las tasas de control de la presión arterial son inaceptablemente bajas", dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne, M.D., M.Sc. "La ampliación del proyecto GSHT tiene un potencial tremendo para reducir la mortalidad prematura y el efecto económico adverso de las enfermedades cardiovasculares en esta región y en todo el mundo".

Si se suman todas las muertes anuales por todas las enfermedades infecciosas en el mundo, esa cifra total casi equivaldría a la cifra anual de muertes por presión arterial alta: 9.4 millones de muertes en todo el mundo. Esto se debe a que la hipertensión es una de las principales causas de las enfermedades cardiovasculares —ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares—, el mayor asesino mundial.

La ironía es que mientras que la presión arterial alta —hipertensión— probablemente es la enfermedad no infecciosa crónica más fácil de tratar, solamente el 13 por ciento de los mil millones de personas con este trastorno lo tienen bajo control. La buena noticia es que existe un tratamiento eficaz. Pero la mejor noticia es que los tratamientos contra la hipertensión se pueden realizar en forma relativamente económica —aun para las personas en países de bajos y medianos ingresos— y aun cuando la mayoría de los pacientes necesitarán dos medicamentos diferentes para controlarla en forma óptima.

Partiendo del éxito en los tratamientos contra el VIH y la tuberculosis implementados a gran escala en los países de bajos y medianos ingresos, el proyecto GSHT se basa en cuatro principios:

  • Primero, llegar a un consenso en cuanto a los enfoques de tratamiento estandarizado, que incluyan información específica sobre los intervalos de seguimiento y los medicamentos que se deben usar y sus dosis.
  • Segundo, reconocer que cada miembro del equipo de atención médica —trabajadores de atención primaria, voluntarios comunitarios, farmaceutas, personal de enfermería y otros— cumple un papel vital en el control de la presión arterial.
  • Tercero, reducir las barreras para los pacientes. Eliminar las barreras con respecto a los costos del tratamiento mediante el acceso a medicamentos eficaces a bajo costo. Recetar medicamentos que se tomen solamente una vez al día, combinar medicamentos en una pastilla con dos fármacos, si es posible. Simplificar el proceso de surtido de recetas. Reducir el consumo de sal y sodio.
  • Cuarto, garantizar la responsabilidad. Hacerle seguimiento al progreso y a la presión arterial de cada paciente que recibió el diagnóstico.

El Fondo Estratégico de la OPS, creado por esta organización en el 2000 para asistir a los estados miembros en la adquisición de medicamentos vitales y productos básicos para la salud pública, ha apoyado la puesta en marcha del proyecto GSHT al ayudar a garantizar que los precios de los medicamentos contra la hipertensión sean más bajos, hasta para los estados miembros más pequeños. Todas las naciones del continente americano pueden adquirir en la actualidad cinco de los seis medicamentos recomendados contra la hipertensión a través de acuerdos de adquisición estratégicos del Fondo

###

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.external icon

Los CDC trabajan de día y de noche para salvar vidas y proteger al público contra amenazas a la salud con el fin de mejorar la seguridad de la nación. Ya sean amenazas crónicas o agudas, causadas por el hombre o resultado de un desastre natural, un error humano o un ataque deliberado, globales o nacionales, los CDC son la agencia nacional de protección de la salud en los EE. UU.

Esta página fue revisada el: 26 de febrero de 2015