Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Protéjase contra el humo de los incendios forestales

incendio forestal

Las condiciones secas en partes de los Estados Unidos aumentan la posibilidad de que se produzcan incendios forestales en zonas boscosas o cercanas a estas. Esté atento a las advertencias de incendios forestales y tome medidas para protegerse y proteger a su familia del humo de los incendios forestales.

Cuando hay incendios forestales en su área, estos producen un humo que podría llegar hasta su comunidad. El humo de los incendios forestales es una mezcla de gases y partículas finas de los árboles en llamas y otros materiales de las plantas. Este humo puede lastimar los ojos, irritar el aparato respiratorio y empeorar las enfermedades cardiacas y pulmonares crónicas.

¿Quiénes corren mayor riesgo por el humo de los incendios forestales?

Una señal que dice peligro incendios forestales

Esté atento a las advertencias de incendios forestales.

Un incendio forestal cercano a unas casas

Tome medidas de precaución para disminuir su riesgo por el humo de los incendios forestales.

  • Las personas con afecciones cardiacas o pulmonares —como enfermedad cardiaca, dolor en el pecho, enfermedad pulmonar o asma— corren un mayor riesgo por el humo de los incendios forestales.
  • Los adultos de edad avanzada tienen más probabilidades de verse afectados por el humo. Esto puede ser debido al mayor riesgo que tienen de enfermedades cardiacas y pulmonares.
  • Los niños tienen mayores probabilidades de verse afectados por los peligros del humo para la salud. Las vías respiratorias de los niños todavía están en desarrollo y ellos inhalan más aire por libra de peso corporal que los adultos. Además, los niños a menudo pasan más tiempo al aire libre jugando y realizando otras actividades.

Tome medidas para disminuir su riesgo por el humo de los incendios forestales.

  • Consulte los informes locales sobre la calidad del aire. Escuche o esté pendiente de las noticias o advertencias sobre la salud relacionadas con el humo. Averigüe si su comunidad proporciona informes sobre el índice de calidad del aire (AQI, por sus siglas en inglés), que emite la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU., o revise el informe en AirNow.gov. Además, preste atención a los mensajes de salud pública sobre las medidas de seguridad.
  • Consulte las guías locales sobre la visibilidad. Algunas comunidades cuentan con equipos que miden la cantidad de partículas que hay en el aire. En la zona oeste de los Estados Unidos, algunos estados y comunidades tienen directrices para ayudar a las personas a determinar si hay niveles altos de partículas en el aire dependiendo de qué tan lejos puedan ver.
  • Mantenga el aire en interiores tan limpio como sea posible si le aconsejan que se quede adentro. Mantenga cerradas las puertas y ventanas. Encienda el aire acondicionado, pero cierre la entrada de aire exterior y mantenga el filtro limpio para evitar que entre el humo. Si no tiene aire acondicionado y hace mucho calor para estar adentro con las ventanas cerradas, refúgiese en un centro de evacuación designado o lejos del área afectada.
  • Evite actividades que aumenten la contaminación del aire interior. Prender velas, chimeneas o estufas (cocinas) de gas puede aumentar la contaminación en interiores. Pasar la aspiradora revuelve las partículas que ya estén dentro de su casa, lo cual contribuye a la contaminación del aire en el interior. Fumar también contamina aún más el aire.
  • Evite que ocurran los incendios forestales. Prepare, encienda, mantenga y extinga las fogatas de manera segura. Cumpla con las reglamentaciones locales si quema basura o desechos. Chequee con su departamento local de bomberos para asegurarse de que el tiempo sea lo suficientemente seguro para la quema.
  • Siga el consejo de su médico u otro proveedor de atención médica sobre los medicamentos y su plan para manejar sus problemas respiratorios si tiene asma u otra enfermedad pulmonar. Considere evacuar el área si comienza a presentar problemas para respirar. Llame al médico para pedirle consejos si sus síntomas se agravan.
  • No confíe en que las mascarillas contra el polvo lo protegerán. Las mascarillas de papel o contra el polvo que venden en las ferreterías están diseñadas para atrapar partículas grandes, tales como el aserrín. Estas mascarillas no protegerán sus pulmones contra las partículas pequeñas que se encuentran en el humo de los incendios forestales.
  • Salga de la trayectoria de los incendios forestales. Escuche las noticias para enterarse de las actuales órdenes de evacuación. Siga las instrucciones de los funcionarios locales sobre cuándo evacuar y adónde. Lleve consigo solo lo esencial. Siga las rutas de evacuación señaladas —es posible que las otras estén bloqueadas— y prepárese para que haya mucho tráfico.

*Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

  • Esta página fue revisada el: 5 de septiembre de 2017
  • Esta página fue modificada el: 5 de septiembre de 2017
  • Fuente del contenido:
  • Página administrada por: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
TOP