Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La vacunación sigue siendo la mejor protección contra la influenza

Niña enferma en cama

La mejor manera de prevenir la influenza (gripe) y sus complicaciones potencialmente graves es ponerse la vacuna.

El otoño trae temperaturas más bajas, hojas coloridas y partidos de fútbol. También significa que ha llegado otra temporada de influenza. La temporada del año pasado fue difícil. Los CDC clasificaron a la de 2017-2018 como una temporada de alta gravedad* con grandes cantidades de visitas a consultorios ambulatorios y departamentos de emergencias por casos de enfermedad similar a la influenza, altas tasas de hospitalizaciones relacionadas con la influenza, y actividad generalizada de la influenza en todos los Estados Unidos por un periodo prolongado. Los CDC estiman que la influenza ha causado entre 140 000 y 710 000 hospitalizaciones y entre 12 000 y 56 000 muertes por año en los Estados Unidos desde el 2010. Si bien las estimaciones sobre la última temporada no estarán disponibles hasta más adelante en el otoño, es probable que haya sido una temporada sin precedentes con respecto a estos dos indicadores clave que se usan para monitorear la gravedad. No es posible predecir qué tan grave será la próxima temporada, pero sabemos que la mejor manera de prevenir la influenza y sus complicaciones potencialmente graves es ponerse la vacuna.

Los virus de la influenza infectan la nariz, la garganta y los pulmones y pueden causar una amplia gama de complicaciones. La sinusitis y las infecciones de oído son ejemplos de complicaciones moderadas de la influenza. La neumonía es una complicación grave que puede ser el resultado ya sea solo de una infección por virus de la influenza o de una coinfección por virus de la influenza y bacterias. Una infección por virus de la influenza también puede causar complicaciones graves como inflamación del corazón (miocarditis), del cerebro (encefalitis) o de los músculos (miositis, rabdomiólisis), e insuficiencia de múltiples órganos (por ejemplo, respiratoria y renal). La influenza también puede desencadenar una respuesta inflamatoria extrema en el cuerpo y puede causar septicemia, que es la respuesta potencialmente mortal del cuerpo ante una infección. Los Estados Unidos han tenido altas tasas de hospitalización y de casos de enfermedad grave durante las últimas siete temporadas de influenza.

La vacunación contra la influenza puede ayudar a evitar que contraiga la enfermedad. Al protegerse de la influenza también ayuda a proteger a las personas a su alrededor que sean más vulnerables a una enfermedad de influenza grave.

Personas con alto riesgo de presentar complicaciones relacionadas con la influenza:

Para obtener la lista completa de las afecciones de alto riesgo, consulte Personas en alto riesgo de presentar complicaciones relacionadas con la influenza.

Los CDC recomiendan que se aplique la vacuna contra la influenza una vez al año a todas las personas a partir de los 6 meses de edad, como el primer y más importante paso de protección contra esta grave enfermedad. Aunque la vacuna contra la influenza puede variar en su eficacia, es la mejor herramienta que la medicina moderna tiene actualmente para prevenir infecciones por virus de la influenza. Los CDC estiman que para la temporada de influenza del 2016-2017 cerca del 47 por ciento de la población se vacunó. Se estima que la vacunación contra la influenza previno 5.3 millones de casos de la enfermedad, 2.6 millones de consultas médicas y 85 000 hospitalizaciones asociadas a la influenza. Los expertos de los CDC calcularon que un aumento de 5 puntos porcentuales en las tasas de vacunación podría haber evitado otros 483 000 casos de enfermedad por influenza, 232 000 consultas médicas y 7000 hospitalizaciones asociadas a la influenza en toda la población de los Estados Unidos.

Sabemos que la enfermedad por influenza puede ser grave y que la vacuna puede prevenirla. Aclaremos algunos temas que desaniman a las personas con respecto a la vacunación:

  • La vacuna contra la influenza no le puede dar la enfermedad. Los efectos secundarios más comunes de la vacuna inyectable contra la influenza son dolor, enrojecimiento o inflamación en el lugar donde se aplicó la inyección, y fiebre o dolores musculares. Estos efectos secundarios NO son la influenza. Si presenta efectos secundarios, por lo general son leves y de corta duración, en especial si se comparan con los síntomas de un caso fuerte de influenza.
  • Las vacunas contra la influenza están entre los productos médicos en uso más seguros. Cientos de millones de personas han recibido la vacuna contra la influenza de manera segura en los últimos 50 años en los Estados Unidos. Ha habido amplias investigaciones que respaldan la seguridad de las vacunas contra la influenza. Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) vigilan atentamente la seguridad de las vacunas aprobadas para usarse en los Estados Unidos.
Niña enferma en cama a quien se le está tomando la temperatura

Razones para ponerse la vacuna contra la influenza:

  • Se ha mostrado que la vacuna contra la influenza reduce los casos de enfermedad y el riesgo de hospitalización, internación en la unidad de cuidados intensivos e incluso la muerte en los niños.
  • La vacunación contra la influenza también es una herramienta preventiva importante para las personas con afecciones crónicas (enfermedad cardiaca, enfermedad pulmonar, diabetes).
  • Además de ayudar a proteger a las mujeres embarazadas de la enfermedad y la hospitalización por influenza, se ha mostrado que una vacuna contra la influenza que se administra durante el embarazo ayuda a proteger al bebé de la infección por influenza durante varios meses después del nacimiento, antes de que tenga suficiente edad para ser vacunado.
  • Un estudio del 2017 mostró que la vacuna contra la influenza puede salvarles la vida a los niños.
  • En caso de contraer la influenza, la vacunación también puede hacer que la enfermedad sea más leve. (Por ejemplo, un estudio del 2017 mostró que la vacunación contra la influenza redujo los casos de muerte y de internación en la unidad de cuidados intensivos (UCI), la duración de la estadía en la UCI y la duración general de la hospitalización entre los pacientes con influenza).

¿Cuáles vacunas contra la influenza están disponibles esta temporada?

Para la temporada de influenza 2018-2019 las opciones incluyen:

  • Vacunas inyectables de dosis estándar. Estas vacunas se inyectan en el músculo. Por lo general se inyectan con una aguja, pero dos de ellas (la Afluria y la Afluria cuadrivalente) se les pueden administrar a algunas personas (de entre 18 y 64 años de edad) con un inyector de presión.
  • Vacunas inyectables de dosis alta para las personas mayores. Las vacunas contra la influenza están entre los productos médicos en uso más seguros. Cientos de millones de personas han recibido la vacuna contra la influenza de manera segura en los últimos 50 años en los Estados Unidos. Ha habido amplias investigaciones que respaldan la seguridad de las vacunas contra la influenza. Los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) vigilan atentamente la seguridad de las vacunas aprobadas para usarse en los Estados Unidos.
  • Vacunas inyectables hechas con adyuvante para las personas mayores.
  • Vacunas inyectables hechas con virus cultivados en células.
  • Inyecciones hechas con una tecnología de producción de vacunas (vacuna recombinante) que no requiere el uso de virus de la influenza.
  • Vacuna contra la influenza con virus vivos atenuados (LAIV), o vacuna en atomizador nasal, aprobada para ser administrada a todas las personas de entre 2 y 49 años de edad, excepto las mujeres embarazadas. Existe una recomendación contra el uso de la vacuna en atomizador nasal en las personas con afecciones subyacentes.

Los CDC y su Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) recomiendan que los proveedores usen cualquier vacuna autorizada, que sea adecuada para la edad de la persona, sin preferencia por una vacuna sobre otra.
Lo mejor es vacunarse antes de que la influenza comience a propagarse en su comunidad. Después de recibir la vacuna, su cuerpo tarda unas dos semanas para producir protección completa contra la influenza. Esta temporada de influenza protéjase y proteja a su familia, sus amigos y su comunidad. Vacúnese contra la influenza antes de que termine octubre.

Consulte con su proveedor de atención médica si tiene preguntas sobre los beneficios de vacunarse contra la influenza. La vacuna contra la influenza brinda propiedades protectoras incluso en los años en que la vacuna no corresponde totalmente con los virus de la influenza en circulación. Para obtener más información sobre la eficacia de la vacuna, consulte ¿Qué tan eficaz es la vacuna contra la influenza estacional?

Junto con los CDC, la Academia Estadounidense de Pediatría, la Asociación Médica Estadounidense, la Fundación Nacional de Enfermedades Infecciosas y muchos otros grupos médicos profesionales recomiendan que se reciba una vacuna anual contra la influenza. Muchas personas optan por no vacunarse porque creen que las vacunas no funcionan o que la vacuna contra la influenza les dará la enfermedad. Las investigaciones realizadas durante años desmienten estos conceptos erróneos. ¡No deje de vacunarse contra la influenza!

Dónde vacunarse:

Las vacunas contra la influenza se ofrecen en muchos sitios, entre ellos consultorios, centros médicos, departamentos de salud, farmacias y centros de salud universitarios, así como en muchos lugares de trabajo e incluso escuelas. Para encontrar un lugar donde se administre la vacuna contra la influenza en su área use el buscador de vacunas HealthMap.*

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

  • Esta página fue revisada el: 25 de septiembre de 2018
  • Esta página fue modificada el: 25 de septiembre de 2018
  • Fuente del contenido:
  • Centro a cargo del mantenimiento de esta página: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
TOP