Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

¡Vacúnese contra la influenza!

Enfermera que habla con la mujer mayor

Vacunarse contra la influenza es importante para los residentes y el personal de centros de cuidados a largo plazo.

La influenza (gripe) puede ser una grave amenaza para la salud, especialmente para las personas vulnerables como los adultos mayores y las personas con ciertas afecciones crónicas como asma, diabetes, enfermedad cardiaca y trastornos de los riñones o el hígado. Es particularmente importante que las personas que vivan con alguien en alto riesgo o cuiden a personas en alto riesgo —incluidas las que trabajan en centros de cuidados a largo plazo— se vacunen contra la influenza cada año.

Vacune a los residentes y al personal de atención médica de los centros de cuidados a largo plazo

Puede que el personal de atención médica que trabaje en establecimientos de cuidados a largo plazo tenga contacto directo o indirecto con adultos mayores, personas con discapacidades y personas con afecciones crónicas que reciban atención allí.

Varios estudios* han hallado una asociación entre las altas tasas de cobertura de la vacuna contra la influenza en el personal de atención médica y una mayor protección contra esta enfermedad en las personas en centros de cuidados a largo plazo y en hospitales. La prevención de la influenza entre los proveedores de atención médica puede ayudar a reducir la propagación de esta enfermedad en las poblaciones vulnerables de residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo.

Los proveedores de atención médica que no se hayan vacunado contra la influenza tienen más probabilidades de infectarse con el virus que causa esta enfermedad a través del contacto con residentes infectados, otros proveedores de atención médica infectados, o con familiares o miembros de la comunidad que estén infectados. Si se infectan, podrían transmitir la influenza a otras personas a su alrededor, como los residentes de los centros de cuidados a largo plazo y otros proveedores de atención médica. Es posible que esto suceda incluso antes de que sepan que están enfermos ya que las personas infectadas con influenza pueden transmitírsela a los demás desde un día antes de que sientan mal hasta cinco a siete días después de haberse enfermado. La mejor manera de prevenir la influenza es vacunándose contra esta enfermedad todos los años.

Aunque su eficacia puede variar, la vacuna contra la influenza previene millones de casos de esta enfermedad y miles o decenas de miles de hospitalizaciones todos los años. Si es posible, los proveedores de atención médica deberían ponerse la vacuna contra la influenza antes de finales de octubre. Debido a que le toma al cuerpo cerca de dos semanas producir anticuerpos después de la vacunación y lograr protección, asegúrese de que el personal de atención médica se vacune a principios de la temporada de influenza, de tal manera que pueda estar protegido antes de que la enfermedad se vuelva frecuente en la comunidad y en los centros de cuidados a largo plazo.

Sepa cómo mejorar la cobertura de la vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica

Se necesitan esfuerzos continuos para garantizar que el personal de atención médica se vacune a principios de la temporada de influenza. Durante la temporada 2016-2017, la cobertura de la vacunación* entre ciertos proveedores de atención médica siguió siendo baja, especialmente en el personal de centros de cuidados a largo plazo (68.0 %), entre asistentes y auxiliares (66.9 %), y entre el personal administrativo y de apoyo no médico (60.7 %).

Hay varios estudios que muestran intervenciones de comprobada eficacia para promover la vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica cada temporada. Algunas estrategias que los empleadores deberían usar para reducir los obstáculos para la vacunación incluyen ofrecer la vacuna contra la influenza:

  • en el sitio de trabajo, durante varios días y turnos;
  • gratis; y
  • con una fuerte y frecuente promoción.

El kit para centros de cuidados a largo plazo ayuda a los administradores de estos establecimientos a vacunar a su fuerza laboral contra la influenza.

El kit para establecimientos de cuidado a largo plazo

El kit para centros de cuidados a largo plazo ayuda a los administradores de estos establecimientos a vacunar a su fuerza laboral contra la influenza.

Use el kit para empleadores de personal de centros de cuidados a largo plazo

Para ayudar a los empleadores de personal de cuidados a largo plazo a aumentar la vacunación contra la influenza entre el personal de atención médica, la Oficina del Programa Nacional de Vacunación* y los CDC lanzaron un kit de herramientas para empleadores de personal de cuidados a largo plazo. Este kit integral incluye varios recursos que tienen el fin de ayudar a los propietarios y administradores de corporaciones, agencias o centros de cuidados a largo plazo a proporcionar acceso a la vacuna contra la influenza a su fuerza laboral, y de ayudar a los empleadores de estas instituciones a entender lo importante que es esta vacunación para sus empleados.
El kit incluye información sobre lo siguiente:

Los fabricantes han comenzado a distribuir las vacunas contra la influenza para esta temporada. Fomente la vacunación contra la influenza para asegurarse de que tanto su personal de atención médica como los residentes de sus centros de cuidados a largo plazo estén protegidos.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

  • Esta página fue revisada el: 17 de noviembre de 2017
  • Esta página fue modificada el: 17 de noviembre de 2017
  • Fuente del contenido:
  • Centro a cargo del mantenimiento de esta página: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
TOP