Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La diabetes y las mujeres

Una mujer sonriendo

Las mujeres con diabetes tienen que estar pendientes de más cosas. Cuídese al revisarse el nivel de azúcar en la sangre con frecuencia, comer alimentos saludables y hacer actividad física, para poder tener el mejor estado de salud y sentirse de la mejor manera.

¿Por qué la diabetes es diferente en las mujeres y en los hombres? La diabetes aumenta el riesgo de enfermedades del corazón (la complicación más común de la diabetes). Este aumento es cuatro veces mayor para las mujeres, pero solo dos veces para los hombres, y las mujeres tienen peores consecuencias después de un ataque al corazón . Las mujeres también presentan un riesgo mayor de tener otras complicaciones relacionadas con la diabetes, como ceguera, daño al riñón y depresión.

La diabetes no es solo diferente para las mujeres; es diferente entre las mujeres. Las mujeres afroamericanas, hispanas o latinas, nativas americanas de los EE. UU. o nativas de Alaska y de origen asiático o de las islas del Pacífico tienen más probabilidades de presentar diabetes que las mujeres blancas.

La forma en que usted maneja la diabetes tal vez deba cambiar con el tiempo, según lo que esté pasando en su vida. A continuación, se presenta lo que debe prever y lo que puede hacer para cuidarse.

Las infecciones por hongos y de las vías urinarias

Muchas mujeres contraerán una infección vaginal por hongos en algún momento, pero las mujeres con diabetes tienen un riesgo mayor, especialmente si sus niveles de azúcar en la sangre son altos.

Más del 50 % de las mujeres contraerán una infección urinaria (IU) en su vida, y el riesgo puede ser más alto si usted tiene diabetes. Entre las causas están los niveles altos de azúcar en la sangre y la mala circulación (que reduce la capacidad del organismo para combatir las infecciones). Además, en algunas mujeres la vejiga no se vacía completamente debido a la diabetes, lo que crea un medio perfecto para que se multipliquen las bacterias.

Lo que usted puede hacer: Para prevenir las infecciones por hongos y las infecciones urinarias, mantenga el nivel de azúcar en la sangre lo más cerca posible de su rango objetivo. Otras formas de prevenir las IU son beber agua en abundancia, usar ropa interior de algodón y orinar con frecuencia en lugar de esperar a que la vejiga esté llena.

Collage de cosas para hacer ejercicio, agua y fruta

No puede equivocarse si sigue las instrucciones básicas sobre la diabetes: revísese el nivel de azúcar en la sangre con regularidad, coma alimentos saludables y haga actividad física la mayoría de los días.

 

Familiarícese con los números

A veces tener niveles altos de azúcar en la sangre puede parecerle como un examen que no ha aprobado. Pero los números son solo números. Mejor piense sobre ellos como información. ¿Hubo algún alimento o alguna actividad que hizo que aumentaran los niveles? Con esa información, usted puede hacer ajustes y acercarse a su rango objetivo con más frecuencia.

El ciclo menstrual

Los cambios hormonales justo antes y durante el periodo menstrual pueden hacer que sea difícil predecir los niveles de azúcar en la sangre. También puede ser que usted tenga periodos menstruales más largos o más intensos, y los antojos de ciertos alimentos pueden dificultar el manejo de la diabetes. Usted puede notar un patrón con el pasar del tiempo o puede encontrar que cada periodo es diferente.

Lo que usted puede hacer: Revísese el nivel de azúcar en la sangre con frecuencia y mantenga un registro de los resultados para ver si hay un patrón. Si usa insulina, podría necesitar aplicarse más en los días anteriores a su periodo. Hable con el médico acerca de cambiar la dosis, si fuese necesario. Hacer actividad física la mayoría de los días, comer alimentos saludables en las cantidades adecuadas y dormir lo suficiente también pueden ayudar.

Las relaciones sexuales

La diabetes puede reducir su interés en las relaciones sexuales y la capacidad para disfrutarlas. Para algunas mujeres, la sequedad vaginal puede hacer que las relaciones sexuales sean incómodas o incluso hasta dolorosas. Entre las causas pueden estar el daño en los nervios, la reducción en el flujo de sangre, los medicamentos y los cambios hormonales, incluidos los cambios durante el embarazo o la menopausia.

Lo que usted puede hacer: Asegúrese de hablar con el médico si tiene algún problema sexual. El médico puede informarla sobre sus opciones, que van desde el uso de lubricantes vaginales hasta la realización de ejercicios que pueden aumentar su respuesta sexual.

Los anticonceptivos

Es importante que use anticonceptivos si no quiere quedar embarazada o si quiere esperar hasta que los niveles de azúcar en la sangre estén dentro de su rango objetivo, ya que un nivel alto de azúcar en la sangre puede causar problemas durante el embarazo para usted y su bebé. Hay muchos tipos de métodos anticonceptivos, entre ellos los dispositivos intrauterinos (DIU), los implantes, las inyecciones, las píldoras, los parches, los anillos vaginales y los métodos de barrera como los condones y los diafragmas. La elección del método adecuado dependerá de si usted tiene alguna otra afección, los medicamentos que toma y otros factores.

Lo que usted puede hacer: Hable con el médico sobre todas las opciones de anticonceptivos y sobre los riesgos. Continúe revisándose los niveles de azúcar en la sangre, mantenga un registro de los resultados y dígale al médico si los niveles suben.

Los embarazos

Si usted sabe que quiere tener un bebé, la planificación es muy importante. La diabetes puede hacer más difícil que usted quede embarazada y un nivel alto de azúcar en la sangre puede aumentar el riesgo de lo siguiente:

  • Preeclampsia (presión arterial alta).
  • Parto por cesárea.
  • Aborto espontáneo o muerte fetal.

Los órganos de un bebé se forman durante los primeros 2 meses de embarazo, y un nivel alto de azúcar en la sangre durante este tiempo puede causar defectos de nacimiento. Un nivel alto de azúcar en la sangre durante el embarazo también puede aumentar la probabilidad de que su bebé:

  • Nazca antes de tiempo.
  • Pese demasiado (lo que dificulta el parto).
  • Tenga problemas para respirar o un nivel bajo de azúcar en la sangre justo después de nacer.

Lo que usted puede hacer: Trabaje con su equipo de atención médica para hacer que los niveles de azúcar en la sangre estén dentro de su rango objetivo y adopte buenos hábitos como comer alimentos saludables y hacer actividad física. Los niveles de azúcar en la sangre pueden cambiar rápidamente, por eso debe revisarlos con frecuencia y ajustar su alimentación, actividad física y medicamentos, según sea necesario y de acuerdo a las instrucciones del médico.

Durante el embarazo

La diabetes gestacional –un nivel alto de azúcar en la sangre durante el embarazo– se puede presentar en las mujeres que no tenían diabetes. Este tipo de diabetes afecta anualmente a entre el 2 y el 10 % de los embarazos en los Estados Unidos. Cualquier mujer puede tener diabetes gestacional, pero algunas presentan un riesgo mayor, entre ellas las que tienen sobrepeso u obesidad, son mayores de 25 años o tienen antecedentes familiares de diabetes tipo 2. Un manejo cuidadoso es importante para asegurarse de tener embarazos y bebés sanos.

Lo que usted puede hacer: Si le diagnostican diabetes gestacional, el médico trabajará con usted para crear un plan de tratamiento que ayude a mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro de su rango objetivo mediante el consumo de alimentos saludables y la realización de actividad física la mayoría de los días de la semana. Tal vez necesite medicamentos para la diabetes o inyecciones de insulina para que usted y su bebé se mantengan sanos.

La diabetes gestacional, por lo general, desaparece después de que nace el bebé. Sin embargo, alrededor del 50 % de las mujeres con diabetes gestacional tendrán diabetes tipo 2 más adelante. Es importante hacerse la prueba de la diabetes entre 4 y 12 semanas después del parto y seguir haciéndose la prueba cada 1 a 3 años para asegurarse de que los niveles de azúcar en la sangre estén dentro de un rango saludable.  Pregúntele al médico sobre la posibilidad de participar en el Programa Nacional de Prevención de la Diabetes dirigido por los CDC, que incluye un programa de cambio de estilo de vida que se ha comprobado científicamente que previene o retrasa la diabetes tipo 2 en las personas con riesgo.

La menopausia

Después de la menopausia su cuerpo produce menos estrógeno, lo que puede causar altibajos impredecibles en el nivel de azúcar en la sangre. Tal vez suba de peso, lo que aumenta la necesidad de usar insulina u otros medicamentos para la diabetes. Los sofocos y los sudores nocturnos pueden perturbar el sueño, lo que dificulta el manejo del nivel de azúcar en la sangre. En este tiempo también pueden ocurrir problemas sexuales, como la sequedad vaginal o el daño en los nervios.

Lo que usted puede hacer: Pregúntele al médico sobre cómo puede manejar los síntomas de la menopausia. Si han cambiado sus niveles de azúcar en la sangre, tal vez tenga que cambiar la dosis de los medicamentos para la diabetes que esté tomando. El riesgo de enfermedades cardiacas aumenta después de la menopausia, entonces tome decisiones que favorezcan la salud del corazón que también la ayuden a manejar la diabetes, como comer alimentos saludables y hacer actividad física.

  • Esta página fue revisada el: 7 de junio de 2018
  • Esta página fue modificada el: 7 de junio de 2018
  • Fuente del contenido:
  • Centro a cargo del mantenimiento de esta página: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
TOP