Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Proteja a su hijo contra las enfermedades por Hib

Padres con su bebé.

Asegúrese de que su hijo reciba todas las dosis de la vacuna contra la Haemophilus influenzae tipo b (Hib) para protegerlo contra las enfermedades causadas por estas bacterias. Las bacterias de Hib pueden causar infecciones graves, como meningitis (una infección de los tejidos que recubren el cerebro y la médula espinal).

Las vacunas previenen las infecciones causadas por las bacterias llamadas Haemophilus influenzae, específicamente las tipo b o Hib. Los CDC recomiendan la vacunación contra la Hib para todos los niños menores de 5 años. Las vacunas contra la Hib protegen a los niños pequeños cuando tienen el mayor riesgo de contraer las enfermedades por Hib y tener complicaciones graves.

Hay dos tipos de vacuna contra la Hib para los niños. Con una de las vacunas, el niño recibe dosis a los 2, 4 y 6 meses de edad. Con la otra vacuna, el niño recibe dosis a los 2 y a los 4 meses de edad. Con cualquiera de las vacunas, los niños deben recibir una dosis de refuerzo cuando tengan entre 12 y 15 meses de edad.

Llame al médico de su hijo si tiene preguntas y para asegurarse de que su hijo haya recibido todas las dosis recomendadas.

Madre abrazando a su bebé.

Todos los niños deben recibir la serie completa de vacunas contra la Hib cuando son bebés y un refuerzo cuando tienen entre 12 y 15 meses de edad.

Las vacunas contra la Hib son eficaces

Antes de que existieran las vacunas contra la Hib, en los Estados Unidos se enfermaban unos 20 000 niños pequeños al año con enfermedades graves causadas por la Hib. Gracias a las vacunas, ahora hay menos de 50 casos de enfermedades graves por Hib al año en los Estados Unidos. La mayoría de estos casos ocurren en niños que no recibieron todas las dosis recomendadas de la vacuna contra la Hib o que no recibieron ninguna.

A pesar del éxito de la vacuna contra la Hib, estas bacterias todavía existen. Las enfermedades por Hib podrían regresar si la cantidad de personas vacunadas se reduce mucho en los Estados Unidos.

Las vacunas contra la Hib son seguras

La mayoría de los niños que reciben la vacuna contra la Hib no presentan ningún problema por ella. Al igual que con cualquier medicamento, incluidas las vacunas, existe la probabilidad de que se produzcan efectos secundarios. Estos suelen ser leves y mejoran solos a los pocos días. Los efectos secundarios leves incluyen fiebre, enrojecimiento, calor o inflamación en el lugar donde el médico haya aplicado la inyección.

Las enfermedades por Hib pueden causar infecciones mortales

Las bacterias de Hib pueden causar enfermedades graves, incluidas infecciones mortales como las siguientes:

  • Meningitis (infección del tejido que recubre el cerebro y la médula espinal).
  • Epiglotitis (inflamación de la garganta)
  • Neumonía (infección en los pulmones)

Otras formas de enfermedad grave por Hib incluyen las infecciones de la sangre, la piel y las articulaciones.

Las personas transmiten las bacterias de Hib a otras personas

Las personas transmiten las bacterias de Hib a otras personas a través de las gotitas respiratorias. Cuando una persona que tiene estas bacterias en la nariz o garganta tose o estornuda, se crean gotitas respiratorias en el aire que contienen la bacteria. Luego otras personas inhalan las bacterias. Incluso las personas que no están enfermas pueden tener las bacterias en la nariz y la garganta, y transmitirlas.

Más información (en inglés y español)

Más información

  • Esta página fue revisada el: 19 de marzo de 2018
  • Esta página fue modificada el: 19 de marzo de 2018
  • Fuente del contenido:
  • Centro a cargo del mantenimiento de esta página: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
TOP