Brotes de hepatitis A: Lo que debe saber

Foto del virus de la hepatitis A

En todos los Estados Unidos están ocurriendo brotes generalizados de hepatitis A. Vacunar a las personas en riesgo puede detener la propagación. En el Mes de Concientización sobre la Hepatitis,* aprenda más sobre la hepatitis A y los brotes actuales.

Cuando escuchan hablar sobre la hepatitis A, muchas personas piensan en alimentos o en agua contaminados. Esa es una manera en la que el virus se puede propagar y una manera común en la que los viajeros internacionales se infectan. Sin embargo, la mayoría de las personas no sabe que en los Estados Unidos la hepatitis A se transmite con más frecuencia de persona a persona, y así es como se está transmitiendo la infección en los brotes actuales. Aunque la hepatitis A puede afectar a cualquiera, ciertos grupos están en mayor riesgo de ser infectados en estos brotes. Para ayudar a detener los brotes, los CDC recomiendan la vacuna contra la hepatitis A para las personas que usan drogas (incluso drogas que no se inyectan), las personas sin hogar, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, las personas con enfermedad del hígado, y aquellas que están o que recientemente estuvieron en la cárcel o la prisión.

Logotipo del Mes de Concientización sobre la Hepatitis

La hepatitis A es causada por un virus y afecta el hígado.

La hepatitis A es una infección del hígado causada por el virus de la hepatitis A. El virus de la hepatitis A se encuentra en las heces de las personas infectadas y puede sobrevivir en las superficies por varios meses. La infección puede ocurrir cuando alguien ingiere el virus, generalmente a través del contacto cercano con una persona infectada. La hepatitis A es muy contagiosa, y las personas pueden propagar el virus antes de que tengan síntomas como náuseas, dolor de estómago, y piel u ojos amarillentos. Las personas que contraen hepatitis A pueden sentirse mal por unas cuantas semanas y hasta varios meses. Si bien la mayoría se recupera y no tiene daño duradero en el hígado, algunas personas necesitan ser hospitalizadas. La hepatitis A puede causar la muerte, especialmente en las personas mayores o en las que tienen otros problemas de salud.

Los brotes están causando un aumento en la cantidad de personas con hepatitis A.

Desde que la vacuna contra la hepatitis A se recomendó por primera vez en 1996, las tasas de casos de esta enfermedad han disminuido considerablemente en los Estados Unidos. En el 2015, solo hubo 1390 casos notificados de hepatitis A en la nación. Sin embargo, desde que los brotes actuales se identificaron por primera vez a fines del 2016, ha habido más de 17 000 casos notificados, la mayoría entre los grupos de mayor riesgo. Como resultado de estos brotes, a nivel nacional han ocurrido casos con complicaciones graves, tasas de hospitalización altas y al menos 170 muertes.

Una vacuna segura y eficaz puede prevenir la hepatitis A.

La hepatitis A se previene fácilmente con una vacuna que es segura y eficaz. Desde el 2006, se ha recomendado la vacuna contra la hepatitis A para todos los niños de un año. Esto significa, sin embargo, que muchos adultos no recibieron esa vacuna cuando eran niños y, por lo tanto, no están protegidos contra esta enfermedad. La vacuna se recomienda para los adultos en riesgo,* incluidos los grupos afectados en estos brotes, así como las personas que viajan a ciertos países. Aunque para tener protección duradera se necesita la serie completa, se ha demostrado que una sola dosis de la vacuna contra la hepatitis A controla los brotes y proporciona hasta un 95 % de protección en los adultos sanos. Las personas que están en riesgo de contraer hepatitis A deben vacunarse lo antes posible.

Incluso si usted no se encuentra en los grupos de riesgo en estos brotes actuales, complete la Evaluación de riesgo de hepatitis* de los CDC para averiguar qué pruebas de detección de hepatitis virales o vacunas podría necesitar. Para obtener más información sobre los brotes recientes y otros recursos sobre brotes específicos, visite el sitio de la Evaluación de riesgo de hepatitis.*

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Más información (en inglés)