Tétanos: Proteja a su familia con las vacunas

Las esporas de las bacterias del tétanos comúnmente se encuentran en el suelo y pueden ingresar al cuerpo a través de los cortes en la piel. Con mayor frecuencia, los cortes están en los pies.

El tétanos es una enfermedad infrecuente pero grave, causada por las esporas de bacterias que se encuentran en el ambiente. Asegúrese de que su familia esté al día con la vacuna contra el tétanos para que pueda disfrutar de estar al aire libre de manera segura.

El verano viene con asados en familia, días largos jugando afuera y, desafortunadamente, con los cortes y raspones que a menudo acompañan las actividades al aire libre. Por lo común, las esporas de las bacterias del tétanos se encuentran en el suelo y pueden ingresar al cuerpo por estos cortes en la piel. Cuando están adentro del cuerpo, las esporas se convierten en bacterias activas y producen una toxina (veneno) que causa una rigidez muscular dolorosa.

La infección por tétanos puede provocar problemas de salud graves e incluso la muerte. Asegúrese de que todos en su familia estén al día con la vacuna.

Los CDC recomiendan las vacunas contra el tétanos para las personas de todas las edades

Hay varias vacunas que protegen contra el tétanos, y todas ellas protegen también contra otras enfermedades.

La vacuna llamada DTaP ayuda a proteger a los niños pequeños contra la difteria, el tétanos y la tosferina (tos convulsa o pertussis). Los CDC recomiendan aplicar las dosis de la vacuna DTaP a los bebés a los 2, 4 y 6 meses de edad, y de nuevo entre los 15 y los 18 meses de edad. Los CDC también recomiendan un refuerzo en los niños de entre 4 y 6 años de edad.

Vacunas contra el tétanos
  • DTaP: vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina acelular (pertussis) para niños menores de 7 años.
  • Tdap: vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina acelular para niños de más edad y adultos.
  • Td: vacuna contra el tétanos y la difteria para niños de más edad y adultos.

Consulte la declaración de información* sobre cada vacuna (VIS, por sus siglas en inglés).

Otra vacuna que ayuda a proteger contra el tétanos, la difteria y la tosferina es la vacuna llamada Tdap. Los CDC recomiendan la vacuna Tdap en todos los adolescentes y preadolescentes, preferiblemente a los 11 o 12 años de edad.

Para mantenerse protegidos, los adultos necesitan un refuerzo cada 10 años con la vacuna Td. Esta vacuna protege contra el tétanos y la difteria. Los CDC también recomiendan una dosis de la Tdap para los adultos que nunca se hayan puesto esta vacuna. Lo más fácil, en este caso, es ponerse la Tdap en vez del próximo refuerzo regular de la vacuna Td. Sin embargo, la dosis de la Tdap puede administrarse antes de que pasen los 10 años. Hable con un médico para saber qué es lo mejor para su situación particular.

Las vacunas contra el tétanos son seguras

La mayoría de las personas que se ponen la vacuna contra el tétanos no presentan problemas graves por ella. Sin embargo, se pueden producir efectos secundarios. La mayoría de los efectos secundarios son leves, lo cual significa que no afectan las actividades de la vida diaria. Consulte la declaración de información* de cada vacuna, para saber más sobre los efectos secundarios más comunes.

Manténgase al día con la vacunación de su familia

Para asegurarse de que todos en su familia estén protegidos contra el tétanos, haga lo siguiente:

La mayoría de los planes de seguro médico cubren el costo de las vacunas, pero es conveniente que verifique con su compañía de seguros antes de ir al médico. Si no tiene seguro médico o si su seguro no cubre las vacunas, su hijo podría cumplir los requisitos para recibirlas mediante el Programa Vacunas para Niños.*

El tétanos puede causar dificultad para tragar y respirar

El tétanos es una infección causada por bacterias. Cuando están adentro del cuerpo, estas bacterias producen una toxina o veneno. La toxina produce rigidez muscular y calambres dolorosos, y causa convulsiones. El tétanos también se conoce como “trismo”, porque a menudo hace que se contraigan los músculos del cuello y la mandíbula. Esto puede hacer que sea difícil abrir la boca o tragar. Los espasmos musculares y las convulsiones pueden ser lo suficientemente fuertes para romper un hueso. Los espasmos musculares también pueden causar problemas respiratorios. Las personas con tétanos a menudo deben pasar varias semanas hospitalizadas en cuidados intensivos. La recuperación total puede llevar meses. Si no se trata, el tétanos puede ser mortal.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Esta página fue revisada el: 10 de julio de 2018