Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Lo que los padres deben saber sobre el enterovirus D68

Una mamá tomándole la temperatura a su hija.

Cada año, millones de niños en los Estados Unidos contraen enterovirus que pueden causar tos, estornudos y fiebre. Estos virus se propagan con más frecuencia en el verano y el otoño. El enterovirus D68 es uno de los muchos enterovirus que pueden enfermar a las personas. Tome medidas básicas para proteger a su hijo y a los demás.

Los bebés, los niños y los adolescentes están en mayor riesgo que los adultos de infectarse y enfermarse por enterovirus como el enterovirus D68 (EV-D68). Esto se debe a que podrían no haber estado expuestos a estos tipos de virus antes y quizás no tengan todavía inmunidad (protección) suficiente para combatir la enfermedad. Si su hijo tiene asma, es posible que esté en mayor riesgo de tener enfermedad respiratoria grave debido al EV-D68.

En agosto del 2014, un par de estados empezaron a observar más niños en los hospitales con enfermedad respiratoria grave causada por el EV-D68. En los meses después de este hallazgo, los CDC y los estados hicieron más pruebas y descubrieron que el EV-D68 estaba enfermando a personas en casi todos los estados. La mayoría de esos casos se presentaron en niños, muchos de los cuales tenían asma o antecedentes de sibilancias. El EV-D68 no es nuevo, pero la actividad varía de año en año. Las pruebas de laboratorio más eficaces han hecho que se detecte el EV-D68 con más facilidad.

Conozca los síntomas del EV-D68

El EV-D68 puede causar enfermedad respiratoria de leve a grave.

Los síntomas leves pueden incluir:

  • fiebre
  • moqueo
  • estornudos
  • tos
  • dolores musculares y corporales

Los síntomas graves pueden incluir:

  • sibilancias
  • dificultad para respirar

Llame al médico de su hijo si el niño tiene dificultad para respirar o si usted siente que no puede controlar los síntomas de su hijo o que los síntomas empeoran.  Si su hijo se enferma gravemente, podría necesitar que lo hospitalicen.

Imagen de una persona lavándose las manos

Lavarse las manos correctamente es la cosa más importante que puede hacer para mantenerse sano.

Evite que su hijo contraiga o propague el ENTEROVIRUS D68
Una mamá ayudando a su hijo a tomar su medicamento para el asma

Los niños con asma están particularmente en riesgo de tener síntomas graves de la infección por EV-D68.

Ayude a proteger a su familia del EV-D68

Para ayudar a evitar contraer y propagar el EV-D68, tanto padres como hijos siempre deben seguir estos pasos básicos para mantenerse sanos:

  • lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante 20 segundos. Lavarse las manos correctamente es lo más importante que puede hacer para mantenerse sano. Consulte El lavado de las manos: las manos limpias salvan vidas.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sucias.
  • Evite el contacto cercano, como dar besos, abrazar y compartir vasos o cubiertos con las personas que estén enfermas.
  • Cuando tosa o estornude, tápese la boca con un pañuelo desechable o la manga de la camisa, no con las manos.
  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan frecuentemente, como los juguetes y las manijas de las puertas, especialmente si alguien está enfermo.
  • Cuando esté enfermo quédese en su casa, y no mande los niños a la escuela cuando estén enfermos.

Tratamiento para el EV-D68

No existe un tratamiento específico para el EV-D68. Hable con el médico de su hijo sobre cuál es la mejor manera de controlar los síntomas.

Si su hijo tiene asma

Los niños con asma están particularmente en riesgo de tener síntomas graves por la infección por EV-D68. Si su hijo tiene asma, tome algunas medidas para estar preparado en caso de que contraiga el EV-D68. Los CDC recomiendan que haga lo siguiente para ayudar a mantener bajo control el asma de su hijo durante la temporada de enterovirus, que se presenta todos los años en los Estados Unidos durante el verano y el otoño.

  • Hable con el médico de su hijo sobre el plan de acción para el asma y actualícelo.
  • Asegúrese de que su hijo tome los medicamentos recetados contra el asma según las indicaciones, especialmente los de control a largo plazo.
  • Asegúrese de que su hijo sepa que tiene que llevar consigo los medicamentos para aliviar el asma o tener acceso a ellos en todo momento.
  • Vacúnelo contra la influenza (gripe), ya que tanto la influenza como otras infecciones respiratorias pueden provocar un ataque de asma. Sepa más sobre la vacuna contra la influenza.*
  • Cumpla con el plan de acción de su hijo y llame al médico de su hijo si el niño tiene dificultad para respirar, no puede controlar los síntomas o los síntomas están empeorando.
  • Asegúrese de que las personas que lo cuidan y sus maestros sepan que el niño tiene asma y que sepan cómo ayudarlo si presenta algún síntoma relacionado con el asma.

* Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Más información (en inglés y español)

  • Esta página fue revisada el: 14 de septiembre de 2018
  • Esta página fue modificada el: 14 de septiembre de 2018
  • Fuente del contenido:
  • Centro a cargo del mantenimiento de esta página: Oficina del Director Adjunto de Comunicaciones, Subdivisión de Medios Digitales, División de Asuntos Públicos
TOP