Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Consumo de sustancias y riesgos en adolescentes

Trabajador de salud mirando una tableta con una adolescente.

Los padres tienen un rol fundamental en la vida de sus hijos. A medida que van creciendo y pasan por la preadolescencia y adolescencia, los padres se preocupan por los nuevos riesgos que pueden enfrentar. Uno de esos riesgos es el consumo de sustancias, como el alcohol, la marihuana, el tabaco y otras drogas. Los padres pueden ayudar hablando con el pediatra de sus hijos sobre pruebas de detección del consumo de sustancias.

El consumo de sustancias por parte de los adolescentes puede tener un gran impacto en su salud y bienestar. La Asociación Estadounidense de Pediatría (AAP), mediante un acuerdo cooperativo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), creó una guía para implementar pruebas de detección del consumo de sustancias en los consultorios pediátricos para ayudar a los médicos a abordar las preocupaciones relacionadas con este asunto. La APP recomienda que se realicen pruebas de detección del consumo de sustancias en niños a partir de los 9 años de edad.

Consumo de sustancias en los adolescentes

Esta guía destaca las sustancias usadas con mayor frecuencia y el alcance del problema, como lo siguiente:

  • El alcohol, la marihuana y el tabaco son las sustancias más usadas por los adolescentes.1
  • Para cuando llegan al 12.o grado, dos tercios de los estudiantes han probado bebidas alcohólicas.1
  • Alrededor de la mitad de los alumnos de 9.o a 12.o grado reportaron haber consumido marihuana.2
  • Alrededor de la mitad de los alumnos de 9.o a 12.o grado reportaron haber probado cigarrillos.3
  • Entre los estudiantes de 12.o grado, cerca de 2 en 10 reportaron usar medicamentos recetados sin tener una receta.1

Si bien es ilegal que los menores de 21 años beban alcohol, los hallazgos muestran que las personas de 12 a 20 años consumen un décimo de todo el alcohol consumido en los Estados Unidos.

Riesgos del consumo de sustancias

La guía también destaca los riesgos del consumo de sustancias entre los adolescentes. El consumo de sustancias puede hacer lo siguiente:

  • Afectar el crecimiento y desarrollo de los adolescentes, especialmente el desarrollo cerebral.
  • Se da con mayor frecuencia con otros comportamientos arriesgados, como tener relaciones sexuales sin protección y conducir de manera peligrosa.
  • Contribuye al desarrollo de problemas de salud de adultos, como las enfermedades cardiacas, la presión arterial alta y los problemas de sueño.

Por último, cuanto más temprano los adolescentes empiezan a consumir sustancias, mayores son las probabilidades de que continúen haciéndolo y que más adelante presenten problemas relacionados con este consumo. Cuando los adolescentes empiezan a beber alcohol a una edad temprana, aumentan las probabilidades de que se vuelvan adictos a las sustancias y que luego abusen de ellas más adelante en la vida.

Guía para pediatras

Los pediatras pueden ayudar a los adolescentes a evitar y reducir el consumo de sustancias al hablar con ellos sobre este tema. La guía, Guía para las pruebas de detección del consumo de sustancias y la implementación de intervenciones: Ninguna cantidad en el consumo de sustancias es segura para los adolescentes (3 MB), ofrece información útil para que los pediatras implementen pruebas de detección del consumo de sustancias y consejería breve en sus consultorios. Asimismo, proporciona directrices sobre cómo proteger la privacidad del paciente y otros asuntos claves.

Actividades de los CDC

Desde 1991, los CDC han realizado actividades de investigación, identificación y prevención de los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). Algunas de las actividades clave incluyen:

  • monitorear cuánto y con qué frecuencia las mujeres en edad reproductiva consumen alcohol;
  • apoyar la implementación, adopción y promoción de intervenciones eficaces, que incluyen:
  • promover tratamientos eficaces para niños, adolescentes y adultos jóvenes con trastornos del espectro alcohólico fetal y sus familias;
  • mejorar los conocimientos de los proveedores de atención médica acerca de cómo prevenir los trastornos del espectro alcohólico fetal e identificar y tratar a personas que lo tengan;
  • ofrecer cursos de capacitación en línea gratuitos sobre la prevención de los trastornos del espectro alcohólico fetal y el diagnóstico y atención de las personas que lo tengan; y
  • ofrecer información didáctica relacionada con los trastornos del espectro alcohólico fetal y materiales para mujeres en edad reproductiva, proveedores de atención médica y el público en general.

Referencias

  1. Johnson LD, O’Malley PM, Bachman JG, Schulenberg JE, Miech RA. Monitoring the Future national survey results on drug use, 1975-2013: Volume 1, Secondary school students. Ann Arbor, MI: Institute for Social Research, University of Michigan, 2014: 32-36.
  2. The PartnershipTM at Drugfree.Org. 2012 Partnership Attitude Tracking Study: Teens and Parents. 2013.
  3. Kann L, Kinchen S, Shanklin SL, et al. Youth risk behavior surveillance–United States, 2013. MMWR Surveillance Summaries. 2014(63): 17-20.

  • Esta página fue revisada el: 9 de mayo de 2018
  • Esta página fue modificada el: 9 de mayo de 2018
  • Fuente del contenido:
  • Centro a cargo del mantenimiento de esta página: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
TOP